Diseño:
JL Caravias
Sofonías
Soportó,
en el siglo VII,
el final de la
sangrienta
dictadura de
Manasés,
que persiguió
duramente a
los creyentes
en Yavé.
Después el “Pueblo de la Tierra” tomó el
poder, con deseos de restaurar la fe en Yavé
En ambiente
de optimismo
por la
esperanza
de un futuro
nuevo,
siente
que Dios va
a purificar
a Jerusalén y a
formar un grupo nuevo de gente popular,
conscientes, honrados y austeros,
que pondrán su confianza sólo en Yavé.
1º Purificación:
Se acabó toda esa
gentuza
de comerciantes.
Desaparecieron los
cambistas.
Pediré cuentas a
los aletargados
con vinos generosos
que piensan:
“Dios no hace ni el bien ni el mal”.
Ni su oro ni su plata
los lograrán salvar…
1,11-13.18
La ciudad bullanguera que vivía confiada
pensando “Yo y nadie más”
quedó reducida a escombros… 2,15
¡Ay de la ciudad rebelde,
manchada y opresora!...
Nunca tiene confianza en Yavé,
ni se acerca a su Dios.
Sus reyes se comportan como
leones que rugen; sus gobernantes
son como lobos nocturnos…
Sus profetas son charlatanes
que engañan.
Sus sacerdotes profanan
las cosas santas… 3,1-4
Sin embargo, en su interior está
Dios, que es justo
y que nunca
comete
injusticia;
cada mañana
él dice lo
que se debe hacer,
sin faltar un solo día.
Pero el injusto ni siquiera
se siente avergonzado. 3,5
2º Esperanza:
Sofonías pone a los
pobres de la tierra
como base de la nueva
comunidad del futuro.
La esperanza radica en
gente sencilla y austera,
que ni dice mentiras
ni se las cree,
no explota a nadie
ni se deja explotar,
en cuyo corazón no entra
ningún tipo de idolatría,
sino una absoluta confianza en Dios.
Busquen al Señor todos ustedes,
los pobres del país,
que cumplen sus mandatos.
Busquen
la justicia,
busquen
la austeridad
2,3
No tendrás que avergonzarte más
por las veces en que me traicionaste,
pues de en medio de ti yo arrancaré
a los que se jactan de su orgullo.
Dejaré subsistir
dentro de ti
a un pueblo
humilde
y pobre,
que buscará
refugio sólo
en Dios 3,11s
El Resto de Israel
no cometerá crímenes
ni dirá mentiras,
ni se hallarán en su boca
palabras engañosas
Podrán comer
y descansar
sin que nadie los moleste.
3,13
¡No tengas
ningún miedo,
ni te tiemblen
las manos!
Yavé,
tu Dios,
está en medio
de ti
como un
héroe que
salva
3,16s
Yavé, tu Dios,
saltará de gozo
al verte y
te renovará
su amor
Por ti lanzará gritos
de alegría
como en días
de fiesta 3,17s
Descargar

Diapositiva 1