Redacción judicial
Poder Judicial de Córdoba
(2010)
El verbo
y
los verboides
Verbo: sintácticamente, señala
la acción que involucra a un
sujeto.
El empleado resposanble considera que no puede faltar sin una
justificación.
VERBO
Núcleo del Predicado
Aspecto morfológico:
•
•
TIEMPO: denota cuándo pasa aquello
que le ocurre al sujeto. Tiene tres
modalidades (presente, pasado o
pretérito y futuro) que se organizan
desde el presente (tiempo del hablante,
narrador o relator).
MODO: expresa cuál es la actitud que
manifiesta el hablante (narrador o
relator) frente al hecho que relata.
MODOS
A) INDICATIVO: la acción aparece (en el
presente, pasado o futuro) como algo real,
positiva o negativamente existente. Es el
modo del Código Civil (“Las convenciones
hechas en los contratos forman para las
partes una regla a la cual deben
someterse como a la ley misma”).
MODOS
B) SUBJUNTIVO: la acción es presentada
como una virtualidad, deseo, duda o
posibilidad, con independencia de su
eventual concreción. Es el mundo latente,
irreal y preventivo del Código Penal (“Se
aplicará reclusión o prisión de 8 a 25 años
al que matare a otro, siempre que en este
Código no se estableciere otra pena”).
MODOS
C) IMPERATIVO: la acción es presentada como una
orden y expresa mandato, ruego o consejo. Es un modo
utilizado comúnmente en las partes resolutivas de las
sentencias o resoluciones administrativas. Siempre
supone un yo o un nosotros que ordena (ordenamos):
“Hazlo como te indiqué”. Pasado por el tamiz del
derecho el imperativo se vuelve menos agresivo,
impersonal y distante: “Resuélvase conforme lo
peticionado”. Como es directo, raramente va precedido
por un encabezamiento del tipo: “Por favor, sírvase”.
Necesita ir al grano: “Sentate, siéntese,
sentémonos”. Tampoco tolera el uso del infinitivo: “No
hablar en clase”. Siempre es un yo que tutea,
ordenando, a otro: “No hablen”.
MODOS
D) POTENCIAL O CONDICIONAL: es el modo
de la imprecisión, el condicional del rumor (de la
prensa), de aquello que aún no es una certeza.
“Declararía si me ofrecieran garantías”. “Si
hubiera sabido que estabas en problemas te
habría ayudado”. Este modo está emparentado
con el subjuntivo, según la siguiente fórmula:
posibilidad (“Te habría ayudado”) + deseo (“si
hubiera querido”). Eviten el barbarismo
(“tucumanización”), que consiste en emplear
esta fórmula: posibilidad (“Te habría
atendido”) + posibilidad (“si me habrías
llamado”).
El verbo es el núcleo del predicado.
- Función: selecciona sus
complementos (objeto directo, objeto
indirecto, circunstanciales,
predicativo, etcétera).
- El problema de los verboides:
estas formas (infinitivo, participio y
gerundio) no desempeñan la función
exclusiva del verbo (núcleo del
predicado), sino otras, porque no
flexionan (son rígidos) ni concuerdan
con un sujeto.
•
•
Formas finitas, activas, conjugadas
(personales): concuerdan en número y
persona con un sujeto. Función sintáctica:
núcleo del predicado.
Formas no finitas, inactivas o
impersonales (verboides): infinitivo (ar),
participio (ado) y gerundio (ando). Función
sintáctica: 1) Infinitivo-sustantivo (ejemplo:
“El discutir ideas es propio de las
democracias”). 2) Participio-adjetivo
(ejemplo: “La cuestión discutida en el
proceso es…”). 3) Gerundio-adverbio
(ejemplo: “Resolvimos la cuestión
civilizadamente: discutiendo”).
El problemático gerundio: la comodidad
y la costumbre de emplearlo mal
Presupuesto: sintácticamente, el gerundio no
funciona como núcleo del predicado. Es más
bien un acompañante adverbial, preocupado por
precisar las circunstancias en que se desarrolla el
verbo principal, que sí está conjugado (activado)
y que es el nervio de la oración. Ejemplo: “Me
defendí invocando el principio de inocencia”.
El gerundio responde aquí a la pregunta acerca
de ¿cómo me defendí? No sucede lo mismo
cuando escribo: “Constituyendo domicilio
legal, digo”.
Formas en que se presenta el gerundio
• Simple: denota (semánticamente) una acción
que perdura y expresa simultaneidad (o
anterioridad) respecto del tiempo del verbo
principal al que acompaña. Ejemplo: El juez
ingresó al despacho sonriendo.
• Compuesta: denota una acción acabada y
manifiesta anterioridad respecto del verbo
principal. Ejemplo: “Habiendo sido
escuchado el Sr. Procurador General de la
Provincia, la causa quedó en estado de ser
resuelta”. Entonces, de ahora en más escribiré: 1)
“Constituyo domicilio legal y digo”. 2)
“Habiendo constituido domicilio legal,
digo”.
Primera regla para escribir
(correctamente) el gerundio:
Hay que asegurarse de que tenga como punto
de referencia el núcleo del sujeto de la oración.
Buen ejemplo: “Los créditos de los cónyuges
contra la sociedad conyugal, al tiempo de la
disolución de esta, se determinarán
reajustándolos equitativamente” (artículo
1.316 bis, Código Civil).
Mal ejemplo: “Los conocidos retranqueos
municipales estableciendo nuevas líneas de
edificación no son restricciones al dominio”.
Segunda regla:
Simultaneidad: la modalidad de la acción
que supone el gerundio debe realizarse al
mismo tiempo (o inmediatamente antes)
que la acción que expresa el verbo.
Buen ejemplo: “Siguiendo expresas indicaciones
de mi mandante, en legal tiempo y forma, vengo a
interponer una demanda”.
Malos ejemplo: “Hans Kelsen nació en Praga en
1881, muriendo en Estados Unidos en 1973”. “El
Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley a la
Legislatura disponiendo una suba salarial”. Esto
último suele definirse irónicamente como
“gerundio de Boletín Oficial”.
Tercera regla:
Función adverbial: el gerundio siempre
denota una modalidad o circunstancia
(tiempo, modo, condición, etcétera) de
la acción que expresa el verbo principal.
Buen ejemplo: “El imputado se defendió
invocando el principio de que nadie puede
declarar contra sí mismo”.
PRUEBA: hay que preguntar al verbos en qué
circunstancias se produjo la acción que él
representa (cómo, dónde, por qué, para qué,
etcétera). Si el gerundio responde esos
interrogantes es porque está funcionando
correctamente como complemento
circunstancial del verbo.
Otro buen ejemplo
• Art.207.- El cónyuge que hubiere dado
causa a la separación personal en los
casos del artículo 202 deberá contribuir a
que el otro, si no dio también causa a la
separación, mantenga el nivel económico
del que gozaron durante su convivencia,
teniendo en cuenta los recursos de
ambos. Para la fijación de alimentos se
tendrá en cuenta… (Código Civil).
Consejos útiles para redactores
• La redacción judicial siempre supone una
conclusión (presente) sobre el pasado.
• El “considerando” de una resolución es una
crónica argumentada: el relator narra en
presente y viaja hacia el pasado. Tiene que tener
ductilidad en el manejo de los tiempos verbales.
• Eviten la voz pasiva si conocen quién es el dueño
de la acción: “La demanda fue interpuesta por
el actor el 24/10/06”. Lo correcto sería: “El actor
interpuso la demanda el 24/10/06”.
Consejos útiles redactores
• Si la acción comenzó y terminó en el
pasado utilicen el Pretérito Indefinido del
Modo Indicativo que, pese al nombre, es el
más acabado de los pasados. (“El 26 de
abril dedujo una queja por apelación
denegada”).
• Si se refieren al pasado como una
costumbre que es recordada en el presente
empleen el Pretérito Imperfecto: “Mi
cliente solía ir todas las mañanas…”.
Nunca hay que olvidar:
• Pretérito Indefinido (Pretérito Perfecto Simple o
Pretérito): expresa una acción concluida definitivamente
en el pasado. Ayer presenté la demanda. ¡Ojo con el
porteñismo!
• Pretérito Imperfecto o Copretérito: expresa una
acción pasada pero no acabada y, por lo general,
coincide con otra, también pasada: “cuando llegué no
estabas”. También, el pasado de la costumbre: “La
acción de amparo era el vehículo procesal…”.
• Pretérito Perfecto: expresa un hecho que se acaba de
verificar en el momento en que hablamos o sus
consecuencias repican en el presente. “He dicho que se
callen”. “Los romanos nos han dejado su derecho”. Ojo
con el tucumanismo.
Nunca hay que olvidar:
• Pretérito Pluscuamperfecto: Expresa una acción
pasada, que también lo es respecto de otra. “Perdimos,
pese a que habíamos luchado tanto”. Similitudes con el
Pretérito Imperfecto del Indicativo.
• Modo Potencial (Condicional o Pospretérito): también
expresa un hecho futuro, pero en una perspectiva
pasada. “Dijeron que vendrían”. El problema es cuando
se lo usa de forma conjetural, como potencial del rumor.
Suele usarlo la prensa para salvar responsabilidades o
para filtrar una información no debida confirmada:
“Mañana decidirían si ‘abren’ la casación”. Más
adecuado es: “Es probable que mañana decidan si
‘abren’ la casación”.
Nunca hay que olvidar
• Ejemplo de un dictamen del Procurador
General de la Nación: “Ya en 1878 se dictó la
Ley 935, que disponía que los jueces federales
de sección serían reemplazados por abogados
de la matrícula elegidos de una lista que debía
conformar la CSJN”.
• Otra posibilidad: “En 1878 fue dictada la Ley
935, que disponía que los jueces federales de
sección iban a ser (podían ser) reemplazados
por abogados de la matrícula elegidos de una
lista que debía conformar la CSJN”.
Nunca hay que olvidar
• Justificación de la observación señalada al dictamen
de la Procuración: el relator siempre narra desde el
ancho presente. Y en el ejemplo se refiere a dos hechos
pasados: lo que preveía una ley de 1878 para
situaciones ya superadas. Por esta razón, antes que
recurrir al Potencial (futuro visto desde el pasado), es
más efectivo optar por dos pasados (la ley fue
sancionada en 1878 y ella preveía que los jueces
podían ser reemplazados por abogados de la
matrícula). Diferente es decir: “Serían (habrían sido) las
3 de las tarde cuando sucedió el hecho”. O bien: “el dijo
que sentiría mucho que no repasaran estos apuntes”.
En los ejemplos siempre el futuro sobrevuela el
presente, pero desde una perspectiva pasada.
Los
adverbios
Adverbios
- Complementos del verbo, aunque a veces también
lo son del adjetivo.
- Modifican el significado del verbo al que
acompañan, al explicar la manera en que se
produce la acción. Ej.: “El jurado se expidió
rápidamente”; “Los otros llegaron antes”;
“Dormiremos aquí”; “Quizás atestigüe”.
Cumple idéntica función al gerundio: “El
abogado entró a la sala riendo”.
- Traslación: otro tipo de palabras (adjetivos y
sustantivos) que se convierten en adverbios.
Ejemplo: “Se vive mal en este país”.
Adverbios más usados
Acaso, además, ahora, aquí, allí,
así, bastante, bien, cuanto,
cuando, delante, despacio, donde,
entonces, inclusive, fácilmente,
hoy, incluso, lejos, mientras,
nunca, mucho, muy, no, sí,
primeramente, salvo, tal,
también, tampoco, tan y tanto.
Redacción judicial
Poder Judicial de Tucumán
(2009)
Descargar

MODO