TEMA:
La obediencia es
bienaventuranza
al joven que la
práctica.
Deuteronomio
28:1-14
La Palabra de Dios
nos enseña que la
obediencia sumisa a
nuestro Dios es
fuente de
bendiciones, y ésta
debe ser completa y
total.
Verdad
Bíblica
Verdad bíblica aplicada
La Fraternidad juvenil
guarda y persevera, en
obediencia fiel, los
mandamientos de Dios,
tomando para su vida la
responsabilidad de
amarlo con todo su
corazón, servirlo con
humildad y así ser
testimonio delante de la
sociedad en la que se
desarrolla.
I. La obediencia es ordena por Dios.
(Dt. 26:16-19; 28:1-3) Dios ordena y pacta con su pueblo,
esto es, contigo Fraternidad Juvenil, pues, en Su soberanía
eres escogido, eres pueblo comprado con la sangre preciosa
del Señor Jesucristo derramada en la cruz del Calvario. Él,
ahora, una vez más te declara que eres “pueblo suyo, de su
exclusiva posesión como te ha prometido, para que guardes
todos sus mandamientos”, es entonces que te hace un
llamamiento especial a seguirlo en obediencia sumisa.
la obediencia es parte primordial, esencial en la
vida de la juventud cristiana, pues es ahí
donde reconoce que Dios es su Señor, y está
dispuesta a escuchar Su voz. ¿Sí está claro este
punto? ¿Sí alcanzas a comprender la magnitud de lo que
Dios te ordena hasta el fin de tus días en esta tierra?
Obedecer y Obedecer, porque obedecer es mucho mejor.
II. La obediencia es bienaventuranza (Dt. 28:313)
Esta bienaventuranza resume las diferentes esferas de tu vida. El
favor de Dios también tiene la intención de extenderse hasta
donde todos tus esfuerzos terminan. El resultado de la
obediencia para los que la acatan es que conocerán victoria en
medio de tribulación, en medio de las tentaciones, en medio de
los conflictos, en medio de la enfermedad, etc.; si obedeces,
descubrirás que tendrás prosperidad no solo económica sino de
todo lo que emprendas; descubrirás que podrás vivir en pureza y
santidad, tendrás y te tendrán respeto, etc. Esta bendición que
abarca todo, desde ser un testigo para las naciones del Dios vivo
y verdadero y atraer a todos los que te rodean que viven en la
vanidad de su mente fuera de la adoración de los ídolos hasta
que Dios ha dispuesto, que tú Fraternidad Juvenil, seas cabeza y
no cola, esto es, seas quien dirijas, quien guíes a los demás a la
Patria celestial y nunca, pero nunca, convertirte o estar sujeto o
hacer lo que el mundo hace.
III. La obediencia
es una característica
hijos de
Dios. (1P. 1:14)
de los
En vista de que ya eres acreedor de una salvación tan grande por medio del
Señor Jesucristo, ahora el anhelo, deseo de tu corazón, creo que es conocer
y obedecer cada día más la Palabra de Dios, ¿estás de acuerdo? Es por eso
que la característica principal del joven cristiano es: ser como su Maestro,
esto es, llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo. Toda
enseñanza que recibas llévala a las plantas de Cristo. Todo lo que realices,
llévalo con toda honestidad a la presencia de Dios para su aprobación,
entonces podrás unirte al dulce cantor: Obedecer y confiar en Jesús, es la
regla marcada para andar en la luz.
Quiero que sepas que
desde el principio del
tiempo la obediencia se
puso a prueba en el
cielo, hubo algunos que
al rebelarse contra Dios,
se convirtieron en
demonios, a su vez, aquí
en la tierra, todos
aquellos hombres altivos
que estuvieron en
desobediencia constante
Se convirtieron en bestias. Quiero que sepas también, que Satanás tiene en la mira tu
mente, sin embargo, Dios quien es grande en amor y misericordia ha provisto
protección para desenmascarar sus asechanzas, al poner a tu disposición la Verdad,
esto es su Palabra Santa y así puedas contrarrestarlas, para que “Satanás no gane
ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones”.
“Es, pues, que obedeceremos, no importa lo que
venga, para los que amamos a Dios todo lo
que nos sucede es para bien. La obediencia no
es opcional. ¿Podrás recordar un hermoso himno
que se encuentra en nuestros himnarios? es un
canto que ejemplifica muy bien lo que estamos
diciendo.
“Obedecer y Confiar en Jesús es la regla
marcada para andar en la luz”
Conclusión
Vivamos intensamente la
Palabra de Dios
Y el Dios de Paz
aplastara en breve a Satanás bajo
vuestros pies. La gracia de nuestro Señor
Jesucristo sea con vosotros.
Descargar

La obediencia es bienaventuranza