Escuela de Integración y Formación
Deportiva, Expresión Artística
y Desarrollo Laboral
EIFODEC
Lic. Sandra Vargas
Introducción
La discapacidad intelectual, con el pasar de los
años, así como la evolución conceptual de
discapacidad, también ha sufrido cambios.
Desde conceptos peyorativos hasta la
consideración de personas en primer lugar,
antes de cualquier limitación.
Podemos resumir en dos momentos
históricos:
- Antes del siglo XIX – no se diferenciaba de
otras alteraciones, considerada una variante de
la demencia.
- A partir del siglo XIX – se diferenció
claramente de la demencia y de otras patologías
CAUSAS
- GENÉTICAS: pueden transmitirse de padres a
hijos, anomalías en genes heredados de los padres,
errores en la combinación genética u otros
desórdenes genéticos
- CONGÉNITAS: rasgos con los que nace un
Individuo que son adquiridos durante la gestación,
consumo de alcohol, drogas, mala nutrición de la
madre, exposición a contaminantes ambientales o
enfermedades como la Rubéola. Bajo peso al nacer y
partos prematuros, también las enfermedades
metabólicas como Hipotiroidismo
ADQUIRIDAS: Son las ocasionadas por algún
Accidente o enfermedad después del
nacimiento. Enfermedades que pueden terminar
en una encefalitis o meningitis, accidentes como
golpes en la cabeza, asfixia por inmersión y la
exposición a toxinas como plomo y mercurio,
pueden provocar graves e irreparables daños
en el cerebro y al sistema nervioso central.
A nivel de evaluación:
Anteriormente , se clasificaba a los sujetos en
virtud de su CI, en un sistema de clasificación
basado en los niveles de inteligencia del sujeto
- ligero, medio, severo y profundo
Para eso se utilizaban tests psicométricos para
medir la inteligencia como ser las Escalas de
Wescheler.
Sin embargo, en 1992, la Asociación Americana
sobre Retraso Mental (AARM) denominada así
para ese entonces, supone una modificación
sustancial en la definición.
La discapacidad intelectual no se
considera un rasgo absoluto del
individuo, sino una expresión
de la interacción entre la persona con un
funcionamiento intelectual limitado y el
entorno.
De esta forma se propone un sistema de
clasificación basado en la intensidad de
apoyos que requieren las personas con
Discapacidad Intelectual
- Intermitente– cuando sea necesario
- Limitado - apoyo intensivo, tiempo limitado
- Extenso - implicación regular, sin limitación
temporal
- Generalizado – constancia, elevada
intensidad, distintos entornos
En las dimensiones que abarcan diferentes aspectos
de la persona y el ambiente, con vistas a
mejorar los apoyos que permitan a su vez un mejor
Funcionamiento individual.
Capacidades
intelectuales
Conducta
Adaptativa
Participación,
Interacción y
Roles sociales
Salud
Contexto
APOYO
Funcionamiento
individual
Por tanto una persona con discapacidad
intelectual, presentará limitaciones en la:
Inteligencia conceptual (cognición y
aprendizaje),
en la inteligencia práctica
(actividades de la vida diaria)
y social, que son la base de las
Habilidades adaptativas.
El proceso de evaluación en la discapacidad intelectual
comprende tres funciones diferentes: diagnóstico,
clasificación y planificación de los apoyos
Hay diagnóstico de discapacidad intelectual si:
1. Hay limitaciones significativas del funcionamiento
intelectual
2. Hay limitaciones significativas de la conducta adaptativa
3. La edad de aparición es antes de los 18 años
Clasificación y descripción
La segunda función del proceso se centra en la
clasificación y descripción, persiguiendo la identificación de
las capacidades y debilidades en las cinco dimensiones
propuestas.
Perfil de Necesidades de Apoyos
Identifica el tipo de apoyos necesario, la intensidad de
apoyos necesaria, y la persona responsable de
proporcionar el apoyo en cada una de la nueve áreas de
apoyo:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
Desarrollo humano
Enseñanza y educación
Vida en el hogar
Vida en la comunidad
Empleo
Salud y seguridad
Conductual
Social
Protección y defensa
Como podemos ver, existieron diversos cambios
conceptuales y por ende en el trato hacía las
Personas con discapacidad intelectual, desde el
dejar de etiquetarlos como retraso mental a
adoptar el término de discapacidad intelectual.
La propia AAMR está cambiando su nombre,
aunque en un proceso lento y debatido, hacia el
de AAID (Asociación Americana sobre
Discapacidad Intelectual).
¿Cómo ayudar en la adquisición de
nuevas habilidades?
Para trabajar con niños, jóvenes o adultos con
discapacidad intelectual, debemos tomar en
cuenta sus características personales y propias
de la discapacidad para así poder planificar
adecuadamente las actividades a realizar.
Las características que se observan en el
comportamiento del niño con discapacidad
intelectual, pueden ir desde las más leves hasta
dificultades más profundas.
A nivel cognitivo:
- Ritmo lento de aprendizaje
- Dificultad en la comprensión de instrucciones
- Pensamiento concreto
- Dificultad de atención y concentración
- Dificultad para resolver problemas de la vida
diaria, lógico matemática y otros
- Desorganización espacio temporal
- Memoria
A nivel socio afectivo
- Baja tolerancia a la frustración
- Impulsividad
- Labilidad emocional
- Baja autoestima
A nivel de lenguaje:
- Dificultad para comunicarse, enfocado en una
problemática de sintaxis acompañada también en
el conocimiento del vocabulario y una
pronunciación entrecortada o modificada al normal
de los individuos de su edad.
A nivel físico motor:
- En algunos casos se presenta dificultades para
mover extremidades o su cuerpo en
conjunto, también se le dificulta los
movimientos de coordinación finos y
gruesos.
¿QUÉ PODEMOS HACER?
- Deje que haga por si mismo todo lo que pueda,
ayúdele sólo lo necesario.
- Cuando ayude a desarrollar una nueva
habilidad,guíele los movimientos con las manos
- Use la imitación
- Anime a alcanzar algo que desee.
- Haga que el aprendizaje sea divertido
- Estimula la expresión adecuada de emociones,
sentimientos y deseos
- Compartir y convivir en un grupo social
- Incentiva proceso de pensamientos a través de
diferentes actividades (atención, memoria,
concentración)
- Desarrolle actividades significativas,
metódicas y precisas según la escala de
desarrollo del pensamiento.
- Sea lo más concreto y sencillo posible en las
explicaciones
- Las instrucciones deben ser claras, precisas y
una a la vez
- Repetir una misma actividad con diferentes
metodologías para afianzar aprendizaje
CONCLUSIONES
Debemos enmarcarnos en esa visión de la
Discapacidad Intelectual no solo en nuestro
quehacer laboral sino cotidiano, ya que el entorno
puede ser más o menos favorecedor de un
funcionamiento no limitado, o menos limitado, aún a
pesar de las limitaciones de las personas.
La discapacidad intelectual no la tiene la persona, es
la manifestación de unas capacidades limitadas en
interacción con un entorno del que todos formamos
parte.
El crecimiento, el progreso, el desarrollo de
una persona no es sólo cuestión de genes, ni de
síndromes, es cuestión también del entorno,
de la potencialidad y realidad de ese entorno
para cubrir las necesidades de apoyo que cada
persona presente en cada momento de su vida.
GRACIAS
POR SU ATENCIÓN!!!!
Descargar

Discapacidad Intelectual