CHICHAROS PARA LOS NERVIOS
Este alimento originario de Asia y que
actualmente se produce en climas fríos es
rico en proteínas y en el complejo de
vitamina B, por lo que es excelente para la
salud del sistema nervioso.
Su alto contenido de fibras solubles e
insolubles también lo hace ideal para el
cuidado del sistema digestivo y circulatorio.
Su alto contenido de fibras solubles e
insolubles también lo hace ideal para el
cuidado del sistema digestivo y circulatorio.
Al comprarlo es importante evitar las vainas
amarillas. Para pelar fácilmente las vainas se
les debe sumergir en agua fría e,
inmediatamente después, en agua hirviendo.
Luego hay que agitarlas con una cuchara:
esto hace que se abran y suelten los granos.
CUIDARSE DE LA CONTAMINACION AMBIENTAL
El aire contaminado contiene cadmio,
mineral que aumenta el riesgo de
hipertensión y endurecimiento de las
arterias, pero según un estudio reciente, el
consumo diario de 400 mg de vitamina E
reduce en un 47% el riesgo de muerte por
enfermedades cardiovasculares.
Asimismo, el cobre de algunas tuberías
puede aumentar el riesgo de sufrir
padecimientos circulatorios. Una
medida preventiva para contrarrestar la
acumulación de este mineral en el
organismo es aumentar el consumo de
alimentos ricos en zinc, vitamina C y vitamina
B6
•Alimentos ricos en zinc: pescados, mariscos,
levadura de cerveza, frijoles, champiñones,
papitas, sardinas, cereales integrales y
semillas de girasol.
•Alimentos ricos en vitamina B6: pollo,
zanahorias, pescados, yema de huevo,
chícharos, espinacas, nueces y germen de
trigo.
LA CEBOLLA EVITA LAS FRACTURAS
De acuerdo a los estudios de investigadores
suizos, la cebolla puede reducir la pérdida de
hueso en un 20%; lo que representa una
protección mayor que la proporcionada por la
calcitonina (el medicamento más popular
para evitar la osteoporosis).
En el desarrollo de la investigación, los
científicos extirparon los ovarios de ratones
hembras que provocaron una respuesta
hormonal similar a la que padecen las
mujeres durante el periodo de menopausia, y
después de cuatro semanas los ratones
fueron alimentados con un gramo de cebolla
al día, lo que representó huesos más gruesos
y sólidos.
10 CONSEJOS:
1. Reemplaza los dulces, las patatas fritas y
demás snacks con muchas calorías por
frutas, verduras, baras de avena, barras de
granola cuando tengas hambre entre
comidas. Puedes tener en cuenta
también estos snacks saludables.
3. Acostúmbrate a leer las etiquetas de
los alimentos. Prioriza siempre los
alimentos bajos en grasas, bajos en
azúcar y con poca sal. Comienza a leer la
información nutricional de cada alimento,
pero no te obsesiones con contar las
calorías porque eso no funciona para
adelgazar.
2. Cuando vayas al supermercado,
recuerda el tip anterior. ¡No caigas en la
tentación de ir hacia el pasillo de las
golosinas! Comprar comida sana es el
primer paso para cocinar sanamente y así
alimentarnos mejor en casa.
4. Reduce el tamaño de las
porciones en tus platos. De esa
manera, evitarás el comer de
más.Haciendo click aquí encontrarás
varias estrategias para controlar la
cantidad de comida que comes.
5. Acostúmbrate a los sabores. Sí, la
dulzura natural de una fruta no se
puede comparar con el sabor dulce
de un caramelo, pero acostúmbrate
a disfrutar de lo natural. ¡Es para
cuidar tu salud y tu silueta!
6. En lo posible, prioriza las siguientes
elecciones: mostaza en lugar de
mayonesa,carne de pollo o pavo en lugar de
carne roja o carne de cerdo, pan integral en
lugar de pan blanco, comidas al horno o a la
parrilla en lugar de comida frita, y leche
descremada y lácteos bajos en grasas en
lugar de leche entera.
7. “Colorea tus platos”. ¿Sabías que los
colores en tus platos representan la variedad
de nutrientes presentes? Es más saludable y
sabroso para la vista y el paladar.
8. No te saltees comidas. Respeta el
desayuno, el almuerzo, la merienda y la
cena. Y también debes consumir snacks
saludables entre comidas así no llegas con
demasiada hambre a ellas: eso te hace
comer más y peor. La clave en una buena
alimentación es comer cada 3 hs.
9. No cenes 3 horas o más antes de
irte a dormir. Dale a tu cuerpo la
oportunidad de digerir la comida y
“tener combustible” hasta el final del
día.
10. Ten en cuenta que alimentarnos
saludablemente no es “estar
encarcelado” sino seguir todo un
estilo de vida. Seguir estos hábitos
es cuestión de costumbre. Además,
la clave no es prohibirnos lo que
más nos gusta sino comer con
moderación: recuerda que los
excesos nunca son buenos.
En mi wiki
encontraras
mas acerca de
este tema
Descargar

Diapositiva 1