Objetivos Específicos
ESDE

Aclarar por qué, si la riqueza y la pobreza son pruebas difíciles,
la riqueza es más peligrosa.

Analizar, a la luz del Espiritismo, la cita evangélica: «Es más fácil
que pase un camello por el ojo de una aguja, que entre un rico
en el reino de los cielos». MATEO, 19:24.
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
Introducción
Iniciar el estudio pidiendo a los participantes que se reúnan de a dos, a fin de
que, por medio de la técnica del cuchicheo (ver Manual de Orientación),
puedan responder:
¿Cuál es la prueba más peligrosa: la de la
pobreza o la de la riqueza?
¿Por qué?
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
Desarrollo
 Oír las respuestas, anotarlas en el pizarrón y después comentarlas
brevemente.
 Pedirles que formen grupos de estudio y que luego de la lectura de los
ítems 07 y 08 del capítulo 16 de «El Evangelio Según el Espiritismo»,
respondan:
 ¿Cómo interpretar la cita de Jesús: «Es más fácil que pase un camello por el
ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los cielos»?
 ¿Cuál es la finalidad de la prueba de la pobreza? ¿Y la de la riqueza?
 ¿Qué males podrán ser generados con la pobreza? ¿Y cuáles con la riqueza?
 ¿Cuál es la causa de la desigualdad de las posesiones materiales?
 ¿Es posible la igualdad de las riquezas? Justifique la respuesta.
 ¿Cuáles son las principales consecuencias originadas en el abuso de la
riqueza?
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
Conclusión
Oír las respuestas y aclarar las dudas.
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
El Evangelio según el Espiritismo
Capitulo XVI – No se puede servir a Dios y a las riquezas
Utilidad providencial de la fortuna
7. Si la riqueza fuera un obstáculo absoluto para la
salvación de los que la poseen, como pudiera inferirse de
ciertas palabras de Jesús interpretadas según la letra y no
según el espíritu, Dios, que la da, hubiera puesto en manos
de algunos un instrumento de perdición sin recursos; idea
Abril de 1864
que repugna a la razón. La riqueza es, sin duda, una prueba
muy resbaladiza, más peligrosa que la miseria por sus
consecuencias, por las tentaciones que da, y la fascinación que ejerce,
es el supremo excitante del orgullo, del egoísmo y de la vida sensual; es el
lazo más poderoso que une al hombre a la tierra y que desvía sus
pensamientos del Cielo;
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
1/7
produce tal vértigo, que se ve muchas veces que el que Si la riqueza es el
origen de muchos males, si excita tantas malas pasiones y si provoca también
tantos crímenes, no debe culparse a la cosa, sino al hombre que abusa de ella,
como abusa de todos los dones de Dios; con el abuso hace pernicioso lo que
podría serle más útil, lo cual es consecuencia del estado de inferioridad del
mundo terrestre. Si la riqueza debiera haber producido el mal, Dios no la hubiera
puesto en la tierra; al hombre toca el hacer salir de ella el bien. Si no es un
instrumento directo del progreso moral, es, sin contradicción, un poderoso
elemento de progreso intelectual.
En efecto, el hombre tiene por misión trabajar para la mejora material
del globo; debe desmontarlo, sanearlo y disponerlo para que un día reciba toda
la población que corresponde a su extensión; para alimentar a esa población
que crece sin cesar, es preciso aumentar la producción; si la producción de una
comarca es insuficiente; es necesario buscarla más lejos. Por esto mismo las
relaciones de pueblo a pueblo se hacen necesarias, y para hacerlas más fáciles,
es menester destruir los obstáculos materiales que los separan y hacer las
comunicaciones más rápidas.
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
2/7
Para los trabajos que son obra de los siglos, el hombre ha tenido que sacar los
materiales hasta de las entrañas de la tierra; ha buscado en la ciencia los
medios de ejecutarlos con más seguridad y con más rapidez; pero para llevarlos
a cabo, le son necesarios los recursos. La necesidad le ha hecho crear la
riqueza, como le ha hecho descubrir la ciencia. La actividad indispensable para
estos mismos trabajos aumenta y desarrolla su inteligencia, y esta inteligencia,
que al principio se concentra en la satisfacción de sus necesidades materiales,
le ayudará más tarde a comprender las grandes verdades morales. Siendo la
riqueza el primer medio de ejecución, sin ella no habría grandes trabajos, no
habría actividad, no habría estimulante, no habría descubrimientos. Con razón,
pues, está considerada como un elemento del progreso.
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
3/7
Desigualdad de riquezas
8. La desigualdad de riquezas es uno de los problemas que en vano se
quieren resolver, si sólo se atiende a la vida actual. La primera cuestión que se
presenta, es esta: ¿Por qué todos los hombres no son igualmente ricos? No lo
son por una razón muy sencilla: "porque no son igualmente inteligentes, activos
y laboriosos para adquirir, ni sobrios y previsores para conservar". Además, está
matemáticamente demostrado que la fortuna igualmente repartida, daría a cada
uno parte mínima e insuficiente; que suponiendo hecha esta repartición, el
equilibrio se rompería en poco tiempo por la diversidad de caracteres y de
aptitudes; que suponiéndola posible y duradera, teniendo cada uno apenas lo
necesario para vivir, daría por resultado el agotamiento de todos los grandes
trabajos que concurren al progreso y al bienestar de la Humanidad; que
suponiendo que se diese a cada uno lo necesario, no habría ya el aguijón que
empuja a los grandes descubrimientos y a las empresas útiles. Si Dios lo
concentra en ciertos puntos, es porque desde allí se esparza en cantidad
suficiente, según las necesidades.
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
4/7
Admitido esto, preguntará alguno por qué Dios lo ha concedido a personas
incapaces de hacerla fructificar para el bien de todos. Esta es también una
prueba de la sabiduría y de la bondad de Dios. Dando al hombre el libre
albedrío, ha querido que llegase por su propia experiencia a diferenciar el bien
del mal, y que la práctica del bien fuese el resultado de sus esfuerzos y de su
propia voluntad. No debe ser conducido fatalmente ni al bien ni al mal, pues sin
esto sólo seria un instrumento pasivo e irresponsable, como los animales. La
fortuna es un medio para probarle moralmente; pero como al mismo tiempo es
un poderoso medio de acción para el progreso, no quiere que quede por mucho
tiempo improductiva, y por esto "la cambia de puesto incesantemente". Cada
uno debe poseerla para ensayarse a servirse de ella, y probar el uso que de
la misma saber hacer; pero como hay la imposibilidad material de que todos
la tengan a un mismo tiempo, y como por otra parte, si todos la poseyesen,
nadie trabajaría y el mejoramiento del globo sufriría las consecuencias,
"cada uno" la posee a su vez: el que hoy no la tiene, la tuvo ya o la tendrá en
otra existencia, y el que no la tiene ahora, podrá obtenerla mañana.
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
5/7
Hay ricos y pobres, porque siendo Dios justo, cada uno debe trabajar
cuando le toca su turno; la pobreza es para los unos la prueba de la
paciencia y de la resignación, y la riqueza es para los otros la prueba de la
caridad y de la abnegación.
Nos lamentamos con razón al ver el miserable uso que ciertas gentes
hacen de la fortuna, las innobles pasiones que provoca la codicia, y
preguntamos: ¿Dios es justo dando la riqueza a semejantes gentes? Cierto
es que si el hombre sólo tuviera una existencia, nada justificaría semejante
repartición de los bienes de la tierra; pero si en lugar de limitar su vista a la
vida presente, se considera el conjunto de las existencias, se verá que todo
se equilibra con justicia. El pobre, pues, no tiene motivo de acusar a la
Providencia, ni de envidiar a los ricos; y los ricos tampoco lo tienen para
glorificarse por lo que poseen. Si abusan de ella, no será con los decretos ni
con las leyes suntuarias como podrá remediarse el mal, porque las leyes
pueden cambiar momentáneamente el exterior, pero no pueden cambiar el
corazón;
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
6/7
por esto sólo pueden tener una duración temporal, y siempre son seguidas
de una reacción desmedida. El origen del mal está en el egoísmo y en el
orgullo; los abusos de toda la naturaleza cesarán por sí mismos cuando los
hombres se sometan a la ley de la caridad.
ESDE
Prog III Capítulo 16 del «El Evangelio según el Espiritismo» ítem 07 y 08
7/7
Responder
1. ¿Cómo interpretar la cita de Jesús: «Es más fácil que pase un
camello por el ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los
cielos»?
2. ¿Cuál es la finalidad de la prueba de la pobreza? ¿Y la de la
riqueza?
3. ¿Qué males podrán ser generados con la pobreza? ¿Y cuáles con
la riqueza?
4. ¿Cuál es la causa de la desigualdad de las posesiones materiales?
5. ¿Es posible la igualdad de las riquezas? Justifique la respuesta.
6. ¿Cuáles son las principales consecuencias originadas en el abuso
de la riqueza?
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
Síntesis del Asunto:
Desigualdad de las riquezas: las pruebas de
la riqueza y de la miseria
La igualdad de las riquezas no es posible: «(...) A eso se opone la diversidad
de las facultades y caracteres.» (1)
Los hombres no son iguales. Unos son más previsores, otros menos.
Unos más egoístas, otros menos. Unos más inteligentes, activos y
trabajadores, otros menos. Entonces, si fuera «(...) la riqueza repartida en partes
iguales, a cada uno daría una porción mínima e insuficiente que, suponiendo
efectuada esa repartición, el equilibrio estaría roto en poco tiempo, por la
diversidad de los caracteres y las aptitudes; que, suponiéndola posible y
duradera, si cada uno no tiene más que con qué vivir, el resultado sería el
aniquilamiento de todos los grandes trabajos que concurren al progreso y
bienestar de la humanidad;
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
1/5
que, admitiendo que se le diera a cada uno lo necesario, ya no existiría el
incentivo que impulsa a los hombres a los descubrimientos y a las empresas
útiles. Si Dios la concentra en ciertos puntos es para que de ahí se expanda en
cantidad suficiente, de acuerdo con las necesidades. (...)» (4)
Dios concedió las pruebas de la riqueza a unos y las de la pobreza a
otros, «para probarlos de modos diferentes. «(...) Además de eso, como sabéis,
esas pruebas fueron escogidas por los mismos Espíritus, que sin embargo, con
frecuencia sucumben en ellas».(2)
«(...) Una de las pruebas más difíciles es la de la pobreza, tanto como lo
es la de la riqueza.
En la primera, el Espíritu puede sufrir la tentación de la rebeldía. En la
segunda, la del abuso de los bienes de la vida, desvirtuando sus supremos
objetivos...
Espíritus realmente evolucionados o simplemente esclarecidos sobre la
Ley de Causa y Efecto, pueden solicitar la prueba de la pobreza, como
oportunidad para el acrisolamiento de cualidades o la realización de tareas.
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
2/5
Algunas veces, el mal uso de la riqueza, en una existencia procedente, lleva
al Espíritu a pedir la condición contraria, con lo que espera resarcir abusos
cometidos y ponerse a salvo de nuevas tentaciones, para las cuales no se sienta
suficientemente fuerte. (...)
El libre albedrío del hombre puede conducirlo a la pobreza, sin que lo
justifiquen antecedentes espirituales, causas ligadas al pasado. (...)» (8) Por
ejemplo, la falta de estímulo para enfrentar los problemas de la vida, la pereza, la
falta de previsión, que son factores que pueden conducir al hombre al estado de
dificultades económicas.
«(...) La pobreza es, para los que la sufren, la prueba de la paciencia y de la
resignación; la riqueza es, para los otros, la prueba de la caridad y de la
abnegación. (...)» (4)
«Si la riqueza hubiera de constituir un obstáculo absoluto a la salvación de los
que la poseen, conforme se podría inferir de ciertas palabras, de Jesús,
interpretadas según la letra y no según el espíritu, Dios, que la concede, había
puesto en las manos de algunos un instrumento de perdición, sin apelación de
ninguna clase, idea que repugna a la razón.
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
3/5
Sin duda, por los excesos a que da origen, por las tentaciones que genera y por
la fascinación que ejerce, la riqueza constituye una prueba muy arriesgada, más
peligrosa que la de la miseria. Es el supremo excitante del orgullo, del egoísmo y
de la vida sensual. (...)» (5)
Cuando Jesús dijo: Es más fácil que un camello pase por el ojo de una
aguja que entre un rico en el reino de los cielos» (Mateo, 19:24; Marcos, 10:25;
Lucas, 18:25) se estaba refiriendo a los males, a las tentaciones a que la
riqueza puede conducir al hombre. Es erróneo interpretar que el rico no puede
alcanzar la perfección; no fue lo que Jesús anunció. «(...) Si la riqueza solamente
hubiera de producir males, Dios no la habría puesto en la Tierra. Compete al
hombre hacerla producir bien. Si no es un elemento directo de progreso moral
es, incuestionablemente, un poderoso elemento de progreso intelectual. (...) (6)
Por la riqueza puede el hombre mejorar la situación material del planeta
donde vive, mejorar la producción a través de la relación entre los pueblos; crear
mayores y mejores recursos sociales a través del estudio, la investigación y el
trabajo. «(...) Con razón, pues, la riqueza es considerada elemento de progreso».
(7)
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
4/5
La riqueza favorece las mayores tentaciones, por eso es difícil al rico acceder
al reino de los cielos, pero no imposible, pues dispone de innumerables medios
para hacer el bien. Pero, eso es justamente lo que no siempre hace. «(...) Se
vuelve egoísta, orgulloso e insaciable.» (...) (3) Es por esos hechos que la
prueba de la riqueza, a pesar de ser tan difícil como la de la pobreza, es más
peligrosa para el progreso moral del hombre.
ESDE
Prog III
Guía 23: Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria
5/5
Gracias …
Descargar

ESDE - Centro de Estudios Espiritas Sin Fronteras