Fundamentación teológica hacia la
autonomía
¿Qué queremos decir cuando
afirmamos: “Es la voluntad de
Dios?”
¿Estamos seguros de ello?
MUCHO DE LA CRISIS DE FE ESTÁ PRESENTE EN
LA VIDA CONSAGRADA
Hay que reconocer que Dios no actúa “desde fuera”, de modo
inesperado, saltándose al ser humano:
“Son pruebas que Dios nos manda ….”
“Dios me quitó a mi hijo ….”
“Dios mandó que lloviese…”
“Fue voluntad de Dios…”
Que tampoco influenciamos a Dios para que sucedan cosas, de
acuerdo a nuestro comportamiento o promesas:
“Dios no castiga ni con palo ni con rejo …”
“Dios hizo justicia y todos murieron …”
“La novena hay que hacerla seguida y a la misma hora para que
se haga el milagro”
¿Qué ha sucedido ante la percepción de un Dios cruel que envía
los males o que no reacciona a pesar de las peticiones que
hacemos?
¿Por qué la obediencia se percibe hoy como esclavitud de parte
de los jóvenes? ¿Perdieron la fe?
SE HA DADO UNA RUPTURA:
¿Dónde está Dios mientras que pasa lo que nos pasa?
Dios no existe, pues no se conmueve ante nuestra
desgracia por más que le pedimos…
No vale la oración de súplica … Dios no escucha.
Haré mi vida como yo creo y Dios que se quede allá
en sus misterios…”
Para qué ir a la Vida Religiosa a obedecer
A personas como yo y dejar mi libertad?
Ser consciente del acontecer de Dios en nuestra intimidad y
libremente dejarle que actuar través de nosotros.
En otras palabras, vivir Jesusamente.
Es aquí donde nos jugamos el ser “cumplidos”, el ser felices:
No soy yo quien vivo, es Cristo quien vive en mí – S.
Pablo-.
… a El sólo es al que quiero./Que muero porque no
muero -Sta. Teresa-.
ESTRUCTURA DE LA
EXPERIENCIA DE DIOS
-Rahner-
•No poseemos la propia estructura de nuestra existencia,
ésta nos es dada.
• La vida profunda del ser humano es Dios aconteciendo
en su intimidad como hombre, a pesar de la forma
concreta y limitada que toda creatura posee.
•Dios va siendo en cada uno de nosotros y en la historia.
Sucede en la medida en que la persona va siendo, de
modo que la intimidad de Dios se va comunicando a cada
uno de nosotros y a través de cada uno a la comunidad.
•En otras palabras, cada uno va ejecutando la vida de
Dios en él.
•En la medida en
•
•La voluntad de Dios es que el hombre exista desarrollándose
libremente, así Él va aconteciendo a través de cada uno de
nosotros.
•Dios nos ha llamado a
la vida para ofrecernos
su comunión, para que
optemos por amarle
libremente y sigamos
creando con Él.
¿Qué puede ser más débil y desarmado
que un Dios que no puede nada sin
nosotros? (Paul Claudel, El rehén)
• Pero… la persona puede negarse a ser medio, para que
fluya la acción de Dios a través de ella, o un mal
discernimiento puede bloquearla llevándola a parecer y no
ser. Es cuando produce una situación de frustración, allí
se da “carencia de Dios”.
Hay en mí un pozo muy profundo,
y en ese pozo está Dios. A veces
consigo llegar a Él, pero lo más
frecuente es que las piedras y
escombros obstruyan el pozo, y
Dios quede sepultado. Entonces es
necesario volver a sacarlo a la luz.
( Etty Hillesum)

La acción de Dios va creando al hombre continuamente. Él
nos va integrando y sanando: “El que sigue a Cristo, Hombre
perfecto, se perfecciona cada vez más en su propia dignidad
de hombre” (GS 41)
•Estamos llamados a
conocernos y ser de
verdad, para asumir todo
lo que somos (no importa
lo que sea) Es necesario
para ser canal de
•Los dos criterios para saber si mi
comunicación de Dios
“estar siendo” es realmente
para los otros.
acontecer de Dios o es
comunicación de mi egoísmo, son:
•salir de sí mismo
•vivir en verdad.
Jesús es quien nos dice cómo vive un hombre libre que
deja a Dios manifestarse plenamente a través de él.
Escuchemos de boca de Jesús su conciencia de la acción del
Padre en Él:
“Si no hago las obras de mi Padre no me creáis; pero si las
hago, ya que no me creéis a mí, creed a la obras, para que
sepáis y conozcáis que el Padre está en mí y yo en el Padre”
(cf. Jn 10, 31-38).
“He llevado a cabo la obra que me encomendaste realizar”
(cf. Jn 17, 4).




Nuestra obediencia al Padre se convierte en
continuación de la obediencia de Jesús.
En nosotros Jesús sigue viviendo su
obediencia humana, hecha de amor al Padre
y a los hermanos.
Es una obediencia fiel, gozosa, libre, filial,
amorosa.
Obediencia filial, no servil, reflejo de la
amorosa correspondencia de la Trinidad.



Aprendió sufriendo a obedecer (Hb 5.8)
Para Jesús no fue siempre fácil formular la
voluntad del Padre, tuvo que crecer y
aprender (Hb. 4,15) Fue semejante a nosotros
menos en el pecado, menos en orientar su
libertad caprichosamente hacia la
autodestrucción como persona.
Obediencia dura pero libre y vigorosa.




“El que hace la voluntad de Dios, ése es mi
hermano y mi hermana y mi madre” (Mc 3,35)
No es mandar desde “fuera”, es lograr que la
comunicación de vida, de vida divina, por
tanto de amor, mueva al otro a obedecer.
Así la obediencia se convierte en respuesta
libre y amorosa al amor de Dios. De esta
manera nos convertimos en más personas.
En definitiva, Dios quiere el mayor bien para
todos y cada uno (Jn 3,17; 12,47; Rm 8,28; 1
Tm 2,4; 2Pe 3,9)

El don más preciado del ser
humano es la libertad. “La
libertad gloriosa de los hijos de
Dios”.

El Padre tuvo que soportar la
crucifixión de su hijo a manos
de los hombres porque a estos
los creó libres.

Entonces tenemos un reto más
¿cómo educar la libertad en el
ejercicio de la autoridad?

“Dios respeta absolutamente la
libertad del hombre. Él la crea
no para petrificarla o violarla.
Por eso Dios no grita ni se
impone nunca. Se mantiene
oculto para no ser irresistible; su
invisibilidad es pudor… La voz
de Dios apenas se distingue en
el silencio”. (Varillon)





Todo esto hace parte de que vivimos un proceso de
maduración como creaturas.
La creación aún no ha llegado a su cumplimiento, sigue
evolucionando... El ser humano está llamado a seguirla cocreando desde su libertad.
Ya decía san Pablo, que la creación gime de dolores de parto!
(Romanos 8, 18-23) y que el hombre ha de llegar a ser un
hombre nuevo, maduro.
En este proceso de maduración, Dios se ha implicado en
nuestra historia.
Estamos llamados a “empujar” el proceso de maduración
obedeciendo.



Jesús nos salva de nosotros mismos. Lo que supone ser
conscientes de cómo acontece el Padre entre nosotros.
Y de esta manera responder a la pregunta por la
felicidad: ¿hacia dónde empujar la creación, hacia dónde
empujar mi vida?
Pablo afirma que todos tenemos acceso a la bendición
para que lleguemos a la perfección, a la estatura de
plenitud de Cristo, a conocer al amor para ser llenos de
la plenitud de Dios. (Efesios 4:7,13; 3:19).




“Dios… a los que de antemano conoció también los
predestinó a reproducir la imagen de su Hijo” (Rom 8,29)
“Con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la
gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma
imagen cada vez más gloriosa…” (2 Cor.3, 18)
“Hemos recibido el Espíritu que viene de Dios para conocer
las gracias que Dios nos ha otorgado…¿Quién conoció la
mente del Señor para instruirle?...nosotros tenemos la mente
de Cristo” (1Cor. 2, 12-16)
“…nosotros somos colaboradores de Dios y vosotros, campo
de dios, edificación de Dios”
(1 Cor. 3,9)
DOS HISTORIAS…
Un niño iba a rezar todos los días a la misma hora a una
iglesia; el sacerdote al ver que el niño venía todos los días
y pasaba algunos minutos arrodillado delante del
Santísimo, le preguntó un día:
“¿ Qué le pides a Dios todos los días? ¿Cuál es tú
problema?”
El niño respondió:
“No le pido nada. No tengo grandes problemas. Lo único
que le pregunto a Dios es en qué le puedo ayudar”
Voy a ayudarte, Dios mío, a no apagarte en
mí.
Etty Hillesum, una joven judía de 27 años, se da cuenta que
está condenada inminentemente a muerte por los nazis, junto
con su familia, nos deja estas letras:
Dios mío, estos tiempos son tiempos de terror…sin embargo,
hay una cosa que se me presenta cada vez con mayor claridad:
no eres tú quien puede ayudarnos, sino nosotros quienes
podemos ayudarte a ti y, al hacerlo, ayudarnos a nosotros
mismos. Esto es lo que podemos salvar de esta época, y también
lo único que cuenta: un poco de ti en nosotros, Dios mío. Quizá
también nosotros podamos contribuir a sacarte a la luz en los
corazones devastados de los otros (12 de julio 1942, LEBEAU, P., Etty Hillesum, Sal Terrae,
p.112)
Entonces ¿Para qué la oración?
Para “ver” cómo acontece Dios y hacer
posible su salvación en mi vida y en la de
los otros.
Muchos de los milagros de Jesús se
centran en la toma de conciencia de
aquello que acontece; en poner nombre
al dinamismo interior del corazón para
vivir en verdad, en libertad.
Descargar

Ranher