
Los discursos son textos orales o escritos,
cuya función y objetivo último es
enseñar o convencer a un público o
auditorio sobre algo ya sea que actué o
piense de determinada manera.
El discurso narrativo es la exposición de
unos hechos relatables por medio de una
trama y un argumento. Por supuesto, es el
que se utiliza en la novela y el cuento, pero
cada vez más personas recurren a sus
bondades fuera de la literatura sino
también en noticias chistes etc.
 En cuanto tal, la historia sólo puede tener
un mérito: el conseguir que el público
quiera saber qué ocurre después.

Narrar es contar hechos que le ocurren a
personajes en un lugar y tiempo
específicos. Tales hechos pueden ser
reales: noticias, crónicas, anécdotas,
etc, o bien ficticios: cuentos, mitos,
leyendas, fábulas, novelas, poemas
épicos, etc.
Las
narraciones
realistas
cuentan
hechos verosímiles que no vulneran las
condiciones de lo real. Podrían
acontecer o haber acontecido.
 Las narraciones fantásticas, en cambio,
relatan sucesos inverosímiles. Mundo
poblado por hadas, seres inmortales y
extraordinarios, animales que hablan,
etc.


El discurso expositivo es el que busca
informar de determinada cuestión o
aclararla. Ha de ser, por tanto, un texto
limpio y poco llamativo. Sus principales
características son:

Claridad: La exposición ha de ser clara ante todo el texto
nos lo aclara el tópico alrededor del cual esta
trabajando.
Concisión: El discurso ha de ser conciso, sintético, las
ideas que refleje estén expresadas con exactitud en el
menor número de frases.

Objetividad: Un texto expositivo no debe reflejar
opiniones personales y, si lo hace, éstas han de estar
enmascaradas tras una apariencia objetiva.

La construcción del discurso expositivo ha de estar bien
estructurada: una introducción que aclare el tema, la
explicación propiamente dicha y un epílogo o resumen
que recuerde al lector todas las ideas tratadas
Introducción
Desarrollo
Conclusión
Ejemplo
Alex de la Iglesia es dueño
de
una
de
las
imaginaciones
más
retorcidas que registra el
cine moderno (...).
En La Comunidad hay un
protagonista colectivo y un
agente
propiciatorio,
una
configuración típica de Berlanga.
Pero como además De la Iglesia
es un hombre de la generación
fílmicamente
ilustrada,
esta
película toma en forma creativa
muchos de los tropos visuales de
Alfred Hitchcock (...).
De la Iglesia es uno
de
los
grandes
cineastas
contemporáneos: un
moralista
que
despliega
su
sarcasmo trabajando
con los materiales
innobles de la cultura,
de la sociedad y del
alma.

El objetivo principal del discurso
argumentativo es convencer, y a ello
debe ir dirigida cada palabra que
elijamos.
Convencer
no
significa,
avasallar ni ofender ni despreciar, sino
acudir al entendimiento lógico del lector
para que comprenda nuestras razones.


Las características del texto argumentativo
han de ser:
Lógica: Los argumentos u opiniones que se
den han de tener una base racional bien
sólida. El discurso no puede tener una
apariencia
arbitraria.
Convicción: Las razones que se aporten han
de ser convincentes. Eso no quiere decir que
sean verdaderas, sino que tienen que parecer
verdaderas. Sería parecido a la diferencia
entre realidad y verosimilitud (a veces la
realidad es inverosímil, y la ficción de un relato
puede parecer real como la vida misma).

Suavidad: Es importante que la argumentación se
desarrolle suavemente, sin prepotencia ni brusquedad. Ha
de parecer que las ideas han estado ahí desde siempre, y
que nosotros lo único que hemos hecho es transcribir
(como meros amanuenses) una verdad universal.
Humildad: Un discurso argumentativo bien construido ha
de ser humilde, sin aires de grandeza ni de erudición. El
lector desconfía de quien necesita grandes palabras para
argumentar una opinión.

El discurso argumentativo se estructura de la siguiente
manera: en primer lugar se expone la tesis (a modo de
introducción) o las ideas que se pretenden demostrar;
luego se pasa a la argumentación propiamente dicha,
con
las
opiniones
concretas
razonadas
convenientemente; finalmente se expresa la conclusión,
que vuelve a la idea inicial, pero esta vez con el peso de
la razón detrás.
Describir consiste en delinear, dibujar,
figurar una cosa, representándola de
manera que se dé cabal idea de ella.
 Es un intento de reseñar la realidad, el
entorno, mediante palabras; también se ha
definido como “pintura verbal”.
 La
descripción tiene como objetivo
explicar y representar los objetos, las
personas, los paisajes, los sentimientos, a
través del lenguaje oral o escrito. Puede ser
objetiva o subjetiva.

Es objetiva cuando el descriptor refleja
con exactitud la realidad.
 El análisis objetivo del contexto implica
reseñar los elementos con rasgos que se
pueden comprobar por cualquier
persona, es importante la presentación
fiel y ajustada de lo descrito.

Es subjetiva cuando el descriptor
presenta el entorno desde su propia
visión. Esta percepción deja entrever sus
ideas, sentimientos y pareceres de la
realidad.
 Se destaca lo que más interesa, con el
objetivo de influir en el punto de vista
del lector.

Descargar

Tipos de discurso