LA
TERCERA OLA
Alvin Toffler
Capitulo
XXVIII
DEMOCRACIA DEL SIGLO XXI
Por
JAMES ZULUAGA
DEMOCRACIA DEL SIGLO XXI
 El autor plantea que se desarrolle una nueva
democracia ya que como se vio la de la
segunda ola remplazo la democracia de la
primera , por esto mismo plantea él esta
nueva
democracia
la
cual
deberá
acomodarse a la nueva tercera ola. En esta
nueva democracia se deberá reconsiderarse
la vida política con arreglo a tres principios
fundamentales los cuales son:
PODER DE LA MINORÍA
 El primer y herético principio del Gobierno de
la tercera ola es el del poder de la minoría. El
cual el autor plantea lo siguiente:
 No son las mayorías, sino las minorías las que
cuenta el imperio de la mayoría significaba
casi siempre un trato más justo para los
pobres. Pues los pobres eran la mayoría.
 Hoy, en los países sacudidos por la tercera
ola, suele ocurrir precisamente lo contrario.
PODER DE LA MINORÍA
 Los verdaderamente pobres no tienen ya
necesariamente el número de su parte. En
muchos países se han convertido —al igual
que todos los demás— en una minoría. Y,
salvo que se produzca un holocausto
económico, lo seguirán siendo. Por tanto, el
imperio de la mayoría no sólo no es adecuado
ya como principio legitimador; tampoco es ya
necesariamente humanizador ni democrático
en las sociedades que se están adentrando en
la tercera ola.
PODER DE LA MINORÍA
 Para afirmar este concepto el autor plantea
el siguiente ejemplo
 si cien hombres desean desesperadamente todos
el mismo anillo, pueden verse obligados a luchar
por él. Por el contrario, si cada uno de los cien
hombres tienen un objetivo distinto, les es mucho
más provechoso negociar, cooperar y formar
relaciones simbióticas. Supuestas unas adecuadas
organizaciones sociales, la diversidad puede dar
lugar a una civilización segura y estable.
PODER DE LA MINORÍA
 La política fue “premayoritaria” durante la
primera ola, y “mayoritaria” durante la
segunda, lo probable es que mañana sea
“minimayoritaria”, una fusión del gobierno de
la mayoría con el poder de la minoría.
DEMOCRACIA SEMIDIRECTA
 La segunda piedra angular de los sistemas
políticos del mañana debe ser el principio de
“democracia semidirecta” un cambio de
depender de los representantes a
representarnos a nosotros Mismo.
DEMOCRACIA SEMIDIRECTA
 Si
nuestros intermediarios elegidos no
pueden concluir acuerdos en nuestro nombre,
tendremos que hacerlo nosotros mismos. Si
las leyes que hacen son cada vez más ajenas o
insensibles
a
nuestras
necesidades,
tendremos que hacerlas nosotros. Mas para
esto
necesitaremos
también
nuevas
instituciones y nuevas ideologías.
DISTRIBUCIÓN DE DECISIONES
 El tercer principio vital para la política del
mañana tiende a deshacer el atasco
decisional y situar las decisiones allá donde
deben estar. La cuestión es la reasignación
racional del proceso de toma de decisiones
en un sistema que ha hecho excesivo
hincapié en la centralización, hasta el punto
de que las corrientes de nueva información
están sumergiendo y paralizando a los que
han de adoptar las decisiones.
DISTRIBUCIÓN DE DECISIONES
 La distribución decisional como medio para
romper el atasco, para descongelar el
sistema político de modo que pueda volver
a funcionar. Pero hay algo más. Pues la
aplicación de este principio no se limita a
reducir la carga decisional que pesa sobre
los
Gobiernos.
De
una
manera
fundamental, modifica la estructura misma
de las élites, adecuándolas a las
necesidades de la civilización emergente.
DISTRIBUCIÓN DE DECISIONES
 Lo
que todo esto sugiere,
además, es que podemos muy
bien estar al borde de otro gran
salto democrático hacia delante.
Pues la misma implosión del
proceso decisional que ahora
agobia a nuestros presidentes,
primeros ministros y Gobiernos,
abre —por primera vez desde la
revolución industrial— excitantes
perspectivas para una radical
expansión de la participación
política.
DISTRIBUCIÓN DE DECISIONES
 Al hacer esta distribución de decisiones el
plantea que hay varios cosas por hacer de
mas ya que una conlleva a la otra esta son:
DISTRIBUCIÓN DE DECISIONES
LA EXPANSIÓN DE LAS
ÉLITES
El concepto de “carga
decisional”
LA INMINENTE
SUPERLUCHA
UN DESTINO QUE
CREAR
Esta lucha es entre los que
tratan de
Unas generaciones nacen
para crear, Otras para
mantener una civilización
Todas las sociedades necesitan una cierta
cantidad y calidad de decisiones políticas
para funcionar
Apuntalar y preservar la
sociedad industrial
y los que están dispuestos
a avanzar más allá.
Centrar nuestra atención
en el problema de la
obsolescencia política
estructural en todo el
mundo
Descargar

La tercera ola