SÍ, QUEREMOS
SER FELICES
La ternura …
Describir la ternura sería tan difícil, puesto que es un
sentimiento tan grande y noble que quizás las palabras
quedarían cortas. Sin embargo, una definición interesante
está en el siguiente texto extraído de un artículo denominado
“Gramática de la ternura” y dice:
¿Qué es la ternura?
“La ternura es un diálogo poético de seres que se atraen y se
quieren, que se reconocen como iguales y buscan reconciliarse con
la vida en lo fundamental y lo superfluo, es por tanto un abrazo
amoroso y una caricia placentera, la mirada cómplice y el beso
necesario, un sencillo apretón de manos que nos informa que el
otro esta presente y que se puede contar con él.
La ternura es reconocimiento de diferencias, capacidad para
comprender y tolerar, para dialogar y llegar a acuerdos, para
construir colectivamente aprendiendo de los que ‘no saben’, para
soñar y reír, para enfrentar la adversidad y aprender de las
derrotas y de los fracasos, tanto como de los aciertos y de los
éxitos”.
La ternura se alimenta de sonrisas, de miradas
cálidas y de suaves caricias; de apretones de
manos y de abrazos; de frases alentadoras y de
consuelo; de detalles, de gestos sinceros y
dulces; la ternura es complicidad y
camaradería, es aceptación y tolerancia, es
respeto y admiración por el otro, en una
palabra, es lo más sublime del sentimiento
humano.
Todos buscamos ternura
Todos necesitamos afecto para desarrollarnos,
para crecer y para fortalecer nuestra autoestima.
Todos, todas, grandes, pequeños, jóvenes,
mayores… estamos llamados para VIVIR y
CRECER con amor, libertad y dignidad de lo que
somos. Somos únicos y buscamos la plenitud
aunque seamos limitados.
HOY
En nuestra sociedad,
Nunca hemos estado mejor:
PARECE QUE…
“Sociedad del bienestar y del conocimiento”
Vida fácil: no cuesta nada conseguir todo
“Sabemos demasiado, tenemos demasiado y
sentimos demasiado poco”
Y, sin embargo:
Las personas se sienten más solas
Las personas se sienten más insatisfechas
Las depresiones se han multiplicado por diez
Cada vez hay más personas con ansiedad

“He cometido el peor de los pecados que
un hombre puede cometer: no he sido
feliz” (Borges)
El éxito, como la felicidad y la vida misma
no es un fin en sí mismo, sino un recorrido,
un camino.

“Caminante son tus huellas el camino y
nada más, caminante no hay camino, se
hace camino al andar” (Machado)
“Para ser feliz, hay que
querer serlo.
La felicidad como el deporte
hay que trabajársela” .
(Rojas Marcos)
LA SABIDURÍA
DEL CORAZÓN

La conciencia de la importancia de los
sentimientos en la vida ha sido algo
presente siempre en el ser humano.

Ahora tenemos la oportunidad de conocer
mejor cómo funciona nuestro interior para
aprender a ser más felices con los demás.
UNA VIDA CON CORAZÓN:
PROMOVER
EL VERDADERO ENCUENTRO

Y... no es posible el encuentro...
Sin capacidad para encontrarse,
 Sin actitud para encontrarse,
 Sin habilidades para encontrarse,
 Sin madurar las emociones para el encuentro,
 Sin voluntad y capacidad para buscar el bien en el
encuentro,
 Sin conciencia del sentido del encuentro,
... SIN UN CORAZÓN TIERNO Y SABIO.

HACIA UN CORAZÓN SABIO
• RASGOS DEL CORAZON ENFERMO:
– Endurecido, obstinado, engreído, orgulloso,
inflado, altivo, arrogante, que abriga
pensamientos perversos, desviado, torcido,
ardiente de ira, desmayado, desfallecido,
desanimado, ansioso, tembloroso, terco,
jactancioso, soberbio, altanero, muy
preocupado, que inventa, oprimido por la
angustia, turbado, dolorido, arrogante, que
maldice a Dios, arrebatado, exasperado,
acalorado…
• RASGOS DEL CORAZON SANO:
– Integro, alegre, gozoso, feliz, que lleva
nombres, que mueve a hacer el bien, con
el don de enseñar, humilde, contrito,
buscador de Dios, meditativo, que
recapacita, temeroso y custodio de los
mandatos que hacen felices, servicial,
estremecido, inteligente, pensante,
sabio, sincero, tocado por Dios, que dicta
el obrar, habitado por Dios, valiente, de
león, dilatado, convertido, fiel,
conmovido, acompasado…
LA SABIDURÍA DEL CORAZÓN

Mirando hacia dentro :

Conocernos a nosotros mismos.
Nuestras emociones.
Motivación para vivir.

Mirando hacia los demás :


Empatía.
 Relacionarnos con madurez

1- CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS
• “Conócete a ti mismo”
– Emociones, fragilidad,
capacidades, habilidades.
• Todo está dentro de nosotros.
• Asimilar y aceptar nuestros
defectos y limitaciones
2- NUESTRAS EMOCIONES
• Conocer los sentimientos
(positivos y negativos) para
controlarlos y educarlos.
3- MOTIVACIÓN
• Necesidades y motivación.
• Esperanza.
4- EMPATÍA
• Comprender
5- RELACIONARNOS CON
MADUREZ
• Encuentro
SABIDURÍA Y SALUD DE
CORAZÓN
Hacer las cosas
DE TODO CORAZÓN,
CON TODO EL CORAZÓN.
PARA FINALIZAR...



Disfruta de cada momento como si fuera el último :
“Aprecia la belleza de un día soleado, el canto de un
pájaro, un paisaje, una puesta de sol...”.
Gestiona bien tu tiempo.
Atiende a cada persona como si, en ese momento, fuera
la persona más importante en tu vida: con cariño, con
ternura.

SER FELIZ, Y HACER FELICES.

Siempre es posible cambiar, aprender y desaprender…
Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas...
Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir,
te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.
Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta,
te daría un abrazo, un beso, y te llamaría de nuevo para darte más.
Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz,
grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una vez y otra vez indefinidamente.
Si supiera que éstos son los últimos minutos que te veo
te diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien,
pero si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda,
me gustaría decirte cuanto te aprecio y que nunca te olvidaré.
El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo.
Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.
Por eso, no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega,
seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa,
un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.
Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas,
quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”,
“perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.
Nadie te recordará por tus pensamientos secretos.
Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.
Gabriel García Márquez