ADOLESCENCIA
“EMBARAZO NO PLANEADO”
Dra. Silvia Guzmán Ramírez
Médico Ginecoobstetra
Encargada del Programa de Salud Reproductiva
Región VIII Puerto Vallarta
El embarazo en adolescentes ha sido
clasificado como de alto riesgo debido a las
complicaciones que provoca en la salud de la
madre y el niño.
POR ELLO ES PRECISO QUE CONOZCAMOS ALGUNOS CONCEPTOS:
Salud reproductiva es el estado completo de bienestar físico, mental y social
en todos los aspectos relacionados a la sexualidad, la reproducción y sus
procesos.
La Salud Reproductiva implica que los individuos puedan disfrutar una vida
sexual y reproductiva satisfactoria saludable y sin riesgos
La Organización Mundial de la Salud (OMS)
define como Adolescencia al:
"período de la vida en el cual el individuo adquiere
la capacidad reproductiva, transita
los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y
consolida la independencia socio – económica".
El embarazo en la adolescencia es aquel que
ocurre en mujeres menores de 20 años.
(Stern, 1997)
 En México el número de mujeres adolescentes se
incrementó de manera importante durante los últimos
treinta años. En 1970 había aproximadamente 5.7 millones,
para el año 2000 esta población casi se duplicó al llegar a
10.7 millones.
 La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT)
en 2006 reportó que la tasa de embarazo en niñas y
adolescentes de entre 12 y 19 años fue de 79 por cada mil
mujeres entre estas edades. Por su parte, el censo de 2010
del INEGI estimó que uno de cada seis nacimientos
acontece en jóvenes de 15 a 19 años (16.1%) siendo el
Estado México, Chiapas, Veracruz, Jalisco y Puebla, las
entidades con mayor concentración de adolescentes en
condiciones de maternidad.
Aspectos sociales, culturales, económico-laborales,
psicológicos y de salud inciden de manera muy
particular sobre la problemática que es el
Embarazo en la adolescencia:
Porcentaje de embarazo en <20 años, del total de consultas por embarazo SSA
 Un problema que se presenta en este tipo de embarazos es la falta de atención médica desde
el inicio del embarazo, debido a que generalmente las jóvenes ni acuden directamente a dicha
atención ni comunican su situación a sus padres .
 Las mujeres de 16 años o menos corren el riesgo de preeclampsia y eclampsia.
 El bajo peso al nacer de los lactantes hijos de adolescentes aumenta y probablemente se debe
a causas orgánicas tales como anomalías placentarias, nutrición deficiente, tabaquismo y
consumo de drogas.
 Dentro de las causas más frecuentes de muerte en las adolescentes, se deben a embolia,
enfermedad hipertensiva y embarazos ectópicos.
 Algunas jóvenes optan por el aborto inducido a veces clandestino que pone su vida en peligro
debido a sepsis y hemorragia presentadas durante el proceso.
 Es frecuente la anemia en las jóvenes embarazadas.
 En ocasiones el embarazo se produce existiendo alguna enfermedad de transmisión sexual.
 El embarazo adolescente es un factor de riesgo para que los recién nacidos presenten
enfermedades como la Espina bífida y el Síndrome de muerte súbita del lactante.
 Las implicaciones de riesgo obstétrico en la adolescencia incluyen un
incremento en la frecuencia de desproporción céfalo-pélvica, condición que
amerita la realización de operación cesárea para la resolución del evento
obstétrico y cuando el embarazo ocurre en una adolescente con desnutrición se
incrementa significativamente la morbilidad y mortalidad materna.
 La frecuencia de defectos al nacimiento de tipo multifactorial incluyendo bajo
peso, aberraciones cromosómicas y malformaciones congénitas, ocurren en
madres adolescentes en una proporción significativamente mayor en
comparación con las embarazadas adultas.
 Poco más del 13% de las defunciones maternas ocurren en mujeres menores
de 20 años.
o Los cambios que genera un embarazo se suman a los cambios
psicosociales de la etapa adolescente (rebeldía, ambivalencia, necesidad de
independencia, confusión de su imagen corporal, búsqueda de identidad y
aislamiento), por lo tanto se producen temores, desequilibrio emocional,
depresión, angustia, somatizaciones, intentos de aborto y en ocasiones de
suicidio.
o Si la joven continúa con el embarazo ocultando su situación, vivirá momentos
de gran soledad, tensión, ansiedad e incertidumbre.
o El nacimiento de el/la nuevo hijo(a) puede generar confusión de roles
familiares, por ejemplo: los abuelos asumen la función de padres y la madre
prácticamente se relaciona como hermana mayor de su hijo(a).
LOS HIJOS NO PLANEADOS NI DESEADOS DE LAS ADOLESCENTES,
FRECUENTEMENTE SON NIÑOS RECHAZADOS (CONSCIENTE O
INCONSCIENTEMENTE) POR LA MADRE Y LA SOCIEDAD. ESTÁN MÁS
PROPENSOS A SUFRIR TRASTORNOS EMOCIONALES, GOLPES,
ABANDONO, CARENCIAS ECONÓMICAS, AFECTIVAS Y EDUCATIVAS; O
AUN DE CARECER DE UN HOGAR POR HABER SIDO ABANDONADOS.
Para el varón, la situación se presenta diferente. Injusta e
irresponsablemente, muchos jóvenes siguen pensando que es
obligación de la joven emplear métodos anticonceptivos, así
mismo, adoptan una actitud negativa en el uso del condón. Si
ocurre un embarazo no planeado, “no es de su incumbencia,
ella no se cuidó”. Otros, en un aparente y limitado deseo de
colaborar, se ofrecen a pagar un aborto. Sin embargo, muchos
hombres que embarazan a una adolescente terminan
abandonándola a su suerte.
Anticoncepción y Adolescencia
Hay una serie de factores que definen cómo es la
sexualidad de los adolescentes. Tener en cuenta esos
factores es muy importante a la hora de comenzar a
hablar con ellos de métodos anticonceptivos.
• Inicio temprano de la actividad sexual plena.
• Cambios frecuentes de pareja, lo que se conoce
como “monogamia sucesiva”.
• Falta de sensación de riesgo. La mayoría de los
adolescentes no tienen todavía asumida esa cualidad
debido a su falta de madurez.
• Ideas erróneas sobre la maternidad y la paternidad.
• Información deficiente sobre anticoncepción.
Existe una clasificación de los anticonceptivos más
recomendables para la adolescencia hecha por los médicos
Allan Rosenfield y Mahmoud F. Fathalla que después ha
sido revisada por los también médicos García Triguero y
Fernández Bolaños.
Esta clasificación establece cuatro categorías:
1. Recomendables: este apartado incluye los condones y
los anticonceptivos orales
2. Aceptables: en este apartado están el diafragma, las
esponjas espermicidas y los anticonceptivos inyectables.
3. Poco recomendables: aquí se incluyen el DIU
(dispositivo intrauterino), la anticoncepción quirúrgica y
los métodos naturales.
4. De emergencia: anticonceptivos postcoitales (conocidos
también como píldora del día después).
Durante el proceso de selección de algún recurso
anticonceptivo para adolescentes, es importante
recordar los siguientes lineamientos generales:
• el prestador de servicios debe tener los
conocimientos técnicos necesarios;
• requiere proporcionar la consejería necesaria con
un lenguaje sencillo, claro y veraz;
• es fundamental lograr empatía con los/las
jóvenes, e identificar sus necesidades, sobre todo
en el proceso de información,
• finalmente requiere de habilidad para lograr un
compromiso de seguimiento y control.
Criterios médicos de elegibilidad para iniciar el
uso de métodos anticonceptivos
Estas categorías pueden ser simplificadas en aquellas situaciones o lugares
donde los recursos para hacer una adecuada evaluación son limitados. Las
categorías 1 y 2 responden afirmativamente para la aplicación del método
anticonceptivo y las categorías 3 y 4 quedan restringidas.
Categoría
1
2
3
4
Con elementos de diagnóstico clínicos suficientes
Con diagnóstico
clínico limitado
Puede usarse el método en cualquier circunstancia.
Sí se puede usar el
método.
Se puede usar el método. Las ventajas generalmente
exceden los riesgos comprobados o teóricos.
Sí se puede usar el
método.
Generalmente no se recomienda el uso del método. No se debe usar
Método de última elección para el cual podría necesitarse el método.
la decisión clínica de un médico para usarlo en forma
segura ya que es necesario una vigilancia y seguimiento
regular.
No se debe usar el método, es un riesgo inaceptable para No se debe usar
la salud si se usa el método.
el método.
El Artículo 4° Constitucional establece el derecho a decidir sobre el número y
espaciamiento de los hijos, es decir, es el fundamento jurídico de la planificación
familiar, sin embargo, también regula los derechos de los niños y niñas, dentro de
los que se incluyen a los adolescentes, a la salud y a la educación.
Reglamento de la Ley General de Población:
SECCIÓN II.- Planificación Familiar
“Artículo 13.- Para efectos de este Reglamento, la
planificación familiar, en los términos del artículo 4o. de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es el
ejercicio del derecho de toda persona a decidir, de manera
libre, responsable e informada, sobre el número y el
espaciamiento de sus hijos y a obtener la información
especializada y los servicios idóneos”.
“Artículo 18.- La educación e información sobre
planificación familiar deberán dar a conocer los beneficios
que genera decidir de manera libre y responsable sobre el
número y espaciamiento de los hijos y la edad para
concebirlos. Asimismo, deberán incluir la orientación sobre los
riesgos a la salud que causen infertilidad y las estrategias de
prevención y control. El Consejo pondrá especial atención en
proporcionar dicha información a los jóvenes y adolescentes
Descargar

Adolescencia en el embarazo no planeado