Keren Tarrega Corton
3ºESO.
Se caracteriza por una
escasa ingesta de
alimentos o por la
restricción severa
provocada por el miedo
intenso a estar gorda,
acompañado del deseo
de estar más delgada,
con distorsión de la propia
imagen corporal, lo que
conduce al paciente a
mantener un peso por
debajo de los límites
adecuados, pudiendo
llegar a una grave
desnutrición.
Los síntomas son múltiples. El más evidente es el trastorno de
la conducta alimentaria; pero va unido con otro más profundo:
un trastorno de la percepción del propio cuerpo, con
manifestaciones psicóticas, como fobias contra determinadas
zonas corporales. A esto se añade, casi siempre, un cuadro
depresivo. Finalmente, se da un tercer cuadro: un trastorno
obsesivo grave, que no suele referirse sólo a la comida, sino a
otros aspectos de la vida, como el estudio: los pacientes
anoréxicos son, por lo general, rígidos y perfeccionistas.
La anorexia es una enfermedad grave, con tendencia a hacerse
crónica, muy destructiva de la personalidad y de la salud física.
El tratamiento dura, en promedio, cuatro años, y suele requerir
períodos de ingreso en hospital. Las recaídas no son raras. Y
presenta un riesgo de muerte superior al de las depresiones,
tomadas en conjunto.
La anorexia nerviosa es una enfermedad de tipo psiquiátrica,
que consiste en un rechazo a mantener un peso corporal normal
en cuanto a edad y estatura. Al mirarse al espejo se ven así
mismas más gordas, especialmente abdomen y caderas.
¿Por qué se extiende la anorexia?
Por el modelo estético corporal que impera en Occidente.
Hace treinta años, cuando la publicidad y la moda no
presentaban la delgadez como el tipo ideal, la anorexia era
muy rara
Los trastornos de personalidad ligados a la anorexia son:
. Tienden a ser perfeccionistas y están emocional y sexualmente
inhibidos. Rara vez se revelan y se les percibe por lo general como
personas que siempre son buenas.
Las personas con bulimia o
anorexia tienen una tasa de
narcisismo alta, un trastorno de la
personalidad marcado por una
capacidad de calmarse a uno
mismo o empatizar con otros, una
necesidad de admiración y
hipersensibilidad a la critica o la
derrota. La adicción a las drogas
es una característica bastante
frecuente entre estas pacientes así
como su tendencia a la depresión
y a la ansiedad.
Las anoréxicas son más
neuróticas, ansiosas, introvertidas
y obsesionadas que las mujeres
normales.
Presentan inconformidad social, descontrol de las
emociones, evitación, baja autoestima e inestabilidad
afectiva que incluye tendencia a la depresión y a la
impulsividad, con poca tolerancia y fáciles presas de la
frustración.
La anoréxica intenta poseer un poder propio, ser alguien,
a través de su control del cuerpo y el alimento
Un grupo vulnerable son las modelos de pasarelas,
donde progresivamente se solicitan cuerpos más altos y
delgados.
Asimismo, la preocupación por el peso y la figura se
manifiesta también en grupos de actores, gimnastas,
patinaje artístico y bailarinas de ballet, a las que le piden
un peso bajo y un cuerpo esbelto, e incluso en otros
deportes que inicialmente no estarían tan relacionados
con el peso y la imagen corporal. Los cálculos de los
episodios de los trastornos del comer entre dichos
atletas y artistas oscilan entre el 15% y 60%.
Señales de detección de la anorexia.
-Deseo claro de perder peso (incluso
estando dentro del peso normal, o
incluso inferior, para la edad)
-Desmenuzar los alimentos en porciones
excesivamente pequeñas,
saboreándolos lentamente, para
finalmente haber ingerido una escasa
cantidad en el mismo lapso asignado de
tiempo a la comida.
-Evitan determinados alimentos:
suprimen dulces, pan, patatas, arroz,
fritos, etc. Más adelante, van eliminando
de su dieta cada vez mayor número de
alimentos, hasta llegar en ocasiones a
tomar únicamente verduras o frutas (y
cada vez en menor cantidad), si es
posible consumiendo solo alimentos
light. Pueden llegar a evitar incluso los
líquidos.
-Controlan permanentemente las
calorías ingeridas (memorizan las
calorías de cada alimento según
tablas, escudriñar los envases,
utilizan calculadora, llevan una
agenda calórica).
-Aumentan la actividad física para favorecer la pérdida de peso: suben
escaleras, estudian paseando, hacen abdominales, corren,
-Se quejan con frecuencia de "estar gordos" o "tener celulitis".
-Usan laxantes o hiervas adelgazantes.
-Sufren sentimiento de culpabilidad tras haber comido.
-Vomitan a escondidas después de haber comido.
-Esconder su cuerpo bajo ropa muy holgada, evitando trajes de baño.
-Se pesan varias veces al día, desnudos y con balanzas exactas. Tienen balanza propia y comparan con otras.
-Ayunan periódicamente, en ocasiones durante varios días.
-Se obsesionan con su figura. Observan a los demás y se comparan
constantemente.
-Mienten sobre si han comido o no. Esconden y tiran comida.
-Se obsesionan con los estudios, dedicándoles muchas horas. Al
principio acostumbran a obtener rendimientos muy altos.
-Presentan hiperactividad.
-Beben mucho agua fuera de las horas de las comidas.
-Las personas más inteligentes que la media tienen mayor peligro, porque
tienden más al perfeccionismo y son más vulnerables a las obsesiones.
-Las personas afectadas por esta enfermedad se caracterizan por
presentar un bajo nivel de su autoestima, considerando un logro el bajar
de peso y una fracaso cuando aumentan su peso corporal.
Son muchas las alteraciones
orgánicas que pueden quedar
en forma permanente como
consecuencia de un trastorno
alimentario severo.
Las secuelas son tanto más
frecuentes cuanto mayor ha
sido el tiempo de evolución de
la enfermedad.
Lamentablemente, se ha
comprobado que la tasa de
mortalidad se incrementa
después de transcurridos cinco
años de enfermedad, siendo
infrecuente en las etapas
iniciales; de ahí de la
importancia de la detención
precoz de estos trastornos
para no demorar el
tratamiento.
· Secuelas cardiovasculares
Arritmias
Bradicardia
Disminución del tamaño cardiaco: corazón
"en gota".
Hipotensión.
Cierto grado de insuficiencia cardíaca.
Secuelas nerviosas
- Anomalías electro-encefalográficas.
Atrofia de determinadas áreas cerebrales.
Psicosis.
Secuelas psiquiátricas
- Depresión.
Neurosis / psicosis maníaco-depresiva.
Aparece una disminución de materia gris en
el cerebro y un aumento de volumen del
líquido cefalorraquídeo. No obstante, se ha
comprobado que cuando se normaliza el
peso de estos pacientes, no ocurre lo mismo
con la materia gris y la alteración perdura a
lo largo del tiempo.
En los afectados existe una alteración del
esquema corporal, que es uno de los signos
principales de la enfermedad, junto con la
negación de la importancia que tiene la
disminución de peso y la desnutrición.
Por eso, no son
conscientes de las
complicaciones que
acarrea su trastorno, lo que
dificulta que sigan un
tratamiento farmacológico.
Descargar

Diapositiva 1