El corazón
de
una Madre
El corazón de una madre es capaz de crear las
condiciones de seguridad y de esperanza para
que el hijo sea capaz de donarse con amor y
confianza a los demás, y de asumir los riesgos
de amar y de recibir amor.
¿Cómo crear estas condiciones de seguridad y de
esperanza? No hace falta que una madre
estudie psicología o pedagogía para ello, basta
sólo con que sea realmente madre.
Acoger al hijo cuando llega del colegio
interesándose por sus cosas y por lo que
ha hecho; alabar el trabajo bien realizado
y ensalzar las capacidades del niño.
Escuchar con atención lo que nos quiere
decir aunque a nosotros nos parezca algo
sin importancia.
Expresarle amor no sólo con palabras,
también con gestos y con detalles.
No recalcarle constantemente sus puntos
negativos; no compararlo con sus hermanos o
con otros niños; decirle los progresos que
vemos en él, cómo ha madurado, qué bien se
ha expresado en un momento, cómo ha sido
capaz de dominar su carácter.
Y, sobre todo, hacerle ver que lo queremos a él
por ser quien es, y que lo queremos tal como es,
y no tal como a nosotros nos gustaría que fuese.
Del amor que una madre da a su hijo,
especialmente en su infancia, dependerá su
futuro social.
El hombre es por naturaleza un ser social y está
necesitado de establecer relaciones sociales.
Sin embargo, cuando la imagen que una
persona tiene de sí misma es pobre, resulta
costoso el acercamiento a otras personas, la
apertura de la propia interioridad, la expresión
de los propios sentimientos.
Así, la persona tiende a sufrir al sentirse
incapaz de darse, de “compartirse”
realmente como persona; y ese
sufrimiento refuerza la autoconcepción de
sí mismo como un ser inferior, poco
valioso.
Resulta increíble pensar que en el
corazón de una madre se encierra el
secreto del éxito o del fracaso de la vida
de una persona.
El corazón de una madre es capaz de crear
las condiciones de seguridad y de
esperanza para que el hijo sea capaz de
donarse con amor y confianza a los
demás, y de asumir los riesgos de amar y
de recibir amor.
¡Felicidades a todas las Madres éste 3 de
mayo, y cada día de su vida!.
Mayo 2009.
Descargar

Diapositiva 1