Pedagogía
de la
Interioridad
Hablaremos de...
1. Tres “somníferos” de interioridad
2. ¿Qué entendemos por «despertar
de la interioridad»?
3. ¿Hacia qué dimensiones debe crecer
el yo interior?
4. ¿Cómo favorecer el crecimiento de
la interioridad en la escuela?
Tres
«somníferos» de
la interioridad
La cultura
del vacío
La transmisión
aséptica
Tres
somníferos
El narcisismo
1
Cultura
«pluralista y
ambivalente»
Cultura «precristiana»
Efectos
«narcotizantes»
de la cultura
Cultura
«virtual»
Cultura del
«bienestar»
Efectos «narcotizantes» de la cultura
Cultura «precristiana»
• Marcada por la indiferencia y el neopaganismo.
• Muchos no conocen a Cristo o lo conocen mal y
de oídas.
• La fe no surge ya de matriz sociológica ni desde
procesos grupales.
• Escasa o nula socialización de la fe.
• Hemos de construir algo nuevo.
Efectos «narcotizantes» de la cultura
Cultura del
«bienestar»
• Con una propuesta de vida centrada en el propio
bienestar y el consumo.
• El futuro se reduce a:
 la elección de una profesión
 la situación económica
 la satisfacción sentimental-afectiva
• Faltan modelos y propuestas de grandes causas.
• No oyen mensaje más seductor que el de sentirse
bien.
Efectos «narcotizantes» de la cultura
Cultura
«virtual»
• Los jóvenes habitan hoy en el planeta virtual
(imágenes, sonido, información).
• Bajo su embrujo variado, seductor, fragmentado.
• Incita a renovar nuestros modos de comunicación de
la fe.
• Pero es un serio desafío:
 ¿Favorece o perjudica la formación de los jóvenes?
 ¿Serán capaces de contactar con Dios?
Efectos «narcotizantes» de la cultura
Cultura
«pluralista y
ambivalente»
• Los jóvenes crecen hoy en la diversidad.
• Coexisten valores diversos, contrarios y no
jerarquizados.
• Tal pluralismo puede abrir a la tolerancia o al
relativismo vital.
2
En el
EMISOR
Transmisión
«aletargada» de
valores
En el
RECEPTOR
En el
EMISOR
El emisor sufre una falta de claridad en la
comunicación de su mensaje
• “Interioridad” es una palabra bajo
sospecha.
• Se teme que atente contra la heteronomía
cultural.
• Debe ser reelaborada de forma sana y
adecuada.
En el
RECEPTOR
Se da una insuficiente voluntad de
escucha por parte del receptor
• El receptor no acoge el mensaje que invita al
yo-interior.
• Está saturado por una avalancha de
información que no puede digerir.
• No siente deseo de plantearse la su identidad.
• La reiteración de mensajes no garantiza su
transmisión.
3
El narcisismo
1. Incapacita para las relaciones de alteridad o
transcendencia.
2. Despoja de la propia identidad.
3. Relativiza ideales y debilita para llevar a
cabo cualquier proyecto.
4. Impele al consumismo y al relativismo.
5. Convierte la subjetividad en subjetivismo.
6. Transforma la libertad en capricho arbitrario
«Despertar»
la interioridad
«Advertir»: La experiencia del asombro
«La gramática elemental de la vida»
«Advertir»: La experiencia del asombro
“No se abraza la fe (desde el encuentro conmigo mismo y con los
otros) por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro
con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo
horizonte a la vida y con ello, una orientación decisiva” (Benedicto
XVI).
La experiencia interior es un «encuentro» que:
•
•
•
•
•
•
Da paso a una toma de conciencia.
Provoca vértigo y confianza.
Afecta a lo mental y emocional, con resonancia corporal.
La vida deja de ser obvia y se torna profunda y misteriosa.
Desvela la «sacralidad» en lo ordinario.
Es impedida por la «inconsciencia» y la «distracción».
«La gramática elemental de la vida»
¿Qué puede provocar ese “asombro”?
• Comprender y personalizar la “gramática
elemental de la existencia”.
• “Mi vida es un don recibido que, por su propia
naturaleza, tiende a convertirse en un bien dado”.
• Entrar en contacto con la “yo nostral”.
• Existencia tridimensional: Yo-Nosotros-Otro
Algunos rasgos:
• No es un concepto mental o especulativo.
• Es una experiencia personal.
• Consiste en descubrir la «gratuidad» para pasar a
la «gratitud» y de ésta, a la «entrega».
• Se transmite por contagio e irradiación.
• Esa experiencia se convierte en un «impulso»
vital.
Crecimiento
de la
interioridad
La terapia de
«shock»
De la inconsciencia a la
búsqueda
El viaje hacia el
«centro»
De la superficialidad a
la interioridad
La lógica del
«don»
De la egolatría a la
gratuidad
La libertad para
decidir
De la pasividad a la
libertad
La terapia del
“shock”
De la inconsciencia a la
búsqueda
• Nuestra cultura incita solo al bienestar.
• Vuelve insensibles hacia realidades valiosas.
• Desde la indiferencia no cabe la interioridad.
• Frente a ella se precisa una “terapia del shock”.
• Es un choque frontal con la realidad que provoca:
 El desplome estrepitoso de sus falsos cimientos .
 El reorientar la vida desde la fe y en clave de gratuidad.
 Entender la vida en clave de agradecimiento y
generosidad.
Alex Rovira lo denomina «efecto bofetada»
• Puede convertirse en un momento de lucidez y
gracia.
• Derrumba falsas seguridades y obliga a buscar
una respuesta auténtica.
• Hace salir de sí para vivir por algo que merece la
propia entrega.
Acciones pedagógicas falicilitadoras:
• Voluntariados en “frontera” o en “periferias”.
• Acompañar las crisis personales y los momentos
afectivos fuertes.
• Actividades que exijan “desconectar”.
• Propiciar momentos de silencio (pedagogía reflexiva)
• Analizar experiencias de sufrimiento que obliguen a
replantearse la vida.
• Experiencias de “riesgo”.
• Evitar o rechazar ofertas de excesiva comodidad.
El viaje hacia
adentro
De la superficialidad a
la interioridad
Constatamos la instalación habitual en la superficialidad
o en la banalidad.
•
•
•
•
Se confunde lo aparente con lo real y lo divertido con lo valioso.
Incapacita para adentrarse en el misterio.
La superficialidad modela una visión miope de la realidad.
Incapacita para escuchar la llamada interior.
Apostar por la interioridad
• No confundirla con el intimismo
• Es clave para el despertar el sentido de la
propia vida.
Acciones pedagógicas falicilitadoras:
• Habitar el aula
• Cultivar el sentido de la atención, la imaginación, el
cuestionamiento, la capacidad intuitiva, la actitud
contemplativa y la formación estética.
• Abrir espacios prolongados para el silencio y soledad.
• Promover el hábito de la oración.
• Desenmascarar los modos falsos de llenar el vacío
personal.
• Reducir y usar de forma crítica los medios que estimulan
la sensorialidad.
La lógica del
“don”
De la egolatría a la
gratuidad
• El egocentrismo induce al cálculo y al mayor beneficio.
• El ego es el rasero que mide cualquier otra realidad.
• Impide experiencias de alteridad y trascendencia.
• Pero esta situación no es irreversible.
• El ser humano también es un “ens capax amoris”.
• El amor estructura su ser personal-relacional y le abre a la
plenitud, desde dos certezas:
1. La certeza de haber sido amado
2. Y la certeza de saber amar
Ambas certezas fundan la «lógica del don»:
•
•
•
•
•
•
•
Es entregar lo que uno es a los otros.
Supera la lógica del cálculo o de la reciprocidad.
Manifiesta preocupación e interés por el otro.
Genera comunión, cohesión, vinculación, pertenencia.
Libertad ya no es independencia, sino liberación del ego.
Es una potencia que emana de la naturaleza humana.
No es un movimiento irracional o absurdo.
Acciones falicilitadoras:
• Cuidar el autoconocimiento para la autoaceptación.
• Integración de la afectividad, corporalidad y sexualidad.
• Releer el proceso personal de la evolución afectiva.
• Analizar los conflictos emocionales.
• Aprender integración grupal y sanas relaciones interpersonales.
• Promover experiencias de donación-entrega desde la gratuidad.
• Proponer actividades de entrega y saber perder.
• Involucrar en acciones de servicio que exijan esfuerzo y entrega.
• Favorecer la autonomía personal y la responsabilidad.
La libertad para
decidir
De la pasividad a la
libertad
• Pasividad es la actitud de recibir sin cooperar en ello.
• Genera carencia de objetivos y de propósitos.
• Conduce a la desgana vital, al aburrimiento, a la indolencia, a la
apatía, a la indiferencia, al desinterés y a la inacción.
• Denota debilidad psicológica y espiritual.
• La cultura actual fomenta la pasividad.
• A pesar de todo, el ser humano necesita autodirigirse.
• Necesita convertir su vida en proyecto.
• “Vivir humanamente es proyectar”.
• Proyectar exige abrazar renuncias y sacrificos.
• No solo «respetar» la libertad, sino «potenciarla».
Acciones pedagógicas falicilitadoras
• Elaborar miedos, apegos, resistencias a los cambios,
motivaciones,etc.
• Aprovechar las crisis para la reestructuración y el ajuste
personales.
• Urgir a vivir la autonomía personal.
• Estimular con ideales que lleven a cabo gestos fuertes.
• Fomentar lecturas de “vidas ejemplares” actualizadas.
• Valorar y reforzar las iniciativas personales.
• Educar en la constancia, la fidelidad, el aguante...
• Invitar a experiencias de riesgo que desarrollen la
imaginación.
Para favorecer la
«escuela de la
interioridad»
Posibilitar la pedagogía de la interioridad
Difundir una nueva mentalidad
Sembrar, proponer y acompañar la experiencia
Posibilitar la pedagogía de la interioridad
AVIVAR la CONFIANZA
• Porque todo ser humano es capaz de descubrirse a sí mismo.
• Por nuestra capacidad de cambio.
CONTAR CON ESTRUCTURAS Y MEDIOS DE PI
•
•
•
•
•
Suscitar y formar animadores de interioridad.
Mentalizar en PI.
Realizar una PI por todos, para todos y siempre.
La PI es un eje del plan de Pastoral.
Fortalecer las estructuras de PI y su continuidad.
Difundir una nueva mentalidad
• La mentalidad a favor del hombre interior es la
síntesis teórica de nociones bien fundamentadas
que explican la razón de ser del ser humano y
crean convicciones comunes capaces de
impulsar la PI.
• Tal mentalidad es una conciencia y una
convicción comunes.
• Hay condiciones que imponen visiones falsas
sobre la interioridad.
VISIONES FALSAS DE LA INTERIORIDAD
Interioridad como “destino inmutable”
(“Soy así y no puedo cambiar”)
Interioridad como “vivencia intimista”
(“Me hace sentirme bien”)
Interioridad como “apetencia personal”
(“Lo que a mí me gusta más”)
Interioridad como “realización personal”
(“Lo que quiero es estar bien conmigo”).
VISION DIALOGAL DE LA INTERIORIDAD
En todos los relatos de identidad bíblicos:
•
•
•
•
•
•
Dios irrumpe inesperadamente en la vida de alguien.
Colma, rehabilita, sana, perdona, habla ...y envía.
Alcanza en lo más profundo de la persona.
Sobreviene, les es dado, se lo encuentran.
Provoca reacciones y dificultades para entender.
Primero es la experiencia, luego su comprensión.
Es la visión dialogal de la interioridad:
• Dios pronuncia una palabra de amor incondicional.
• No es una palabra «parcial y ambigüa”.
• Es una “palabra total” (afecta a toda la vida, no a una
parte).
• Es una palabra “firme” (no admite una vuelta atrás).
Misión compartida
Sembrar, proponer y acompañar la interioridad
Siembra
Propuesta
Acompañamiento
• Educar
• Formar
• Discernir
Decisión
SIEMBRA
• Se inserta en la pastoral general.
• Se canaliza a través de los itinerarios personales
de reflexión, silencio y oración:
• Es depositar la semilla en el corazón de todos.
• Creando condiciones para ello.
PROPUESTA
• La siembra de la interioridad desemboca en la
propuesta.
• Proponer es invitar y motivar, de forma directa,
personal y explícita, a una persona a mostrarse
abierto al silencio, la reflexión, la escucha interior.
• Todos podemos y debemos ser sus portavoces.
• La propuesta está bien realizada cuando hay:
• Claridad
• Respeto
• Interpelación directa al plantearla.
ACOMPAÑAMIENTO
•
•
•
•
Tras la siembra la y acogida hay que cultivar.
El cultivo se realiza mediante el acompañamiento.
Comienza con la aceptación y termina en la decisión.
El acompañamiento es un ministerio de ayuda
pedagógica, temporal e instrumental , para que el
joven advierta, clarifique, discierna y responda al
reto con libertad y responsabilidad.
• Tal acompañamiento va:
• del Imponer
• al Exponer
• y del exponer al Proponer
Itinerario del acompañamiento
Conciencia
Motivaciones
Idoneidad
SABER
QUERER
PODER
PROPUESTA
DECISIÓN
Hacia una Pedagogía de la Interioridad
Descargar

Presentazione standard di PowerPoint