Noviembre 2010
Aspectos de mayor
dificultad en los grupos
de duelo.
José Carlos Bermejo
1
ESQUEMA
- Introducción
- Qué es el duelo.
- Tipos de duelo.
- Las tareas del duelo.
- Algunos síndromes a los que prestar atención.
- Trabajando la experiencia:
-Frases que no consuelan.
-Las preguntas en el duelo.
- Tierras de penumbra.
- Resiliencia y duelo.
2
INTRODUCCION
3
INTRODUCCION
• La muerte duele.
• Es el dolor del amor.
• Tiene el poder de humanizarnos.
4
Qué es el duelo
5
Qué es el duelo
• DSM-IV:
“Esta categoría puede
usarse cuando el objeto de
atención clínica es una
reacción a la muerte de una
persona querida”.
6
Qué es el duelo
• Es un proceso de adaptación.
• Provoca sentimientos,
pensamientos, conductas
asociadas a la pérdida.
• Reclama realizar el “trabajo del
duelo” o las “tareas del duelo”.
7
Qué es el duelo
MODELOS INTERPRETATIVOS
Intentan encontrar las
palabras para describir el
proceso.
- Psicoanálisis (lazos o apego):
Freud, M. Klein)
- Modelos psicosociales (Lidemann,
Tizón, Kübler Ross)
- Modelos cognitivos orientados al
cumplimiento de tareas (Worden)
- Modelos sociológicos o
socioculturales (Bowlby, 1980,
Neimeyer 2002)
8
Tipos de duelo
9
Tipos de duelo
- Normal.
- Anticipatorio.
- Ambiguo.
- Complicado:
- Retardado.
- Crónico.
- Enmascarado
- Patológico.
10
Tipos de duelo
Anticipatorio
11
Tipos de duelo
Anticipatorio:
– Elaboración pérdida próxima.
– Pacientes y familiares.
– Función adaptativa.
– A veces se piensa con culpa en
cosas concretas: el entierro, el
cementerio, etc.
12
Tipos de duelo
Anticipatorio:
– Duelo ambiguo.
• Alzheimer.
• - Morir progresivo
(pérdidas) para el
mayor y para la
familia.
13
Tipos de duelo
Complicado
14
Tipos de duelo
DUELO COMPLICADO
Criterios de duelo complicado.
Criterio A: estrés por la separación afectiva que conlleva la muerte.
Presentar, cada día o en grado acusado, 3 de los 4 síntomas siguientes:
Criterio B: estrés por el trauma psíquico que supone la muerte.
Presentar, cada día o en grado acusado, y como consecuencia del fallecimiento, 4 de los 8
síntomas siguientes:
Criterio C: cronología
La duración del trastorno -los síntomas arriba indicados- es de al menos 6 meses
Criterio D: deterioro
El trastorno causa un importante deterioro de la vida social, laboral u otras actividades
significativas de la persona en duelo.
Guía de la SECPAL. Prigerson, Shear, Jacobs, Reynolds III, Maciejewski, Davidson elaboraron los primeros criterios de
duelo complicado . Estos criterios (CDC-R) han sido adaptados por García, Landa, Prigerson, Echearría, Grandes,
Matriz y Andollo
15
Tipos de duelo
DUELO COMPLICADO
Criterios de duelo complicado.
Criterio A: estrés por la separación afectiva que conlleva la muerte.
Presentar, cada día o en grado acusado, 3 de los 4 síntomas siguientes:
1) pensamientos intrusivos -que entran en la mente sin control- acerca del fallecido
2) añoranza -recordar su ausencia con enorme y profunda tristeza- del fallecido
3) búsqueda -aún sabiendo que está muerto- del fallecido
4) sentimientos de soledad como resultado del fallecimiento
Criterio B: estrés por el trauma psíquico que supone la muerte.
Presentar, cada día o en grado acusado, y como consecuencia del fallecimiento, 4 de los 8
síntomas siguientes:
1) falta de metas y/o tener la sensación de que todo es inútil respecto al futuro
2) sensación subjetiva de frialdad, indiferencia y/o ausencia de respuesta emocional
3) dificultad para aceptar la realidad de la muerte.
4) sentir que la vida está vacía y/o que no tiene sentido
5) sentir que se ha muerto una parte de si mismo
6) asumir síntomas y/o conductas perjudiciales del fallecido, o relacionadas con él
7) excesiva irritabilidad, amargura, y/o enfado en relación con el fallecimiento
8) tener alterada la manera de ver e interpretar el mundo.
Criterio C: cronología
La duración del trastorno -los síntomas arriba indicados- es de al menos 6 meses.
Criterio D: deterioro
El trastorno causa un importante deterioro de la vida social, laboral u otras actividades
significativas de la persona en duelo.
16
Guía de la SECPAL. Prigerson, Shear, Jacobs, Reynolds III, Maciejewski, Davidson elaboraron los primeros criterios de duelo complicado . Estos
criterios (CDC-R) han sido adaptados por García, Landa, Prigerson, Echearría, Grandes, Matriz y Andollo.
Tipos de duelo
DUELO COMPLICADO
INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN DEL DUELO
La evaluación para realizar un diagnostico debe llevarse a cabo mediante la recopilación y el análisis de los datos
obtenidos a través de fuentes diversas (entrevistas, genograma, autorregistros, observación directa, historia de
vida y cuestionarios). A continuación señalamos algunos instrumentos específicos de duelo.
En Adultos:
A) Para evaluar sintomatología en duelo:
•
•
Inventario de experiencias en duelo (IED), 2001. Grief Experience Inventory (GEI), 1977.
Inventario de Texas Revisado de Duelo (ITRD), 2005.Texas Inventory of Grief(TRIG), 1981 .
B) Para diferenciar duelo normal y patológico:
•
Inventario de Duelo Complicado (2005). Inventory of Complicated Grief (ICG), 1995.
•
Inventario de Duelo Complicado Revisado (IDC-R), 2002. Inventory of Complicated Grief (ICG-r), 2001
C) Para identificar riesgo de duelo complicado:
•
Cuestionario de Riesgo de Duelo Complicado (CRDC), 2002. RIX INDEX (RI), 1983.
En Niños:
A) Para evaluar sintomatología en duelo:
•
Hogan Sibling Inventory of Bereavement (HSIB), 1991.
B) Para diferenciar duelo normal y patológico:
•
The Comp1icated Grief Website, (1999).
17
Tipos de duelo
• Retardado:
– Negación temporal.
– Parece no haber signos de
sufrimiento tras la pérdida.
– A veces: necesidad de ayudar a
los familiares y hacer gestiones.
– En otros, es una huída (refugio).
18
Tipos de duelo
• Crónico:
– Incapacidad de reintegrarse en
el tejido social.
– Constantes recuerdos.
– No hay energías para el
presente porque se está
ocupado en el pasado.
19
Tipos de duelo
• Encubierto o enmascarado:
– No se relaciona lo que sucede
con la pérdida.
– Pueden presentarse síntomas
físicos (dolor de cabeza, de
estómago, problemas
dermatológicos, alergias, etc.)
o conductas desadaptativas.
20
Tipos de duelo
Patológico
21
Tipos de duelo
• Patológico:
– Reacciones o defensas muy
d
intensas.
– Agotamientos nerviosos,
hipocondría, identificación,
dependencia
alcohol/fármacos...
22
Tipos de duelo
DUELO COMPLICADO y PATOLOGICO
Duelo complicado: retardado o ausente, inhibido,
prolongado o crónico, intensificado, enmascarado o
somatizado, reacciones de aniversario anormalmente
dolorosas.
Duelo psiquiátrico: histérico, obsesivo,
melancólico, maníaco, delirante, paranoide,
somatizador.
23
Tareas del duelo
24
Tareas del duelo
(Worden)
1. Aceptar la realidad de la pérdida.
2. Dar expresión a los sentimientos.
3. Adaptarse al ambiente en el que el difunto ya
no está.
4. Invertir energía emotiva en otras relaciones.
25
Tareas del duelo
1. Aceptar la realidad de la pérdida.
- Superar la negación.
- La muerte es muerte.
- Comprender que las alucinaciones son eso…
26
Tareas del duelo
2. Dar expresión a los sentimientos.
- El dolor compartido es menor.
- Nombrar lo que se siente des-ahoga.
- Los sentimientos no son morales.
27
Tareas del duelo
3. Adaptarse al ambiente en el que el
difunto ya no está.
- Desmontar los “lugares” y las cosas.
- Hacer la paz con los espacios.
- Asumir tareas que hacía el difunto.
28
Tareas del duelo
4. Invertir energía emotiva en otras
relaciones.
- Darse permisos.
- Permitirse amar a otras personas.
29
Algunos síndromes a los que
prestar atención
30
Algunos síndromes en el morir
Síndrome del hijo de Bilbao
31
Algunos síndromes en el morir
Síndrome de Lázaro
32
Algunos síndromes en el morir
Claudicación familiar
33
Algunos síndromes en el morir
Síndrome de la
codependencia
34
Algunos síndromes en el morir
Conspiración
de silencio
35
Algunos síndromes en el morir
Síndrome del
burn-out
36
Frases que no consuelan
37
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
38
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
39
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
40
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
41
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
42
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
• Es la voluntad de Dios.
43
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
• Es la voluntad de Dios.
• Es la ley de la vida.
44
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
• Es la voluntad de Dios.
• Es la ley de la vida.
• Es así, hoy estamos,
mañana no.
45
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
• Es la voluntad de Dios.
• Es la ley de la vida.
• Es así, hoy estamos,
mañana no.
• El tiempo cura todas las
heridas.
46
Frases “de cajón” que no ayudan
Qué no decir en el duelo
• Al menos te quedan otros
hijos.
• Dios quería un angelito.
• Sé como te sientes.
• Es mejor así. Dejó de
sufrir.
• Si tenía que suceder,
mejor que fuera pronto.
• Es la voluntad de Dios.
• Es la ley de la vida.
• Es así, hoy estamos,
mañana no.
• El tiempo cura todas las
heridas.
• Era demasiada bueno para
este mundo.
47
Frases “de cajón” que no ayudan
EL LENGUAJE
• Cuando basta una palabra, evitemos el discurso;
• Cuando basta un gesto, evitemos las palabras;
• Cuando basta una mirada, evitemos el gesto y
• Cuando basta un silencio, evitemos incluso la mirada.
48
Las preguntas en el duelo
49
Las preguntas en el duelo
¿Es mejor así?
50
Las preguntas en el duelo
¿Es el destino?
51
Las preguntas en el duelo
¿Es la voluntad de Dios?
52
Las preguntas en el duelo
¿Dios se lo ha llevado?
53
Las preguntas en el duelo
¿Resignación?
RESILIENCIA
54
Las preguntas en el duelo
¿Hay que ser fuerte?
55
Las preguntas en el duelo
¿El tiempo todo lo cura?
56
Las preguntas en el duelo
¿Alguien me podrá entender?
57
Las preguntas en el duelo
¿Por qué?
¿Por qué a mí?
¿Por qué ahora?
58
Las preguntas en el duelo
¿Por qué? Culpa irracional
59
Las preguntas en el duelo
¿Recordar u olvidar?
60
Las cosas, los lugares…
¿Ayuda ir al cementerio?
61
Resiliencia y duelo
62
La vaquita…
Un maestro de la sabiduría paseaba por un
bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos
una casa de apariencia muy pobre, y decidió
hacer una breve visita.
Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre
la importancia de las visitas, de conocer personas
y sobre las oportunidades de aprendizaje que
tenemos de estas experiencias.
63
La vaquita…
Llegando al lugar constató su gran pobreza. Los
habitantes eran una pareja y tres hijos. Vivían en una
casa de madera, estaban vestidos con ropas sucias y
rasgadas, andaban sin calzado.
Entonces se aproximó al padre de familia y le
preguntó:
-En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni
comercios. ¿Cómo hacen usted y su familia para
sobrevivir aquí?
64
La vaquita…
El señor calmadamente respondió:
-Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da
varios litros de leche todos los días. Una parte del
producto la vendemos o la cambiamos por otros
alimentos en la ciudad vecina y, con la otra parte,
producimos queso, manteca, etc.., para nuestro
consumo y así es como vamos sobreviviendo…
65
La vaquita…
El sabio agradeció la información, contempló el lugar
por un momento, luego se despidió y se fue.
En el medio del camino, se dirigió hacia su fiel
discípulo y le ordenó:
- Busque la vaquita, llévela al precipicio de allí en frente
y empújela por el barranco.
66
La vaquita…
El joven vio al maestro con espanto y le cuestionó el
hecho. Sobre todo porque la vaquita era el único
medio de subsistencia de esa familia.
Pero como percibió el silencio absoluto del maestro,
cumplió temeroso la orden y empujó la vaquita por el
precipicio, viéndola morir.
Aquella escena quedó grabada en la memoria del
joven durante algunos años.
67
La vaquita…
Un día, el joven resolvió abandonar ya a su maestro y
regresar a aquel lugar para contarle todo a la familia,
pedir perdón y ayudarlos.
Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar
veía todo cambiado. Ahora era todo muy bonito, había
árboles floridos, estaba habitado, vio un automóvil en
el garaje de una casa grandísima y algunos niños
jugando en el jardín.
68
La vaquita…
El joven se sintió triste y desesperado, imaginando que
aquella humilde familia de entonces hubiera tenido
que vender el terreno para sobrevivir.
Aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por un
señor muy simpático. El joven preguntó por la familia
que vivía ahí hacía unos cuatro años y el señor
respondió que seguían viviendo allí.
Consternado, el joven entró corriendo a la casa y
confirmó que era la misma familia que visitó hacía
algunos años con el maestro.
69
La vaquita…
Elogió el lugar y le preguntó al señor:
- ¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar la
vida?
El señor entusiasmado le respondió:
- Nosotros teníamos una vaquita, pero un día se cayó
por el precipicio y murió. A partir de entonces nos vimos
en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras
habilidades que no sabíamos que teníamos.
70
La vaquita…
71
La vaquita…
¿Bueno o malo la
muerte –matanzade la vaquita?
72
ESQUEMA
73
ESQUEMA
1- El concepto de “resiliencia”
2- Rastreando imágenes – símbolos
3- Rastreando frases… célebres… o no
4- Rastreando testimonios
5- Características y estrategias resilientes:
1.- Temperamento personal.
2.- Significación cultural .
3.- Apoyo social o condición comunitaria: tutor de resiliencia.
6- ¿Se puede educar la resiliencia?
7- El mensaje de la Sagrada Escritura
74
El concepto de resiliencia
75
Las palmeras dejan pasar los fuertes vientos, se doblan y
agachan su cabeza, pero se recobran y siguen creciendo
después de las tormentas, robusteciendo así su tronco su
resistencia.
(Humanizar)
76
El concepto fue introducido en el ámbito psicológico hacia los años
70 por el psiquiatra Michael Rutter, directamente inspirado en el
concepto de la física. En la opinión conductista de Rutter, la
resiliencia se reducía a una suerte de "flexibilidad social"
adaptativa.
77
En los años 80, la psicóloga Emmy Wermer, llevó a cabo un estudio
longitudinal y prospectivo: el seguimiento de 698 individuos (nacidos
en 1955) desde el período prenatal hasta la edad de 32 años. Las
niñas y niños eran los patitos feos de familias pobres de los bajos
fondos de la isla hawaiana de Kauai.
En el estudio, Emmy Wermer tuvo la intuición de considerar
aquellos casos en que se adaptaron positivamente y llegaron a ser
adultos con una vida equilibrada y competente, a pesar de vivir
situaciones de gran riesgo o adversidad durante su infancia. Los
78
etiquetó como personas RESILIENTES.
La resiliencia es una metáfora generativa que construye
futuros posibles sobre la esperanza humana y la
consecución de la felicidad ante los sufrimientos, los
traumas y el dolor padecido.
79
El primer libro sobre resiliencia en España:
“El realismo de la esperanza. Herido, pero no vencido”.
(Oficina Internacional Católica de la Infancia)
(Estudio sobre niños en situaciones adversas).
80
Rastreando imágenes
81
82
Rastreando imágenes
-Flor de loto: nace en las aguas peores.
83
Rastreando imágenes
-Flor de loto: nace en las aguas peores.
Hindús: respeto y adoración a la imagen
del loto. Los pétalos que se abren
simbolizan el crecimiento espiritual y
para esta cultura sus dioses aparecían
sentados en flores de loto. Representa
renovación.
Budistas : pureza de cuerpo y mente que
crece sobre el barro de la tentación y el
deseo.
La idea de los dioses reposando sobre
flores de loto también aparece en Egipto
donde la flor es símbolo de la realeza.
84
Rastreando imágenes
-La pantera rosa.
85
Rastreando imágenes
-La pantera rosa.
-Espiritualidad de la
pantera:
- superación crisis
permanentes
- alta dosis de ánimo
- fidelidad a ella
misma
86
Rastreando imágenes
- El patito feo.
87
Rastreando imágenes
- El patito feo.
-"Rizó entonces sus alas,
alzó el esbelto cuello y se
alegró desde lo hondo de su
corazón: "Jamás soñé que
podría haber tanta
felicidad, allá en los tiempos
en que era sólo un patito
feo."
El patito feo es un cuento clásicocontemporáneo escrito por Hans 88
Christian Andersen.
Rastreando imágenes
- Elegías
Elegy (1899)
William-Adolphe
Bouguereau (1825–
1905)
89
Rastreando imágenes
- Arte escultura
- El
arte que refleja las
desgracias y permite la
identificación y ¿el
consuelo?
90
Rastreando imágenes
- Arte pintura: la capilla sixtina
91
Rastreando imágenes
- Arte música:Ludwig van Beethoven: sordo.
92
Rastreando imágenes
- Arte música
Ludwig van Beethoven: sordo.
Al empezar la novena sinfonía, la
sordera era total.
93
Rastreando imágenes
Café
94
Rastreando imágenes
-Café
“Una hija estaba muy molesta porque
parecía que cuando un contratiempo
se le solucionaba, aparecía un
problema nuevo aún más complicado.
Habló de ello con su padre, que era
jefe de cocina. La miró y, sonriente,
cogió tres ollas.
95
Rastreando imágenes
-Café
En un puchero puso algunos huevos,
en otro, algunas zanahorias, y en una
tercera ollita, café.
La joven se quedó pasmada pensando
que su padre no la escuchaba, como ya
era habitual, porque en lugar de
proporcionarle una respuesta, se ponía
a cocinar.
96
Rastreando imágenes
-Café
Después de 20 minutos de cocción, el
padre le preguntó a la hija: ¿Qué ves?
La chica quedó atónita: “¿Qué quieres
que vea? ¡Como no me haces ningún
caso mientras cueces unos huevos y
unas zanahorias y haces café”,
respondió medio enfadada.
97
Rastreando imágenes
-Café
El padre , imperturbable, la invitó a
palpar los tres ingredientes. La joven,
azorada, le preguntó qué significaba.
El le respondió: “los huevos eran
frágiles antes de la cocción y ante la
adversidad, (el calentamiento con el
fuego), se han vuelto duros; las
zanahorias, en cambio, eran duras y
con el fuego se han vuelto blandas; en
cambio el café, cuando ha sido
calentado, ha sido capaz incluso de
poder transformar su contexto: el café98
ha transformado el agua.
Rastreando imágenes
-Café
¿Qué deseas ser tú, hija mía, ante las
adversidades? Ojalá seas como el café
y que cuando aparezcan los problemas
o las adversidades, seas capaz de ser
fuerte, sin dejarte vencer ni aislar, salir
airosa e incluso mejorar tú misma
consiguiendo cambiar tu entorno”.
99
Rastreando imágenes
Lo bueno de la sed es
la vida espiritual, la
búsqueda, el deseo
100
Rastreando imágenes
- La enfermedad y la dependencia
101
Rastreando imágenes
“ Y ¿Sabes una cosa? Una cosa muy extraña.
-¿Qué es?
Que empecé a disfrutar de mi dependencia. Ahora me
gusta que me vuelvan de costado y me pongan
pomada en el trasero para que no me salgan llagas. O
que me sequen la frente, o que me den un masaje en
las piernas. Gozo con ello. Cierro los ojos y me deleito
con ello. Y me parece muy familiar.
Es como volver a ser niño. Que un apersona te bañe.
Que una persona te tome en brazos. Que una persona
te limpie. Todos sabemos ser niños. Lo llevamos
dentro. Para mí, es una cuestión de recordar el modo
de disfrutarlo.
La verdad es que cuando nuestras madres nos tenían
en brazos, nos acunaban, nos acariciaban la cabeza,
ninguno de nosotros se cansaba nunca.”
102
Rastreando imágenes
La muerte.
“La muerte del último teólogo” (Turoldo)
103
Rastreando imágenes
“Se trata de aquella isla, donde los hombres no mueren
nunca; hombres que vivían setecientos años, ochocientos años,
continuando la vida envejeciendo, transcurriendo el tiempo,
marchitándose los sentimientos, como sucede normalmente en
todo el universo, y, también, enfermando, pero sin morir. Lo
único que no sucedía desde hacía siglos es que alguien
muriese. Podemos imaginarnos lo que era aquella isla. ¿Qué
podrían decirse unos a otros después de unos siglos? ¿Qué
contarse, que ya no supiesen? Pero el aspecto más grave era la
desaparición de todo sentimiento de ternura y de piedad,
incluso frente a los dolores más atroces y en las personas más
queridas, porque todos decían: “no morirá”. Hasta el punto
de colocarse todos a la espera de que alguien, finalmente,
comenzase de nuevo a morir. En un cierto momento,
comenzaron a celebrar ritos y plegarias para que se
recomenzase a morir. E invocaban a Dios suplicando: “Señor,
mándanos la muerte, la gran muerte, la bella muerte;
perdónanos si en algún tiempo nos hemos lamentado porque
se moría, si no hemos sabido ser felices como tú querías, si no
hemos comprendido; la muerte es la puerta de la salvación, la
entrada a tu palacio; la vida es distancia, nos exilia a uno de
otro, nos conduce al desierto; Señor, líbranos de la vida,
tú
104
eres un niño y no sabes lo que quiere decir ser un hombre de
mil años” .
Rastreando imágenes
Hueso roto
105
Rastreando frases…
106
“Los obstáculos se convierten en
rocas para apoyarnos y seguir
ascendiendo, no en piedras
donde tropezar”.
(?)
107
“Cuando sopla el viento del
cambio, unos edifican muros y
otros construyen molinos”.
(Proverbio chino)
108
“Si te sientes podrido, piensa en
las semillas de las manzanas
podridas: no acostumbran a dar
manzanas podridas”.
(Tim Guénard)
109
“Guárdame de la ingenua fe de
que todo va a salir bien en la
vida. Concédeme el sobrio
conocimiento de que las
dificultades, derrotas, fracasos y
reveses son un natural añadido a
la vida que nos hace crecer y
madurar”.
(Antoine De Saint- Exupéry)
110
“En pleno invierno he
experimentado que dentro de mí
existe un invencible verano”.
(Albert Camus)
111
“-Quién le enseñó eso, doctor?
- El sufrimiento –respondió en
seguida el médico.”
(Albert Camus)
112
“Deberíamos aceptar las cosas
tal como vienen. Pero también
deberíamos hacer lo posible
para que las cosas sucedan tal
como nos gustaría aceptarlas”.
(Curt Götz)
113
“¡No te desanimes! Quizá sea la
desgracia la fuente de tu
felicidad!”.
(Menandro)
114
“Cada dificultad
tiene el potencial de convertirse
en una oportunidad”.
(Erickson)
115
“El pesimista se queja del viento,
el optimista espera que cambie,
el realista ajusta las velas.”
(William A. Ward)
116
Rastreando testimonios
117
Tim Guénard.
118
Tim Guénard.
Cuando tenía tres años, la madre de Tim
lo ató a un palo de la electricidad y lo
abandonó en medio del bosque. Dormía
desnudo en la casita de su perro cuando
tenía cuatro años. A los cinco,
precisamente el día de su aniversario, su
padre le propinó una paliza brutal que lo
desfiguró (le rompió las piernas y la
nariz).
119
No sabe casi ni hablar. A los siete años,
ingresa en un orfanato y padece maltrato
por parte de la institución. A los nueve
años, también el día de su aniversario,
fracasa en su intento reiterado de
suicidarse. A los once entra en el
correccional después de ser acusado
injustamente de incendiar el granero de
una granja donde estaba acogido.
120
A los doce se fuga. A los trece años es
violado por un señor elegante de los
barrios parisinos; a los catorce es
prostituido en Mont-parnasse.
121
¿Hipótesis biográfica?
¿Drogadicto, maltratador, violador,
muerto y enterado?
122
Tim Guénard (1958), además de ser
autor del libro “Más fuerte que el odio”
es padre de familia con cuatro hijos. Se
dedica a cuidar niñas y niños
abandonados y maltratados. Ha creado
la asociación Altruisme. También es
apicultor y colaborador del Tour de
Francia de ciclismo.
123
Viktor Frankl
124
Viktor Frankl.
Nació en Viena en el seno de una familia
judía. En el otoño de 1942 fue apresado
por el régimen nazi juntamente con su
esposa y sus padres.
Fue deportado al campo de
concentración de Theresienstadt. En
1944 fue trasladado a Auschwitz y
posteriormente a Dachau.
125
Sobrevivió a ese horror al ser liberado el
27 de abril de 1945 por el ejército
norteamericano. Su esposa y sus padres
murieron en los campos de
concentración.
Después de su liberación volvió a Viena y
escribió su famoso libro El hombre en
busca de sentido, donde describe su vida
como prisionero.
126
El sentido permite a la persona inmersa
en situaciones trágicas abrirse a los
aspectos positivos de la existencia.
“Si conoces el porqué de la vida, puedes
soportar todos los “cómos” a los que
estarás sometido”.
127
Einstein
128
La crisis según Einstein
La crisis es la mejor bendición que puede
sucederle a personas y países porque la crisis
trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día
nace de la noche oscura.
Es en la crisis que nace la inventiva, los
descubrimientos y las grandes estrategias.
Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin
quedar 'superado'.
129
Características y
estrategias resilientes
130
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia: (teoría del trauma)
1.- Temperamento personal.
2.- Significación cultural.
3.- Apoyo social o condición
comunitaria: tutor de resiliencia.
131
Características y estrategias resilientes
132
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia: (teoría del trauma)
1.- Temperamento y actitud personal.
- Libertad y no determinismo.
- Manejo de la memoria.
- Mirada personal: capacidad de zoom.
- Optimismo y esperanza.
- Sentido del humor.
133
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Libertad y no determinismo.
Proactividad y creatividad:
La resiliencia es un canto a la libertad contra el
determinismo.
Supera la metáfora del interruptor: encendido o apagado.
Planteamientos dilemáticos vs. problemáticos.
134
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Manejo de la memoria.
Nelson Mandela: “Si recordamos, nos
aseguramos que nunca nos hará mal esta barbarie y
eliminamos una herencia peligrosa: que amenaza
nuestra democracia”.
Para perdonar es preciso recordar.
135
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Mirada personal.
Cómo se es mirado es factor
protector de resiliencia.
136
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Mirada personal.
La fecundidad del concepto de resiliencia está
en saber enfocar, saber dirigir la mirada hacia un
abanico enorme de posibilidades.
137
La mirada
138
La mirada
“Ojos que no ven…”
139
La mirada
“Hay quien no ve más
allá de sus…”
140
La mirada
“Hay quien no ve tres
en un …”
141
La mirada
“Hay quien lo ve todo…”
142
La mirada
“Hay quien lo ve todo…”
(Y padece quejorrea de repetición)
143
La mirada
“Hay quien en lugar de ver
molinos de viento, ve…”
144
La mirada
“Según como mires, la
botella está medio… o
medio…”
145
La mirada
“Hay tecnología para
mirar con armas y
poder…”
146
La mirada
“Los ojos del amante
embellecen al…”
147
La mirada
“Lo más importe es
invisible a…”
(El principito)
148
Hay miradas…
La mirada
tiene un poder
impresionante y
extremadamente
variado en su
significado
149
Hay miradas…
que matan
150
Hay miradas…
que sorprenden
151
Hay miradas…
que envuelven
152
Hay miradas…
que interrogan
153
Hay miradas…
que seducen…
154
Hay miradas…
que asustan
155
Hay miradas…
que espían
156
Hay miradas…
que estremecen
157
Hay miradas…
que interpelan
158
Hay miradas…
trascienden
159
Hay miradas…
indiscretas
160
Hay miradas…
que hablan de soledad
161
Hay miradas…
que …
¿qué?
162
Hay miradas…
desprecian
163
Hay miradas…
esperan
164
Hay miradas…
hablan de sueños
165
Hay miradas…
que se apagan …
166
Hay miradas…
duras
167
Hay miradas…
enternecen
168
Hay miradas…
que dan pavor
169
Hay miradas…
interrogan
170
Hay miradas…
hablan de pena
171
Hay miradas…
que incitan
172
Hay miradas…
que investigan
173
Hay miradas
que esperan
174
Hay miradas…
que desafían
175
Hay miradas…
que juzgan
176
Hay miradas…
furtivas
177
Hay miradas…
que reflexionan
178
Hay miradas…
tiernas
179
Hay miradas…
que retan
180
Hay miradas…
que curiosean
181
Hay miradas…
que hablan de éxito
182
Hay miradas…
temerosas
183
Hay miradas…
simpáticas
184
Hay miradas…
están de fiesta
185
Hay miradas…
luminosas
186
Hay miradas…
de foto
187
Hay miradas…
que acumulan
188
Hay miradas…
de… ultratumba
189
Hay miradas…
que juegan
190
Hay miradas…
sensuales…
191
OTRAS MIRADAS
El zoom – la perspectiva…
226
227
228
229
230
231
232
233
234
235
236
237
238
239
240
241
242
243
244
245
246
247
248
249
250
251
252
253
254
255
256
257
258
259
260
261
Características y estrategias resilientes
262
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Optimismo y esperanza: ENTUSIASMO.
EnTeosAsmoso… habitados por Dios… ????
Como es propio de la actitud RESILIENTE.
263
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
1.- Temperamento personal.
- Sentido del humor.
264
Testimonio…
1.
Elisa tiene 50 años. La secuestraron junto a su marido. Después de
liberarla a ella, tras cuatro años de secuestro, asesinaron a su esposo. En mi entrevista
con ella, dice:
Tengo la esperanza de que algún día se haga justicia con estas personas que
cometieron esos asesinatos. Me gustaría que las personas culpables de esto paguen
por lo que hicieron. Eso daría paz definitivamente a mi corazón. Además yo pienso
que algún día mis hijos alcanzarán a tener una carrera y podrán trabajar por el bien
de las personas que han sufrido la violencia. Cuando secuestraron a mi marido mis
hijos eran pequeños. El menor tenía 7 años el mayor 9. Tenían 7, 8 y 9.
Dicen que la esperanza es lo último que se pierde y aunque no me gusta que esta frase
me la digan los demás, nosotros tenemos la esperanza de que pronto él aparezca. Mis
hijos y yo vivimos con esa esperanza, pero cuando hablé con ese señor me dijo que le
dijera a mis hijos que su papá está muerto y que no se esperaran nada. Yo sigo
esperando en la justicia.
265
Testimonio…
2.
Muki perdió bien joven a su esposo en un accidente de tráfico, es
un ejemplo de resiliencia. Ella, como el metal, recibió un durísimo
golpe al perder a su marido. Golpeada, herida, lesionada en lo más
profundo de su ser, va recuperando, desde la esperanza, su ser, su
esencia, su yo personal. Así nos lo cuenta:
“Creo que gran parte del sufrimiento es producto de
estar centrados en los episodios dolorosos o rencores del
pasado, añorando cosas que no tenemos ahora. Hoy no lo tengo a él,
pero sí tengo muchas razones para estar bien y ser feliz. Hasta me
falta tiempo, mucho tiempo y creo que parte de eso radica en estar
conectada con el presente, dejarme emocionar por las cosas
pequeñas de la vida, mirar, contemplar, dejarte sorprender,
experimentar y aprender cosas nuevas.
266
Testimonio…
Echo mucho de menos la ternura compartida y me duele la
ternura que no reciben mis hijos de su padre y de la pareja. Solo me
tienen a mí. La ternura nos predispone a las caricias, a la expresión
de nuestro amor y también a proteger dulcemente al que amamos.
Cuando danzamos en ella, canalizamos poderes primordiales que
nos enseñan a ser parte de un todo misterioso. Ella nos permite
experimentar la fuerza vital de nuestra pertenencia a la vida, y la
bullente energía de ser amados, de ser simplemente partes de algo
mayor y de estar constituidos en ello.
Pero mira, fue en una plaza de toros de Madrid, en donde me di
cuenta de la similitud que podía haber entre la intensidad
de emociones que tiene que enfrentar un torero en el ruedo y las
emociones que tuve yo después de la trágica partida de mi esposo
267
que ocurrió inesperadamente en mi vida.
Testimonio…
Me sentí reflejada en su aplomo, valentía, miedo, rabia y
coraje y principalmente con su respuesta y reaccionar ante una
situación hostil. Después de ser embestido por un gran toro que nos
deja heridos, tirados en el piso, adoloridos y sin poder movernos…
estamos en el suelo, sangrando, pensando que será imposible volver
a levantarnos y, de repente, vemos aparecer otros toros, más
pequeños tal vez, pero luego de una primera arremetida, uno cree no
poder con ellos por más que lo intente, nos sentimos impotentes
e inundados de un gran dolor físico y emocional. Así me sentí yo.
Los «pequeños toros» fueron, a mi parecer, los infortunios que
surgieron después y producto de la pérdida.
268
Testimonio…
Pero también un torero vive intensamente, y pone en riesgo su
vida cada vez que sale a la plaza, probando que puede vencer
obstáculos una y otra vez y al mismo tiempo nos brinda un
espectáculo de arte y de vida invalorable. Tampoco cabe duda de que
esa energía y valor están controlados por el apego a la vida, que los
toreros exponen sin duda y yo también descubrí que lo tenía: el
entusiasmo, amor por la vida, pasión por hacer cosas, dar y recibir.
Muestran su apego a vivir y luchar, sin olvidar que cada ataque es
rápido y levantarse es su misión. Nadie que no tenga el alma
templada puede conseguir ponerse de pie en medio de una plaza a
esperar, sin dejar de pensar en qué momento echar a correr. En su
fuero interno sienten que pueden con ese toro.
269
Testimonio…
La imagen del torero me sirvió como metáfora para
comprender cómo hacer frente a las experiencias más difíciles que
nos toca enfrentar a lo largo de nuestra vida, ya que permite vernos
como personas con la capacidad no sólo de resistir y adaptarnos,
sino de rehacernos y reinventarnos con mucho ímpetu y coraje ante
la adversidad al encontrar el verdadero sentido de nuestra vida,
pudiendo lograr un crecimiento personal que nace del aprendizaje
como resultado de las experiencias más terribles, observando los
problemas como oportunidades, incluso reconceptualizando nuestra
visión de lucha frente a los «toros» que la vida nos pone delante. No
nos podemos centrar únicamente en cómo salir mejor de las
acometidas y sentirnos menos desgraciados día a día, ni buscando
paliativos de los estados que hacen que la vida no parezca digna de
vivirse.
270
Testimonio…
Lo que acontece en términos generales es que la vida y los toros
que se sitúan en frente y en pie de lucha se presentan ante nosotros de
forma impredecible. Por lo tanto, nosotros no podemos ser el resultado
de nuestro pasado, sino de nuestras elecciones inmediatas, eligiendo de
manera independiente nuestro estado ánimo y nuestra demanda social.
Destacar y reconocer nuestros talentos, expresarlos en el día a día
y ponerlos al servicio de los demás es una de las grandes lecciones que
me dejó esta experiencia. Aprendí también, que está en
nosotros hallar las condiciones para ser felices, desarrollando estados
positivos genuinos, y vivir intensamente, aprendiendo y reconociendo
el valor, la fortaleza y las virtudes que poseemos. Todos tenemos la
voluntad de generar cambios y abrirnos un nuevo camino en la vida,
pudiendo lograr vivir conforme a nuestra imaginación y nuestra
memoria lo decida. Si bien una experiencia terrible o un accidente se
pueden convertir, en realidad en muy dolorosas e impactantes, lo que
sucede a partir de ellas está en nuestra zona de influencia y no de los
demás”.
271
Características y estrategias resilientes
272
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
2.- Significación cultural
La representación cultural permite a la persona
forzar su destino, permitiendo provocar que
surjan sapos o princesas.
“Las palabras son muchos más violentas que los
golpes”. El segundo golpe (la representación) es
más violento que el primero (la realidad).
273
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
2.- Significación cultural
“Las palabras son muchos más violentas que los
golpes”.
Nax Rudin: “Un hombre anda por el pueblo
diciendo: he perdido la mula, he perdido la mula,
estoy desesperado, ya no puedo vivir. No puedo vivir
si no encuentro mi mula. Aquel que encuentre mi
mula, va a recibir como recompensa…
274
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
2.- Significación cultural
“Las palabras son muchos más violentas que los
golpes”.
…mi mula”. Y la gente a su paso gritaba: “Estás
loco, definitivamente estás loco, ¿perdiste la mula y
ofreces como recompensa la propia mula? Y él
contestó: “Sí, porque a mí me molesta no tenerla,
pero más me molesta haberla perdido”….”Del dolor a la
esperanza”……
275
Testimonio…
La experiencia de Fabiola Lalinde es un claro ejemplo de resiliencia,
y del efecto del eco de la esperanza. La desaparición de su hijo, un
joven comprometido socialmente, con valores humanos y con deseos
de ayudar a los más necesitados, es un ejemplo más del horror que
han vivido y viven muchos ciudadanos del mundo y con ellos su
familiares, sus madres y padres. Fabiola después de su intensa
búsqueda descubre la atrocidad de la muerte de su hijo. Su grito de
justicia se hace eco de esperanza y resuena en más madres que han
sufrido lo mismo, se asocian, buscan y luchan por alcanzar justicia.
Su grito se hace eco en asociaciones internacionales que les ayudan a
dar sentido a lo que hacen. El eco de la esperanza transmite vida,
deseos de luchar, deseos de verdad. Así lo relata Fabiola:
276
Testimonio…
“Mi hijo mayor, Luis Fernando Lalinde, fue detenido y desaparecido en el
proceso de paz del Presidente Belisario Betancourt en 1984. El militaba en la
Juventud marxista-lenilista que estaba en proceso de paz. El marxismo tenía
una columna armada que se llamaba el EPL (Ejército Popular de Liberación)
y él era el secretario Nacional de la Juventud marxista-lenilista. En julio de ese
año había habido, aquí en Colombia, un Campamento Internacional de la
Juventud marxista y él había estado al frente de la organización de ese evento.
Y fuera de eso estaban en el proceso de paz de Belisario. Cuando yo me di
cuenta en el Campamento que él estaba muy comprometido en los
movimientos de izquierda, un día que conversamos (esto fue en agosto) fue
como una despedida. Estuvimos en el oriente en Antioquia y estuvimos todo el
día hablando de esa historia. Él había estudiado el Bachillerato en el
Seminario Menor de Medellín. Tuvo ocasión de ser sacerdote y estuvo
influenciado por unos sacerdotes que trabajaban con los obreros. Él siempre
había estado muy comprometido con las clases menos favorecidas y tuvo
mucha influencia en la época de la “Teología de la Liberación” con el Grupo
Golconda y estuvo al lado de sacerdotes muy comprometidos con las clases
populares como el Padre Federico Carrasquilla, el padre Carlos Alberto277
Calderón, que se tuvo que ir del país porque le hicieron la vida imposible.
Testimonio…
“A mi hijo lo desaparecieron el 3 de octubre de l984, cuando se
había ido a rescatar a un herido que había habido de una violación
del Ejército porque rodearon un campamento y a él lo mandaron
para establecer contacto con la columna. Rescataron por la noche al
herido y entonces cuando al amanecer él salía del lugar le hicieron
un cerco y lo detuvo el Ejército y lo tuvieron todo el día hasta las seis
de la tarde, sometido a todas clase de torturas. Lo amarraron a un
árbol y lo aporrearon todo el día y lo sacaron casi muerto en un
camión del ejército y hasta ahí se supo de Luis Fernando Lalinde,
porque cuando lo empezamos a buscar nadie sabía nada de él. En los
informes militares aparecía un NN alias “Jacinto” que le habían
detenido en un enfrentamiento y le habían “dado de baja” por
intento de fuga. Todas las características y la fecha coincidían con
Luis Fernando, pero eso fue en un proceso que ha durado muchos
años porque ellos siempre negaban tener o conocer a Luis Fernando
Lalinde.
278
Testimonio…
Yo supe de su fallecimiento, en realidad, cuando hicimos la
exhumación, porque nosotros buscábamos a Luis Fernando Lalinde
pero también había que presionar para que hicieran la exhumación
de “Jacinto” para saber si era él, ya que coincidía el lugar y las
características. Pero a todos se les había “olvidado” dónde había
quedado y hubo que hacer una exhumación clandestina el mismo día
que yo estaba en la Brigada de Armenia averiguando por la
exhumación de alias “Jacinto”. En el mismo día estuve en tres
ciudades de la zona de los cafetales y todos me decían que no sabían
cuándo se iba a hacer la exhumación de Jacinto porque tenían que
esperar una orden de Bogotá.
279
Testimonio…
El 29 de noviembre de l984 yo entendí que Luis Fernando era un
desaparecido y que en Colombia había desapariciones forzadas.
Porque yo creía que las dictaduras militares no existían en
Colombia, porque aquí nos han infundido siempre la idea de que
esta era la democracia más antigua y estable de América Latina.
Cuando dimos la denuncia de desaparecido y de búsqueda yo en
Bogotá me enteré que ya había una Asociación de familiares de
Desaparecidos. En ese recorrido fue cuando yo conocí la Asociación
y era el caso 329 de desaparición forzada. Para mí también fue un
doble golpe comprobar que en Colombia pasaba eso.
280
Testimonio…
En un momento determinado decidí iniciar la “operación sirirí”. El
sirirí es un ave muy pequeña que persigue a los gavilanes, que son
aves rapaces que se llevan los pichones de los nidos de los pajaritos y
también de los pollitos de las gallinas. El sirirí persigue al gavilán
para hacerle soltar sus presas. Es un símbolo de resistencia y
también de persistencia, y yo lo adopté como un símbolo de lo que yo
pensaba hacer frente al Estado, primero para llegar a la verdad y
exigir justicia.
En Colombia aprendí de los militares que ellos a todo le ponen
nombre a las “operaciones” y en toda mi investigación que me tocó
iniciar (la historia es muy difícil y muy complicada para mí porque
yo en ese momento era papá, mamá, ama de casa, trabajaba en una
empresa, etc.) Para mí todo era muy difícil: Luis Fernando era el
mayor y se graduaba de sociólogo. Y en esa investigación me enteré
que en el operativo en el que habían detenido a mi hijo se llamó
“Operación cuervos”, o sea, otra clave, pues los cuervos son los que 281
se comen los cadáveres. Pero el sirirí es esa ave pequeña.
Testimonio…
Cuando allanaron mi casa (porque toda esta historia es muy
larga porque el caso de Luis Fernando es la primera resolución en
que se condena al Estado) esa operación se denominó “Centella”. Y
estando en la iglesia del Buen Pastor decidí que yo también iba a
tener un operativo (aunque no lo encontraran nunca) al que puse
“Operación Sirirí”, que es un sinónimo de insistencia y persistencia.
Todo el mundo dice “qué simpática esa señora que se
inventó esa historia”. Pero tiene más elementos de fondo y es que a
mí me tocó la época en que en Colombia en las casas no estaba la
Biblia sino que las mamás que eran de distinto origen para ellas el
libro que tenían era la “Imitación de Cristo”.
282
Testimonio…
Yo aprendí a leer en la prensa liberal y en la Imitación de
Cristo porque mi padre era liberal aunque mi mamá era
conservadora extrema. Mi mamá habría al azar y ese era el mensaje
que tocaba ese día. Estando en el Buen Pastor mis sobrinos me
enviaron una Biblia y yo le pedía a mi Dios “Habla Señor que tu
sierva escucha” y abrí la Biblia y me salió en el Evangelio de San
Lucas la “historia” de la viuda y el juez en el capítulo 18. Es la
historia de una viuda que insistía ante el juez para que le resolviera
una situación y el juez todo ofuscado decía esta señora no me la
aguanto, yo no creo en Dios ni respeto a nadie pero por no
aguantarla se lo resolvió porque pensaba que incluso le podía pegar
en la cara. Entonces el Señor dice al final que en el mundo hay gente
que es capaz de “persistir” y “resistir” y entonces dije: esto es lo que
voy a hacer y la llamaré “Operación Sirirí” y va a estar constituida
en la “insistencia” y la “persistencia”. Además para mí era muy
simbólica porque el sirirí nunca ha matado a un gavilán. Es una
estrategia muy pacífica pero efectiva, es decir, ese pajarito tan
pequeño también para mí significa las mamás que siempre vamos a
buscar pero que nadie nos cree ni nos atiende. Porque la historia es 283
Testimonio…
Yo fui educada en el valor de la verdad y la honestidad. Así que la
Operación Sirirí no tiene normas.
Como en aquella época no había sicólogos ni nada, a mí me
tocó empezar a llamar a puertas y a pedir en la Universidades que
nos ayudaran pero hace 25 años la gente no creía en eso y lo que se
decía desde el Gobierno era que era una campaña orquestada para
desprestigiar a las fuerzas militares “porque en Colombia no había
desaparecidos”.
Yo le decía a Dios en la iglesia de la Parroquia de los
Pasionistas españoles, que son muy espirituales. Ellos fueron los
primeros en Colombia que oraron por los desaparecidos. Y yo
cuando veía que la cosa se me iba de las manos le decía: “Señor
necesito que me mandes ángeles de carne y hueso”.
284
Testimonio…
Y así fue. Yo desde el principio tuve a mi lado a Tintorero Gómez
que era el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de
Antioquia, que me ayudó mucho hasta que lo asesinaron en el 87. Él
fue el que hizo la denuncia ante la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos. En esa plegaria apareció un montón de gente.
Apareció Amnistía Internacional y otras Organizaciones. Conocí a
antropólogos, defensores de los derechos humanos y mucha gente
que me acompañó. Tardamos 4.448 días en recuperar los restos y
después de cuatro años, que dicen ellos, tratando de identificarlo
cuando la realidad era que no lo querían identificar porque el
problema con las víctimas de Estado ellos están comprometidos y
por eso no les interesa aclarar nada. Las mamás nos defendemos con
el sentido común y otro montón de sentidos que nos van
apareciendo.
285
Testimonio…
Hay cosas de lógica. Si ellos los desaparecieron ¿cómo van a
estar interesados en encontrarlos? Y así hasta que llegamos a la
exhumación y encontramos la ropa y estábamos en ese proceso de
identificación, cuando ya me lo iban a entregar, hasta los militares
que sabían que era él, dijeron que no, que había que hacer el
análisis del ADN para que no quedaran dudas.
Toda esa historia fue muy difícil pero con la ayuda
internacional logramos que se hicieran las pruebas de
identificación. Llegó el resultado y se extravió, no aparecía por
ningún lado.
286
Testimonio…
El haber llegado a la verdad fue para mí muy importante.
Yo acepto que él está muerto, eso es indudable, pero no acepto la
manera como lo asesinaron, ni la impunidad, ni todos los abusos que
se cometieron y los que se siguen cometiendo. Cuando ya todo
terminó la gente pensó que ya Fabiola Lalinde se tranquilizaría pero
yo seguí en mi lucha. Me dediqué a abrir caminos como de “verdad”
y de “justicia”.
Yo desde mi lucha ayudo a quien puedo y las madres de los
soldados, que fueron los que mataron y torturaron a mi hijo, me
piden que les ayude. Así que yo no solo me ocupo de los
desaparecidos por razones políticas sino también por la desaparición
o la muerte que para esas madres es lo mismo que para mí. Al tipo
que mató a Luis Fernando, que si saben quién fue, lo desaparecieron
y yo he acompañado a esa mamá a buscarlo porque eso no tiene
287
comparación con nada en el mundo. Como si no hubiera existido.
Testimonio…
Bueno, yo tengo mis principios religiosos y morales y pienso
en términos de “humanidad”. Ya superé la etapa “personal” de
buscar al hijo. Después de esta experiencia pienso que los seres
humanos nos vamos a convertir en una especie en extinción porque
nos estamos acabando nosotros mismos. Si lo poco que hago le sirve
a la gente para mí es suficiente. Mucha gente piensa que para qué
sigo en esto si ya encontré a mi hijo. Pero yo tengo la suerte de que
he recibido mucho apoyo, tengo los conocimientos mínimos para
estas búsquedas y puedo compartirlo con quién lo desee.
Lo superé, sí, pero no la forma en cómo murió. Solo el "Alzehimer"
puede hacerme olvidar esta historia tan dura.
288
Características y estrategias resilientes
289
Características y estrategias resilientes
Elementos de la resiliencia:
3.- Apoyo social o condición comunitaria:
tutor de resiliencia.
-Recurso externo, relación afectiva,
institución social o cultural que permite
elevarse, resurgir después de un trauma.
290
Testimonio…
Lola llegó a nuestro Centro de Escucha, enviado por el párroco de su
pueblo, cuando había perdido a su marido y ya dos hijos estaban
enfermos de corea de Huntington, una enfermedad degenerativa y
hereditaria. A la vista de lo que le venía encima, a la vista del proceso
degenerativo de su hermosa hermana, otro hijo se suicidó
colgándose del garaje de su casa. Y así hasta perder a los cinco hijos
y al marido. Algunas de sus experiencias nos las relata así:
291
Testimonio…
Mi hijo Juan nunca había estado enfermo, pero vio cómo se había
deteriorado su hermana, porque era muy guapa y se había quedado
hecha un horror. Un día bajó a la cochera. El iba para adelante y
para atrás, como si quisiera despedirse de mí. Parece que no se
atrevía. Yo me di cuenta. El se duchaba todos los días y vi que se
había puesto la ropa de los domingos y le dije: “chico, ¡qué guapo
estás!”. En aquel momento no le di importancia. Me dijo: “madre,
bajo a la cochera a arreglar la bici” y se fue. Como pasó toda la
tarde y no venía, al regresar mi nieto de kárate, fuimos a la cochera
y de dio un vuelco el corazón: mi hijo plantadito, los pies le tocaban
el suelo y le digo: “¡hijo! ¿qué te ha pasado?” Pero miré a lo alto y vi
la cuerda. Cogí al chiquillo y lo saqué de allí para que no lo tocara”.
Tenía 28 años. Mi marido ya había muerto y la chica estaba
enferma. El iba detrás”.
292
Testimonio…
A sus 74 años, Lola ya había perdido a su marido y a su hijo,
teniendo a su hija enferma. Posteriormente, otro hijo se marchó un
tiempo de casa sin avisar, hasta que un buen día regresó y le acogió
sin reproche alguno. Regresó ya enfermo, de la misma enfermedad.
Así continuó la historia, un detrás de otro, hasta fallecer el marido,
el hijo que se suicidó, la hija que ya estaba enferma entonces, el hijo
que regresó enfermo, y los otros tres. Cinco hijos y el marido.
293
Testimonio…
¿Cómo ha podido Lola con todo? Ella nos responde así:
La creo que he podido con todo esto por la fe que tengo, y porque he
trabajado. Le he pedido mucha fe a Dios, aunque a veces le digo. “Te
has pasado… Yo creo que te has pasado. Ya está bien la cosa, ¿no?
Voy a comulgar y le pido “auméntame la fe”, aunque sea un granito
de mostaza; quiero tener más. Es que yo pienso que no tengo
bastante y sé que tengo, porque cuando estoy en la iglesia una hora,
me parece un minuto.
Me han ayudado mucho en el pueblo. Todo el pueblo me quiere.
Ahora soy feliz ayudando a los enfermos. Les siento como si fuesen
mis hijos todos. Pienso en esas madres que tienen un crío enfermo ya
desde pequeño, que no pueden disfrutar como yo lo he hecho cuando
han estado bien. Eso debe ser más duro: perder a los hijos cuando
294
son niños o tenerlos enfermos desde que nacen.
Testimonio…
No me ha aplastado la tristeza por la fe. Si he llorado, ha sido dentro
de mi casa. Siempre digo que no quiero que me vean llorar, aunque
eso no signifique que no me acuerde de mis hijos y de mi marido, ni
de todo lo que he pasado. Lo que quiero es ayudar a otros, que no
digan que no puedo resistir. Todo se puede superar. Por lo menos, yo
lo he superado y, como yo soy una persona, otros lo pueden hacer
también.
Sin duda, Lola ha vivido saturación de duelo, pero ha
encontrado recursos, dentro de ella y fuera de ella. Se diría que ha
encontrado tutores de resiliencia, que su personalidad le ayuda, que
su fe es un recurso, que se ha volcado hacia afuera en lugar de
encerrarse en ella misma, aunque tampoco le vendría mal permitirse
expresar lo que siente. Eso sí, expresar lo que siente, se lo permiten. 295
Testimonio…
Yo he podido contar lo que me ha pasado en el Centro de Escucha,
me pidieron que lo hiciera en la televisión, aunque no sé leer ni
escribir, que hablara en unas Jornadas sobre Duelo, y eso ayuda a
los demás. Además en mi pueblo hay mucha gente que me llama por
teléfono, incluso desde fuera, para decirme que cómo estoy y cómo
puedo soportar tanto. Yo no voy a olvidar nunca a mis hijos. Hablo
de ellos, los nombro. Tengo una amiga a la se le murió un hijo y ella
dice que no se lo nombren. Pues no lo entiendo, a mí me gusta
nombrarlo y nadie me lo impide. A eso me ha servido mucho venir al
Centro de Escucha. Estoy muy agradecido a quien me traía desde el
pueblo cada semana durante un año, un voluntario de Cáritas y
también a San Camilo, que me ha regalado la posibilidad de venir
aquí. Me han ayudado mucho.
296
OTRO TESTIMONIO
297
Testimonio…
Susy tiene 35 años y una hija de 13. Hace 11 años secuestraron a su
esposo. Su hija, por tanto, tan sólo tenía dos años y ni siquiera
recuerda a su papá. Susy vive un extraño duelo cuyo paso del tiempo
no permite ir haciendo las tareas. Nos lo cuenta así:
“Mi marido fue secuestrado el 14 de octubre de hace 11 años, en la
carretera que conduce a la capital de un departamento en mi país. Él
trabajaba como jefe de uno de los municipios cercanos a esta ciudad
y se dirigía a una reunión de jefes de municipios. El grupo
guerrillero sabía que él iba para allá y realizó un retén ilegal en la
vía. Lo toman como rehén junto con otros policías para una
negociación con el gobierno nacional.
Nuestra hija Viviana tenía entonces 2 años de edad. Ahora tiene 13
años, no estaba con él porque la zona en donde él se encontraba era
de mucho riesgo para nuestra seguridad (la de la niña y la mía). Ser
la esposa de un oficial de la fuerza pública no es fácil porque
realmente se vive mucho tiempo en soledad y con la angustia de un 298
futuro incierto.
Testimonio…
Desde el día de su secuestro yo decidí continuar mis estudios
universitarios, terminar la universidad, realizar una especialización.
Luego empecé otra. Así han ido pasando así los años y él sigue
secuestrado. Sigo mi vida haciendo de mamá y papá, mi abuelita por
parte de mamá decidió venir conmigo desde el momento en que
tomo la decisión de vivir en Bogotá y ella se convirtió en mi gran
soporte.
Ahora tengo 35 años y desde los 24 años inicié mi duelo
improlongado y buscando la libertad de la persona que mi peor
enemigo, el secuestro, me arrebató”.
El sufrimiento, en su ambigüedad, podríamos decir que es múltiple.
No es solamente por la separación del ser querido desaparecido, sino
por sus implicaciones concretas. Para Susy era así:
299
Testimonio…
“Me hacía sufrir muchísimo mi propio dolor al verme
tan joven, con una pequeña hijita tan chiquitita e inocente y ya
viviendo un drama tan aterrador como el del secuestro. Sufría por
mi familia, porque siempre he querido lo mejor para ellos y no
quería que silenciosamente sufrieran por mi dolor y sufría
muchísimo por las condiciones de vida en que los tuvieran a ellos. La
incertidumbre de no volver a saber nada y de que qué sucedería me
hacía sufrir mucho. En fin, mi vida se partió en dos en el antes y el
después del secuestro”.
300
Testimonio…
“Cuando secuestraron a mi marido, yo me sentía muy
confundida con los hechos. Traté de buscar razones del porqué de su
secuestro y no lo comprendía porque sentía que él no debía nada a
nadie y dos días después, aún yo sin asimilar la realidad de la
situación que ocurría y mucho menos las consecuencias en cuanto al
cambio de vida y tiempo, me desplacé hacia el pueblito donde él
vivía a recoger sus cosas. Encontré todo intacto y hasta su ropa
interior en la ducha del baño. El impacto emocional fue muy, pero
muy grande y es ahí cuando empecé a aterrizar y a sentir mucho
dolor y desesperanza al ver que sí era una realidad lo que sucedía.
Dos días antes no asimilaba lo estaba sucediendo y, con frecuencia
siento que es mentira, que no puede ser, que es solo un sueño.
301
Testimonio…
Al principio, mis sentimientos no los comprendía ni yo misma,
quería estar sola, todo me incomodaba, quería cerrar mis ojos y
al amanecer saber que todo fue una pesadilla. Era tanta la
impotencia que me sentí un día muy fuerte y dije: Yo voy a ir por él,
yo voy a hablar personalmente con los secuestradores. Lo intenté,
hablé con un sacerdote de la zona y viajé muy cerca, a un lugar
donde permanecían los altos cabecillas. Creí que iba a ser fácil
hablarles pero las circunstancias cada vez eran más difíciles, por lo
tanto me regresé desilusionada, sin entender por qué mis esfuerzos
eran en vano”.
302
Testimonio…
“El secuestro lleva consigo una cantidad de factores e influencias
negativas. Una persona empezó a realizar acciones en mi contra, a
escribir mensajes intimidatorios, a llamarme a altas horas de la
madrugada embriagada y a mandar mensajes haciéndose pasar por
las familias de los secuestrados para ponernos en contra y difamar.
Afortunadamente con la ayuda de la policía hice una demanda y
dejó de perseguirme”.
“Ahora experimento una gran incertidumbre si volviera. No sé cómo
se comportaría, cómo haría de esposo, de padre. Me preocupa,
aunque él siempre fue un hombre estructurado, pensante, muy
inteligente, como lo ha demostrado en su cautiverio, con la suficiente
fuerza y poder físico y mental para sobrevivir a las circunstancias”.
303
La Sagrada Escritura
304
JOB
- En el sufrimiento, tras la rebelión, hace
experiencia de Dios: “Antes te conocía de
oídas, ahora mis ojos te han visto…”
305
JESUS
- Lo bueno de la muerte de Jesús:
el triunfo del amor.
306
S. Pablo.:
- “Cuando soy débil entonces soy fuerte”. (2 Cor 12, 8-10)
- “Me alegro de mis padecimientos”. (Col 1,23)
- “Completo en mi carne lo que falta…” (Col 1, 24)
- “Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia”. (Rm 5, 20)
307
A modo de conclusión
308
Un anciano labrador tenía un viejo
caballo para cultivar sus campos. Un
día, el caballo escapó a las montañas.
Cuando los vecinos del anciano
labrador se acercaban para
condolerse con él y lamentar su
desgracia, él les replicaba: ¿Buena
suerte, mala suerte, quién sabe?
309
Una semana después el caballo volvió
de las montañas trayendo consigo
una manada de caballos salvajes.
Entonces los vecinos felicitaron al
labrador por su buena suerte. Este les
respondió: ¿Buena suerte, mala
suerte, quién sabe?
310
Cuando el hijo del labrador intentó
domar uno de aquellos caballos
salvajes, cayó y se rompió una pierna.
Todo el mundo consideró esto como
una desgracia. No así el labrador,
quien se limitó a decir: ¿Buena
suerte, mala suerte, quién sabe?
311
Unas semanas más tarde, el ejército
entró en el poblado y fueron
reclutados todos los jóvenes que se
encontraban en buenas condiciones.
Cuando vieron al hijo del labrador
con la pierna rota, lo dejaron
tranquilo. ¿Habría sido buena suerte,
mala suerte, quién sabe?
312
313
314
315
Gracias
José Carlos Bermejo
316
Descargar

Hay miradas… - Centro San Camilo