Capítulo 13
El poder de las
palabras
“El que guarda su
boca y su lengua, su
alma guarda de
angustias”
(Proverbios 21:23).
Las palabras tienen un poder
increíble para que los niños se
sientan bien consigo mismos,
o ¡se sientan mal!
Las palabras pueden llevar un
mensaje de amor a sus hijos, o
un mensaje de indiferencia, de
ira y de rechazo. Pueden
inspirar y animar o
destruir y desanimar.
Vigile sus palabras y el tono
de su voz para estar seguro
de que lo que diga no
rebaje.
Cuando usted se muestra
interesado en lo que le
sucede a su hijo y más en
sus sentimientos heridos,
muestra cuánto
valora a su hijo.
Principio 136
Nunca diga a los niños
nada que no les
gustaría que alguien le
diga a usted.
Actividad
Un ejemplo del poder
de las palabras
Página 178.
Las expectativas negativas
destruyen el valor
Usted debe ser muy cuidadoso en
no comunicar expectativas
negativas.
Primero se concentran en un
aspecto negativo del niño.
Segundo el ponen etiqueta.
Tercero usan palabras
“siempre” y “nunca”.
Inserte una corrección entre dos
declaraciones positivas
Hay ocasiones en los padres deben ser
firmes, haciéndoles saber a sus hijos que
deben cumplir el pedido.
Para ayudar a sus hijos a sentirse
valiosos durante los momentos de
corrección, siga esta regla: Cuando tenga
que decir algo que pueden tomar como
negativo, presente antes y
después algo positivo, y
mantenga el tono de su voz
positivo.
Actividad
Ejemplo de como
insertar las
correcciones entre dos
afirmaciones
Página 182.
Evite poner etiquetas
Cuando hable de sus hijos
siempre póngalo en un marco
positivo. Sea cuidadoso con lo
que dice a los amigos sobre su
hijo, especialmente cuando su
hijo puede oír lo que dice.
Afirme los hechos: no asesine
el carácter
Cuando un niño necesita
corrección, simplemente presente
los hechos en lugar de asesinar
el carácter.
Principio 137
Las palabras “siempre”
y “nunca”, cuando se
agregan a la conducta
negativa de un niño,
asesinan el carácter.
De qué modo sus palabras
pueden predecir la
respuesta del niño
A medida que los niños crecen,
los padres a veces no entienden
por qué sus chicos reaccionan de
la manera en que lo hacen.
Generalmente tiene que ver con
el tono de la voz y las
palabras que usan los
padres.
Actividad
Modelo de
personalidad
Página 184.
Hable a sus hijos de la manera en
que le gustaría que ellos le
hablaran a usted
Los niños son a menudo más
sensibles que los mayores. Pruebe
sustituyendo su nombre en lugar del
de su hijo cuando lo vaya a corregir.
Actividad
Los valores de Dios
Página 185 - 187.
La Biblia dice que Dios nos observa
y se alegra cuando encuentra
integridad en nosotros (1 Crónicas 29:17).
Busque cada día cualidades
piadosas de carácter en su hijo y
hágale saber cuánto aprecia
esos rasgos.
Busque en su hijo los rasgos de
carácter que Dios valora y
hágaselo saber.
Enseñe a sus hijos a
pensar antes de hablar
Es importante que los
niños aprendan que sus
palabras tienen poder. Lo
que dicen puede edificar a
otros o dañarlos.
Además, los niños
necesitan saber que sus
palabras pueden herir y
que pueden herir mucho.
Enséñeles a considerar
los sentimientos de los
demás,
Enseñe a sus hijos a no
fastidiar
Si un niño se siente inseguro,
molestar puede ser una
manera de intentar controlar a
otros y sentirse poderoso.
Cualquiera sea la razón para
molestar, no debe permitirse
que continúe.
Su hogar debe ser un lugar
seguro para sus hijos. Aquí
esta la regla: “No puedes
dañar a otros”. Enseñe a
sus hijos a observar cómo
otros reaccionan a sus
palabras.
Si un niño comienza a
verse triste o enojado,
enseñe a sus hijos a
detener lo que estaba
diciendo y pedir disculpas.
Las palabras y los actos
faltos de respeto deben ser
corregidos.
Enseñe a los niños a no
juzgar a otros
Es importante que enseñe
a sus hijos a no juzgar,
sino a familiarizarse con
una persona o situación,
de modo que puedan
entenderlos
mejor.
Las palabras crueles
producen dolor psicológico
(lastiman los sentimientos de
las personas), así como una
puñalada produce dolor físico.
Las palabras crueles pueden
hacer que la persona se
sienta tan sin valor
que desearía
estar muerta.
A medida que los niños
crecen, debería decírseles
que las palabras de crítica
no solo lastiman en el
momento en que se las dice,
sino que pueden producir
una herida para toda la vida.
Durante los primeros siete
años mencione a sus hijos
que alguna vez en el futuro
escucharán a alguien
hablar mal de otra persona.
Enseñe a sus hijos a
mantenerse firmes a favor
de los más débiles.
Como también enséñele
que habrá persona que
hablarán de ellos, pero que
son especiales para Dios,
porque son su creación y
depende de ellos elegir
cuanto les afecte lo que
digan los demás.
Palabras que edifican la valentía
Cuando los niños se desaniman
necesitan escuchar palabras de
ánimo, escuchar a sus padres
repetir una y otra vez frases que
pueden convertirse en
autoafirmaciones.
Actividad
Palabras que
estimulan
Página 193.
Actividad
Proverbios que
estimulan
Página 194.
Actividad
Principios para aplicar
a su familia
Página 195.
Descargar

Actividad