Objetivos Específicos
 Justificar la teoría de las reencarnaciones, en contraposición con la de
la unicidad de la existencia.
 Establecer diferencias entre la metempsicosis de los antiguos y la
doctrina de la reencarnación.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
Introducción
 Iniciar la reunión descubriendo el pizarrón, preparando con anterioridad con la
pregunta:
- ¿Qué es Metempsicosis?
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
Desarrollo
 Oír las respuestas, comentarlas rápidamente y citar filósofos antiguos que aceptaban la
idea de que el alma humana renaciera en el cuerpo de un animal.
 Pedir a la clase que lea, individualmente, en silencio y con atención, el capítulo 05,
pregunta 222, de El Libro de los Espíritus.
 Solicitarles que hagan una nueva lectura y anoten las probables dudas.
 Colocarse a disposición de la clase para aclaración de las dudad surgidas durante la
lectura. Pedirles que hagan una síntesis del asunto leído.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
Conclusión
 Oír los relatos de algunas de las síntesis, destacando la importancia de la
pluralidad de las existencias para el progreso de la Humanidad.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
Síntesis del Asunto:
Los Fundamentos de la Justicia en la Reecarnación
La reencarnación se basa en los principios de la misericordia y de la justicia de Dios:
- en la misericordia divina porque, así como el buen padre deja siempre una puerta
abierta a sus hijos en falta, posibilitándoles la rehabilitación, también Dios - a través de
las vidas sucesivas - da oportunidad para que los hombres puedan corregirse,
evolucionar y merecer el goce pleno de una felicidad duradera;
- en la ley de justicia, pues, los errores cometidos y los males infligidos al prójimo
deben ser reparados durante nuevas existencias, a fin de que, al experimentar los
mismos sufrimientos, los hombres puedan rescatar sus débitos y conquistar el derecho a
ser felices.
La unicidad de las existencias es injusta e ilógica, pues no atiende a las sabias leyes
del progreso espiritual.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
Es injusta, porque gran parte de los errores humanos es resultante de la ignorancia y
en una sola vida no nos es posible el rescate de nuestros errores, principalmente cuando
el arrepentimiento sobreviene casi al finalizar la existencia. Es preciso que se dé
oportunidades al arrepentimiento, para que demuestre su sinceridad a través de las
necesarias reparaciones.
Es ilógica, porque no puede explicar las evidentes diferencias de aptitudes de las
criaturas, desde su infancia; las ideas innatas, independientes de la educación recibida,
que existen en unos y no aparecen en otros; los instintos precoces, buenos o malos, a
pesar de la naturaleza del medio donde han nacido.
«(...) Las existencias sucesivas serán, para la vida del alma, lo que los años son para
la del cuerpo. (...)» (02)
Las reencarnaciones representan para las criaturas imperfectas valiosas
oportunidades de rescate y de progreso espiritual.
«(...) Sólo la pluralidad de las existencias puede explicar la diversidad de los
caracteres, la variedad de las aptitudes, la desproporción de las cualidades morales,
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
en fin, todas las desigualdades que observamos a simple vista.
Fuera de esa ley, se indagará inútilmente por qué ciertos hombres poseen talento,
sentimientos nobles, aspiraciones elevadas, mientras muchos otros sólo han tenido por
compañía la idiotez, las pasiones e instintos groseros.
(...) la influencia del medio, la herencia, las diferencias de educación no bastan para
explicar esas anomalías. Vemos que los miembros de una misma familia, semejantes por
la carne y por la sangre, educados con los mismos principios, se diferencian en bastantes
aspectos (...); personajes célebres y estimados han descendido de padres ignorados,
carentes de valor moral. (...)» (04)
«(...) ¿Por qué para unos la fortuna, la felicidad constante y para otros la miseria, la
desgracia inevitable? ¿Para éstos la fuerza, la salud, la belleza; para aquéllos la
debilidad, la enfermedad, la fealdad? ¿Por qué la inteligencia, el genio, aquí; y acullá la
imbecilidad? ¿Cómo se encuentran tantas cualidades morales admirables, a la par de
tantos vicios y defectos? ¿Por qué hay razas tan diversas, unas inferiores a tal punto que
parecen lindar con la animalidad y otras favorecidas con todos los dones que les
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
aseguran la supremacía? ¿Y las enfermedades innatas, la ceguera, la idiotez, las
deformaciones, todos los infortunios que colman los hospitales, los albergues nocturnos,
los correccionales? La herencia no explica todo; en la mayor parte de los casos, estas
aflicciones no pueden ser consideradas como resultado de causas actuales. (...)
¿Por qué también los niños muertos antes de nacer y los que son condenados a
sufrir desde la cuna? Ciertas existencias acaban en pocos años, en pocos días, ¡otras
duran casi un siglo! De donde viene, también, los jóvenes prodigio músicos, pintores,
poetas, todos aquellos que, desde la infancia muestran disposiciones extraordinarias
para las artes o las ciencias, mientras que tantos otros se quedan en la mediocridad toda
la vida, a pesar de una labor excesiva? (...)» (05)
«(...) Las desigualdades que nos afectan resultan de las diferentes situaciones
ocupadas por las almas en sus grados infinitos de evolución. (...) Cada uno lleva para la
otra vida y trae al nacer, la simiente del pasado. (...)» (06)
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
No se debe confundir reencarnación con metempsicosis. La reencarnación es
progresiva y sólo se da en la especie humana, en tanto que la metempsicosis admite la
retrogradación, es decir, que como castigo el alma humana podría renacer en cuerpos de
animales.
El hombre puede estacionarse, pero nunca retroceder en sus progreso espiritual.
« (...) La metempsicosis sería verdadera si indicase la progresión del alma, pasando
de un estado inferior a otro superior, donde adquiriera desenvolvimientos que
transformasen su naturaleza. Es, no obstante, falta en el sentido de trasmigración directa
del alma del animal hacia el hombre y recíprocamente, lo que implicaría la idea de una
retrogradación o de fusión. Ahora bien, el hecho de que no pueda producirse semejante
fusión, entre los seres corporales de las dos especies, muestra que éstas son de grados
que no pueden asimilarse, debiendo suceder lo mismo en relación con los Espíritus que
las animan (...).
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
La reencarnación, como la enseñan los Espíritus, está fundada, por el contrario, en
la marcha ascendente de la Naturaleza y en la progresión del hombre, dentro de su
propia especie, lo que en nada disminuye su dignidad. Lo que lo rebaja es el mal uso que
hace de las facultades que Dios lo otorgó para que progrese. Sea como fuera, la
antigüedad y la universalidad de la doctrina de la metempsicosis y, como así también la
circunstancia de que hayan profesado hombres eminentes prueban que el principio de la
reencarnación tiene sus raíces en la propia Naturaleza.
(...) No todos piensan de la misma forma en cuanto a las relaciones existentes entre
el hombre y los animales. Según unos, el Espíritu no llega al período humano sino
después de haberse elaborado e individualizado en los diversos grados de los seres
inferiores de la Creación. Según otros, el Espíritu del hombre podría haber pertenecido
siempre a la raza humana, sin pasar por la serie animal.
Para corroborar el pensamiento de los primeros, respecto del cual actualmente no
hay ninguna duda entre los espíritas, André Luiz, en el libro «Evolución en Dos Mundos»
nos ofrece las páginas transcriptas más adelante, que elucidan perfectamente la
cuestión.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
EVOLUCIÓN EN EL TIEMPO
Es así que los organismos monocelulares a los organismos complejos, en los que la
inteligencia establece disciplina sobre las células, poniéndolas a su servicio, el ser viaja
rumbo a un elevado destino que le fue trazado desde el Plano Superior, tejiendo con los
hilos de la experiencia la túnica de su propia manifestación, según el molde mental que
trae consigo, dentro de las leyes de acción, reacción y renovación en que mecaniza sus
adquisiciones, desde el estímulo nervioso hasta la defensa inmunológica, construyendo
el centro coronario, en su cerebro, - al reflejar automáticamente sensaciones e
impresiones, durante millones y millones de años -, por el cual, con el Auxilio de las
Potencias Sublimes que orientan su marcha, configura los demás centros energéticos del
mundo íntimo y los fija en la contextura de su alma.
Sin embargo, para alcanzar la edad de la razón, con el título de hombre, dotado de
raciocinio y discernimiento, el ser automatizado en sus impulsos, en la peregrinación
hacia el reino angélico ha insumido para llegar al comienzo de la era cuaternaria, cuando
la civilización elemental del sílex demuestra una cierta depuración técnica,
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
nada menos que un billón y medio de años. Eso puede verificarse perfectamente por la
desintegración natural de ciertos elementos radioactivos, en la masa geológica del Globo.
Y si entendemos que la Civilización aludida floreció hace más o menos doscientos mil
años, preparando al hombre, con la bendición de Cristo, para la responsabilidad, somos
inducidos a reconocer el carácter reciente de los conocimientos psicológicos, destinados
a automatizar, en la constitución fisio-psicosomática del espíritu humano, las
adquisiciones morales que capacitarán su conciencia terrestre para un peldaño más
amplio de ascensión a la Conciencia Cósmica. (*) (07)
GENEALOGÍA DEL ESPÍRITU
Los naturalistas situados en la superficie del mundo, desde los sacerdotes egipcios,
que estudiaban el origen de la vida del planeta en las conchas fósiles, hasta los más
eminentes biólogos modernos, proclives a observaciones unilaterales, es comprensible
que no consigan llenar las lagunas existentes en el cuadro de la evolución, a pesar de
que Cuvier, con la Anatomía Comparada haya trazado los lineamientos básicos de la
sistemática de la Paleontología.
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
En verdad, sin embargo, para no caer en las recapitulaciones interminables, en torno
de apreciaciones y conclusiones que la ciencia del mundo ha repetido hasta la saciedad,
agregaremos, simplemente, que las leyes de la reproducción animal, orientadas por los
Instructores Divinos, desde el capullo ferruginoso del leptotrix, pasando por la retacción y
expansión de la energía en los sucesos del nacimiento y la muerte de la forma,
recapitulan, hasta el presente, en la organización de todo vehículo humano, en la fase
embriogénica, la evolución filogenética de todo el reino animal demostrando que más allá
de la ciencia que estudia la génesis de las formas, existe también una genealogía del
espíritu, con la Supervisión Celestial, el principio inteligente empleó, desde los virus y las
bacterias de las primeras horas del protoplasma en la Tierra, más o menos quince
millones de siglos, a fin de que pudiera, como ser pensante, todavía en la fase
embrionaria de la razón, lanzar sus primeras emisiones de pensamiento continuo a los
Espacios Cósmicos. (08)
(*) Las presentes estimaciones y declaraciones del Plano Espiritual, a pesar de las
comprensibles divergencias humanas, coinciden exactamente con las observaciones y
deducciones de numerosos estudiosos encarnados. (Nota del Autor Espiritual).
ESDE
Prog IV
Guía 23 Los Fundamentos de la Justicia en la Reencarnación
1/7
1/6
1/6
Gracias …
7/7
1/6
Descargar

Diapositiva 1