COMENTARIO DE TEXTO
Los verdaderos brotes verdes : tema,
resumen esquema organizativo,
modalización y cohesión
gramatical
Ángeles Caso
•
•
•
•
•
•
•
Ya sabemos que los famosos brotes que Zapatero afirmó ver en nuestro panorama económico terminaron siendo
completamente falsos. Los meses han ido cayendo desde entonces sobre nosotros como una capa de cenizas
lanzadas por un volcán. Nada se puede decir en estos momentos sobre una mejora próxima de la economía. Y, sin
embargo, yo sí que veo a mi alrededor un montón no ya de brotes, sino de ramas bien frondosas y hasta
florecidas, que empiezan a enredarse las unas en las otras y parecen a punto de construir un verdadero bosque.
Me refiero a todos aquellos que están manteniendo el tipo, alentando la resistencia, alzando incansablemente la
voz para impedir que los poderes –el económico, el político, el judicial- nos pasen por encima sin la menor
consideración, llevándose por delante siglos de lucha a favor de ciertos derechos elementales. Pienso, por
ejemplo, en todos esos médicos de la sanidad pública que se han declarado objetores de conciencia en lo
referente a los inmigrantes en situación irregular, y siguen atendiéndolos. en los maestros y profesores que
continúan dando clase con entusiasmo a pesar de las condiciones precarias que a veces se encuentran y que,
junto con las cuidadoras, se preocupan por alimentar a niños que apenas comen en sus casas.
Pienso también en todos los que se manifiestan y protestan una y otra en las calles, no tanto por sí mismos como
por acompañar a los más necesitados. En la anciana elegante en silla de ruedas, empujada por una cuidadora
latinoamericana, con la que coincidí, el otro día durante un tramo en una de esas manifestaciones. En quienes han
sido zarandeados, heridos, detenidos o insultados por lanza pacíficamente el grito que casi todos tenemos en la
garganta.
Pienso en los jueces que protestan y batallan contra los desahucios o las tasas judiciales. En los funcionarios que
siguen cumpliendo escrupulosamente con su deber y a pesar del mal ambiente. En todos los dependientes y
camareros que te tratan con simpatía aunque estén siendo explotados. En quienes participan voluntariamente en
las organizaciones que se ocupan de echar una mano o los que peor lo están pasando. En esas madres
extraordinarias que aún tienen la fuerza de fingir ante sus hijos que vivir sin calefacción o comida abundante en la
nevera no es más que un juego.
Pienso por supuesto en todos los abuelos que alimentan a los suyos con su pequeña pensión, en los padres que
entregan sus ahorros para que sus hijos no pierdan el piso, en los amigos que mantienen a escote al que está en el
paro o en las vecinas que le suben un platito de lentejas a los más desesperados del edificio. Y en todas esas
personas valientes que están logrando que se paralicen o se suspendan los terribles desahucios, incluidos los
bomberos que se niegan a participar en ellos, como antiguos caballeros de la corte medieval.
Toda esa gente común está demostrando día a día que se pueden cambiar las cosas. Sin sillones ni chóferes ni
comilonas. Su valor frente al desánimo, la tristeza, la miseria y el avasallamiento es sin duda alguna lo mejor de
esta crisis. Ellos son, desde luego, los auténticos brotes verdes de una sociedad que está dando pruebas de ser
infinitamente mejor que quienes la representan.
La Vanguardia, 14-3-2013
Ideas principales y secundarias
• Ya sabemos que los famosos brotes que
Zapatero afirmó ver en nuestro panorama
económico terminaron siendo completamente
falsos. Los meses han ido cayendo desde
entonces sobre nosotros como una capa de
cenizas lanzadas por un volcán. Nada se puede
decir en estos momentos sobre una mejora
próxima de la economía. Y, sin embargo, yo sí
que veo a mi alrededor un montón no ya de
brotes, sino de ramas bien frondosas y hasta
florecidas, que empiezan a enredarse las unas
en las otras y parecen a punto de construir un
verdadero bosque.
• Me refiero a todos aquellos que están manteniendo
el tipo, alentando la resistencia, alzando
incansablemente la voz para impedir que los poderes
–el económico, el político, el judicial- nos pasen por
encima sin la menor consideración, llevándose por
delante siglos de lucha a favor de ciertos derechos
elementales. Pienso, por ejemplo, en todos esos
médicos de la sanidad pública que se han declarado
objetores de conciencia en lo referente a los
inmigrantes en situación irregular, y siguen
atendiéndolos. en los maestros y profesores que
continúan dando clase con entusiasmo a pesar de las
condiciones precarias que a veces se encuentran y
que, junto con las cuidadoras, se preocupan por
alimentar a niños que apenas comen en sus casas.
• Pienso también en todos los que se
manifiestan y protestan una y otra en las
calles, no tanto por sí mismos como por
acompañar a los más necesitados. En la
anciana elegante en silla de ruedas,
empujada por una cuidadora
latinoamericana, con la que coincidí, el otro
día durante un tramo en una de esas
manifestaciones. En quienes han sido
zarandeados, heridos, detenidos o
insultados por lanza pacíficamente el grito
que casi todos tenemos en la garganta.
• Pienso en los jueces que protestan y batallan
contra los desahucios o las tasas judiciales. En
los funcionarios que siguen cumpliendo
escrupulosamente con su deber y a pesar del
mal ambiente. En todos los dependientes y
camareros que te tratan con simpatía aunque
estén siendo explotados. En quienes participan
voluntariamente en las organizaciones que se
ocupan de echar una mano o los que peor lo
están pasando. En esas madres extraordinarias
que aún tienen la fuerza de fingir ante sus hijos
que vivir sin calefacción o comida abundante en
la nevera no es más que un juego.
• Pienso por supuesto en todos los abuelos
que alimentan a los suyos con su pequeña
pensión, en los padres que entregan sus
ahorros para que sus hijos no pierdan el
piso, en los amigos que mantienen a escote
al que está en el paro o en las vecinas que
le suben un platito de lentejas a los más
desesperados del edificio. Y en todas esas
personas valientes que están logrando que
se paralicen o se suspendan los terribles
desahucios, incluidos los bomberos que se
niegan a participar en ellos, como antiguos
caballeros de la corte medieval.
• Toda esa gente común está
demostrando día a día que se pueden
cambiar las cosas. Sin sillones ni
chóferes ni comilonas. Su valor frente al
desánimo, la tristeza, la miseria y el
avasallamiento es sin duda alguna lo
mejor de esta crisis. Ellos son, desde
luego, los auténticos brotes verdes de
una sociedad que está dando pruebas
de ser infinitamente mejor que quienes
la representan.
• La Vanguardia, 14-3-2013 TESIS
resumen
• los famosos brotes que Zapatero afirmó ver en
nuestro panorama económico terminaron
siendo completamente falsos
• sin embargo, yo sí que veo a mi alrededor un
montón no ya de brotes, sino de ramas bien
frondosas y hasta florecidas, que empiezan a
enredarse las unas en las otras y parecen a
punto de construir un verdadero bosque.
• Toda esa gente común está demostrando día a
día que se pueden cambiar las cosas
• Ellos son, desde luego, los auténticos brotes
verdes de una sociedad que está dando
pruebas de ser infinitamente mejor que
quienes la representan
• los famosos brotes que Zapatero afirmó ver en
nuestro panorama económico terminaron
siendo completamente falsos
• No fueron ciertos los brotes verdes de la
economía española a los que aludió Zapatero
• sin embargo, yo sí que veo a mi alrededor un
montón no ya de brotes, sino de ramas bien
frondosas y hasta florecidas, que empiezan a
enredarse las unas en las otras y parecen a
punto de construir un verdadero bosque.
• Pero sí se pueden ver hechos que muestran
una recuperación moral de nuestra sociedad
que suponen auténticos brotes verdes.
• Toda esa gente común está demostrando día a
día que se pueden cambiar las cosas
• Hay un montón de gente normal (jueces,
médicos, maestros, funcionarios, voluntarios,
camareros, vecinos, familiares…) que con su
actitud luchadora y su capacidad de
superación de las adversidades que esta crisis
está produciendo en nuestra sociedad, está
demostrando que la crisis se puede superar.
• Ellos son, desde luego, los auténticos brotes
verdes de una sociedad que está dando
pruebas de ser infinitamente mejor que
quienes la representan
• Esos son los auténticos brotes verdes, que
demuestran estar a la altura de las
circunstancias, no como los políticos que nos
representan.
• No fueron ciertos los brotes verdes de la economía española a
los que aludió Zapatero
• Pero sí se pueden ver hechos que muestran una recuperación
moral de nuestra sociedad que suponen auténticos brotes
verdes.
• Hay un montón de gente normal (jueces, médicos, maestros,
funcionarios, voluntarios, camareros, vecinos, familiares…)
que con su actitud luchadora y su capacidad de superación de
las adversidades que esta crisis está produciendo en nuestra
sociedad, está demostrando que la crisis se puede superar.
• Esos son los auténticos brotes verdes, que demuestran estar a
la altura de las circunstancias, no como los políticos que nos
representan.
RESUMEN DEFINITIVO
• Aunque los brotes a los que aludía Zapatero no
germinaron jamás, sí se aprecian hechos que
muestran la recuperación moral de nuestra sociedad.
Porque hay un sinfín de gente normal como jueces,
maestros, camareros, vecinos, familiares, que,
sobreponiéndose a la realidad adversa, con una
actitud luchadora, está demostrando que esta crisis
se puede superar. Esos sí son los auténticos brotes
verdes, gente que demuestra estar a la altura de las
circunstancias, no como los políticos que nos
representan.
TEMA
• Elogio de las personas que se sobreponen a la
crisis para ayudar a los más afectados.
• Defensa de la actitud luchadora de quienes se
sobreponen a la crisis para ayudar a los
demás.
MODALIZACIÓN
• Marcas lingüísticas a través de las cuales se deja ver
la presencia del autor en el texto, la subjetividad, la
visión particular… El texto puede estar más o menos
modalizado según la cantidad de estos elementos
aparecidos en el texto. Frente a la presencia de estos
elementos, se da la impersonalización del texto.
Ambas son maneras de encontrar la complicidad y
forma de convencerlo al respecto de la tesis que
proponga.
1.
Modalidad oracional.
• En el texto hay un claro predominio de la modalidad
enunciativa a través de la cual la autora pone de
manifiesto, a través de afirmaciones contundentes,
su opinión sobre la idea que defiende, la de que los
verdaderos brotes verdes son los ciudadanos
entregados a la ayuda a los demás. En ningún
momento se refiere a los lectores directamente, sino
a través del deíctico “nosotros” (l.2) en el
encabezamiento del texto, lo que potencia el
carácter reflexivo, no apelativo, del mismo.
Deíxis personal
• Sin embargo abunda en el texto la deíxis personal de
1ª persona del singular que asocia lo dicho al emisor,
al yo enunciador, potenciando la transmisión de
carácter reflexivo y estrechando la relación existente
entre la cosa que se dice y quién la dice (l. 3, líneas 6,
7, 12, 16, etc.). Así el emisor queda totalmente
implicado en el mensaje dejando bien a las claras su
opinión, lo que aclara el carácter totalmente
subjetivo del texto.
Léxico valorativo (1)
• Entre el léxico valorativo destaca fundamentalmente
la presencia de verbos modales de carácter
intelectivo, que potencian su carácter valorativo con
la utilización de la primera persona del singular (“me
refiero, pienso, etc.). Destaca, en este sentido, la
utilización reiterativa de estos verbos al inicio de
cada párrafo (párrafos 3, 4 y 5) estrechando aún más,
si cabe, la implicación del autor con el enunciado del
texto.
Léxico valorativo (2)
• Por otro lado, el léxico valorativo, en general, se dispone en
dos ejes, relacionados con la “crisis”, el lado positivo y el lado
negativo, que ayudan a ordenar la significación del enunciado
y a dejar clara la intención de la autora que elogia a los
ciudadanos por su actitud solidaria y luchadora y critica a los
políticos por su pasividad.
• Así, en el lado positivo tenemos sustantivos como
“entusiasmo, lucha a favor de, derechos elementales, etc.”.
Además hay verbos como luchar, preocuparse por, acompañar
a , protestar y batallar contra, etc.”. Y en cuanto a los adjetivos
son escasos pero ahondan en el sentido positivo de los
nombres a los que acompañan, como “personas valientes,
derechos elementales, madres extraordinarias…”.
Léxico valorativo (3)
• En el lado negativo, en relación con el tema
que trata, la crisis, tenemos sustantivos como
“poderes económico, judicial, político,
inmigrantes en situación irrgular, heridos,
desahucios, mal ambiente… Estos sustantivos
y los adjetivos que los acompañan está
situados en el texto en contextos que suponen
una crítica por parte de la autora.
Figuras
• El texto trata con ironía el concepto de los brotes verdes, que
la autora relaciona directamente con el expresidente del
gobierno. De ahí que, ayudado con la hipérbole “ramas bien
frondosas y hasta florecidas” (l. 4), “verdadero bosque” (l. 5)
consigue potenciar el carácter irónico con que usa los
términos. De igual manera, al final del texto alude a los
representantes de los ciudadanos con el enunciado “sin
sillones ni chóferes ni comilonas” en contraposición con la
noble actuación de la gente común.
• La metáfora “brotes verdes” no tiene una connotación
personal pues es un término ya de uso común.
•
Con todo ello, podemos afirmar que el texto de Ángeles Caso está muy modalizado
en el cual, eliminando el tono persuasivo, y utilizando la forma reflexiva de
presentar los enunciados, de forma directa, como hemos podido comprobar, la
autora persigue influir en la opinión del lector abundando en los ejemplos
concretos que nos plantea bajo una actitud enunciativa y declarativa, dejando
clara su opinión con la presencia de los verbos “me refiero” o “pienso”. Aunque
hay una escasa o nula modalización deóntica, en cuanto a que no presenta las
cosas bajo la expresión de necesidad u obligación en relación al receptor, podemos
hablar de una modalización epistémica, pues la autora se muestra firme en sus
convicciones y deja clara su posición sobre el papel de los ciudadanos y los
políticos en esta crisis económica. Asimismo podemos hablar de una modalización
valorativa que divide el contenido del texto en dos bloques, dos grandes esferas
conceptuales, los relacionados con la ciudadanía solidaria (de carácter positivo en
tanto que superación de la crisis) y los relacionados con los representantes del
pueblo (de carácter negativo en tanto que ineficacia ante la crisis) sobre los que
Ángeles Caso vuelca su opinión y juicios de valor.
COHESIÓN GRAMATICAL
• La cohesión gramatical es parte de la cohesión, propiedad
textual que se encarga de la relación que existe entre los
distintos elementos del texto y los distintos elementos del
contexto comunicativo, permitiendo que exista una unión
entre las distintas partes del texto y una relación total entre
los elementos discursivos. La cohesión gramatical se
encargará de las relaciones entre enunciados y de las
conexiones entre discurso y los elementos del acto
comunicativo relacionados con su producción, así como de las
relaciones de sustitución y de referencia endofórica.
Recurrencias gramaticales
• Destaca en este texto la presencia de elementos
recurrentes como el paralelismo que se aprecia en
los párrafos 3, 4 y 5, que también tienen reflejo
interno en los distintos párrafos repitiéndose en más
de 5 ocasiones, de la expresión “pienso en”, que se
relaciona directamente con la opinión de la autora.
Del mismo modo se relaciona con la presencia
estructural del cuerpo argumentativo del texto. Con
ello, además de marcar la estructura, potencia la
acción del enjuiciamiento de la autora.
Elipsis
• En este sentido, habría que destacar el papel de las
elipsis de esos mismo términos (“pienso en”) que
abunda en el texto con la misma intención de aclarar
la posición ideológica de la autora en relación al
asunto que trata el texto, la crisis y los brotes verdes.
Comienza el párrafo 3 con “pienso también en” y
continúa cada enunciado con la elipsis de tal
expresión, para evitar el carácter excesivamente
repetitivo, que provocaría un cierto rechazo en el
lector.
Sustituciones: endofóricos y exofóricos
• La sustitución de algunas palabras por elementos
lingüísticos de carácter referencial o fórico permite
asegurar la unión entre las partes internas del texto.
Así hay referencias de tipo cotextual (endofóricos
que apuntan a distintas partes dentro del texto) o
referencias de tipo contextual (exofóricos que
apuntan hacia los elementos participantes en el
proceso comunicativo, como, por ejemplo, emisor o
receptor).
Endofóricos: anáforas y catáforas
• Abundan en el texto referencias anafóricas a través de:
• pronombres personales átonos: los (l. 9), la (l. 14), le (l. 23)
• Determinantes posesivos de tercera persona: sus (l. 22, dos
veces), su (l. 27)
• Pronombres personales de 3ª persona: ellos (l. 24 y 27).
• Pronombres personales indefinidos: las unas a las otras(l.
4/5).
• Lo que se consigue con ellos es crear lazos de conexión entre
las distintas partes internas del discurso, potenciando la unión
discursiva.
Exofóricos: deíxis
• No abunda la deíxis en este texto, aunque podemos ver algunos ejemplos:
• Pronombre personal de 1ª persona Yo (l. 3).
• Pronombre personal átono de 1ª persona “me” (l. 6). En ambos casos
relaciona el discurso con su emisor, la autora y lo hace en un contexto
adecuado par dejar clara cuál es su postura y opinión sobre el tema (“yo sí
que veo brotes verdes” y “me refiero a todos aquellos…”
• Pronombre presonal de 2ª persona “te” (l. 17) que relaciona el enunciado
con el receptor, aunque es un “te” generalizador que incluye también al
emisor.
• Además hay que aludir al carácter deíctico del morfema flexivo verbal de
persona que alude a la primera persona, al yo de la autora en: me refiero
(6), pienso (8, 12, etc.)
Deíxis temporal
• Las relaciones temporales se establecen sobre el eje
del presente que domina el texto (pienso, me refiero,
sabemos, se manifiesta, protestan, batallan,
participan…). Destaca, en este sentido el carácter de
inminencia de algunas perífrasis (parecen a punto de,
empiezan a enredarse, está dando pruebas de..) que
aluden a una continuidad temporal en relación con la
actualidad. Toda la referencia temporal se refiere al
eje cronológico sincrónico.
Marcadores textuales
• Destaca el texto por la casi total ausencia de marcadores textuales, de
elementos lingüísticos que marquen las relaciones entre enunciados. Y
ello a favor de la fluidez conceptual que transmiten los enunciados y
también debido al carácter reiterativo de muchos de ellos en los que
predomina la elipsis “pienso en”.
• Destaca la presencia de “y” como conector aditivo (l. 3 y 23). Todos los
enunciados tienen una relación de continuidad y un carácter reiterativo
que conduce a la conclusión en la que la autora defiende su tesis sobre la
actitud solidaria de los ciudadanos en detrimento de los políticos.
• Los enunciados son, pues, directos, sin digresiones y la estructura viene
marcada por el carácter anafóricoparalelístico de los verbos “pienso en”.
• Por lo tanto podemos concluir que el texto
presenta una cohesión gramatical suficiente
en la que destacan los elementos verbales
recurrentes así como las elipsis de esos mismo
elementos verbales, así como la existencia de
elementos fóricos internos (anáforas) y
externos (deíxis).
Descargar

COMENTARIO DE TEXTO Los verdaderos brotes