CONSUMO DE DROGAS EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS
 La población penitenciaria, antes de entrar en prisión, muestra prevalencia de
consumo en drogas muy superiores a las de la población en general.
 El 28% de las personas recluidas en centros penitenciarios del territorio español,
son por delitos contra la salud pública.
 La prevalencia del consumo de drogas, entre los internos, es significativamente
menor en prisión que antes del ingreso.
 Comparando con el 2006, globalmente, se observa una disminución del consumo
de drogas en prisión, tendencia también presente en la población española.
 El 21,3 % de los reclusos declaran consumir cannabis.
 El 4,1% de los reclusos declaran consumir tranquilizantes.
(Datos Encuesta sobre salud y consumo de drogas a los internos de instituciones penitenciarias 2011)
CONSUMO DE DROGAS EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS
 El 3,8% de los reclusos declaran consumir alcohol.
 El 2,4% de los reclusos declaran consumir heroína.
 El 1,3% de los reclusos declaran consumir cocaína en polvo.
 3 de cada cuatro encuestados en tratamiento, consideran haber mejorado con su
último tratamiento en prisión.
 La deshabituación está mejor valorada que el tratamiento con metadona, 76,2
frente al 71,3%
 Solo un 10%, de los que no están en tratamiento en la actualidad, desean iniciar
uno, sobre todo hombres jóvenes, y mayoritariamente el de deshabituación (95%).
 La oportunidad de tratamiento por uso de drogas tiene características similares en
libertad y en prisión.
(Datos Encuesta sobre salud y consumo de drogas a los internos de instituciones penitenciarias 2011)
PERFIL DEL INTERNO
 Aún domina el perfil de interno que responde a la asociación de consumo crónico
de heroína y otras sustancias (politoxicómano), reincidencia en el mismo delito y
elementos de exclusión social, aunque emerge un nuevo perfil del consumidor de
cocaína con una situación social diferente (no son reincidentes en la misma
proporción) y con una posición social más integrada.
 Este colectivo presenta múltiples carencias, como son:
o Larga trayectoria de consumo crónico en opiáceos, asociado al consumo de otras sub-sustancias
estupefacientes.
o Afectado, en diferente grado, por enfermedades asociadas al consumo de riesgo (VIH, Hepatitis,
etc.).
o En algunos casos asociada a su dependencia una patología psiquiátrica.
o Con condenas largas, déficits cognitivos, de habilidades, emocionales, formativos.
o Situaciones socioeconómicas media baja y problemas familiares.
PROGRAMAS DE PROYECTO HOMBRE EN PRISIÓN
 El articulo 25.2 de la Constitución Española, establece que las penas privativas de libertad y las
medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social, siendo éste el fin
primordial de las Instituciones Penitencias, de acuerdo con el art. 1 de la Ley Orgánica 1/1979,
General Penitenciaria, y conforme a lo previsto en el Régimen Penitenciario, Real decreto 190/1996,
de 9 de febrero; preceptos, que entre otros, constituye un marco legal para desarrollar programas
de atención y tratamiento de las personas con problemas de adicción en centros penitenciarios y
otros recursos, y a la organización y desarrollo de actuaciones .
 Proyecto Hombre ofrece una serie de alternativas positivas a las personas con problemas de
drogodependencia condenadas por un delito, como la suspensión de ejecución de penas específicas,
las medidas de seguridad, de internamiento en centros de deshabituación y desintoxicación o
trabajos en beneficio de la comunidad. Los distintos Centros autorizados que aglutina la Asociación
atiende a drogodependientes en régimen ambulatorio o residencial con delitos penales relacionados
con la adicción, personas con cumplimientos alternativos que ven sustituidas su condena por el
proceso de rehabilitación y que pueden iniciarlo en ámbito penitenciario y continuarlo en los
Centros de Proyecto Hombre.
PROGRAMAS DE PROYECTO HOMBRE EN PRISIÓN
 El día 25 de Febrero del 2013, se firma un convenio marco de colaboración en materia de
drogodependencia entre la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias del Ministerio del
Interior y la Asociación Proyecto Hombre.
 Proyecto Hombre es una de las ONG, que forma parte del Consejo Social Penitenciario.
 Por este motivo, acorde a las necesidades y características de este colectivo se desarrollan tres
modelos fundamentales de tratamiento:
 1º.- Penas y Medidas alternativas al internamiento en prisión.
 2º.- Comunidad terapéutica intrapenitenciaria para personas internas que realizan un proceso de
rehabilitación dentro de prisión.
 3º.- Grupos/Entrevistas individuales de motivación dirigidos a personas internas con problemas de
adicción con el objeto de motivar a un tratamiento posterior (residencial o ambulatorio), fuera de
prisión, en un centro de Proyecto Hombre.
Modelo de Intervención...
Motivación
Crecimiento
Personal
Inserción
socioLaboral
Concepto de persona o Ideal Antropológico en P.H.
 La intervención en los ámbitos intrapenitenciario y extrapenitenciario se
hace indispensable, como método para la reinserción y rehabilitación de
las personas con trastornos adictivos y la reducción de costes sociales.
 Proyecto Hombre ha recogido esta necesidad desde el comienzo de su
andadura, fomentando la intervención en el ámbito intrapenitenciario y
ofreciendo la posibilidad de cumplir medidas judiciales a la vez que se
realiza algún proceso de tratamiento, siempre desde la confianza en las
posibilidades para el cambio personal y un concepto de intervención que
sitúa a la persona como eje de su propio proceso de rehabilitación,
abordando, por tanto, el problema judicial como uno más en la amplia
esfera multiproblemática de las causas y consecuencias del fenómeno
adictivo.
Concepto de persona o Ideal Antropológico en P.H.
 La persona en Proyecto Hombre.
 El ser humano sobrepasa la suma de sus partes, debe ser considerado
como una totalidad, como algo más que el producto de la suma de varias
partes y funciones. Se pueden identificar en él las siguientes dimensiones:
 Dimensión Corporal.
 Dimensión Intelectual.
 Dimensión Emotiva.
 Dimensión Existencial.
Concepto de persona o Ideal Antropológico en P.H.
 Es importante desarrollar todas las dimensiones de la persona de manera
armónica. Por ello en Proyecto Hombre trabajamos de forma que la persona realiza
un proceso tanto a nivel comportamental, como cognitivo, afectivo y existencial.
Entendemos, por tanto, que el trabajo en un solo área no es valido, sino que es
necesario desarrollar y madurar en todas y cada una de las dimensiones
conjuntamente ya que no son compartimentos estanco sino que todas estas
interrelacionadas.
1) La persona es un ser social, no individual.
2) La persona es un ser consciente de su realidad interna y externa.
3) La persona capaz de enfrentarse y superar sus problemas.
4) La persona es capaz de ser libre y autónoma, y de elegir responsablemente.
5) La persona es capaz de autorrealizarse.
1) La persona es un ser social, no individual.
 La persona es un ser social, su naturaleza se expresa en su relación con los otros
seres humanos. Es decir, la persona tiene necesidad de los otros y experimenta a su
vez una serie de necesidades:
 Necesidad de comunicación.
 Necesidad de afecto.
 Necesidad de pertenencia.
 Necesidad de estima y reconocimiento.
 En su proceso, la persona toma conciencia de sus necesidades de contacto social y
comienza a darles salidas y satisfacerla. El usuario restablece la comunicación con
sus familia, sus compañeros, amigos…experimenta el afecto y sentido de
pertenencia. Al mismo tiempo y de esa forma, experimenta sus capacidades,
potencialidades y limitaciones.
2) La persona es un ser consciente de su realidad
interna y externa.
 Desde el darse cuenta de cómo está uno ahora, puede una persona cambiar o
detenerse, o incluso evitar algo que haya en él que no le guste. Debido a su vida de
dependencia es posible que nuestros usuarios hayan perdido esa conciencia y que
vivan fuera de la realidad. El trabajo en el Programa a través de los grupos, la
confrontación, el feedback, la relación con los otros, etc., sirve para que la persona
se sitúe, tome conciencia de su propia realidad y decida qué hacer.
3) La persona capaz de enfrentarse y superar sus
problemas.
En la medida que la persona es más consciente de sus realidades:
 Experimenta limitaciones y tiene que aprender a vivir con ellas. Tiene que aprender
que no siempre puede conseguir y hacer aquello que desea.
 Experimenta conflictos y tiene que aprender a resolverlos.
 En su experiencia en el Programa Terapéutico el usuario encontrará también
conflictos y limitaciones, que en unas ocasiones vendrán del mundo exterior y en
otras generadas por la microsociedad que viene a ser la propia dinámica del
programa y aprenderá a admitirlas y a afrontarlas responsablemente dándole una
respuesta madura y equilibrada; estos conflictos y limitaciones pueden ser
provenientes de su interior.
4) La persona capaz de ser libre y autónoma, y de
elegir responsablemente.
 La conciencia de su realidad hace que la persona no sea espectadora de su historia
sino participe y sea creadora de la misma.
 A lo largo del Programa Terapéutico el usuario va a realizar sus propias elecciones;
desde la elección que supone hacer un Programa y realizar un trabajo personal
hasta las distintas elecciones que va tomando respecto de su vida, por ejemplo en
la fase de Inserción Socio-Laboral elecciones que tiene que ver con el trabajo, los
amigos, la pareja…Todo ello teniendo en cuenta el estilo de vida y la escala de
valores que se ha interiorizado.
 El usuario tiene la posibilidad de tomar decisiones y elegir, aunque ello lleve
consigo equivocarse, para ir creciendo en su proceso de autonomía personal. Esta
autonomía tiene que ser socialmente responsable; sólo una persona que es
responsable de sí misma puede asumir responsabilidades frente a la comunidad.
Una persona que ha descubierto que puede cambiarse a sí misma(auto-ayuda) será
capaz también de llevar a cabo en la sociedad los cambios necesarios.
5) La persona capaz de autorrealizarse.
 En la medida que la persona se comunica, entra en una relación intrapersonal con
los otros, tiene sentido de pertenencia, es consciente de su realidad, consigue una
autoestima adecuada, es capaz de elegir responsablemente y ser autónomo, es
capaz también de autotrascenderse, salir de sí mismo y de sus intereses y desde
aquí autorrealizarse.
 La persona crea su propia escala de valores y elige un proyecto de vida que le
autorrealice. Desde esta concepción es incuestionable la confianza del Programa en
la persona, y en la capacidad y necesidad de que sea responsable de su propio
proceso, siendo el papel del terapeuta acompañarle en su recorrido personal y
garantizar que se dé el ambiente necesario para que esa persona desarrolle sus
potencialidades y alcance su grado de autonomía y madurez personal.
PERSONAS ATENDIDAS POR PROYECTO HOMBRE EN EL
2012 CON PROBLEMAS JUDICIALES.
 Artículo 87 Código Penal. Suspensión de ejecución de pena acordadas desde
Juzgados y Tribunales condicionadas a la finalización de nuestro tratamiento de
rehabilitación. 336 personas.
 Artículo 96 del Código Penal. Medidas de seguridad consistente en internamiento
en programa de rehabilitación acordadas por Juzgados. 29 personas.
 Artículo 88 del Código Penal. Sustitución de pena privativa de libertad por la multa
con aplicación de la regla de conducta consistente en la realización de nuestro
Programa de rehabilitación. 179 personas.
 Trabajo en beneficio de la comunidad. 113 personas.
 Artículo 37 del Código Penal. Localización permanente. 34 personas.
PERSONAS ATENDIDAS POR PROYECTO HOMBRE EN EL
2012 CON PROBLEMAS JUDICIALES.
 Artículo 90 del Código Penal. Último tercio de cumplimiento de condena. 80
personas.
 Artículo 182 Reglamento Penitenciario. Penados clasificados en Tercer Grado
Penitenciario. 469 personas.
 Artículo 86 Reglamento Penitenciario. Salidas del establecimiento. 20 personas.
Total de personas atendidas en Proyecto Hombre.
1260.
CONCLUSIONES DE LA EVALUCION DE LOS PROGRAMAS
DE PROYECTO HOMBRE 2011.
 En resumen, nos encontramos con unos dispositivos que permiten que las
personas en cumplimiento judicial y con problemas de drogodependencias
y adicciones se mantengan abstinentes en su mayoría; que evitan la
comisión de delitos dentro de los tratamientos, que refuerzan los hábitos
de vida saludables y autocuidado, que facilitan la interiorización de valores
y permite la mejora de relaciones familiares y sociales; que cubre la
demanda de sus usuarios con alta satisfacción; y que colabora con otras
entidades, ya sea dentro del entorno judicial como de los tratamientos y la
investigación en drogodependencias.
Descargar

Programas de Proyecto Hombre con pacientes internos en