Embarazo adolescente o
embarazo precoz es aquel
embarazo que se produce en
una mujer adolescente: entre la
adolescencia inicial o pubertad
–comienzo de la edad fértil– y el
final de la adolescencia.
La OMS establece la
adolescencia entre los 10 y los
19 años.
La mayoría de los
embarazos en
adolescentes son
considerados como
embarazos no deseados,
provocados por la
práctica de relaciones
sexuales sin métodos
anticonceptivos.
El embarazo en una mujer adolescente
puede llegar a término, produciéndose el
nacimiento, o interrumpirse por aborto, ya
sea espontáneo o inducido, en éste último
caso de manera legal o ilegal dependiendo
de la legislación de cada país.
La edad media del período de
la menarquía (primera
menstruación) se sitúa en los 11
años, aunque esta cifra varía
según el origen étnico y el
peso. El promedio de edad de
la menarquía ha disminuido y
continúa haciéndolo. Con el
adelanto de la fecundidad se da
también la aparición de
embarazos a edades más
tempranas y depende por tanto,
no solo de factores biológicos
sino de factores sociales y
personales.
Las adolescentes embarazadas
además de enfrentarse a la
misma situación que cualquier
otra mujer embarazada deben
enfrentarse, a priori, con una
mayor desprotección, con
mayores preocupaciones sobre
su salud y su situación
socioeconómica, de manera
especial las menores de 15
años y las adolescentes de
países con escasa atención
médica y nula protección social
de la adolescente embarazada.
En los países desarrollados los datos
de embarazos en la adolescencia
confirman una relación con los niveles
educativos más bajos, las mayores
tasas de pobreza, y otras situaciones
de inestabilidad familiar y social.
El embarazo adolescente en los
países desarrollados se produce por lo
general fuera del matrimonio y
conlleva un estigma social en muchas
comunidades y culturas. Por estas
razones se realizan estudios y
campañas con el objeto de conocer
las causas y limitar el número de
embarazos de adolescentes.
Soledad Díaz Fernández, del Instituto
Chileno de Medicina Reproductiva,
señala que los adolescentes en
Estados Unidos tienen mayor
dificultad para obtener servicios
anticonceptivos, en comparación a
países europeos que en general
tienen más apertura y apoyo con
respecto a sexualidad, entregan
mensajes más claros y consistentes
sobre conductas sexuales
apropiadas (uso de condón y
anticonceptivos, información de
donde obtenerlos), entregan
educación sexual comprehensiva,
no solo promoción de la abstinencia, y
los medios de comunicación ofrecen
una visión más positiva de los y las
adolescentes como personas
responsables y valiosas.
En algunas sociedades, el matrimonio
a edades tempranas y el rol de género
que tradicionalmente se asigna a la
mujer, son factores importantes en las
altas tasas de embarazo en la
adolescencia. Así, en algunos países
de África, como en algunos estados de
México, el embarazo adolescente se
celebra porque es la prueba de
fertilidad de la mujer joven. En el
subcontinente indio, el matrimonio en
adolescentes y el embarazo es más
común en las comunidades rurales
tradicionales, donde es apreciada una
numerosa descendencia, en
comparación con la tasa de las
ciudades.
Además de la práctica sexual deseada y
consentida pero practicada sin métodos
anticonceptivos , también existen
comportamientos sexuales no deseados
por los adolescentes que pueden contribuir
a incrementar los embarazos no deseados.
Así, un estudio de la Kaiser Family
Foundation en adolescentes de EE. UU.
concluyó que el 29% de los adolescentes se
sintieron presionados a tener relaciones
sexuales, el 33% de los adolescentes
sexualmente activos creían que mantenían
una relación en las que "las cosas se
movían demasiado rápido en el aspecto
sexual" y el 24% declaraba que había
"hecho algo sexual que realmente no
quieren hacer".
Asimismo el consumo de
bebidas alcohólicas y otras
drogas producen una reducción
en la inhibición que también
puede estimular la actividad
sexual no deseada
El consumo de drogas y
medicamentos que han
mostrado evidencias en su
vinculación con el embarazo de
adolescentes son: alcohol, y
anfetaminas. Las anfetaminas
son ampliamente prescritos
para el tratamiento de TDAH.
Los países con las tasas más
altas de prescripción de las
anfetaminas a los adolescentes
también tienen las tasas más
altas de embarazo en la
adolescencia.
Los adolescentes pueden
carecer de información y
conocimientos suficientes
sobre los métodos
anticonceptivos o también no
tener un fácil acceso a su
adquisición. También pueden
sentirse avergonzados tanto
para preguntar como para
comprar anticonceptivos
Las adolescentes que tienen
relaciones con chicos
mayores que ellas, y en
particular con hombres adultos,
tienen más probabilidades de
quedarse embarazadas que las
adolescentes que tienen
relaciones sexuales con chicos
de su edad quienes son
también más proclives a llevar
el embarazo a término en lugar
de tener un aborto.
Diversos estudios han encontrado que entre el 11 y el
20 por ciento de los embarazos en adolescentes son un
resultado directo de la violación, mientras que un 60 por
ciento de las madres adolescentes tenían experiencias
sexuales no deseadas (abuso sexual), anteriores a su
embarazo. Antes de los 15 años, la mayoría de las
experiencias de la primera relación sexual en mujeres son de
carácter no voluntario
Hasta el 70 por ciento de
las mujeres que dieron a
luz en su adolescencia
sufrieron abusos siendo
niñas
Diversos estudios han indicado que
las adolescentes son a menudo
víctimas de maltrato por el novio,
concretamente en el momento de la
concepción. También los estudios
señalan que el conocimiento del
embarazo por parte del padre a
menudo intensifica el comportamiento
violento por parte del novio. Las
menores de 18 años tienen el doble de
probabilidades de ser golpeadas y
maltratadas por el padre de sus hijos
que las mujeres mayores de 18 años.
Las mujeres expuestas al
abuso, la violencia doméstica
y los conflictos familiares en
la infancia tienen más
probabilidades de quedar
embarazadas en la
adolescencia, y el riesgo de
quedar embarazada aumenta
con el número de experiencias
adversas en la infancia.
Aquellos niños criados en
hogares con una madre que
había sido maltratada o que
había sufrido violencia física
directa, era más propensos a
dejar embarazada a una chica
También se ha indicado que las niñas
cuyos padres abandonaron a la
familia cuando ellas eran pequeñas
tuvieron mayor tasa de actividad
sexual temprana y de embarazo
adolescente
Los sistemas de prevención de embarazo en la
adolescencia vigentes en Holanda han servido de
modelo para muchos países europeos y lo son para
otros muchos. En los estudios obligatorios y
especificados en los programas y planes de estudios
se incluyen valores, actitudes, habilidades de
comunicación y negociación, así como los
aspectos biológicos de la reproducción. Los
medios de comunicación han alentado el diálogo
abierto y claro sobre las relaciones sexuales y el
sistema de salud garantiza el acceso a los métodos
anticonceptivos así como la absoluta confidencialidad.
El embarazo adolescente es un
factor de riesgo de las siguientes
enfermedades:
* Espina bífida
• Síndrome de muerte súbita del
Lactante.
* Complicaciones Prenatales
* Anemia
• Hipertensión inducida por el
embarazo (preeclampsia)
* Enfermedades de transmisión sexual
* Aborto
* Abuso sexual
* Infanticidio. Estrés y depresión.
*Mortalidad materna
*Violencia doméstica
El embarazo durante la
adolescencia presenta
normalmente una crisis para la
chica y para su familia. Las
reacciones más comunes
incluyen la ira, la culpabilidad y
el negarse a admitir el
problema.
Las adolescentes que están
embarazadas pueden privarse
de asistencia médica durante su
embarazo, lo que resulta en un
riesgo mayor de tener
complicaciones médicas. Estas
adolescentes embarazadas
necesitan comprensión
especial, atención médica e
instrucción-especialmente
acerca de la nutrición, las
infecciones, el abuso de
substancias y las
complicaciones del embarazo.
Las adolescentes embarazadas
pueden tener diferentes tipos de
reacciones emocionales:
•puede que algunas no quieran tener
el bebé
•lo pueden querer tener por razones
idealizadas y poco realistas
•otras adolescentes pueden ver la
creación de otra vida como un logro
extraordinario, pero sin darse cuenta
de las responsabilidades que esto
conlleva
•algunas pueden querer quedarse con
el bebé para complacer a otro
miembro de la familia
•algunas pueden querer al bebé
por tener alguien a quien
amar, pero no se dan cuenta de
la cantidad de atención que
requiere la criatura
•la depresión es muy común
entre las adolescentes
embarazadas
•muchas no pueden anticipar
que ese bebé tan adorable
puede hacer demandas
constantes o ser muy irritante
•algunas se sienten abrumadas
por la culpabilidad, la
ansiedad y el miedo al futuro.
Sus bebés corren el riesgo de
ser abandonados y abusados
porque la madres jóvenes no
saben cómo criarlos y están
muy frustradas por las
demandas constantes del
cuidado de los pequeños.
Algunas adolescentes tienen
que dejar de ir a la escuela
para tener al bebé y luego no
regresan. Así, la adolescente
embarazada pierde la
oportunidad de aprender las
destrezas necesarias para
obtener empleo y para
sobrevivir en el mundo de los
adultos
Existen muchos tipos diferentes de programas de prevención
del embarazo en la adolescencia.
•
Los programas de educación para la abstinencia
estimulan a las personas jóvenes a posponer la iniciación de la
actividad sexual hasta el matrimonio o hasta que estén lo
suficientemente maduras para manejar la actividad sexual y un
posible embarazo en una forma responsable.
•
Los programas basados en
el conocimiento se concentran en
enseñarles a las adolescentes acerca
su cuerpo y sus funciones normales, al
igual que a suministrar información
detallada sobre los métodos
anticonceptivos y la prevención de
infecciones de transmisión sexual
(ITS). Las investigaciones indican que
los programas basados en el
conocimiento ayudan a disminuir las
tasas de embarazo en la
adolescencia, mientras que la
educación de sólo abstinencia sin
información acerca de la
anticoncepción no lo hace.
Los programas con enfoque clínico le brindan a las
niñas acceso más fácil a la información, asesoría por
parte de profesionales de la salud y servicios de
anticoncepción. Muchos de estos programas se
ofrecen a través de clínicas con sedes en los colegios.
Los programas de asesoría por
parte de compañeros
típicamente involucran a
adolescentes mayores que
invitan a las niñas a resistirse a
las presiones sociales y de los
compañeros para tener
relaciones sexuales. . Para las
adolescentes que ya son
sexualmente activas, los
programas de asesoría de
compañeros le enseñan
técnicas en las relaciones y les
dan información sobre cómo
obtener y utilizar los
anticonceptivos en forma
efectiva.
.. La televisión, la música, la
Internet y otros medios de
comunicación dirigidos a la
juventud, tienden a mostrar las
relaciones sexuales y la
paternidad en los adolescentes
como situaciones
glamorosas. Pero la realidad
es crudamente contrastante.
Tener hijos durante la
adolescencia conlleva un alto
costo (emocional, físico y
económico) para la madre, el
padre, el niño y la comunidad.
Descargar

conf embarazo adoles