FREUD Y EL AMOR
Paulo Marchon - SBPRJ, SPR y NPF
Congresso de FEPAL
09/2008
Usamos a palavra ‘sexualidade’ no mesmo sentido em que,
na língua alemã, se usa a palavra lieben [‘amar’].
Freud (1910, p.223)
En una carta a Jung, 6.12.1906, Freud escribió: "Uno podría
decir que la curación [psicanalítica] se hace principalmente a
través del amor. Y la transferencia, en realidad, proporciona la
prueba más convincente - el único de hecho irrefutable – de que
las neurosis son determinados por la historia de amor de la
persona. En "Sobre la psicoterapia" (Freud, 1904, pp.267-8), dice
que los neuróticos no tienen la capacidad de amar, y, por lo
tanto, se entiende que la terapia tiene que ser "esencialmente
realizada por el amor" para tratar de reducir esta falta:
“Sé que mi énfasis en el papel del sexo en la formación de
las psiconeuroses se ha dado a conocer en amplios círculos. ... La
multitud ... mantiene de una tesis sólo el núcleo crudo, creando
para sí una versión extremada y fácil de grabar. También es
posible que muchos médicos han hecho una vaga idea de que,
como contenido de mi doctrina, yo atribuyria, en última analisis,
la neurose a la privación sexual. Y esto [la privación sexual] no
falta en las condiciones de vida de nuestra sociedad. Como sería
fácil, sobre la base de esta premisa, y evitar el tortuoso y agotante
camino del tratamiento psicoanalítico y dirigir-se directamente a
la cura, recomendando, como medio terapéutico, la actividad
sexual! Bueno, no sé nada que podría sofocar em mi esta
conclusión, si se justificasse. Pero las cosas son diferentes. La
necesidad y la privación sexual son simplemente un factor que
entra en juego en el mecanismo de la neurosis, si sólo houvesse
este [factor], el resultado no sería la enfermedad, sino [más bien]
la devassidão.
Otro factor también esencial, que olvidamos con demasiada
presteza, es la aversión del neurótico a la sexualidad, su
incapacidad de amar, este rasgo psicológico que llamé
‘recalcamento’". (La cursiva es mia)
A pesar de esta advertencia freudiana, fué creada, mantenida
y muy inflada por detratores la versión extremada y fácil de
gravar de un Freud, que fue visto por el público en general,
como amoral y pansexualista. Meltzer tiene razón cuando llama
la atención sobre los cambios en relación a la sexualidad en estos
últimos cien años. Hubo una gran oscilación del péndulo. El
péndulo entonces jazia en um extremo que acostumbramos a
designar con el nombre de hipocresía victoriana acerca de la
sexualidad. Sin embargo, Meltzer considera que el actual
momento - cuando el péndulo va al extremo opuesto de la era
victoriana, como siendo la hipocresía de la decadencia, portanto
una otra forma de hipocresía. La neurosis tiene negaças
impresionantes.
Meltzer dijo: "El medio que favoreció en la era victoriana, la
formación de síntomas en la esfera sexual de conflicto, ahora, en
la volta del péndulo, favorece el fortalecimiento de la perversión
de carácter. Y del mismo modo que Freud tuvo que hacer frente
a la sospecha de ser un «amoralista», aquellos que, como
nosotros, creen en la realidad psíquica, tienen que enfrentar
interna y externamente la pecha de 'moralistas'. "
Pero fue en "Un análisis salvaje" de 1910, em que más
claramente el expresó. Fue el caso de una divorciada que sufria
de ansiedad. Su médico le dijo que era la falta de sexo y
prescribió: "el retorno al marido, un amante o satisfazer-se con
ella misma" (p.221). Freud explica que el médico consideró "vida
sexual" en uma forma muy estrecha, en su sentido ordinario,
viendo exclusivamente desde la perspectiva del acto sexual, sino
que la psicoanálisis fue mucho más allá, considerando como
sexuales "todas las actividades de los ternos sentimientos que
tienen los impulsos sexuales primitivos como su fuente” , incluso
cuando aparentemente desconectado de sus orígenes o metas.
De ahí que Freud prefiere el término psicosexualidade, lo que
acentúa la importancia del factor mental en la vida sexual (p.222).
El bebé, al chupar el pecho de la madre, es el protótipo,
para Freud, de toda relación amorosa (1905, p.228). En la
lactancia materna, al sugar el seno saciando el hambre y la sed, el
bebé realiza un placer sensual. Lo que podemos imaginar es que
la satisfación de la pulsion de auto-preservación sea una cosa
placerosa. Esto sería fácil de ser visto, pero cuando el bebé suga
el dedo, la auto-preservación no está presente y Freud pudo
concluir por la independencia del bebé, que se imaginó capaz de
se alimentar, tener el seno em la mano, pero también pudo ver ,
nuda y cruda, la sensualidad, la sexualidad presentes en el acto de
chupar su dedo pulgar. Entonces el bebé impregnou el dedo de
la mano de toda la sensualidad que le es posible en ese momento.
Sensualidad que es extraida a partir de las experiencias iniciales
con el seno cuando ella estaba ligada,vinculada, insertada com la
auto-preservación. El encuentro con el dedo pulgar es el reencuentro con el seno amado (1905, p.228). Por lo tanto, el bebé
impregna no sólo el seno de la madre, su dedo pulgar, pero todo
su mundo psicológico con su propia sensualidad.
La fragilidad del ego inicial no permite límites muy precisos
entre mundo interno y externo. Esta es probablemente una de
las razones por la existência de los estados confusionales, así
como para influir en la incertidumbre entre lo que es nuestro y lo
que es del otro, dando lugar a que algunas personas usen
intensamente la identificación proyectiva, de tal suerte que
viveriam em ella.
Podemos entonces concluir con Freud, algo que fue
pinçado por Jonathan Lear (1990, p. 140): "que el mundo existe
para nosotros, porque investimos en el energía sexual." Cuando y
si ponermos fin a este investimento, el mundo deja de existir
para nosotros. Tendriamos voltado esta energía, este
investimento para nosotros solos y nos tendríamos tornado
psicóticos. El mundo todavía continuaria a existir para los demás
que lo aman y que son amados por él.
También em Psicología de Grupo e Análise do ego Freud, una vez
más, hace hincapié en el hecho de la lengua haber creado "la
palabra 'amor' con sus múltiples usos, y no podemos hacer nada
mejor que tomar como base para nuestras deliberaciones y
exposiciones científicas "(p.91). Dice que si hubiera utilizado más
la palabra "pulida" Eros y no el amor em este sentido más
amplio, talvez no habria desencadenado una "tormenta de
indignación," pero no pudo ceder porque no admitia ser
"pusilânime". Años antes, en "Análisis salvaje" (1910, p.222), ya
está prefiriendo psicosexualidade, pero todavía hay la sexualidad
dentro de la palabra. Pero parece un medio camino.
En los años 20, al aceptar la utilización del término más
"pulido", Eros, no estará Freud, de alguna manera, haciendo un
cambio de énfasis, vendo no sólo una mayor diferenciación en
todo el proceso, sino también en la prevalencia de tonos, así
como la superación de centrarse en la tonalidad amorosa, en lugar
del sexo, aunque una sea impregnada de la otra? Y luego el polo
hubiera cambiado? No se trata de un simples cambio de
nombres, como él quiere entender, sino un cambio más
profundo. Imaginemos que la palabra fosse amor, con todos sus
usos, y que, entonces, ¿fosse ella, - amor - la palabra utilizada para
"nuestros debates y exposiciones científicas," y no la palabra sexo,
como se ha utilizado, qual seria la historia? Y nuestra evolución
científica como teria sido? Basta ver em O malestar na civilizacão:
"el poder del amor, que há hecho el hombre reacio a privar-se de
su objeto sexual – la mujer - y ella, privando a sí misma de una
parte de sí misma que de ella fuera separada - su hijo. Eros y
Ananke [Necesidad y Amor] se convertieron en los padres
también de la civilización humana "(p.106).
Parece que la entrada de la agresión, de la pulsion de muerte
en el escenario envolvió en la necesidad de estos cambios, que
no fueran sólo semánticos y, a continuación, el amor, la
incapacidad de amar de los seres humanos, apuntada al comienzo
de este trabajo, tiene características aún más amplias, por estar
fundamentalmente vinculada a la agresión, y esta, a la pulsion de
muerte. Se puede concluir, por ejemplo, que la homosexualidade
puede no ser una perversión y heterosexualidade puede ser una
perversión, todo dependiendo de si la destrutividade está
imperando o no, o sea si el sadismo y / o el masoquismo son
dominantes en la escena.
Me parece que en portugués, no se puede afirmar lo que
está em la epígrafe de este trabajo. La palabra sexo en el
diccionario Aurélio (el dicionário más importante de la lengua
portuguesa en Brasil, hace docenas de años), no consigna el
sentido, el significado amor. Dr Adolfo Hans Thorner, en
seminarios, mostrando todos los aspectos que involucran la
sexualidad em los deseos de atención y ternura de la gente,
acentuava las necesidades para el polo de cuidado.
Él decia: "Hoy en día, muchas personas están deseando
amor y no sexo". Gabbard (2001) reconoce que “el deseo del
paciente de evitar amor enfocando el sexo, espelhava en uma
preferência similar em mi mismo. Para muchos analistas, la
experiência de ser amado intensamente puede ser más
desconcertante que ser deseado sexualmente”(las cursivas son
mias).
En "Dos palabras de la Enciclopedia" (1922, p.258, Freud
vuelve a ser taxativo: "las pulsiones libidinosas, sexuales de vida
son mejor compreendidas con el nombre de Eros." Pero parece
que Jonathan Lear há considerado pequeno este cambio y
decidió abandonar incluso el uso de la palabra Eros, para utilizar
solamente la palabra amor (en Inglés (Love), a fin de no ahogar
(abafar) con um termino de una lengua extraña (grega) - Eros "la intensidad del pensamiento de Freud" (p.147). Las palabras
tienen importancia fundamental...
En Más allá del principio de placer, Freud (1920, p.42), dice
no creer en una "pulsion por la perfección en los seres
humanos." A pesar de descrente em uma pulsion a la perfección,
Freud, después de hacer hincapié en que esta condición no se
puede dar "a todos los seres humanos", admite que "las
condiciones dinâmicas para su desarrollo están, en realidad,
universalmente presentes" (p. 42, cursivas de Freud). En
contraste con el pensamiento de Freud, hay estudiosos de la
teoría de la evolución de Darwin, como Lorenz y Popper, que
consideran el corto tiempo de existencia de la Tierra (cinco mil
millones de años), para que todo el proceso de Evolución se haya
llevado a cabo y llegar hasta el punto que hemos logrado. En el
diálogo que los dos tienen en el libro El futuro está abierto, Lorenz
recuerda Manfred Eigen, que llega a decir que "incluso en el
domínio molecular se passa algo que contiene dentro de sí un
sorpreendente sentido de orientación."
Y complementa: "En general, [la Evolución] avanza ‘hacia
arriba’, pero en detalle (en el pormenor) todo está condicionado
por el acaso" (1983, p.21). Popper dice que "la vida demanda un
mundo mejor. Y esto ocurre a nosotros desde la ameba ... a
través de la selección darwiniana, esto tiene sus raíces en
nosotros ... Nosotros somos los que buscamos el medio
ambiente, y activamente lo moldamos "(pág. 22, cursivas son de
Popper). Popper es um autentico psicoanalista...
Teniendo en cuenta las advertencias freudianas puede-se
decir, por ejemplo, que en términos históricos, el nazismo y el
stalinismo, que florecieran en Europa y en el mundo, hace unas
pocas décadas, están reprimidos en la mente de los europeos y de
todos los seres humanos. Si ellos y nosotros podemos preservar
la libertad, junto con un control (represión) de esas dos fuerzas,
estaremos todos, por supuesto, caminando “hacia arriba". Freud
está diciendo que, sin algún tipo de represión, es imposible vivir
y que la perfección es imposible. Para Popper y Lorenz, la vida
busca activamente un mundo mejor, más perfecto, o, menos
imperfecto. Y Freud también...
Otro aspecto circunstancial, sólo para mostrar la lengua
como un organismo vivo y en constante cambio, podemos ver
en el término erótico, que, actualmente, por lo menos en la
forma adjetivada, ha tomado significado de características bien
explícitas como se puede ver en expresiones tales como literatura
erótica y cine erótico. Por el contrario, es muy generalizado el "hacer
amor", pero en este caso, es necesario el verbo, antes del término
amor...
En O mal-estar na civilização, Freud traerá el enfrentamiento
entre Eros y Tánatos, en una lucha monumental. No obstante, el
gran buceo en el Amor es dado por Freud al descubrir el
complejo de Edipo, expresión del más puro amor y también de
los más locos y desvairados actos que mancham la mente y la
historia de la humanidad. Se trata de un hito para la Cultura y la
Hominização.
Jonathan Lear, filósofo y psicoanalista, escribió un
extraordinario libro El amor y su lugar en la naturaleza, una
interpretación filosófica del psicoanálisis freudiano, un libro de fácil y
envolviente lectura. Él propone contar los caminos del amor y,
entonces dice:
“El amor es activo. Fluye a través de los humanos, pero es
más amplio que la vida humana. Es a través del amor que los
seres humanos y el resto de la naturaleza viva adquiren vida. El
amor tiende a una mayor organización y forma, pero los
humanos no adquiren forma passivamente cuando se ven
afectados por el amor. ¿Qué es para el amor pasar a través de una
persona, es que, ella própria, la persona, se convierte en un lócus
de actividad amorosa(p.219).
Jones (Vol. II, p.434), contiene una carta de 1915, de Freud a
Putnam, donde el creador del Psicoanálisis dice practicar lo que él
ha cuestionado, tanto en 1929 [ver líneas arriba), al menos, por
escrito:
“Una cosa hay,[dice Freud] sin embargo, en que estoy de
acuerdo con usted. Cuando me pregunto por qué yo siempre me
conduzi honrosamente, dispuesto a considerar los demás y ser
amable cada vez que he podido y por qué no deixei de hacerlo
cuando vi que de esta manera la gente se prejudica y se convierte
en víctima de todos, porque los otros son brutales y desleales, no
sé qual és la respuesta correcta. Es, por supuesto, una conducta
razonable. No sentí nunca en mi juventud ninguna clase especial
de aspiraciones éticas ni evoco em mi visible satisfacción quanto
a la conclusión de ser mejor que la mayoría de la gente. Es ustede
probablemente la primera persona a quien confeso esto. De esa
manera podríamos citar precisamente mi caso en apoyo de su
concepto de que un impulso al ideal constitue una parte esencial
de nuestra naturaleza. ¡Ah! si yo pudiera ver en otros esta misma
valiosa naturaleza”.
Sólo a los 60 años, Freud admite, por primera vez, que ama
a otro, incluso cuando se daña y que el siente, en sí mismo, el
impulso al ideal, la pulsion "hacia arriba".
No somos como el girasol que está sólo en busca de sol y
amor, también tenemos que desarrollar nuestra propia luz para
iluminar nuestro Piccolo Mondo de Don Camilo y Pepone y, por
tanto, iluminando a los demás, para iluminar a nosotros mismos.
Si somos un locus de actividad amorosa, y todos lo somos,
algunos más, algunos menos, nuestras misiones son amplíssimas:
entre ellos, tenemos que lidiar con el sufrimiento, la pobreza, la
injusticia existente al nuestro alrededor y em el mundo, y la falta
de amor hacia otros seres humanos y también para com nosotros
mismos, por lo tanto, desarrollando la bondad en nosotros y en
otros seres humanos, para reducir el sufrimiento y solo entonces
podremos obtener algún placer autentico.
Descargar

FREUD Y EINSTEIN TENÍAN RAZÓN