Capítulo 16
La construcción de
la confianza propia
La confianza propia es
la capacidad de salir al
mundo y afrontar los
eventos de la vida sin
caer en pedazos.
Principio 42
Los padres
sobreprotectores
sabotean el
crecimiento de la
confianza propia
de sus hijos.
Eviten ser padres
sobreprotectores
Una de las primeras tareas de
un bebé es llegar a ser
autosuficiente. Luego viene
la tarea de aprender cómo
atender su necesidades
personales.
Algunos padres están
sobre ellos en forma tan
próxima que sobreprotegen
a sus hijos de la
consecuencias naturales
que serían oportunidades
maravillosas de
aprender.
Todo está bien, pero ha de
haber un equilibrio. En la
mayoría de los casos, lo que
necesitan para crecer y tener
mayor confianza no es ayuda,
sino estímulo; no prevención,
sino la confianza de saber
que tienen un respaldo;
Padres que los ayudarán.
Los niños necesitan sentir
que son necesarios
Una de las primeras manera en
que usted puede promover un
sentimiento de importancia en
sus niños es asegurarse que
reciban el mensaje de que son
importantes para la familia,
de que pueden hacer una
contribución importante.
La mayoría de los padres saben
que hacer las cosas por sí
mismos es mucho más eficiente.
Sin embargo si usted no
comienza cuando los niños son
demasiado pequeños para
estar realmente capacitados,
entonces ¿cómo puede usted
esperar que sepan como
hacerlo cuando sean un
poco mayores?
Durante los primeros
años es cuando al niño
le gusta probar cosas
nuevas. En cada
oportunidad, anime a
sus hijos a ayudarla
a hacer cosas.
A los niños les gustan
los desafíos. Les da
alegría aumentar sus
destrezas y probar
cosas nuevas. Por eso
están tan dispuestos a
ayudar cuando son
muy pequeños.
Cuando la tarea se vuelve
rutinaria, los niños se resisten.
La tarea se vuelve aburrida. Por
eso los niños mayores a menudo
se quejan. Obviamente, los
niños deben aprender que
aunque la tarea es rutinaria
y aburrida, no significa que
no debería ser hecha. Esta
es otra lección para enseñar.
Durante los primeros años,
cuando los padres que
aprovechan el interés natural
del niño y su deseo de
ayudar, son sorprendentes
las habilidades que
pueden aprender y la
confianza propia que
pueden desarrollar.
Cuando seguimos animando
a los niños a aprender
nuevas habilidades y a hacer
tareas difíciles en la casa,
eso los hace sentir más
confiados. Y cuando saben
cuán feliz le hace eso a
usted, y que lo que está
haciendo es útil para la
familia, todos ganan.
La confianza propia
produce confianza propia
El niño que tiene
habilidades en un área
desarrolla confianza de
que puede tener éxito
en otras áreas.
Aprender una gran
variedad de habilidades
durante la niñez temprana
dentro de un ambiente
protector del hogar y la
familia puede darles las
habilidades necesarias
para afrontar su mundo
con confianza.
Principio 43
El éxito genera éxito;
ser competente en un
área fortalece la
confianza que se
derrama sobre
otras áreas.
Actividad
Un ejemplo de
profecía de
autocumplimiento
Página 219.
No mida a los niños por las
normas de los adultos
Todos los niños tiene
incorporado en su ser el deseo
de hacer bien las cosas.
Cuando se los anima, y ellos
piensan que tiene una
buena posibilidad de tener
éxito, gozan tratan de
hacerlo otra vez.
Desafortunadamente
los padres, critican por
un trabajo menos que
perfecto. Recuerde:
hay una curva de
aprendizaje
apropiada para
cada edad.
Permita que su hijo tenga
menos tensión. Alábelo por su
esfuerzo, no por la perfección.
Ayúdelo a tener excelencia y
dele la confianza que necesita
para seguir intentándolo.
La práctica no siempre
logra la perfección, pero
fortalece el progreso.
Principio 44
Alabe a los niños
por sus esfuerzos.
Hacer lo mejor
posible es más
importante que
la perfección.
Separe el valor persona del
éxito o el fracaso
La confianza propia es la que ayuda
a un niño a enfrentar nueva tareas.
Pero el sendero del éxito esta lleno
de mucho intentos que no han
funcionado. La forma en que su hijo
responde a los errores o el
fracaso determinará la forma
en que enfrentará los desafíos.
Es importante enseñar a su hijo
que, solo porque algo no tuvo
éxito, no significa que él o ella
sean un fracaso.
Use los fracasos para
enseñarles lecciones valiosas
que puede ser usadas como
peldaños para éxitos futuros.
Los niños necesitan
aprender que el fracaso
no es el fin del mundo.
.
Los perfeccionistas
establecen para sí normas
que son imposibles de
alcanzar. Esto los somete a
gran estrés. Si su hijo tiene
una inclinación natural en
esta dirección, cuide sus
palabras y miradas que
puedan hacer que su
hijo se sienta inferior.
Es importante separar el valor
de su hijo del resultado de la
tarea que intenta. Separe al
“hacedor” del “acto”. Sea
cuidadoso de no desanimar o
humillar a su hijo. Recuérdele
que no está trabajando
para ser perfecto sino
para mejorar. Recompense
cada paso que dé.
Haga que la participación sea
mas importante que ganar
Lecciones en cuanto a ganar:
1.Ganar o perder no lo es
todo.
Ganar es hacer lo mejor al
jugar, no necesariamente
ser el primero al final del
juego.
2. Ganar o perder puede
ser algo relativo.
Siempre habrá alguien
que pueda hacer algo
mejor que usted, y siempre
usted será capaz de
hacer algo mejor que
otra persona.
3. Su valor no tiene nada
que ver con ganar o
perder.
Los hijos son creados a la
imagen de Dios y tienen
un valor infinito; todo eso
no tiene nada que ver
con ganar o perder.
4. La competencia es un
juego y no el fin del mundo.
La competencia es una parte
de la vida que no podemos
evitar. Debemos enseñar a
nuestros niños desde su
infancia cómo competir con
gracia, haciendo lo mejor
posible, disfrutando y
felicitando al ganador
no importa quién sea.
5. Lo importante es
participar.
La recompensa por jugar
debería ser divertirse,
adquirir habilidades,
hacerse de amigos, y
saber que hizo lo
mejor posible.
6. No pierda de vista este
concepto.
“Tu eres un *ganador*, si
pierdes pero puedes felicitar
honestamente y con
simpatía y sentirte feliz por
el ganador”.
Juegue con sus hijos
La mejor manera de
enseñar a sus hijos
lecciones sobre ganar y
perder es jugar con ellos.
Permita que vean que se
divierte jugando,
en lugar de enfatizar la
importancia de ganar.
La mayoría de los padres
no tienen idea de cuán
importante es para sus
hijos tener padres que
juegan con ellos. Los hace
sentir importantes.
Fortalece la relación,
mantiene su influencia y
fortalecerá un espíritu
de equipo familiar.
Principio 45
Jugar con sus hijos los
hace sentir importante,
fortalece su relación
con ellos, mantiene su
influencia y estimula
el espíritu de
equipo.
Abra las puertas de las
posibilidades
Cada talento que desarrolla su
hijo contribuye a su confianza
propia y puede ser usado por
Dios para su gloria. Durante los
primeros siete años no es
demasiado temprano para
comenzar a ver los talentos
y los intereses que Dios le
dio a su hijo.
Exige valor probar. Pero siempre
ayuda cuando los padres están
detrás de ellos para animarlos,
para alegrarlos, y para recordarles
que si dedican sus talentos a
Dios, él puede usarlos para su
gloria. Cada nueva habilidad o
capacidad también contribuirá
a sus sentimientos de valor
personal.
Principio 46
Cada talento que su
hijo desarrolla
edifica la confianza
propia y puede ser
usado por Dios
para su gloria.
Actividad
¿Cuáles son los
intereses y
talentos peculiares
de sus hijos?
Página 235.
Actividad
Principios para
aplicar a su
familia
Página 236.
Descargar

Diapositiva 1