¡ECHE FUERA EL TEMOR!
Pastor Noé García
I Juan 4:18 dice así: “En el amor no
hay temor, sino que el perfecto amor
echa fuera el temor; porque el temor
lleva en sí castigo. De donde el que
teme, no ha sido perfeccionado en el
amor.”
Este pasaje pone en nosotros un
sentido de urgencia para atender la
presencia del temor en nuestra vida; y
verlo, como un elemento nocivo,
capaz de hacer tal daño, que hasta
puede llegar a destruirnos. Por eso
debemos ¡prestar especial atención al
temor!
San Mateo 25
“24. Pero llegando también el que había
recibido un talento, dijo: Señor, te
conocía que eres hombre duro, que
siegas donde no sembraste y recoges
donde no esparciste; 25. por lo cual tuve
miedo, y fui y escondí tu talento en la
tierra; aquí tienes lo que es tuyo.” Luego
en el verso 28 leemos: “Quitadle, pues, el
talento, y dadlo al que tiene diez
talentos.”
Esta lectura nos muestra el epicentro
de la problemática de este hombre
que, al admitir su condición, dice: tuve
miedo.” Cortísima frase, con terribles
consecuencias. Tuvo miedo, y los
resultados
fueron
desastrosos…
¿Cuáles son dichos resultados?
1. EL TEMOR PRODUCE UNA IMAGEN
DISTORSIONADA DE DIOS Y DE LAS
PERSONAS EN AUTORIDAD.
Te conocía que eres hombre duro”,
dijo el hombre de la parábola, cuando
se presentó ante su señor según
registra el verso 24. El temor hizo al
hombre del relato, percibir mal y en
forma negativa a su señor. Y en lugar
de apreciarlo como hombre bueno,
justo y bondadoso, y que confía en él,
lo percibe como un señor duro y
exigente.
2. EL TEMOR NEUTRALIZA LAS
POTENCIALIDADES.
El hombre de la historia, según el relato
bíblico del pasaje leído, dijo a su señor
en el verso 25: “por lo cual tuve miedo,
y fui, y escondí tu talento en la tierra.”
El temor también inhibe, reprime y
apresa las capacidades, dones y
talentos. Como resultado, las personas
que temen, tienen poco desarrollo y
desenvolvimiento, porque ese temor
neutraliza todas sus potencialidades.
3. EL TEMOR HACE PERDER LAS
OPORTUNIDADES.
Leemos en el verso 28:“Quitadle,
pues, el talento, y dadlo al que tiene
diez talentos.” Es la sentencia final
para quien se permite ser atrapado en
el temor. Y significa básicamente, que
éste,
le
hace
perder
sus
oportunidades.
4. EL TEMOR PROVOCA ESTADOS
MENTALES Y ÁNIMOS QUE
FAVORECEN EL FRACASO Y LA
DESTRUCCIÓN.
En el Libro de Job 1:1-3 se lee: “1. Hubo
en tierra de Uz un varón llamado Job; y
era este hombre perfecto y recto,
temeroso de Dios y apartado del mal.
2. Y le nacieron siete hijos y tres hijas.
3. Su hacienda era siete mil ovejas, tres
mil camellos, quinientas yuntas de
bueyes, quinientas asnas, y muchísimos
criados; y era aquel varón más grande
que todos los orientales.”
Imagínese usted el cuadro: En lo
personal, un buen hombre; cuenta
además, con una preciosa familia, y en
cuanto a su vida productiva, es el
empresario más destacado de su
tiempo y lugar…
En pocas palabras: ¡La descripción de
un hombre perfecto! Pero más
adelante, Job confiesa, lo que
realmente ha estado pasando en su
mente y en su corazón, y él admite en
Job 3:25: “Porque el temor que me
espantaba me ha venido, Y me ha
acontecido lo que yo temía.”
Reflexión Final
Al haber reflexionado juntos, a Biblia
abierta, hemos podido constatar lo
terriblemente dañino y destructivo
que es el temor, al conocer sus efectos
y consecuencias sobre la vida del ser
humano.
Y ahora, es el momento de que usted,
querido hermano y querida hermana,
habiéndose visto “retratado(a)”en esta
lectura, permita al Espíritu Santo,
utilizar la Palabra expuesta, para
escudriñar su corazón y ayudarle a
enfrentar sus temores, y desde luego
a ¡echarlos fuera! Porque, ¿sabe?, en
Dios ¡hay esperanza para usted!
¡El Señor le bendice con valor!
¡Amén!
Descargar

Hecha Fuera el Temor - Iglesia Cristiana Discipular