Conclusiones:
• Lo principal: creer en nuestros hijos y sus potencialidades.
•Hay que cambiar la forma en la que vemos al niño TDAH, cambiar la
perspectiva para poder comprenderle.
•Es importante estructurar bien su entorno, establecer normas claras y ser
consistentes en su aplicación.
•Los padres pueden utilizar el arma de la atención:
•Aprender a prestar atención positiva a su hijo.
•Utilizar la atención para que obedezcan.
•Dar órdenes eficaces con contacto físico.
• Para trabajar hay que partir del niño, con la implicación
familiar y escolar.
Conclusiones:
• En el niño con TDAH, hay que trabajar sobre los 4 ámbitos: el desarrollo
cognitivo, el desarrollo emocional, el conductual y el social.
• El niño, cuanto más crítica recibe, más fracasa. Y cuanto más fracasa,
menos lo intenta. Entonces viene lo inevitable, el fracaso.
•Los padres y los educadores tenemos que hablar de los miedos: tenemos
el mismo miedo que nuestros hijos a que fracasen.
•Necesitamos que la sociedad esté formada, porque el mensaje que les
damos a los niños, queda para siempre y puede estigmatizar.
•Todos tenemos un área de excelencia, sólo hay que saber buscarla y
potenciar.
•El niño no va a cambiar si no cambiamos nosotros, sus padres y sus
educadores.
•El encuentro con el riesgo es un característica de las personas
hiperactivas, porque no ven las consecuencias.
Conclusiones:
• Los padres son los que más pistas intuitivas pueden aportar para
trabajar con un niño con TDAH.
•El niño TDAH necesita descubrir su propio método de estudio. La
inversión de tiempo de estudio tiene que ser rentable con los resultados
obtenidos.
•La persona TDAH necesita un ámbito estructurado. Quienes le rodean
tienen que ser constantes.
Descargar

Diapositiva 1