Mujer y política
La visión de los dirigentes
políticos
ICP
FCS - UdelaR
Adolfo Garcé
Aspectos metodológicos

Se presentan las principales conclusiones de una investigación
realizada durante febrero y marzo 2008

Técnica utilizada: entrevistas semiestructuradas en
profundidad a una muestra de dirigentes políticos.

19 dirigentes de los 4 partidos con representación. 9 de ellos
son o jefes de fracción o de todo el partido.


Por partido: Partido Nacional (7), Partido Colorado (5), Frente
Amplio (6) y Partido Independiente (1)
Por cargo: 1 ministro, 8 senadores, 3 diputados, 6 líderes de fracción
(sin cargo parlamentario), 1 intendente
Sobre la mujer en general

Clima de respeto hacia la mujer.

Conciencia respecto a los cambios en la situación de la mujer.
Fueron mencionados algunos de los cambios registrados
durante las últimas décadas. Por ejemplo, el incremento de la
participación femenina…



en el mercado laboral (en general)
y más específicamente en algunas profesiones: medios de
comunicación, sistema judicial, enseñanza, algunas especializaciones
de medicina…
Conciencia de la persistencia de asimetrías y de rutinas y
culturas machistas en la sociedad.
Valoración positiva de la participación de
la mujer en la política

Se evocó el aporte específico de algunas mujeres a los partidos. Todos
recuerdan las mujeres influyentes de la historia de su partido (desde
Julia Arévalo a Analía Piñeyrúa)

Muchos consideraron que la mujer tiene un estilo propio de hacer
política: “Es más idealista”, “tiene mayor vocación de servicio”, “es
más leal”, “es más flexible”, “humaniza la política”, “es más de
hacer que de hablar”.

Más específicamente, se reconoce el aporte en temas de género y
familia. Muchos piensan que la mujer tiene una mayor capacidad para
comprender algunas problemáticas concretas.

Algunos mencionaron defectos. La política requiere frialdad,
racionalidad, la mujer suele ser pasional. “La mujer olvida menos, y
en política hay que saber olvidar”
Sobre la Red de Mujeres Políticas

Se le reconoce el mérito de haber instalado el tema de género en el
parlamento y en los partidos, pero manifiestan cansancio respecto al
“lobby”.

Muestran fastidio hacia los planteos feministas más radicales: “Estoy a
favor de la cuota, a pesar de las feministas”.

Muchos creen que es preferible que las mujeres busquen aliados varones:
“Hay que generar una red de hombres y mujeres en contra de la
discriminación de la mujer en la política”.

Existe un amplio acuerdo en que la mujer no debe dedicarse únicamente
a los temas de género, familia y niñez. Les conviene mostrar idoneidad
en otras áreas temáticas. “No es bueno que estén hablando todo el día de
género”.

No todas las mujeres favorecen su propia causa.
Sobre las causas de la baja presencia
femenina en altos cargos (1)
La
gran mayoría reconoce que el problema existe: “Hay mujeres en la base de
los partidos, pero son muy pocas las que avanzan en la carrera política”.
Algunos
señalan que la mujer participa menos porque no tiene “vocación”. Ser
mujer no es un problema, “al contrario, es una ventaja. Si tengo que elegir para
un cargo entre Juan y Juana, si en términos de capacidad, no hay diferencia, me
quedo con Juana y de paso me cubro de la crítica feminista”.
No
tienen interés: “No les interesa. Están muy contentas con lo que hacen.
Tienen poder en otras áreas.” “Queremos traer a la política mujeres exitosas y
no es sencillo. Las que nos interesan ganan muy buenos sueldos”
En
definitiva, para muchos: “Hay pocas mujeres en el parlamento, pero eso es
consecuencia de las opciones adoptadas por las propias mujeres”.
Sobre las causas de la baja presencia
femenina en altos cargos (2)

La mayoría percibe que existe un trade off entre vida política y vida familiar.

La política expulsa a las mujeres. “La actividad política no es confortable
para la mujer”: “las reuniones tarde”, “las giras”, “los códigos masculinos”.

La familia retiene a la mujer. “Es una razón biológica. La mujer se
embaraza, luego amamanta, siempre le dedica más tiempo a los hijos”. “Las
actividades políticas se hacen de tardecita o de noche. A la mujer les resulta
más difícil que al hombre no estar en su casa a esa hora”.

“Los hombres pueden tener un alto nivel de compromiso político porque
tienen mujeres que resuelven los problemas domésticos. Ahí está el
problema. El machismo estructural, cultural, es muy fuerte. La vida familiar
las reclama fuertemente y las limita”.

“Muchas mujeres participan en política o cuando son solteras o una vez que
los hijos crecieron. La mujer que hace política termina divorciada”.
Sobre las causas de la baja presencia
femenina en altos cargos (3)

Los partidos políticos no escapan al “machismo” estructural que persiste
en la sociedad.

“Uruguay es un país machista, más machista de lo que se cree”. “En
general, el grado de intolerancia es más grande de lo que nos gusta pensar”.
“Existe machismo, claro. Es un machismo “a la uruguaya”. Nadie se
considera machista, nadie dice que no a la participación de la mujer, pero
en el fondo son pocos los que están convencidos y apoyan. “Cuando hay
que elegir a alguien para algún cargo, me cuesta pensar en mujeres, es el
machismo instalado. A la mujer siempre se le encuentra un pero”. “Ojo, las
mujeres también son machistas”.

“Siempre está dando examen, siempre está bajo sospecha”. “A la mujer se
le exige más que al hombre para integrar una lista”. “Para que una
mujer se destaque tiene que ser excelente; el hombre puede ser del
montón”.
La lógica de la resistencia a la cuota

Uno de los dirigentes ofreció un buen esquema teórico para
analizar la resistencia a la cuota: “El problema de la cuota no es
solamente un problema de poder, también es un problema
cultural”.

“Hay dos tipos de resistencia distintas al incremento de la
participación de la mujer en general y a la cuota en particular. Por
un lado está la resistencia egoísta que tiene que ver con la
pregunta “¿y dónde quedo yo?”. Muchos temen perder espacio,
perder lugar, perder bancas, retroceder en la carrera. Por otro
lado hay una resistencia cultural ligada a cómo se concibe a la
mujer. En el extremo: “la mujer debe estar en la casa ocupándose
de la familia”.
Resistencia filosófica

“Atenta contra el principio de igualdad consagrado en la Constitución”.

“La cuota es machista: es una falta de respeto hacia la mujer”.

“La cuota es injusta con el elector”. ¿Por qué obligarlos a votar mujeres que
no conocen y que no es seguro que tengan un buen desempeño? A dedo no”

“La cuota genera el riesgo de la mediocridad”. “Las mujeres disponibles
pueden no tener las aptitudes requeridas.”

“La cuota puede herir la legitimidad de la representación”. “Muchas mujeres
no quieren que, por ejemplo, en una discusión en el parlamento, alguien le diga
que no está sentada ahí por tener votos, sino por ser mujer”.

“Abre el camino a la corporativización del parlamento”. “El parlamento no
debería integrarse con cuotas, una para mujeres, otra para negros, otra para
jóvenes, otra para gays…”.
Resistencia estratégica

“La cuota no soluciona nada en el caso de Uruguay, puede
tener algún efecto solamente en las circunscripciones
grandes”.

“Disminuye las probabilidades de los candidatos varones”.
“Los políticos cuidan su espacio, lo defienden de cualquier
amenaza, independientemente del género”. “Nadie regala
nada, y menos el poder”. “Es un problema de poder, te lo
aseguro”.

“Debe ser muy difícil polemizar con una mujer. Es un
enemigo temible”.

Genera un problema serio en los partidos o fracciones que
arman sus listas a diputados a partir de elecciones internas.
Economía Política de la cuota (1)

Es evidente que existe una resistencia importante. Si tuviera
que hacer una estimación diría que, en total, la mitad de los
dirigentes políticos están a favor y la mitad en contra.

Corte transversal. En todos los partidos hay partidarios y
adversarios de la cuota.

En buena medida, es también un corte generacional. Los
más jóvenes tienden a estar a favor. “Los grandes líderes
políticos son de otra generación. No están acostumbrados ni
preparados sicológicamente para la igualdad de género”.

La cuota enfrenta un dilema clásico de la economía política
de las reformas: beneficios difusos, costos concentrados.
Economía Política de la cuota (2)
Beneficios
difusos:
Amplio
acuerdo en que defender la cuota es “políticamente correcto”. La
cuota es vista como un beneficio político para los partidos (y que
pronunciarse en contra tiene un costo en la opinión pública).
Muchos
estuvieron de acuerdo en que “queda mal una foto de un
organismo político en la que no aparecen mujeres”. “Nadie duda que es
un papelón no tener mujeres”.
Pero
no perciben un reclamo de sus propios electores. Muchos señalan que
“los electores no están mirando cuántas mujeres hay en las listas”. “No es
seguro que a la sociedad le preocupe tanto el tema de la participación
política de la mujer. Si fuera así votarían las listas con mujeres y esto no
sucede.”
Economía Política de la cuota (3)

Costos concentrados:

Los que tienen que levantar la mano en el parlamento para
votar la cuota son, precisamente, los que arriesgan sus
cargos.

“Darle más espacio a las mujeres implica desplazar
hombres. Los hombres se resisten, es lógico,
completamente lógico. Aumentan los competidores,
aumenta el riesgo de perder espacio”.
Hay resistencias,
pero no está dicha la última palabra (1)

En primer lugar, porque hay muchos dirigentes (incluidos
numerosos parlamentarios están a favor).

En segundo lugar, porque la introducción de cuota a plazo
remueve algunos obstáculos. Algunos importantes dirigentes que
están en contra de la cuota estarían dispuestos a apoyarla por un
plazo de 1 o 2 elecciones. Un buen ejemplo es Julio M.
Sanguinetti (columna en El País).

En la misma línea, otro líder de una fracción muy importante de
un Partido Tradicional dijo: “Yo estaría dispuesto a apoyarlo,
pese a que pienso que constituye una violación al principio de
igualdad consagrado en la Constitución. Esto les permitiría
abrirse camino en el club de Tobi”.
Hay resistencias,
pero no está dicha la última palabra (2)

Porque la mayoría comprende que el tema ha ganado espacio en
Uruguay, la región y el mundo:

“El tema está instalado”. “La cuestión de género ha venido in
crescendo desde la restauración de la democracia en adelante”.
“Viene aumentando la comprensión del papel de la mujer en la
política”.

“Es un tema que está en todo el mundo. En la región, con
Cristina, Bachelet, etc, pero también en Europa (Merkel y Royal)
y EEUU (Hillary)”. “Existe una tendencia universal que atraviesa
fronteras”.
Hay resistencias,
pero no está dicha la última palabra (3)

Incluso los que no están a favor de la cuota, tienden a
aceptar que es no es justo ni conveniente para los
partidos tener tan pocas mujeres en cargos de decisión.

En general, también consideran que la carrera política de la
mujer es más difícil que la del hombre. Tiene más
restricciones domésticas, tiene que aprender a moverse en
un ambiente de códigos masculinos, tiene que hacer un
esfuerzo especial por sobresalir.
Hay resistencias,
pero no está dicha la última palabra (4)

Porque los dirigentes que están a favor de la cuota manejan
argumentos poderosos. Algunos discrepan radicalmente con los
argumentos filosóficos contra la cuota

Uno de los argumentos contra la cuota más severamente
impugnados en las entrevistas fue el del “incentivo a la
mediocridad”:

“El problema de la calidad, tan mentado, no es tal. Tampoco los
políticos hombres son todos espléndidos. No es cierto además que el
criterio de la calidad sea el que oriente la elección interna. En realidad,
cuando se eligen corrientes dentro del partido no se premia la
excelencia sino matices ideológicos, políticos, estratégicos, dentro de
las convicciones comunes”.
A modo de conclusión (1)

Los políticos respetan a las mujeres y consideran que hacen un
aporte importante a la actividad partidaria.

Comprenden que hay pocas mujeres en cargos políticos y que es
políticamente conveniente pronunciarse a favor de una mayor
presencia femenina.

Sin embargo, en todos los partidos (pero especialmente en el PN
y el PC) hay importantes resistencias a la incorporación a nivel
legislativo de mecanismos de acción afirmativa.

Conviven resistencias filosóficas con resistencias estratégicas
A modo de conclusión (2)

No hay apoyo suficiente en los partidos para el proyecto original
de cuotas. Pero no está dicha la última palabra.

La alternativa de la cuota por dos períodos cuenta con más
apoyo (es admitida por muchos dirigentes que tienen reparos
filosóficos).

Al menos en teoría, es posible pensar en un recurso adicional:
postergar la entrada en vigencia para el ciclo electoral 2014-2015.
Esto podría atenuar la resistencia de los dirigentes que se sienten
más directamente amenazados por la cuotificación de las listas.

El posible impacto de esta variante no fue explorado en las
entrevistas realizadas.
Muchas gracias
Descargar

Economía Política de la cuota