PSICOANÁLISIS NEOFREUDIANA
MG. VERÓNICA MEZA MOSTAJO
IMAGEN DE LA PERSONA SEGÚN FREUD
No es sencillo capturar la esencia de las concepciones de
Freud, quien elaboró una espectacular imagen de lo que una
persona podría ser inventando un extenso y novel sistema
teórico.
Freud vio que la persona lucha contra si misma y contra el
mundo, bloqueada por sus angustias y conflictos, y acosada
por sus propios deseos y secretos inconscientes,
inaceptables; esa concepción ha cautivado la imaginación de
muchas personas comunes y corrientes y la de no pocos
clínicos.
En la perspectiva de Freud, los humanos no son los seres
racionales, desprovistos de emociones, que la sociedad
victoriana pensaba que eran. En vez de eso, la gente se ve
desgarrada por conflictos y deseos inconscientes que la
empujan de manera intrigante.
La importancia que daba Freud a los impulsos inconscientes
como determinantes primordiales dela conducta, se
manifiesta a través de una analogía, en la que la relación
entre el ello y el yo se asemeja a la que hay entre un caballo
y su jinete:
“……..El caballo aporta la energía de locomoción, mientras
que el jinete tiene la prerrogativa de determinar la meta y
de guiar los movimientos de su poderosa montura hacia la
misma. Sin embargo, con demasiada frecuencia, en las
relaciones entre el yo y el ello se encuentra una imagen de la
situación menos ideal, en que el jinete se ve obligado a
conducir su caballo en la dirección en la que este último
quiere seguir”
Así pues, en la psicología de Freud el ello es testarudo y
fuerte, de modo que en muchas ocasiones el yo no logra
controlarlo de manera eficaz.
Freud creía que el ambiente es menos importante que los
instintos innatos en la dinámica de la personalidad;
consideraba que los estímulos externos hacen demandas
menores y que, en el último de los casos, pueden ser
evitados. Por el contrario, los propios impulsos y
necesidades no pueden ser evadidos y, en consecuencia,
Freud los convirtió en el núcleo de la personalidad.
HACIA LA PSICOLOGÍA DEL YO
Si bien es cierto que cada escritor “neofreudiano” ha
realizado una aportación peculiar a la psicología, hay
ciertos temas comunes que surgen una y otra vez, sobre
todo en los últimos años. Dichos temas sugieren la
presencia de un cambio gradual en el enfoque.
Parece ponerse menos atención a las ideas de Freud sobre
los instintos sexuales y agresivos básicos del ello; también se
presta a este último un papel menos dominante. El cambio
ha sido acompañado por una expansión del concepto y la
funciones del yo, y del “si mismo” hasta el punto que las
nuevas tendencias teóricas han sido denominadas
“psicología del yo”.
Los neofreudianos vieron el desarrollo humano como un
proceso más continuo, que se extiende a lo largo de la vida
del individuo. La personalidad comenzó a ser concebida, más
que como producto de las primeras experiencias
psicosexuales, como un proceso de desarrollo cuyas raíces
están en las relaciones sociales e interpersonales y en el
contexto de la cultura y la sociedad.
CARL JUNG
Carl Jung comenzó su carrera como admirador y colaborador
de Freud, pero más tarde se apartó de la línea y creó su
propia teoría del psicoanálisis y un nuevo método de
psicoterapia. Su enfoque llegó a ser conocido como la
psicología analítica.
Aunque en dicha teoría se conservan los procesos
inconscientes de Freud, se postula la existencia de un
inconsciente colectivo, es decir, un fundamento heredado de
la personalidad. El contenido del inconsciente colectivo lo
constituyen los arquetipos o “imágenes primordiales”.
El inconsciente colectivo es algo que no se adquiere en
forma individual, sino que se debe a una herencia. Entre los
ejemplos de arquetipos se encuentran Dios, el héroe joven y
poderoso, el hombre anciano y sabio, la madre tierra, el
hada madrina y el prójimo hostil. Todos estos arquetipos
forman parte de los mitos, arte y sueños de la humanidad.
A los ojos de Jung, la psique no sólo tiene un lado
consciente, sino también un aspecto oculto o sombra, que es
inconsciente. El crecimiento personal implica un desarrollo
de esa sombra y su integración gradual con el resto de la
personalidad, de tal manera que se forme un estilo de vida
significativo y coherente.
Jung creía que el desarrollo humano no puede ser explicado
por completo con base en la historia pasada, para él, el
significado de la conducta sólo se comprendía en razón a sus
productos o efectos finales; es necesario entender a los seres
no solo en términos de su pasado, sino también a la luz de
sus propósitos y búsqueda de objetivos.
También como Freud, Jung pensaba que las conductas
anormales eran solo una manera de revelación del contenido
del inconsciente. Dicho contenido, sentía Jung, se expresa
más a menudo a través de los sueños.
La concepción de Jung de la personalidad es compleja, ya
que está formada más por un conjunto de observaciones
fascinantes que por una teoría coherente.
ERICH FROMM
Fromm ayudó a difundir los conceptos freudianos del
individuo como miembro de la sociedad.
Freud vio el desarrollo de la personalidad como una
reacción ante las satisfacciones y frustraciones de los
impulsos fisiológicos. Por el contrario, Fromm veía a la gente
como seres principalmente sociales, que deben ser
comprendidos en términos de sus relaciones con otros.
Las personas tienen cualidades psicológicas, como la
tendencia a desarrollar, cultivar y realizar potencialidades,
que dan por resultado un deseo de libertad y una lucha por
la justicia y la verdad.
Fromm criticaba la idea freudiana de que la fijación en ciertas
etapas de gratificación, es la causa de peculiaridades futuras
del carácter. Según Fromm, los rasgos del carácter se
desarrollan como resultado de las experiencias con los
semejantes.
ERIK ERIKSON
El psicoanalista Erik Erikson propuso etapas del desarrollo
que se enfocan a los problemas de adaptación social. De
acuerdo con Erikson, conforme los niños creen se enfrentan
a una variedad cada vez más amplia de relaciones humanas.
Erikson plantea la hipótesis de que en cada una de las
etapas del desarrollo hay una “crisis” psicosocial; dicha crisis
tiene su origen en los esfuerzos de la persona por resolver
los problemas de dicha etapa.
Las etapas de Erikson se extienden más allá de la infancia e
incluyen crisis de la adolescencia y la edad adulta; ve el
desarrollo como un proceso que se extiende durante toda la
vida, en vez de ser determinado por completo en los
primeros años de la misma, y en el que la “identidad del yo”
es central.
Las ideas de Erikson se han vuelto muy populares en muchas
partes de occidente. Sus ideas respecto a las “crisis de
identidad” de la adolescencia, por ejemplo, se utilizan en
todas partes.
OTROS ANALISTAS NEOFREUDIANOS
De muchas maneras, las concepciones de Fromm y
Erikson son representativas de las contribuciones de
muchos otros “neofreudianos”, como Alfred Adler,
Harry Stak Sullivan, Karen Horney y David Rapaport. En
general esos neofreudianos recomendaron poner un
mayor interés en los “procesos del yo” y “la
comprobación de la realidad” y las relaciones
interpersonales actuales del individuo; asimismo,
ponían menos atención en el papel de los instintos y las
diferentes etapas psicosexuales del desarrollo.
Muchas Gracias!!!
Descargar

PSICOANÁLISIS NEOFREUDIANA