Biblia y realidad
Una tierra
para
vivir en ella
Núm 33,5
Tierra
para
todos
Diseño:
J. L. Caravias sj
Mira: a Yavé, tu Dios,
pertenecen los cielos,
la tierra y cuanto hay en ella.
Dt 10,14
Llenen la tierra y sométanla...
Yo se la entrego
para que les sirva de alimento.
Gén 1,28-29
He bajado para
hacer subir
a mi pueblo
a una tierra
que mana
leche
y miel
Ex 3,8
Yavé, tu Dios,
va a introducirte
a esta tierra buena,
tierra de arroyos y de vertientes,
tierra de trigo y de cebada,
de viñas e higueras,
tierra de aceite y miel.
Dt 8,7-8
Repartirás la tierra en herencia,
conforme al número de
alistados;
a los que son mayor número
les darás mayor herencia
y menor a los de menor número,
haciendo distinción
entre el grande y el pequeño.
Núm 26,53-56
Esta tierra prometida con juramento
por mí a sus padres,
todos la poseerán igualmente,
cada uno lo mismo que su hermano.
Ez 47,14
Acuérdate de
Yavé, tu Dios,
que te dio fuerzas
para conquistar
tu prosperidad.
Deut 8,18
No debe
haber pobres
en medio
de ti.
Deut 15,4
La tierra no puede venderse
para siempre,
porque la tierra es mía
y ustedes están en mi tierra
como forasteros y huéspedes.
Lv 25,23
Ay de ustedes que meditan la injusticia,
que toda la noche traman el mal,
y al amanecer lo ejecutan
porque está a su alcance.
Miq 2,1
Si les gustan campos, se los roban.
Se apoderan de la casa y de su dueño,
de un hombre y de su propiedad.
Miq 2,2
¡Ay de ustedes
que juntan campo a campo!
¿Van a comprarlo todo?
¿Sólo ustedes quedarán
en este país?
Is 5,8
Descargar

Quejas de Dios