RESISTENCIA
3
RESISTENCIA - Nº 3
(26-01-04)
- Resistencia - 1
- Resistencia - 2
- Resistencia - 4
En este número:
- El cuento de la financiación
- Argumentario político para subnormales
- Esa extraña tibieza del PP ante algunos asuntos
- Oxímoron, el señor de los pardillos
- Aplausos y abucheos (Santos Juliá, Ibarra, Monseñor Carod; Javier Cercas,
Benach, Jordi Oliveras)
- Berlusconi-Bossi: apoyo moral para los nazionalistas.
(el botón
pone fin al tema y remite a esta página)
El cuento de la financiación
Se diría que el catalanismo ha decidido hacerse laico, prescindir de la senyera, y hablar directamente
y sin rodeos de pelas. No se preocupen, tarde o temprano nos veremos obligados de nuevo a hablar
del sexo de los ángeles, o sea, de la defensa de la lengua y otras necedades de esa índole, pero por lo
pronto los antinazionalistas debemos contabilizar ese detalle como una pequeña victoria, pues refleja
el reconocimiento por el establishment catalanufo de que el discurso chiruquero empezaba a oler ya
demasiado a una mezcla de incienso y barro de los senderos de Montserrat.
Ahora bien, el peligro que se corre al renunciar al pilar folclórico del victimismo es que en el terreno
de las razones materiales las cosas son más fácilmente rebatibles.
Por ejemplo:
- “Cataluña es expoliada por Madrid”. Bien: resulta que, según el nada sospechoso BBVA,
el déficit fiscal de Madrid es comparable o superior al de Barcelona. Ya se han citado las cifras:
durante 1991-1996 Cataluña aportó 65000 pesetas/año por habitante, frente a las 206 000 de una
habitante de Madrid, o las 144 000 de uno de Baleares. Además, gracias a los productos que le
compran fuera de su territorio Cataluña tiene una balanza comercial positiva: 9100 millones de euros.
¿A que a ningún madrileño se le ha ocurrido por ese hecho decir que el resto de los españoles le
resultan antipáticos?
- ¿Por qué extraño motivo el hecho de “pagar por renta y cobrar por población” resulta ser
un algorítmo complejísimo cuya aplicación exige la creación de 17 agencias tributarias? ¿Hacen falta
realmente 17 agencias para conocer la renta y la población de cada autonomía?
El cuento de la financiación (cont.)
- No ha reconocido acaso el nada sospechoso Leguina (El País, 23-12-03) que “las
políticas interregionales corresponden al Estado y las intrarregionales a las comunidades
autónomas. Así, cuanto más potentes y generales sean la seguridad Social y los impuestos
estatales, menos diferencias entre rentas personales y regionales habrá y este aserto tiene su
demostración evidente en los efectos positivos que tuvieron sobre la igualdad de rentas… las
mejoras introducidas en las prestaciones de la Seguridad Social y la caída del fraude durante los
Gobiernos socialistas. En lo que se refiere al segundo pilar, es decir, a los impuestos, el problema
tampoco está en las comunidades autónomas ni en la estructura impositiva, sino en el pago
“contante y sonante”
- El también nada sospechoso Gil Calvo ha señalado (El País, 19-01-04) que “el
PSOE… al ofertar un programa que pretende reformar las reglas de juego hipertrofiando las
administraciones judicial y tributaria… así se multiplican también por 17 las oportunidades de
hacer trampas, cayendo en el vicio nacional del clientelismo, la opacidad y las corruptelas… El
defecto de nuestra Hacienda y nuestra Justicia no es su centralismo, sino su servil
dependencia del poder. Y si las enfeudamos al caciquismo local y territorial cabe temer que
todavía resulten más ineficientes y fraudulentas.
- El director general de la Agencia Estatal de Administración Tributaria ha declarado (El
País, 25-12-03) que este organismo está “reconocido en al ámbito internacional como una
administración muy eficiente. Así, en 2002 el coste de recaudar 100 euros fue de 0,68 euros, uno
de los ratios más bajos de los países de la OCDE. Lógicamente un conjunto de múltiples
agencias autonómicas más pequeñas gastaría mucho más que la agencia única que hoy tenemos…
Es del todo probable que con diversas agencias autonómicas se produjeran discriminaciones entre
los ciudadanos de los distintos territorios…
El cuento de la financiación (cont.)
Por último, debe quedar claro que la forma en la que se organiza la gestión tributaria no
condiciona el reparto que se hace de los tributos recaudados… por tanto, vincular a un
determinado modelo de gestión tributaria el debate sobre financiación autonómica no es en
absoluto adecuado”.
- Habrá que recordarle al equipo económico del PSOE que es hora de ir cambiando
de ejemplo de referencia, porque el tiro les puede salir por la culata: en Alemania están
empezando a pensar en reordenar el territorio reduciendo de 16 a 8 o 9 los Estados federales,
debido a que la coordinación entre ellos está empezando a ser poco menos que imposible.
Según el semanario “La Estrella”, “cada Estado federal vota a su propio ritmo. Para este año
están previstas nada más y nada menos que 14 citas electorales”. “Existen un gobierno central y
su mayoría parlamentaria (Bundestag), sí, pero también una Cámara alta en la que toman
asiento 16 combativos Gobiernos de otros tantos lander (Bundesrat). … Hoy por hoy el 60% de
todos los proyectos legislativos tiene que tener el visto bueno del Bundesrat, y éste casi siempre
ha estado en manos de la oposición. Así, Alemania es gobernada por una gran coalición de
facto en la que la legislación finalmente aprobada suele consistir en poco más que el mínimo
denominador común entre Gobierno y oposición”.
Argumentario político para subnormales
•
•
•
•
•
“Eso no está en la Constitución”: argumento empleado como muletilla empalagosa por el PP
ante cualquier objeción.
“Eso está previsto en la Constitución”: idea igualmente profunda usada por el PSOE para
justificar, por ejemplo, su propuesta de reforma de la justicia, asumiendo así de repente la
forma de razonar del PP.
“No paran de contradecirse”. Vale, de acuerdo, pero decid vosotros cuál es vuestra postura
(Véase la sección Aplausos y abucheos de este número).
“No son una alternativa creíble de gobierno”: otra muletilla que todos los del PP llevan
pegada como un chicle. !Mentecatos: eso es algo que tendrán que determinar los electores!
En su estupendo artículo “Entre el veneno y el debate” (El País, 16-1-04), Soledad Gallego
Díaz cita, entre las normas mínimas de convivencia que todos los partidos en liza deberían
observar ante unas elecciones, la de “procurar que los políticos hablen preferentemente de su
propio partido, de sus compañeros y de sus programas”.
“Hace 20 años pensaba lo contrario” (por ejemplo, sobre la postura de Aznar respecto a la
Constitución): bueno, al menos Aznar ha cambiado de opinión en 20 años, mientras que la
mayor parte de la izquierda sigue pensando que los nazionalismos son cojonudos.
(cont.)
Argumentario político para subnormales (cont.)
• “Vosotros hicisteis los mismo cuando estabais en el Gobierno” (empleado por
doquier. Equivale a admitir que se está actuando mal, pero como otro actuó mal antes
que el acusado, parece que debemos interpretar que está actuando bien.) Un ejemplo
reciente es el nepotismo descarado de Maragall y Monseñor Carod con sus hermanos,
después de haber criticado a Pujol por hacer algo parecido.
• “Empezó él” (esto es, Aznar): argumento de colegial utilizado por la izquierda
española para no reconocer su contribución decisiva a la deriva nazionalista. (Sobre
esta extendidísima falacia, véase la sección Aplausos y abucheos de este número).
• “Eso es una propuesta electoralista”. Pues claro, so cenizo!!!! Para eso están las
elecciones, para que los gobernantes se comprometan a hacer algo que pueda
beneficiar a los electores, ¿o acaso los partidos políticos deberìan actuar con los
criterios altruistas de la Madre Teresa de Calcuta? Esa es otra de las ventajas que
tenemos que agradecer a nuestra subdivisión en 17 entidades territoriales: como
continuamente hay alguna elección a la vuelta de la esquina, siempre se pueden
permitir el lujo de soltar esa bobada.
Oxímoron, el señor de los pardillos
Dentro de esta maravilla que es España, país que encarna como ningún otro el
reconocimiento generalizado de la unidad en la diversidad, la cohesión en la
dispersión, la descentralización en la centralidad, la identidad en la pluralidad, la
solidaridad en el trato diferenciado, etc. , hay sin embargo, como todo el mundo
sabe, tres perlas preciosas inconfundibles:
- el nacionalismo rural: Galicia
- el nacionalismo étnico: País Vasco
- y el nacionalismo estético: Cataluña
Tres facetas entrañables de la misma inquietud por Ser para Decidir y Decidir para
Ser. Pero llegará después el nacionalismo reactivo de Chaves, y seguirán luego los
pueblos que querrán sustituir el “café para todos” por el oxímoron de los
“privilegios para todos”, porque llevarán ya muchos lustros oyendo el discurso
oximorónico, y la Historia, en compensación por su paciente y resignada
asimilación de esas verdades aparentemente oscuras, les habrá otorgado de forma
inapelable, también a ellos, el derecho a participar en el gran banquete del
despilfarro absoluto.
Aplausos y abucheos
Aplausos para:
- Santos Juliá: por su columna del 11-1-04 en El País, en la que señala que (negritas de Resistencia):
“Una opinión muy extendida es que toda la culpa del actual desencuentro recaería sobre la mayoría absoluta
conseguida por Aznar en la siguiente convocatoria electoral, que habría liberado sus pulsiones autoritarias haciendo
imposible el diálogo con los nacionalismos. Tesis plausible que, sin embargo, pasa por alto un pequeño detalle: las
relaciones se arruinaron a mitad de la primera legislatura, y no por los tira y afloja inevitables en acuerdos de
ese tipo, ni porque el Gobierno no cumpliera la sustancia de lo acordado, sino por el "giro soberanista"
adoptado por los nacionalismos vasco y catalán en el verano de 1998.
Pues, en efecto, mientras mantenía su pacto de investidura con el PP y su pacto de gobierno con los socialistas
vascos, el PNV negoció y selló un pacto con ETA que preveía la exclusión de la política vasca del PP y del PSE, de
los dos a la vez y en el mismo renglón del acuerdo. Al tiempo que se firmaba ese pacto, Pujol, que por una vez dejó
su traje de hombre de Estado colgado de la percha y se vistió el de político oportunista, dio luz verde a su partido
para negociar con PNV y BNG la llamada Declaración de Barcelona, una denuncia en toda regla del Estado de las
autonomías. La Constitución, dijo Pujol en el Parlament, se le había quedado estrecha, y, aunque luego llevara al
congelador aquella alianza y pusiera toda la sordina posible al "giro soberanista", las relaciones con Aznar nunca
volvieron a ser lo que habían sido.
Ésta es la cronología de los hechos. La mayoría absoluta fue posterior, y tal vez algo influyera en su obtención dejando aparte la errática política del PSOE en aquellos dos años aciagos- la percepción por muchos ciudadanos de
la doblez y deslealtad de los nacionalistas vascos y del oportunismo del catalán”.
(cont.)
Aplausos y abucheos (cont.)
Aplausos también para:
Rodríguez Ibarra: por haber tenido la valentía de proponer una solución plausible (elevar del 3% al 5% el
umbral para obtener representación en el Parlamento) para evitar que los nazionalismos sigan siendo
permanentemente la bisagra de la gobernabilidad de España y sigan chantajeando a todos los españoles hasta
salirse con la suya. La otra opción, más probable, es el enquistamiento del PP con mayoría absoluta en el Gobierno
central durante muchos lustros, como consecuencia de la rabia de las autonomías de segunda ante las ventajas de
las de primera. NO FUTURE, en definitiva, entre la bisagra extorsionadora y la chabacanería de la
derechona española. ¿Qué hemos hecho los españoles para merecer esto?!!!!!
Monseñor Carod Rovira: Sí, como lo oyen, aplausos para Monseñor en cap: por haber reconocido, en un arrebato
de lucidez que probablemente no volverá a tener en muchos años, que con el bilingüismo pasivo va que chuta
para garantizar que la gente se entienda. Lástima que el anuncio a) probablemente no tendrá consecuencias
prácticas; y b) llega demasiado tarde para toda una generación de jóvenes catalanes que han sufrido durante
demasiado tiempo un proceso de inmersión de factura dictatorial y sin duda innecesario para dominar pasivamente
el catalán, como pudimos comprobar sin ningún dolor durante el franquismo todos los que nos criamos en
Cataluña en castellano y sin embargo en la adolescencia comprendíamos y hasta hablábamos perfectamente el
catalán.
Y abucheos para:
- Javier Cercas: por suscribir (él también, en una de sus colaboraciones para El País Semanal)
la falacia de que el origen del arrebato nacionalista de los últimos años es el españolismo del
PP... Otro que parece sufrir la variante catalana del síndrome de Estocolmo. (Véanse, en contra
de ese punto de vista, las palabras de Santos Juliá citadas más arriba, y la opinión, en
Resistencia-1, de Savater al respecto).
- El guaperas Ernest Benach, presidente del Parlamento catalán: por haber recibido a
familiares de presos de ETA. (ÚLTIMA HORA: eso no era nada en comparación con la reunión
que el mismísimo Monseñor-en-cap acababa de tener con la mismísima ETA).
- Zapatero de nuevo, por esa huida hacia delante (ya directamente hacia el precipicio)
consistente en asegurar que no intentará gobernar si no es el partido más votado. ¿En qué mundo
vive este hombre? En el fondo le está dando la razón a Ibarra.
- Jordi Oliveras, Director General del Fòrum 2004: por haber señalado que “el Fòrum quiere
ser el punto de encuentro de Davos con Porto Alegre”, y subrayar así una vez más ese rasgo que
de repente se ha revelado tan genuinamente catalosocialista, a saber, la creencia en la armonía
los incompatibles (véase Mendoza, Maragall , el señor de los pardillos)
Esa extraña tibieza del PP ante algunos asuntos
Volviendo a Ibarra: todos le han dejado solo: sus compis, por supuesto, pero hasta los mismos dirigentes del
PP se han limitado a decir que eso demuestra una vez más el caos interno que vive el PSOE. Ese gesto del
PP de pasar por alto la oportunidad brindada por Ibarra es gravísimo, porque revela que ni siquiera
este partido se atreve a decir en público lo que en el fondo piensa, (esos son los primeros hipócritas de
que habló Ibarra en su penosa rectificación posterior) y lo que sabe que pensamos muchos españoles, de
derecha y de izquierda. El PP demuestra con ello que ha empezado a claudicar, y probablemente somos
muchos los que, entre una derecha que claudicará tarde o temprano y una izquierda que claudicará
más temprano que tarde, preferiríamos tener de una maldita vez un gobierno de izquierdas y hasta
estaríamos dispuestos a resignarnos y contemplar hastiados la desintegración del país, intentando
consolarnos (¿por cuánto tiempo?) con unas medidas sociales que deberían poner fin a los criterios
cavernícolas que han guiado la política del PP.
Pero ese gesto de claudicación no es el primero del PP: el partido dejó miserablemente solo a Mayor
Oreja cuando éste comparó las propuestas de ERC con el plan Ibarretxe. Nadie le pidió disculpas luego
cuando Monseñor Carod-Rovira, en su discurso-sermón populista de la noche de las elecciones, y al borde
del infarto de entusiasmo, agradeció la enhorabuena transmitida por el lehendakari.
Pero, claro, cabe otra interpretación -no reñida con la anterior- de esta llamativa tibieza del PP: a este partido
le conviene que los nazionalistas estén bien representados, porque ésa es la mejor manera de fragmentar el
voto de la izquierda. De modo que con esa estrategia del 3% ganan los nazionalistas y gana la derecha. Y la
izquierda española, asimilando una vez más las consignas impartidas por estadistas de la talla de Caldera y
José Blanco, se deja sodomizar alegremente. Recordémoslo de nuevo: los nazionalismos necesitan a la
izquierda para sobrevivir, y la derecha necesita a los nazionalismos para fragmentar y desorientar a la
izquierda (véase la página siguiente). Esto no tiene fin…
Berlusconi-Bossi : apoyo moral para los
nazionalistas
El País del 23-1-04 nos dice que “Italia emprende la gran reforma de Berlusconi para
descentralizar el Estado”. Resulta que en Italia el federalismo es de derechas, y la defensa de la
unidad de la patria, de izquierdas. Curioso. Berlusconi está utilizando la idea como una maniobra
más de diversión, aparte de la tele, mientras Umberto Bossi se dedica a tensar la cuerda
sugiriendo una fórmula para acabar consiguiendo un “Parlamento del Norte”, y hablando nada
más y nada menos que de -ATENCIÓN- fomentar “la unidad en la diversidad”. Bravo!!!! Se
habla de transformar el Senado en Cámara de las Regiones, de conceder a Roma una forma
especial de autonomía, de ceder competencias a troche y moche a las regiones, etc.
¿Tienen pensado Zapatero y Maragall acudir a Italia para asesorar al dúo Berlusconi-Bossi?
RESISTENCIA - Nº 2
(24-12-03)
(Resistencia - Nº 1)
En este número:
- 6 razones UNIVERSALES (no relacionadas ni con la Constitución ni con la
sacrosanta unidad de España) para rechazar los nazionalismos.
- Aplausos y abucheos (Alberdi, Boadella; Azúa, Mendoza, Maruja Torres)
- Maragall sigue sumando aciertos
- Newspeak
(el botón
pone fin al tema y remite a esta página)
Retorno al índice
del último número
1 - Irreversibilidad del proceso
Una característica básica de los regímenes democráticos es que permiten
la alternancia de distintas formas de gobernar. La idea de aprovechar a la mínima
oportunidad una ligera ventaja por encima del 50% para sustraer la acción de los
gobiernos nazionalistas a cualquier cuestionamiento electoral en el futuro es
profundamente antidemocrática, pues equivale a imponer como real el supuesto de
que en adelante la opción nazionalista será siempre la ganadora.
¿Por qué se admite como deseable la alternancia referida a la izquierda y
la derecha, y se rechaza como irrisoria la posibilidad de que los electores vuelvan a
dar su voto mayoritariamente a partidos nacionales?
Un buen ejemplo de la asimetría de trato que exigen los nazionalismos
fue el empecinamiento demostrado por los independentistas de Quebec con sus
continuos referendos: se cuestionó varias veces el resultado negativo, pero nunca se
hubiese puesto en tela de juicio uno positivo. A propósito, habiendo rozado el 50%,
los independentistas del Partido Quebequés obtuvieron sólo el 33% de los votos en
las últimas elecciones. ¿Qué opina sobre esto monseñor Carod-Rovira?
Además, ¿qué pasará el día en que se vuelvan las tornas, esto es, el día en
que la derecha regrese al poder en Cataluña, y en el resto de España haya un
gobierno socialista? ¿Conservará la izquierda catalana ese orgullo que ahora
ostenta de ser los más listos de España (“yo aquí mi nidito de izquierdas, y los
demás que se pudran con el PP”)?
Véase también
2 - Ineficiencia creciente del Estado
En una reseña aparecida en The Economist (20/12/03) sobre el libro “The
Size of Nations” (MIT press) se señala que “Un tamaño grande puede resultar ventajoso
en una democracia, pues reduce la probabilidad de que grupos de intereses particulares
se pongan de acuerdo para suprimir los derechos de otros ciudadanos” (léase, menos
corrupción) … “Los países grandes pueden permitirse una administración pública
proporcionalmente menor… Los gastos de gestión básicos se pueden repartir entre
muchos contribuyentes. Las embajadas, los ejércitos y las redes de carreteras tenderán a
costar menos por habitante en los países populosos… Los países grandes no sólo pueden
invertir de forma más eficiente, también pueden recaudar impuestos de manera más
costoeficaz (léase: evitar la proliferación innecesaria de agencias tributarias). Los
países grandes tienen mercados internos más amplios, lo que permite una mayor
especialización y economías de escala. Y pueden redistribuir los recursos
geográficamente, proporcionando una forma de seguro cuando una parte del país se ve
afectada por una catástrofe o entra en recesión, y transfiriendo ingresos de las regiones
ricas a las pobres (léase, favorecer la socialización de las pérdidas asociadas a los
Prestiges por venir)”.
Ineficiencia creciente del Estado (cont.)
Los autores del trabajo examinado advierten no obstante que cuando se
sobrepasa cierto umbral de heterogeneidad social la gente prefiere muchas veces
renunciar a los beneficios de las economías de escala y recluirse en ámbitos geográficos
más pequeños y “puros”.
Puede comprenderse relativamente que ante una situación de heterogeneidad
social sobrevenida la gente prefiera escindirse para prosperar. Lo que desde luego no se
entiende es esta abundancia de políticos que adoptan un discurso de profundización de
diferencias en principio nimias para crear una demanda artificial de identidad (vaya
manipulación la de la reforma del Estatut) que ellos puedan enarbolar como coartada para
alcanzar el poder y repartirlo entre sus fieles y amigos.
Dadas las ventajas obvias de las economías de escala, los gobernantes
deberían asumir como principio ético fundamental el de atenuar en lo posible la
percepción pública de las diferencias que espontáneamente se dan entre los
ciudadanos, respetando siempre la voluntad de éstos. Por el contrario, los proyectos
nazionalistas acentúan las diferencias pisoteando los derechos de los ciudadanos (como
ocurre con la inmersión lingüística). La izquierda estaba llamada a respaldar esa
tendencia con su permanente elogio acrítico e incondicional de la diversidad.
3 - Derivas fractales (o el caso de Álava)
“La organización de un referéndum para zanjar de una vez (?) el conflicto vasco supondría el
destronamiento de la historia y las peculiaridades culturales como razón fundamental de las exigencias
nacionalistas. En efecto, a partir de ese momento el factor legitimador último sería la voluntad popular
emanada de un rinconcito territorial, pero precisamente por eso ya no sería posible negarle a ningún otro
rinconcito, tuviera o no historia y costumbres variopintas que exhibir, el derecho a sondearse a sí mismo para
desgajarse del país. Por idéntica razón, las pequeñas naciones así surgidas deberían admitir a su vez la posible
segregación de partes de su territorio en función de los islotes de voluntad popular mayoritaria que fueran
surgiendo en su seno.”
“En definitiva, la ‘solución democrática’ de los nacionalismos, esto es, la alternativa del
referéndum en el “ámbito de decisión” impuesto, desemboca en un enorme patchwork de territorios de
geometría variable. La presunta solución del problema no hace más que remitirlo, estimulando su proliferación,
a otra escala. Y es aquí donde cabe establecer la analogía de la "deriva fractal", pues lo característico de un
fractal es que profundizando en su análisis descubrimos una y otra vez la misma estructura. La deriva fractal
se produciría al aplicar a la situación generada al resolver un problema el mismo razonamiento formal
empleado para resolverlo y reproducir como consecuencia de ello el problema original a menor escala
pero en muchos más puntos. Naturalmente, allí donde se produzca deriva habrá que pensar que el problema
estaba, ingenua o interesadamente, mal planteado. La recursividad sería aquí un signo de que hemos partido de
bases falsas. Otra interpretación es que, hagamos lo que hagamos, siempre volveremos al punto de partida. La
única opción sensata en esas circunstancias, por consiguiente, consiste en no hacer nada.”
(continúa)
Derivas fractales (o el caso de Álava) (cont.)
Lo cual lleva a preguntarse una vez más, ¿para qué empezar? O sea, ¿para qué complicarse la vida y
complicársela a los demás, para qué exasperar periódicamente al personal dosificando unas
reivindicaciones cuyos objetivos, una vez alcanzados, sólo podrán perdurar a condición de negar a otros lo
que para sí se ha exigido? Entendámonos, todos sabemos para qué; ahora bien, ¿qué legitimidad otorga la
simple convención de interrumpir por decreto la deriva fractal en un determinado nivel después de
haber luchado encarnizadamente por llegar a él?”
(Párrafos extraídos de un artículo publicado en la revista Claves en octubre de 2000)
Pero veamos lo que, especulando sobre los resultados de un hipotético referéndum
en Euskadi, advertía Carlos Alonso Zaldívar en las páginas de El País hace 4 años
(20/5/2000):
“Esa hipotética mayoría independentista se desglosaría de la siguiente
manera: mayoría en Guipúzcoa, mayoría raspada en Vizcaya y clara minoría en
Álava. Los independentistas de todos los sitios argumentarían que el resultado de
Álava era irrelevante y debía subsumirse en el conjunto del resultado de Euskadi.
Pero los no-independentistas alaveses dirían que el resultado en su territorio les
facultaba para desgajarse de la Euskadi que se independiza y, consiguientemente,
para quedarse en España. A fin de cuentas, si Euskadi es una nacionalidad
reconocida, Álava es un territorio con fueros igualmente reconocidos, histórica y
actualmente.
(continúa)
Derivas fractales (o el caso de Álava) (cont.)
.. No sería difícil que esa discusión condujera a una pugna sobre el control del
territorio y que la Ertzaintza tratara de hacerlo efectivo. Pero los alaveses noindependentistas pedirían a la Guardia Civil y al Ejército español que
permanecieran en Álava. ¡Delicada situación, verdad! Tanto que se parece a lo que
ocurrió con las Krajinas en Yugoslavia. Pero lo más interesante empieza cuando, en
pleno litigio sobre el futuro de Álava, en Navarra, más precisamente en la zona de
Alsasua, aparecen fuerzas que plantean la separación de España para unirse a una
Euskadi independiente. Como reacción, en el centro de Navarra, digamos Estella,
se extiende un movimiento navarrista que quiere mantener su pacto foral histórico
y, como ultrarreacción, en la ribera del Ebro, digamos Tudela, se inflama un
sentimiento de unión con España sin más matices. Estamos hablando de Euskadi,
pero es fácil reconocer una acusada similitud con lo que pasó en Bosnia.”
Estas dos primeras razones universales para abominar de los nazionalismos
corresponden de hecho a dos manifestaciones de la misma y torticera estrategia. Los
nazionalistas avanzan imparablemente porque saben congelar los votos en el tiempo y en
el espacio. En el tiempo, por la ya comentada maniobra de considerar irreversibles por
decreto las mayorías simples. En el espacio, porque definen como les conviene los
ámbitos de decisión para dejar atadas y bien atadas las zonas con mayoría, y se apostan
tranquilamente a ver caer cuando esté maduro el siguiente trozo de territorio. Así,
aparentando respeto, van aherrojando poco a poco a las poblaciones que consideran
llamadas a “emanciparse”.
4 - Pérdida de gobernabilidad
El fracaso del intento de consensuar una Constitución europea es
sólo una muestra más de las dificultades que para lograr economías de
escala plantea la existencia de muchos focos de poder. La Unión Europea se
ha revelado ingobernable a la hora de diseñar una Constitución cuyo
principal objetivo es precisamente hacerla más gobernable.
A pesar de que parece haberse alcanzado así el techo de la
manejabilidad de Europa, los cabecillas de los gobiernos locales se
empeñan en exigir su participación en los órganos de la UE. Buscan
protagonismo a toda costa, aunque con ello se condene a Europa a
convertirse (aún más) en una olla de grillos.
5 - Peso desigual de los votos
Un principio fundamental de la democracia es que el voto de un individuo vale lo
mismo que el de cualquier otro. Hay quienes pensamos en nuestro fuero interno que debería
valer más el voto de algunas personas especialmente sensatas e imparciales en sus análisis,
el voto de las personas demostradamente más inteligentes, etc., pero sabemos que admitir
eso sería abrir la puerta a todo tipo de disquisiciones sin fin sobre los méritos de cada cual, y
acabamos teniendo que reconocer que el mayor invento de la democracia (lo que la hace,
esta vez sí, cómoda) es precisamente esa abstracción que hace del individuo, en virtud de la
cual los derechos que se le conceden no pueden estar condicionados por factor contingente
alguno. Es una regla de juego básica, que debería considerarse intocable.
Si alguien intentara convencernos de que las personas de piel blanca tienen por el
mero hecho de poseer ese rasgo contingente más derechos que las otras pensaríamos que es
un racista, que está loco. Sin embargo, hay un montón de gente dispuesta a dejarse embaucar
por ese razonamiento cuando el rasgo diferenciador es la lengua hablada o la residencia en
determinada parte del territorio español (qué curioso que uno de los proyectos del nuevo gobierno
catalán sea el de asegurar la proporcionalidad entre votos emitidos y escaños, dando así más peso a los
individuos que a las circunscripciones… A eso se le llama doble rasero).
(continúa)
Peso desigual de los votos (cont.)
Sería absurdo conceder a esas personas más peso en las
decisiones de alcance general, pero lo que rebasa cualquier límite
imaginable es concederles todo el peso, y ninguno a los demás, en
decisiones en las que son juez y parte, esto es, mediante la organización de
referendos locales. En el fondo las exigencias nacionalistas son
tautológicas: tengo derecho porque me arrogo el derecho. Una
tautología infantil y peligrosa, que no puede sino conducir a la
inseguridad jurídica, pues con ese tipo de planteamientos cualquier
parte puede constituirse solipsistamente en juez y concederse lo que se
le antoje aduciendo su libertad individual.
¿Por qué quienes nos resistimos a creer que el voto de una
persona inteligente valga lo mismo que el de un necio, pero aceptamos con
todo esa equiparación como norma básica de convivencia, tenemos sin
embargo que guardar un respetuoso silencio ante el hecho de que se
considere más valioso el voto de un catalanohablante que el de un
castellanohablante? ¿Es más importante la lengua que la lucidez? Puro
racismo lingüístico.
6 - Incompetencia creciente de los
dirigentes políticos
Cuanto más se reduce el ámbito de decisión, más difícil es encontrar políticos que
den la talla. Así pues, la atomización del territorio conlleva también una disminución de la
valía media de los dirigentes.
Supongamos que en toda España hubiese 1000 personas con ambiciones políticas,
y atribuyámosles coeficientes intelectuales (CI) distribuidos de la misma manera que en la
población general (desviación estándar=15) pero superiores siempre a 90 (para tener en
cuenta cierta autoselección) . Si hay que escoger a diez ministros observando simplemente
quienes presentan los CI más altos, el CI medio será muy distinto según se haga la elección a
partir de la totalidad de los mil aspirantes nacionales o a partir de un subgrupo aleatorio de 50
o 100 de ellos (aprox. 1000 dividido por las 17 comunidades autónomas) presentados como
candidatos a consejeros de los gobiernos autónomos. En el primer caso obtendremos un CI
medio del orden de 140, y en el segundo de 125 aproximadamente (véase el gráfico en la
página siguiente para comprobar, mediante los resultados de una simulación por ordenador, el
efecto de la reducción del tamaño de la muestra en el CI medio) .
(Hay que reconocer que la estrechez mental de Aznar y Bush no parece respaldar a día de hoy
esta idea, pero estamos hablando de lo que estadísticamente cabe prever en general).
Incompetencia creciente de los dirigentes políticos (cont.)
150
140
130
120
CI medio
110
zona correspondiente a 17
comunidades autónomas
100
90
0
200
400
600
Tamaño muestra
800
1000
1200
Aplausos y abucheos
APLAUSOS para:
- Cristina Alberdi, por su oposición a la bajada colectiva de pantalones ante Maragall,
por atreverse a decir en voz alta lo que tantos otros militantes de su partido se han
callado, por su valentía para arrostrar el desprecio que ha recibido como toda respuesta
por parte de los dirigentes del PSOE.
- Albert Boadella, por sus declaraciones en una entrevista concedida a El Mundo
(9/12/03) :
“El frente militar del nacionalismo catalán son los vascos. Es decir, que aquí
actúan más cómodamente. Están agazapados, esperando que los vascos vayan haciendo
sus reivindicaciones, porque cualquier cosa que el día de mañana consigan los vascos,
automáticamente, por agravio comparativo, hay que dársela también a Cataluña”.
“Carod-Rovira es un hijo natural de Pujol y tiene exactamente su misma Véase
escuela: piel de cordero sobre cuerpo de lobo para vender cosas muy agresivas e incluso
racistas. Es alguien que va disfrazado, como buena parte del nacionalismo catalán”.
“Si gobernara {Carod} estaría tan pringado como los demás, porque el
nacionalismo favorece muchísimo la corrupción”.
Aplausos y abucheos (2)
ABUCHEOS para:
Félix de Azúa, Eduardo Mendoza y Maruja Torres, por la torpeza demostrada en sus
columnas de opinión para justificar un optimismo que muchos no entendemos ante la
situación catalana. Cabe preguntarse si no estarán sufriendo una variante local del llamado
síndrome de Estocolmo. Intentemos traducir a términos más inteligibles su
argumentación, sí así puede denominársela (párrafos extraídos de artículos publicados en
El País):
Mendoza: “El catalán disfruta cuando las vicisitudes de la relación social obligan a la
armonía de los contrarios: de inmediato cada uno se esfuerza por minimizar su posición
respecto de cualquier cosa y adopta sin reservas el punto de vista del contrario, con lo que
suele producirse el enfrentamiento que se quería evitar, pero con los papeles cambiados.
En las discusiones el catalán está dispuesto a dar la razón a quien le lleve la contra, a
condición de que pueda hacerlo antes de escuchar los argumentos del adversario, porque
no se trata de ceder, sino de demostrar una actitud conciliadora.”
Traducción: “el catalán -como los nuevos dirigentes catalanes están demostrando una y
otra vez estos días- sabe mantener un discurso repleto de incoherencias con toda la
desfachatez del mundo, y pide, cómo no, que se le reconozca el mérito; o sea, los catalanes
son la hostia”.
Abucheos (cont.)
Azúa: “La cuestión (y lo digo llevado por la euforia de haberme convertido en un
ciudadano experimental) es que a lo mejor es verdad y el independentismo nos
libera de los nacionalistas, los cuales, y así lo han demostrado una y mil veces, sólo
pueden ser de derechas como Pujol, o de ultraderecha como Ibarretxe. ¿Y si es
verdad que los independentistas son de izquierdas? … Hoy por hoy, quienes
vivimos en Cataluña somos los primeros ciudadanos experimentales de Europa sin
que a nadie le hayan roto la cara.”
Traducción: “el catalán, a diferencia de otros españoles, se caracteriza por su
osadía. Ahora se ha atrevido -después de 23 años de pujolismo, ahí es nada- a
poner en práctica eso de la alternancia; y los otros españoles les miran
embobados/temerosos; o sea, los catalanes son la hostia”.
Maruja Torres: “Hay un montón de gente defraudada, lamento decirlo, y se me
rompe el corazón. Me paso la noche con la radio en la orella y no siento más que
planys y plañideros. Uhhhhhhhhh. Que vienen los malos. Uhhhhh. Es más, los
malos siempre estuvieron aquí, pero ánimo: sólo son aproximadamente la mitad
del personal, y además una mitad muy entretenida, muy diversa entre sí. Así es el
país, nos ha salido de un rico que tumba. A mí, personalmente, me entusiasma.
Uhhhhhh.”
Traducción: “La diversidad me chifla, oye, y de eso aquí en Cataluña hay mucho,
para que se enteren en el centro, en la meseta, que son unos aburridos. Si los
malos consideran que somos los malos, eso es que somos los buenos, qué digo, lo
mejor de lo mejor… Es que.. los catalanes somos la hostia!!!”
Maragall, un President que sabe agradecer a sus colegas de
partido los sacrificios que hacen por él
En agradecimiento a Zapatero por haber renunciado a las pocas posibilidades que
tenía de resultar elegido en las elecciones generales de marzo para que él pudiera ganar (es
decir, perder y venderse a ERC), a nuestro President no se le ocurre nada mejor en su
discurso de investidura que obviar cualquier referencia al componente de izquierdas de su
programa de gobierno y centrarse en la reforma del Estatut, subrayando para más inri la
posibilidad de consultar al poble si llegara el caso. Sí señor, la provocación pura y dura
como muestra de agradecimiento a todos los dirigentes socialistas que hicieron de tripas
corazón para respaldar su megalomanía catalanista.
Aportaciones maragallianas al debate
- “El Concierto vasco es una referencia; pero no pedimos ese sistema, sino
los resultados”. O sea: “no pedimos más dinero, sino más dinero”.
- “No está escrito que el federalismo no exhiba diferencias, El Estado
autonómico las tiene”. O sea: “no está escrito que la igualdad no presente
desigualdades. En la sociedad actual hay muchas desigualdades”.
- “La igualdad no consiste en hacer a todo el mundo igual, sino en respetar
los derechos de todo el mundo por igual”. O sea: “La igualdad consiste en
respetar por igual los derechos desiguales antes concedidos”.
- “Se trata de que el Estado español defienda el catalán, porque si sólo lo
defienden los catalanes puede ser visto como una manía, o como una
especie de egoísmo, o como una especie de reafirmación de la propia
personalidad, que lo es {sic}”. O sea, culpar a la víctima.
(Declaraciones efectuadas en El País del 21/12/03)
Newspeak
Antes se decía:
Ahora se dice:
- independentismo……………………………………………….soberanismo
- referéndum……………………………………………………..“Procedimiento de consulta general que se
considere más adecuado en esa circunstancia”
- nacionalismo catalán …………………………………………..catalanismo
- criptonacionalismo fenicio …………………………………….catalanismo
- populismo catalanufo ………………………………………….catalanismo
- catalanista ……………………………………………………..catalán
- nacionalista …………………………………………………….nacional
- bandera ………………………………………………………...dinero
- racismo ………………………………………………………...política propia en materia de inmigración
- normalización ………………………………………………….medidas de acción positiva
- “me dejan hacer tranquilamente lo que me dé la ……………...“estoy cómodo con este arreglo”
gana porque se han hartado de negociar”
- “me contradigo y me quedo tan ……………………………….“qué cómodo me siento!!!”
contento viendo como los otros simulan
conmigo que me creo lo que no me creo”
RESISTENCIA - Nº 1
(9-12-03)
Nacionalismos:
- Ideas basadas en datos
- El precio de los nacionalismos
- Cómo se ha llegado a esta situación
- Algunas citas
- La gran torpeza del PP
(el botón
pone fin al tema y remite a esta página)
Retorno al índice
del último número
El precio de los nacionalismos (1)
El Departamento de Educación del País Vasco dedica cada
año 40 millones de euros a enseñar euskera a unos 5000
profesores; teniendo en cuenta que sólo un 10% de ellos
supera las pruebas, eso significa que cada nuevo profesor
con conocimientos básicos de euskera (atención, sólo una
tercera parte de los aprobados consigue impartir las clases en
esa lengua) le cuesta al contribuyente la friolera de más
de diez millones de las antiguas pesetas. (Con esos 40
millones de euros se podría pagar el gasto en medicamentos
de casi un millón de españoles durante un año.)
Fuente de los datos utilizados: EL PAIS | País Vasco - 07-06-2003
El precio de los nacionalismos (2)
Otra de las desventajas prácticas del delirio hiperautonómico
generalizado en que se ha instalado el país son los numerosos efectos
perversos que crea la posibilidad de medirse continuamente nada
menos que con otras 16 entidades territoriales, posibilidad que fascina a
unos dirigentes que, como críos hiperactivos deseosos de competir con
cualquier pretexto, y careciendo de la imaginación necesaria para resolver
los problemas reales de la población, ven ahí la ocasión ansiada para
despilfarrar el dinero público o para demostrar que son más buenos y
guapos que los de al lado. Surgen así carreras de ventajas fiscales entre
autonomías a costa de las arcas públicas, iniciativas legislativas propias
de una súbita reconversión progre para permitir el matrimonio entre
homosexuales o, sobre todo, brillantes ideas para organizar juegos,
exposiciones, ferias, foros y demás acontecimientos faraónicos y
ombliguistas sin otro objetivo real que calibrar el brillo del propio poder
deslumbrando al pueblo con el cuento de la cultura.
El precio de los nacionalismos (3)
La Administración catalana se ha esmerado por ofrecer a sus
ciudadanos la imagen bien pulida de un ser étnicamente puro en materia
lingüística (también desde el punto de vista estético), con lo cual logra
recordar en todo momento a sus súbditos que la suya es una libertad
lingüística tutelada: es corriente ver a funcionarios castellanohablantes
de la Generalitat hablar catalán entre sí cuando se sienten
observados por el público o por sus superiores, y cambiar aliviados a
su lengua materna al encontrarse por fin solos para fumar un pitillo.
Algunas citas
Feliz la nación que carece de historia - Cesare Beccaria
Las grandes naciones han actuado siempre como
gángsteres, y las pequeñas como prostitutas - Stanley
Kubrick
El cretino se desboca en la turba no porque la misteriosa
influencia gregaria le haya inoculado una flamante
perversidad, sino porque ésta es la única situación en que
su perversidad habitual puede desahogarse sin peligro
- H.L. Mencken
EL NAZIONALISMO
ES UN VIRUS
QUE NECESITA A LA
IZQUIERDA PARA
SOBREVIVIR
Resultados electorales en Euskadi - nº de votos
80
84
partidos nacionalistas
596971
704952
partidos estatales
319304
368626
PCE-IU
86
776706
367326
90
670919
331549
14351
94
575629
416395
27797
98
679829
548929
15722
2001
747361
588046
78862
Resultados electorales en Euskadi desde 1977 - porcentajes
345900
444192
564651
666908
100%
90%
80%
70%
60%
PCE-IU
50%
partidos estatales
partidos nacionalistas
40%
30%
20%
10%
0%
80
84
86
90
94
98
2001
Es decir, cuando los partidos nacionalistas estaban a punto de
perder su mayoría, Arzalluz y muchos otros se apresuraron a
decir que el Estatuto estaba agotado (para ellos, claro, pues las
reglas del juego dejaban de favorecerles), y allí estaba Madrazo
para echarles una mano.
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
ERC - diferencia
03-99
6,1
6,3
4,7
9,9
6,3
7
11,5
6,7
7,8
10,5
10,1
11,4
6,8
6,1
13,5
5,9
10,4
Badalona
Berga
Canovelles
Cardedeu
Cerdanyola
Granollers
Igualada
Pineda Mar
Sant Cugat
Sant Quirze Valles
La Garriga
Tona
Mataró
Tarragona
Amposta
Reus
Tortosa
COEF. CORREL..=
PSC - diferencia
03-99
-7,8
-2,3
-10,6
-8,8
-10,7
-6,1
-4,8
-7,5
-8,3
-7,3
-4,7
-3
-7,8
-7,9
-6,2
3,3
-2,3
ERC - diferencia
03-99
6,1
6,3
4,7
9,9
6,3
7
11,5
6,7
7,8
10,5
10,1
11,4
6,8
6,1
13,5
5,9
10,4
0,178358546
CiU - diferencia 0399
-4,6
-7,2
-2,6
-8,1
-5,1
-6,5
-10,7
-6,4
-5,4
-9,9
-10
-12,4
-6,2
-4
-9,5
-6,6
-11
-0,875088221
15
10
5
ERC - diferencia 03-99
0
1
-5
-10
-15
2
3
4
5
6
7
8
9
10 11
12
13
14 15
16
17
CiU - diferencia 03-99
O de cómo el
electorado de CiU
anidó en ERC para
engatusar a la
izquierda catalana, y
ésta a su vez engatusó
a la izquierda
española. Y la
izquierda española
hizo cuanto pudo para
pasar a la historia
como la principal
responsable de la
BALCANIZACIÓN
DE ESPAÑA
En definitiva, Zapatero es a Maragall lo que Llamazares a
Madrazo.
El PP es un atajo de chulos, beatos, casposos, chabacanos,
militarotes improvisados y chorizos ladrilleros, pero hoy
por hoy es la única barrera creíble contra quienes se han
empeñado en escribirnos, nos guste o no, el “guión de la
[de otra maldita] utopía”.
La gran torpeza del PP
La única resistencia significativa ante la deriva nacionalista se limita a la argumentación banal y
primitiva repetida machaconamente por el PP, resumible en que hay que defender la legalidad
constitucional. En primer lugar, qué credibilidad puede tener la palabra "legalidad" en boca de alguien
que ha ignorado olímpicamente las resoluciones de las Naciones Unidas para embarcar al país en una
guerra descabellada que ha costado más de 10 000 vidas y cientos de miles de millones de dólares. Al
decidir ampliar su frente antiterrorista, Aznar no sólo actuó de forma contraproducente, como se está
viendo, sino que dejó peligrosamente abierto el flanco de la legalidad, en lo que constituye para sus
adversarios un regalo de legitimación comparativa que difícilmente hubieran podido imaginar. En cuanto
a la defensa global de la Constitución, ¿qué sentido tiene defender a capa y espada lo especificado en un
determinado artículo cuando al mismo tiempo se dictan medidas económicas claramente contrarias a lo
especificado en otros, por ejemplo en el Artículo 47: "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una
vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las
normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el
interés general para impedir la especulación"? El argumentario aznarista es claramente indefendible;
primero, por la nula autoridad moral de quienes lo han diseñado, pero también, y sobre todo, porque
propicia un enfrentamento simétrico condenado a la circularidad (véase magnífico artículo de Joseba
Arregi en El PAÍS del 9/12/03) y centrado en legalismos incoherentes que en ningún momento
abordan los problemas de fondo.
Cómo se ha llegado a esta situación
“En lo referente a la necesaria unidad nacional, hace décadas que reina una gran
confusión e incluso se consiente el mensaje de que es una noción sospechosa,
represiva, ultraderechista, etcétera, lo que ha ido convirtiendo a los nacionalismos
disgregadores, insolidarios y excluyentes en opciones simpáticas y hasta beatificadas
por lo políticamente correcto. Este conformismo ideológico, que tanto ha beneficiado
a las fuerzas más anticonstitucionalmente regresivas, me parece el gran fraude
perpetrado durante los últimos veinticinco años contra nuestra ley de leyes.
Ahora, ante el auge de los nacionalismos asilvestrados que pueden llegar a
convertirnos en algo así como los Balcanes del oeste europeo y cuyo exponente más
alarmante es el plan Ibarretxe, han prosperado entre quienes colaboraron en tal
fraude dos posturas no menos fraudulentas. Primero fue el "no será nada", "no
llegará la sangre al río", "sólo es un órdago con vistas electorales", etcétera. Para no
reconocer que no vieron lo que se venía encima y que descalificaron a
quienes se lo anunciaban, cuando lo tuvieron delante de sus narices
prefirieron quitarle importancia. Después, una vez aclarado que lo del
País Vasco es muy grave y lo de Cataluña bastante serio, ha llegado el
nuevo dogma para esconder otra vez la cabeza bajo el ala: la culpa es de
Aznar, que con su españolismo rabioso ha encendido el polvorín nacionalista cuya
dinamita dormía pacíficamente bajo nuestros pies”.
Fernando Savater, en “El gran fraude”, EL PAÍS, 26-11-03
Descargar

Números 1, 2 y 3