Mi abuelo me decía que
cuando sufriera de
incomprensión podía
encontrar el equilibrio y la
tranquilidad en las cosas
pequeñas, en los colores y
olores de la Naturaleza,
Buscando en el orto y el ocaso
del Sol un ritual de oración
para reconciliarme con la
Madre Tierra
Que cuando el ruido del falso
“progreso” y el calor de los
tubos de escape presionaran
mi pecho, recordara los
paseos sobre la nieve, el ruido
de nuestras pisadas,
El silbido del viento en el invierno
a través del bosque, mientras crujen
las ramas cargadas de nieve
y a pesar del frío poder sentir
la fuerza y el calor de la Naturaleza.
que supiera divertirme con las
cosas que me rodean
como uno de los seres más
inteligentes y sociables que existen
que cuando me agobie la tormenta
sepa mirar atrás
pues quizá me esté perdiendo
lo más bello
Que nunca me creyera el más
fuerte ni retara las Leyes
Naturales y cuando quisiera
aprender de mesura y equilibrio,
seguro que
la Naturaleza me iba a sorprender
Que siempre encontraría
puntos de vista sorprendentes
Que no dudara nunca de la
capacidad humana, pero que
supiera valorarla para
no acometer ni encargar
proyectos irrealizables
Que no minusvalorara la fuerza
de la Naturaleza
y supiera
admirarla
Y siempre estuviera
presto para ayudar al que lo necesite
sin creer que no hay nadie
al que le puedan ir peor las cosas
…o que esté sometido a
menos presión que yo
Que supiera buscar la verdad,
pues siempre hay puntos de vista
diferentes y tras la superfície de
las cosas siempre puede…
haber sorpresas
Cuando creyera que no podría
compartir… mirara a mi alrededor
Si los problemas no me dejaran ver
la luz no olvidara que el sol sale
todos los días para cada uno de
nosotros
Que cuando me sintiera oprimido
por la proximidad de los edificios
a mi alrededor, cuando
necesitase puntos de vista
abiertos, los buscara en
miradores sobre el bosque,
desde los que pudiera ver
el horizonte lejano.
Me enseñó a conmoverme con
la Naturaleza y cada Navidad
pienso en la Navidad que le
perdí, y cuando me decía que a
pesar de no haber subido
nunca a un avión imaginaba
para los intransigentes que lo
mejor sería darles un cursillo
de astronautas pensando que
el cambio de perspectiva les
ayudaría…
a ver las cosas de otra forma
Te envío el sueño de que los días
de buenos deseos, las fechas en
las que sólo se habla de buenas
intenciones, puedan extenderse a
los 365 días del año y de corazón
que sepamos transmitir un
mensaje como este que yo recibí
y… que todos tus proyectos
se cumplan.
Descargar

Paradise…