VI Foro de la AMCCP
Atenas, 26-28 de marzo de 2008
SINTESIS
Preguntas básicas planteadas en el Foro
La razón de ser de la AMCCP es promover la acción de los
Gobiernos Locales contra la pobreza.
Por ello, las preguntas fundamentales que cualquier foro de la
AMCCP debería analizar y contribuir a responder son:
– ¿Qué están haciendo realmente los GL para combatir la pobreza?
– ¿Por qué deberían disponer los GL de más responsabilidades y
recursos para combatir la pobreza?
– ¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los GL y cuáles los
obstáculos que deben superar para incrementar su papel en la
lucha contra la pobreza?
Descentralización, participación y asociación
• Teniendo estas preguntas en cuenta, el FORO de Atenas
2008 se centró en tres áreas de política y práctica:
– Descentralización
– Participación
– Asociación
• En general, las ponencias y debates contribuyeron, en
primer lugar, a comprender mejor:
– la relación entre estas tres áreas de política y
– cómo afectan al resultado final de la reducción de la pobreza
• Lo que podría resumirse en el diagrama siguiente
Descentralización,
participación,
asociaciones…. ¿Qué
relación tienen con la
Reducción de la Pobreza?
EL PARADIGMA DEL
DESARROLLO LOCAL
¿Y qué hacen realmente los GL para combatir la pobreza?
• Siempre que el marco jurídico, las capacidades institucionales y los recursos lo
permiten, los Gobiernos Locales ya luchan contra la pobreza con iniciativas
eficaces y a menudo innovadoras para facilitar:
– la prestación equitativa de servicios básicos (mejor acceso al agua y al saneamiento,
protección ambiental, atención médica, educación y vivienda);
– la administración de programas de bienestar (incluidos alimentación y alojamiento)
para los pobres, los vulnerables y los discapacitados;
– una atención especial a las necesidades de los inmigrantes o de los afectados por el
SIDA, que es cada vez más urgente en muchos países;
– la incorporación de cuestiones relativas al género y la promoción de la cultura y el
deporte como instrumentos fundamentales para reforzar identidades y forjar
personalidades, luchando contra los efectos a menudo deshumanizadores de la
pobreza.
• Por otra parte, son cada vez más los GL que se atreven a introducirse en otro
ámbito de responsabilidad menos tradicional, aunque igualmente crucial para la
reducción de la pobreza:
– La promoción del Desarrollo Económico Local, tanto negociando apoyos técnicofinancieros para pequeñas empresas y microempresas como incrementando las
oportunidades de empleo (a través de servicios de formación y empleo)
¿Por qué los GL deberían tener un papel clave en la lucha
contra la pobreza?
•
¿Por qué implicar a los Gobiernos Locales? ¿Por qué no actuar sólo a través de Agencias Estatales
centrales? Fundamentalmente, para aprovechar las ventajas comparativas potenciales de los GL
en favor de la consecución de los ODM
•
Los Gobiernos Locales Democráticos tienen el potencial único de:
–
Conseguir mejorar la eficiencia de la asignaciones (“gastar en lo adecuado”) en el gasto del dinero
público. Como se ha señalado en múltiples ponencias, la ventaja informativa con la que cuentan
los GL, que puede obtenerse mediante procesos participativos (y auditorías sociales) realizables a
escala local, es crucial para asignar fondos públicos a lo que realmente importa y puede tener
impacto en la pobreza.
–
Conseguir mejorar la eficiencia productiva (“rentabilizar el dinero gastado”) adaptando las
normas y los programas a las condiciones locales y movilizando los recursos de las comunidades
locales y del sector privador. Existe una amplia gama de acuerdos de asociación con otros actores
locales, (públicos, colectivos y privados) que un GL con autonomía funcional y fiscal puede
promover para suministrar infraestructuras y prestar servicios de manera más económica para el
tesoro público.
•
–
Es importante señalar que estas ventajas comparativas se aplican a los resultados de:
Las funciones “propias” del GL, donde el GL desarrolla e implementa políticas en respuesta a una
circunscripción política local y en las áreas de responsabilidad devuelta y
Las funciones “de agencia” del GL , donde el GL adapta/ajusta e implementa las políticas en
respuesta a mandatos centrales y en áreas de responsabilidad delegada
–
Al final, todo gira en torno al desarrollo “LOCAL”
•
Al final, la razón de un mayor papel de los GL en la lucha contra la pobreza
reside en la importancia crucial del DESARROLLO LOCAL, un concepto que debe
comprenderse adecuadamente para apreciar la importancia de la autonomía
de los GL en la lucha contra la pobreza
•
En la expresión “Desarrollo Local” el término “Local” no designa simplemente
un espacio sino que alude a una serie de recursos específicos a un lugar. Por
lo tanto, el Desarrollo Local no es simplemente un “desarrollo que se produce
localmente” sino un desarrollo que impulsa los recursos de una localidad
(físicos, sociales, institucionales, etc., incluidas las propias instituciones de
autogobierno local). Si se suprime la autonomía del gobierno local, no se
pueden movilizar adecuadamente estos recursos.
•
En las ponencias y debates que han tenido lugar en el Foro se puso de
manifiesto cómo, en la lucha contra la pobreza, los países en desarrollo no
pueden permitirse no explotar los recursos políticos, institucionales y
financieros de las autoridades locales democráticamente elegidas.
Entonces…. ¿Por qué en muchos países no se asigna a los GL dicho
papel fundamental?
… por los procesos de descentralización ad-hoc, inacabados…
• En la mayoría de los países en desarrollo la descentralización ha sido impulsada por
razones políticas (más que de desarrollo), como la construcción del Estado en la
periferia y la desactivación de tensiones regionales o étnicas. Desgraciadamente,
muchas veces estos procesos se han detenido por la falta de las reformas
administrativas y fiscales necesarias y en algunos países corren el riesgo de ser
revocados.
• La falta de inversión estatal en un sistema de relaciones intergubernamentales
cooperativas y de apoyo y supervisión apropiados de los Gobiernos Locales
empeora la situación.
• La ausencia de tentativas serias de desarrollar estrategias nacionales coherentes
de descentralización y programas nacionales concretos para implantarlas también
es grave. Incluso en los casos en los que se ha aplicado una visión global (como
Indonesia, Sudáfrica o Bolivia), ésta no ha ido acompañada de un programa
concreto y realizable.
…y una ayuda externa al desarrollo local inadecuada….
•
Los GL han sido marginados del diseño e implementación de las Estrategias
nacionales de Lucha contra la Pobreza (ELP). Se ha infrautilizado enormemente su
potencial para contribuir al diseño, financiación e implementación de las ELP, lo que
afecta negativamente a la consecución de los ODM.
•
A pesar de la abundante retórica, los recursos reales que se canalizan directamente a
través de las autoridades locales siguen siendo una mínima parte de la ayuda al
desarrollo.
En general, la ayuda externa ha evitado los sistemas de administración pública y de
gobierno subnacionales.
•
•
El grueso de la ayuda, a pesar de estar destinado específicamente a apoyar el
“desarrollo local”, sigue pasando por agencias operativas centrales, organizaciones
comunitarias de base u organizaciones no gubernamentales y no por autoridades
locales representativas.
•
Los Gobiernos Locales siguen siendo el eslabón perdido en la cooperación para el
desarrollo
Como consecuencia de ello, la asignación de responsabilidades
sigue siendo inadecuada y/o ambigua…
•
Los Gobiernos Locales suelen ser los responsables de una serie de servicios tradicionales de gestión
urbana (gestión de residuos, alumbrado de calles, parques, cementerios, etc.) pero su responsabilidad
en los servicios con un impacto positivo más directo para los pobres (agua, salud, educación,
bienestar, desarrollo económico local) es limitada y/o ambigua.
•
En lugar de devolver o delegar adecuadamente, los Ministerios Centrales siguen:
•
•
•
reteniendo responsabilidades substancialmente;
privatizando (aunque en cierto modo, el entusiasmo de los 80 y 90 está decayendo);
ampliando mandatos sin fondos.
•
La ambigüedad es la respuesta común, aunque equivocada a las dificultades reales de la asignación de
responsabilidades, ya que existe una serie de factores (como los numerosos niveles de gobierno y el
papel de la tecnología) que las convierten continuamente en “metas móviles”. Lo que se necesita es un
cuidadoso desembalaje de las responsabilidades DS.
•
Un enfoque potencialmente convincente de la descentralización DS se basa en acuerdos “contractuales”
principal-agente entre los ministros del sector y las autoridades locales. No obstante, para que fueran
eficaces una vez más debería producirse el reconocimiento de la autonomía local (como sugiere, por
ejemplo, la insatisfactoria experiencia de los “contratos-plan” franceses)
… los acuerdos fiscales quedan atrás …
•
En general, la proporción del gasto de los GL con respecto al gasto total del sector público
sigue siendo baja
•
En muchos países, la autonomía en el establecimiento de tipos impositivos es muy
restringida. En muchos países en desarrollo, el endeudamiento está muy restringido y la
financiación del gasto de los GL mediante emisión de obligaciones no es una opción
ampliamente aplicable.
•
Los mandatos sin fondos (atribución de responsabilidades sin recursos) son habituales
•
La estricta autonomía económica de los GL es ilusoria (en los países del G8, más del 50%
del gasto local se sustenta en transferencias). El diseño de sistemas de transferencia
efectivos (condicionales e incondicionales) es una tarea crucial, especialmente al
principio del proceso de reformas de descentralización fiscal
•
No obstante, lo que hay que reforzar rigurosamente es la disciplina de una estricta
restricción presupuestaria.
… y los recursos humanos siguen siendo inadecuados…
• En general, los GL adolecen de escasez de personal (por ejemplo, 2/1000 en el
África Occidental frente a 43/1000 en EE.UU.). Y lo que es más importante, el
personal, escasamente remunerado, no está cualificado
• En la mayoría de los países en desarrollo, el personal de los GL tiene pocas o
nulas perspectivas de desarrollo profesional, lo que hace difícil atraer y retener a
los buenos profesionales y se traduce en un uso excesivo de los contratos por
obra y servicio
• Son pocos los gobiernos que han establecido un sistema unificado de empleo
público por méritos que ofrezca oportunidades profesionales y movilidad
• Y todavía menos han establecido una estrategia a largo plazo para capacitar a los
empleados del sector público a nivel local.
Conclusión
• Los GL ya están trabajando en formas convencionales e innovadoras de
aliviar la pobreza y contribuir a la consecución de los ODM en sus
jurisdicciones
• Podrían hacer mucho más si:
– dispusieran de autonomía como consecuencia de la aplicación de reformas de
descentralización que fueran más allá de las razones políticas y reestructuraran
las atribuciones funcionales y las relaciones fiscales del sector público;
– aprovecharan creativamente sus ventajas comparativas ampliando el alcance de
la participación de la población en la formulación de políticas públicas locales y
en el desarrollo de asociaciones innovadoras con otros actores públicos,
colectivos y privados en materia de prestación de servicios.
• Es necesaria una nueva generación de programas de ayuda externa que
ayude a los gobiernos centrales a desarrollar e implementar los programas y
estrategias nacionales de descentralización y a canalizar los recursos para
financiar directamente la acción de los GL contra la pobreza
Descargar

The 6th WACAP Forum