¿Qué entendemos por gramática
textual?
Es una gramática: esto significa que es una
organización sistemática.


Su sustento, su soporte es el texto.
¿Qué es el texto?



Una unidad de contenido,
Un producto de la lengua,
Un enunciado o una serie de enunciados que
obedecen a una intención del enunciador que
los produce y que busca o buscan un efecto en el
destinatario.
¿Cómo se organiza la gramática
de un texto?
A través de la organización de sus
oraciones.
Es en la sintaxis oracional que se
realiza la gramática textual.
Las palabras y morfemas vicarios
(pronombres, terminaciones verbales) son
las que realizan anáfora .
Por lo tanto…
 No
existe gramática textual
sin gramática oracional.
 Debemos
internarnos en la
gramática oracional para
trabajar la textual.
El texto
Dentro del gran jaulón nadie dormía. Las semillas que el hombre había
dejado en el hueco del comedero no fueron tocadas. Apenas si bebieron, a
pesar de que aquel puñado de alimento y el cucharón de agua eran
aguardados día a día como un acontecimiento, porque tenía aquello el valor de
romper por un instante la densa monotonía en que vivían. Cuando eso ocurría,
se producía un pequeño alboroto, un juego casi, partiendo las cáscaras,
sembrando de “plic-plic” el silencio, salpicando gotas, riendo. Pero hoy el
jaulón estaba mustio; se aguardaba el amanecer como el momento señalado
para recibir la ejecución de una sentencia. Y lo era. Muchos de ellos
partirían, serían diseminados en pequeñas jaulas quién sabe por dónde, no se
verían más. Jamás retornarían a sus montes, ni a sus campos, ni a sus
ramas. (Mauricio Rosencof. Vincha Brava)
¿Cómo se vinculan estos conceptos
con la enseñanza de la lectura y
de la escritura?
Vayamos a la escuela:
El niño lee textos.
Por lo tanto,


El niño comprende textos
El niño escribe.
Por lo tanto,


El niño produce textos
¿En el aprendizaje de la lengua
escrita se atiende a la
gramática textual?


El niño pasa por distintas etapas
cuando aprende a escribir.
En el proceso que va de lo icónico a lo
fonográfico subyacen hipótesis acerca de
la estructura fonológica de su propia
lengua.
¿Y más adelante?



A medida que aprende a leer textos y a
producirlos, la gramática de la lengua
aflora.
No hay comprensión de un texto sin
gramática.
No hay producción de un texto sin
gramática.
De ningún modo conviene olvidar las
contribuciones generativas al análisis transfrástico,
aunque se hayan limitado a aspectos gramaticales
concretos: teoría de los pronombres, del artículo,
de otros elementos referenciales (adverbios), del
mecanismo de los tiempos y de la mecánica
compositiva de la frase. Para M. E. Conte son
precisamente los análisis transfrásticos el primer
momento en el paso de una teoría del enunciado a
una teoría del texto. José María Jiménez Cano
Más compleja, en la medida en que representa una racionalización
diferente, es la posición de E. Coseriu, acuñador en 1955 de la
denominación de lingüística del texto. El término texto, en su opinión,
se ha consolidado, en parte, porque la lengua alemana no dispone de un
término adecuado para la noción de “discurso”, por lo que se ha optado
por la confección de la palabra compuesta Text-Linguistik. En el caso
español se podría decir sin problema alguno “lingüística del discurso”,
incluso como fórmula más adecuada, ya que no implicaría la noción de
“discurso registrado” que supone la noción de texto. En efecto, Coseriu
coloca en el “plano del discurso” el acto lingüístico o la serie conexa de
actos lingüísticos susceptibles de ser realizados por un individuo en una
situación determinada. En la medida en que el discurso, en cuanto ya
realizado, se presenta como texto, como discurso registrado o
“registrable”, puede llamarse en este sentido “plano del texto” José María
Jiménez Cano
El lugar de la gramática del
discurso frente a la gramática,
¿cuál es?

La realización individual frente al
sistema que todos conocemos.


Desde otro punto de vista, la amplia serie de elementos
transfrásticos (anafórico-catafóricos o elementos de
coherencia lingüística en general) suponen una concepción
del texto como unidad idiomática y son incluibles como
una sección más de la gramática de una lengua determinada.
De los diversos niveles de análisis gramatical: 1)
elementos mínimos combinables, 2) palabra, 3) grupo de
palabras, 4) cláusula, 5) oración y 6) texto, racionalmente
necesarios son sólo dos, el nivel de los elementos mínimos
combinables y el de la oración. El nivel textual en cuanto
plano de estructuración gramatical existe en la medida en
que una determinada lengua posea elementos que
funcionen más allá de la oración, que bien podrían no existir
en la práctica. José María Jiménez Cano
Los componentes de los textos
escritos





El componente gráfico
El componente morfológico
El componente semántico
El componente sintáctico
El componente pragmático
El componente gráficocomposicional
Sería éste el caso de los caligramas, de los distintos
juegos anagramáticos y de los juegos con el orden variable
de lectura de los distintos componentes de un texto
literario. En este sentido ha llegado a hablarse de la escritura
como gesto. En el caso de los juegos anagramáticos es
conveniente advertir que cuando proceden de textos
pensados para su circulación oral, hay que considerarlos
como de intencionalidad fónica; sólo el cambio
sociocultural impuesto por la circulación de los textos en
forma impresa motiva la prioridad de lo gráfico. También
habría que incluir aquí el caso de la creación léxica a partir de
errores gráficos. José María Jiménez Cano
Los demás componentes



Volvamos al texto para observarlos.
¿Por qué debemos volver al texto?
¿Qué operaciones cognitivas debemos
realizar para poder observar su
funcionamiento?
El texto
Dentro del gran jaulón nadie dormía. Las semillas que el
hombre había dejado en el hueco del comedero no fueron tocadas.
Apenas si bebieron, a pesar de que aquel puñado de alimento y el
cucharón de agua eran aguardados día a día como un
acontecimiento, porque tenía aquello el valor de romper por un
instante la densa monotonía en que vivían. Cuando eso ocurría, se
producía un pequeño alboroto, un juego casi, partiendo las
cáscaras, sembrando de “plic-plic” el silencio, salpicando gotas,
riendo. Pero hoy el jaulón estaba mustio; se aguardaba el
amanecer como el momento señalado para recibir la ejecución de
una sentencia. Y lo era. Muchos de ellos partirían, serían
diseminados en pequeñas jaulas quién sabe por dónde, no se verían
más. Jamás retornarían a sus montes, ni a sus campos, ni a sus
ramas. (Mauricio Rosencof. Vincha Brava)
Descargar

texto