“POSMODERNIDAD”
Término utilizado en
el arte desde finales
del s. XIX, volvió a
aparecer en la
década de los
cincuenta del s. XX
=
crisis de las
vanguardias, de los
cánones o patrones
estéticos del arte
moderno que
permitían distinguir
lo bello de lo feo, lo
culto de lo popular, lo
natural de lo artístico
La condición posmoderna
texto parteaguas de la Postmodernidad
Lyotard definió la
actitud
posmoderna
desconfianza en los
discursos de totalidad y
homogeneizantes
con
“la incredulidad
los
que se buscaba
respecto
a los
legitimar una
metarrelatos”
determinada
reinantesdeyla
concepción
realidad,
cualquiera
que
definitorios
de la
éstaModernidad
fuera y proviniera
de donde proviniera
emancipación
desolación y
progresiva
de la
fracaso
desesperanza
razón
emancipación
progresiva del
trabajo
enriquecimiento de la
muerte
de
humanidad,
porlas
el
indiferencia
progreso de la
ideologías
tecnociencia capitalista
emancipacióny
perplejidad
progresiva de la
decadencia
desencanto
libertad
redención de las
criaturas por medio de la
apatía
muerte
delasDios
conversión de
almas
vía relato crístico
 Filósofos
de nuestro tiempo han criticado a los
ilustrados de haber tenido una voluntad de
vencer y de poder sobre la naturaleza, incluso
sobre la naturaleza humana.
 Eso habría concluido en los dogmatismos y
totalitarismos.
 Los siglos XIX y XX han sido claro ejemplo de
ello.
 Refugiados
XIX
africanos de finales del siglo
 Soldados
franceses en la Primera Guerra
Mundial (1914)
 Vladimir
I. Lenin (1870-1924), lider de la
Revolución Rusa de 1917.
 Obreros
ingleses desempleados luego del
crack bursatil de Wall Street en 1929.
 Los
líderes del
fascismo: Adolf
Hitler (1889-1945) y
Benito Mussolini
(1883-1945), en
1938.

Hitler se prepara para invadir Polonia (1939)
para comenzar la Segunda Guerra Mundial.

Hiroshima devastada luego de la bomba
nuclear (1o. de septiembre de 1945), con lo
que finaliza la Segunda Guerra Mundial.
 El
Muro de Berlín (1961-1989), que
separaba el capitalismo del “socialismo
real” durante la Guerra Fría.

La “Guerra Fría” no
sólo llevó a la
conquista del
espacio y condujo a
la “Tercera
Revolución
científico-técnica”,
sino que puso al
borde de la
extinción al género
humano por la
amenaza nuclear de
una Tercera Guerra
Mundial.
 Las
protestas estudiantiles en 1968, son
consideradas el ápice de la crisis de la
razón: “la imaginación al poder”; “haz el
amor y no la guerra”.
 Los
engendros de la
racionalidad y del
libre mercado: la
indigencia.
 Los
engendros de la
racionalidad y de la
automatización: el
motor de combustión
interna y la
contaminación.
 La
racionalidad ilustrada se ha vuelto
totalitaria, porque no admite nada fuera
de sí.
 A la racionalidad se le sacrifican los
valores supremos de la persona y de la
comunidad humana.
 Dicho racionalismo totalitario produce
rasgos patógenos.
La posmodernidad es la consecuencia
lógica de los excesos del proyecto
moderno
que comenzó
por
establecer
límites a las
posibilidades
de la razón
y terminó
renunciando a la
tarea de
fundamentación
trascendental,
propia de la
metafísica
se radicalizó hasta
los extremos de un
irracionalismo y
nihilismo epocal,
simbolizado por la
declaratoria de
“la muerte de Dios”
del parágrafo 125
de La Gaya ciencia
NO HAY
ABSOLUTOS
MÁS
SENTIDO
META
ALLÁ
FUNDAMENTO
Los valores
desvalorizan
y se
inversión
de se
valores:
el orgullo,
el
vuelven
honor, la
fuerza,caducos
el egoísmo, la
MÁS REALIDAD
autosuficiencia QUE
ESTE MUNDO
Y ESTA VIDA
La postmodernidad es la
etiqueta de descrédito del
proyecto moderno y de
cualquier propuesta sobre
el hombre, la vida, la moral,
la historia
la Escuela de
Frankfurt denunció
la contradicción en
que incurrió la
Modernidad
Proclamando la
emancipación del género
humano a través del uso
de la razón crítica, esta
última se absolutizó a tal
grado que terminó
dogmatizándose
La
razón
devino
irracional
los grandes acontecimientos del
siglo XX refutaron las
expectativas del proyecto
moderno y mostraron el rostro
deshumanizante y de barbarie
oculto tras esa razón irracional
Este crimen, que es real…
Los
«Auschwitz»
grandes relatos
refuta
de la
emancipación
doctrina
devienen
especulativa
inválidos
…no es racional.
Berlín, 1953
Budapest, 1956
Todo lo proletario es
comunista…
los trabajadores
se rebelan
contra histórica:
el partido
refutan
la doctrina
materialista
…todo lo comunista
es proletario
Checoslovaquia, 1968
Polonia, 1980
La caída del socialismo real y la promesa del
pluralismo cultural tolerante
Las
masacres
étnicas
en
los
países
de
refutan la ideología del proclamado
Europa del Este
triunfo de la democracia neoliberal
capitalista así como las promesas de la
La polarización y el choque entre Oriente y
globalización económica y de una
Occidente a partir de aquél 11 de
ciudadanía
planetaria
septiembre
La crisis económica y financiera
mundial que comenzó en 2008 en
Estados Unidos
Positivamente, la
postmodernidad, no se
define sólo en
contraposición a la
Modernidad, no es la época
siguiente y contigua, de
superación o consumación
de ésta, sino la época de su
total fracaso
abandonar la neurosis moderna, la
esquizofrenia, la paranoia occidentales,
fuente de los malestares que se han dado
durante
los últimos
siglosmoderno
como una
contraposición
al dos
proyecto
Los
«metarrelatos»
modernos,
y
cualquier posible metarrelato, se han
tornado inviables, inclusive un posible
metarrelato de la decadencia de los
metarrelatos o de la superación de los
anteriores está condenado al fracaso.
Por ello, la postmodernidad es la
disolución de la categoría de lo «nuevo»,
es la experiencia del «fin de la historia»
Faltando un relato único que nos guíe,
nos encontramos en una situación
desbrujulada, no tenemos esas
verdades a las que agarrarnos que en
tiempos no tan lejanos nos daban
sentido y legitimación a las posturas que
se mantenían.
Imperan la incertidumbre, el escepticismo,
la diseminación, las situaciones
derribantes, la discontinuidad, la
fragmentación, la crisis
En la base de la
ética posmoderna
hay una crisis de
autoridad
Esta crisis involucra
las instituciones
tradicionales por
medio de las cuales la
modernidad trató de
organizar una
sociedad racional y
progresista
Esta crisis se manifiesta de diversas maneras:
la adoración de la juventud y el
consentimiento de sus caprichos
el dinero como símbolo
de éxito y felicidad
una economía donde “ser” es
comparar, consumir, usar y tirar
la identidad es definida por las
adquisiciones del mercado y
no por las ideologías
la imagen domina la realidad; ser alguien es
aparecer en alguna pantalla o en un web site
casi nadie se preocupa por
lo que “realmente” es:
la imagen pública es el
nuevo objeto de adoración
En contraste con la ética del trabajo y
el ahorro, propia de la modernidad, la
ética actual afirma el valor del
consumo, el tiempo libre y el ocio
Ayudado por la exaltación del
individualismo, la devaluación de la caridad
y la indiferencia hacia el bien público
La búsqueda de gratificación, de placer y
de realización privada es el ideal supremo
La adoración de la independencia personal y
de la diversidad de estilos de vida se ha
transformado en algo importante
El pluralismo provee una multiplicidad de
valores, con muchas opciones individuales,
pero ninguna de ellas auténtica
Las diferencias ideológicas y religiosas son
tratadas superficialmente como modas
La cultura de la
libertad personal,
el pasarlo bien, lo
natural, el humor,
la sinceridad y la
libertad de
expresión
emergen hoy como
algo sagrado
Lo irracional se
legitima a través de
los afectos, la
intuición, el
sentimiento, la
carnalidad, la
sensualidad y la
creatividad
un mínimo de austeridad y un máximo de
deseo, menos disciplina y más comprensión
los medios masivos de comunicación e
información determinan la opinión pública,
los modelos de conducta y de consumo
éstos reemplazan las interpretaciones
religiosas y éticas por una información
puntual, directa y objetiva y colocan la
realidad más allá del bien y del mal
Paradójicamente, la influencia de
los medios aumenta cuando se
produce una crisis de la
comunicación
Las personas sólo hablan de sí
mismas, quieren ser escuchadas,
pero no quieren escuchar. Se busca
una comunicación sin compromiso
De ahí la búsqueda de la participación distante,
los amigos invisibles, las amistades del e-mail,
msn, facebook, etc.
De acuerdo con G. Lipovetsky, ha
surgido la nueva era del pos-deber,
la cual :
renuncia al deber absoluto en el ámbito ético.
proclama el derecho individual a la autonomía,
a la felicidad y a la realización personal.
descarta los valores incondicionales, como el
servicio a los demás y la renuncia a uno mismo
Sin embargo, nuestra sociedad no
excluye la legislación represiva y
virtuosa:
•contra las drogas,
•el aborto,
•la corrupción,
•la pena de muerte, •la protección de los niños,
•la higiene,
•la dieta saludable
La posmodernidad no propone un caos sino
que reorienta la preocupación ética a través
de un compromiso débil, efímero, con
valores que no interfieren con la libertad
individual: no es hedonista sino
neohedonista
En la ética posmoderna, para
enfrentar al individualismo
indiscriminado, es necesaria
la mezcla de deber y de
negación del deber
Se necesita una ética que prescriba
algunos deberes para controlar el
individualismo sin proscribirlo: no un
individualismo sino un
neoindividualismo
La preocupación moral posmoderna no
expresa valores sino más bien
indignación contra las limitaciones a la
libertad. El objeto no es la virtud sino
más bien obtener respeto
Se prohíbe todo He ahí por qué la nueva
moralidad puede
aquello que limite
coexistir con el consumo,
los derechos
el placer y la búsqueda
individuales
Se trata de una moral
indolora, débil,
donde todo vale,
pero donde el deber
incondicional y el
sacrificio han muerto
individual de satisfacción
privada
La moral
posmoderna ha
dejado atrás tanto el
moralismo como el
antimoralismo
Todo esto resulta en una moralidad ambigua
Por un lado tenemos un individualismo sin
reglas, manifestado en la exclusión social, el
endeudamiento familiar, familias sin padres,
padres sin familias, analfabetismo, los
desposeídos, ghettos, refugiados, marginales,
drogadictos,
violencia,
delincuencia,
explotación, delitos financieros, corrupción
política
y
económica,
búsqueda
inescrupulosa de poder, ingeniería genética,
experimentación con seres humanos, etc…
Por otro lado, un espíritu de vigilancia
hipermoralista listo para denunciar todos los
atentados contra la libertad humana y el
derecho a la autonomía individual:
•preocupación ética por los
derechos humanos,
•disculpas por los errores del
pasado,
•protección del medio
ambiente,
•campañas contra las drogas,
el tabaco, la pornografía, el
aborto, el acoso sexual, la
corrupción y la
discriminación
•tribunales éticos,
•marchas de silencio,
•protección contra el
abuso de niños,
•movimientos en favor
de los refugiados, los
pobres,
el
tercer
mundo, etc…
La moralidad neohedonista de la
posmodernidad se traduce en demandas
que corren en direcciones opuestas
Por un lado, tenemos normas:
hay que comer en forma saludable, cuidar la
figura, combatir las arrugas, mantenerse
delgado, valorar lo espiritual, no agitarse,
hacer deportes, buscar la excelencia y
controlar la violencia, entre otras cosas.
Por otro lado, encontramos una
promoción del placer y de la vida fácil, la
exoneración de la responsabilidad
moral, la exaltación del consumo y de la
imagen, la valoración del cuerpo en
detrimento de lo espiritual
Como resultado, hay depresión, sentimiento de
vacío, soledad, falta de sentido, estrés,
corrupción, violencia, indiferencia, cinismo,
etc…
En términos generales se refiere a la
pérdida de influencia de la religión en la
cultura. Si en alguna época estuvieron
sometidas a la influencia y tutela, con la
secularización la ciencia, la moral, el arte
y otras expresiones humanas recobran su
papel al margen de lo religioso
El problema viene cuando la
secularización no se contenta con
separar los dos planos, lo terrenal y lo
eterno, sino que acaba arrasando
cualquier sentido de ultimidad y de
trascendencia de la vida, es decir,
cuando cae en lo que hemos llamado
«secularismo».
“Dios ha muerto pero a nadie le importa
un bledo”
“se puede afirmar que es más
importante no confundir el apio con el
opio que saber si Dios existe o no”
El problema actual con el que nos ha
enfrentado el secularismo en los últimos
años ha sido el dilema sobre si:
la Iglesia debe
abrirse de tal
resguardarse en
modo a los
su tradición sin
cambios históricos
estar atenta a los
y culturales al
signos de los
precio de perder
o, por el
tiempos
su identidad
contrario
La primera postura, ha
hecho recalar en
integrismos o
neofundamentalismos
(de todos los colores y
sabores) entendibles –
pero no precisamente
justificables- sólo como
reacción a los procesos
de modernización y
desacralización de los
distintos órdenes de la
vida
los integrismos son la
más clara oposición a
lo que se llamó el
“desencantamiento
del mundo”
es decir, la pérdida
del sentido religioso
y sacro de la vida
humana y de la
historia
Por esta ‘profanación de lo sagrado’ es
que la Iglesia asumió una actitud de
desprecio hacia lo secular, hacia la
cultura y hacia los signos de los tiempos.
Paulo VI definió como el drama de
nuestro tiempo la ruptura entre el
evangelio y la cultura y exhortaba a que
la Iglesia entablara un diálogo con el
mundo en el que tiene que vivir
(Evangelii Nuntiandi 20 c ; Ecclesiam suam, 60)
Como consecuencia de la secularización
los creyentes tendríamos que afrontar lo
que se ha denominado
“crisis de relevancia”:
hacer a la cultura contemporánea una
oferta espiritual y moral que apenas y
puede considerarse atractiva para las
personas de hoy
El problema sale a flote cuando se trata
de mantener vivo el impacto, la
incidencia y el compromiso cristiano en
medio de la cultura actual
se convierte en dilema porque para salir de la
irrelevancia y hacer actual el mensaje
evangélico, cualquier tentativa puede inducir
a una crisis de identidad, ya que terminaría
privilegiando la relatividad del aspecto
cultural, social e histórico por encima de la
universalidad y perennidad de la Revelación
La crisis de identidad
acabaría reflejando las
aspiraciones, los valores
y la manera de sentir de
la sociedad en general,
en los cuales en medio
del pluralismo y la
fragmentación se
rechazaría
rotundamente la
aceptación de la Verdad
de Cristo y de su
Evangelio
La inmanencia de Dios, su
presencia
en
la
historia,
manifestada en el misterio de la
Encarnación del Verbo, puede
servir
como
clave
de
interpretación y de acción para
mediar entre esa crisis de
relevancia y crisis de identidad
el Hijo de Dios asume
En la teología
la condición
humana
paulina
pasa
porpodemos
la muerte
observar que la
encarnación
para
vencer
a la
consta
de un
muerte
doble
movimiento,
para
que
los hombres
dehagamos
descensohijos
y dede
nos
ascenso
Dios
es evidente que
posmodernidad y secularismo
están ganando la
batalla…
por el predominio de la ciencia
y la tecnología
por la prioridad de lo
económico sobre todas las
otras dimensiones sociales
por el influjo determinante de los
medios de comunicación sobre
nuestra personalidad y nuestras
conductas
sigue existiendo la necesidad de
la fe, la necesidad de lo
trascendente, necesidad que
tiene exclusivamente el ser
humano, en tanto homo religiosus
 Un
nuevo kairós
Recuperación de los espacios públicos
Mantener el papel profético
Integrar el Evangelio en la cultura sin
perderse en ella
Revaloración de la experiencia religiosa
Estar en el mundo sin ser del mundo
Ser «Sal de
la tierra y
luz del
mundo»
Descargar

ateísmo cultural