TRASTORNOS ALIMENTICIOS
EN LA INFANCIA
ANOREXIA
BULIMIA
¿ Qué son los trastornos
alimenticios?
Los trastornos de
alimentación son
todos aquellos que se
caracterizan por
presentar
alteraciones graves
en la conducta
alimentaria.
Los más frecuentes son
la anorexia y la
bulimia nerviosas.
Anorexia
La Anorexia nerviosa es
una
enfermedad
mental que consiste
en una pérdida de
peso derivada de un
intenso temor a la
obesidad y conseguida
por la propia persona
que enferma a través
de
una
serie
de
conductas.
Síntomas de la Anorexia
Los síntomas más frecuentes son:
Miedo intenso a ganar peso, manteniéndolo por
debajo del valor mínimo normal.
Escasa ingesta de alimentos o dietas severas.
Gran pérdida de peso (frecuentemente en un
período breve de tiempo).
Imagen corporal distorsionada.
Sensación de estar gorda cuando se está
delgada.
Sentimiento de culpa o desprecio por haber
comido.
Hiperactividad y ejercicio físico excesivo.
Pérdida de la menstruación.
Excesiva sensibilidad al frío.
Cambios en el carácter (irritabilidad, tristeza,
insomnio, etc.).
Bulimia
La Bulimia nerviosa es un
trastorno mental que se
caracteriza por episodios
repetidos de ingesta
excesiva de alimentos en
un corto espacio de
tiempo en forma de
"atracones" y una
preocupación exagerada
por el control del peso
corporal que lleva a la
persona afectada a
adoptar conductas
inadecuadas y peligrosas
para su salud.
Síntomas de la Bulimia
Los síntomas más frecuentes son:
Comer compulsivamente en forma de atracones
y a escondidas.
Preocupación constante en torno a la comida y
el peso.
Erosión del esmalte dental pudiendo llegar a la
pérdida de piezas dentarias.
Conductas inapropiadas para compensar la
ingesta excesiva con el fin de no ganar peso: uso
excesivo de fármacos, laxantes, diuréticos y
vómitos autoprovocados.
El peso puede ser normal o incluso elevado.
Cambios de carácter incluyendo: depresión,
tristeza, sentimientos de culpabilidad y odio
hacia una misma.
Actuaciones para prevenir y
ayudar en este tipo de trastornos
Se puede ayudar a prevenir tales enfermedades
inculcando buenos hábitos alimenticios en la
infancia desde diferentes ámbitos, tales como:
La familia
La escuela
Llevando una alimentación
sana y equilibrada
¿Qué hacer para evitar riesgos ?
Ayudarles con comprensión y confianza a conocer su
propia realidad biológica y psíquica, sus capacidades y
limitaciones infundiéndoles seguridad en sus propios valores,
de forma que puedan sentirse a gusto consigo misma y se
acepten como realmente son.
Fomentar la autonomía y criterios capaces de evitar que
los excesivos mensajes de los medios de comunicación y la
publicidad sobre una imagen corporal falsamente perfecta, se
convierta en una meta a conseguir y en un modelo
que se olvida de los valores integrales de la persona.
Es muy conveniente realizar las comidas en familia, a
ser posible nunca en solitario, aprovechándolas para una
verdadera comunicación y contacto.
Evitar proponerles metas académicas, deportivas, o
estéticas inalcanzables con arreglo a su capacidad mental o
constitución física, ya que ello les podría producir una
disminución de su autoestima.
Cuando ya se haya detectado el trastorno
alimentario, utilizar la calma y el sosiego para
la búsqueda de soluciones, y para ello, la
familia no se debe culpabilizar ni recriminar
estas conductas.
En estos casos es importante buscar ayuda a
través de los dispositivos sanitarios de
atención primaria quienes evaluarán el
problema y lo derivarán si procede a otros
ámbitos de atención especializada y de salud
mental en su caso.
La prevención en la
escuela va a consistir
fundamentalmente en
desarrollar habilidades
personales y sociales,
potenciar hábitos y
actitudes saludables,
así como promover una
acción responsable y
solidaria con la
comunidad.
FIN
Descargar

TRASTORNOS ALIMENTICIOS