Conclusiones:
• Los problemas del cole se resuelven en el cole, los de casa en casa. Cada
uno hemos de pensar qué podemos mejorar de aquello que está bajo
nuestro control.
•Un niño con TDAH funciona como un niño 2-3 años más pequeño. Es un
niño crónicamente inmaduro.
•Tenemos que proteger al niño con medidas que le ayuden a adaptarse al
entorno. Usemos para ello el sentido común.
•¿Qué podemos hacer?:
Adaptar las exigencias.
Hacer equipo con los padres.
Ser flexibles con los deberes.
Adaptar el entorno y la metodología.
Legalizar posibilidades de movimiento.
Añadir la asignatura de más que el TDAH tiene: ordenar sus
tareas escolares, sus libros, su mesa, etc.
Conclusiones:
Fraccionar las tareas.
Más tiempo para hacer los exámenes y obligar a supervisarlo.
Adaptar los exámenes a pruebas orales si es necesario.
.Antes de castigar a un niño con TDAH tenemos que asegurarnos de si es
consciente de su falta.
.Si el profesional tiene el control de su cariño, tendrá el control sobre el
trabajo del niño.
.Hay que decidir qué intervención es prioritaria en cada etapa del niño.
. El lenguaje externo es una herramienta que nos sirve para evitar los
estímulos distractores internos y externos. Podemos ayudar al niño TDAH
con el entrenamiento de autoinstrucciones para formar un tipo de
pensamiento reflexivo y generador de estrategias.
Conclusiones:
• Para el entrenamiento en autoinstrucciones, habrá que empezar por
afianzar el primer paso: “primero miro y digo todo lo que veo”. Luego,
habrá que continuar con los demás.
•El niño tiene que descubrir que la estrategia que tú quieres enseñarle es
más beneficiosa que la que él utiliza.
•Al final de la sesión, hay que evaluar lo más objetivamente posible cómo
ha ido el trabajo.
•Hay que buscar la forma más divertida de enseñarles a pensar.
REFLEXIONES EN LA MESA REDONDA:
.Al TDAH llegamos tarde si pensamos que el tratamiento solo se aplica
después del diagnóstico. Hay que abordar la sintomatología en el
momento en el que se detecta, aunque no haya aún un diagnóstico.
Conclusiones:
• Nos preguntamos: ¿están preparados los centros para atender a la
diversidad? ¿Hay espacios para coordinarnos y colaborar?
•Recursos, recursos, recursos…, ésa es la demanda. Pero hay que saber
encauzarlos y rentabilizarlos. Los agrupamientos flexibles en el aula son
un ejemplo.
.¿Hay posibilidad de cambio en la práctica educativa de los centros y las
aulas? ¿Nos parecen utópicas las adaptaciones metodológicas? ¿Habría
que añadir una hora en el colegio para investigar en innovación?
A cada niño hay que darle lo que necesita. En la Universidad no nos
enseñan a educar los distintos.
.¿Sabemos educar para hacer de nuestros alumnos personas felices el día
de mañana?
Descargar

Diapositiva 1