¡¡APRENDAMOS A
COMER!!
AKELA Y BAGHEERA
ÍNDICE
CÓMO PONEMOS LA MESA
CÓMO NOS COMPORTAMOS EN LA
MESA
CÓMO COMEMOS…
PONEMOS LA MESA
Los hábitos en la alimentación familiar han cambiado mucho en los últimos años. Desde el
desayuno, la comida, o la cena, pasando por la merienda, estos momentos tenían lugar
alrededor de la mesa y reunían a toda la familia.
•
•
Cada vez comemos peor. Nos alimentamos mal y comemos de cualquier forma.
Desayunamos de pie en la cocina o nos tomamos un colacao y un bollo de chocolate.
Comemos un bocadillo o comemos de menú. No merendamos. Y cenamos delante el televisor
una pizza u otro bocadillo. Para comer así no hace falta poner la mesa. Y cuando
tenemos tiempo, nos da pereza poner y quitar la mesa cada vez, lavar manteles y
servilletas, incluso colocar los cubiertos y platos mínimos en el lavavajillas.
Pero, ¿qué hemos perdido en este cambio de vida? Hemos abandonado uno de los
hábitos más beneficiosos para nuestra salud física y mental. Además de perder una
excelente oportunidad para fomentar las relaciones familiares y sociales en general.
Para los que valoran estos momentos y creen que comer no es sólo una cuestión de saciar el
hambre, aquí van algunos consejos. Nos ayudarán a que el momento de comer sea lo más agradable
posible.
•
El
Mantel
Si recibimos a algún familiar o amigo, lo mejor es poner un mantel sencillo y la correspondiente
servilleta de tela. Es de mal gusto dar una servilleta de papel al invitado y que los demás tengan su
servilleta de tela. Otra solución es utilizar un mantelito individual para cada comensal y una
servilleta.
•
Cubertería
Sólo los cubiertos necesarios pero bien colocados. El tenedor a la izquierda y el cuchillo (con el filo
hacia el interior) y la cuchara a la derecha. Como la sopa suele ser el primer plato, la cuchara se
pondrá en el lado exterior. Si comemos pescado, colocaremos la pala a la derecha y el tenedor de
pescado a la izquierda. Es posible que en alguna comida sólo tengamos un plato: en este caso es
suficiente con un cuchillo y un tenedor, a la derecha y a la izquierda del plato respectivamente.
•
Vaso
Si sólo bebemos agua, es suficiente con un vaso o copa grande. Si ofrecemos agua y vino,
pondremos las dos copas correspondientes para cada persona: la de agua, a la izquierda.
•
Agua
El agua se debería servir siempre en una jarra de vidrio o cristal, pero se admite
presentarla directamente en la botella de la marca.
•
Vajilla
Todos los platos tendrían que ser de la misma vajilla y estar en buenas condiciones.
Cambiaremos los platos cada vez que sirvamos nuevos alimentos, especialmente si hemos
tomado sopa o algo con salsa abundante. Los postres deben tener el plato limpio
correspondiente tanto si se trata de helado, pastelería o frutas. Podemos pelar la fruta
sólo con el cuchillo, pero si nos acostumbramos a realizar esta operación correctamente
(con cuchillo y tenedor), nunca será un esfuerzo y no nos incomodará tener que hacerlo en
ocasiones más formales.
SERVIR LOS ALIMENTOS
Es muy cómodo servir los alimentos en platos desde la cocina con las raciones oportunas. Otra forma
será servirlos en una fuente que dejaremos en la mesa para que todos los comensales puedan servirse.
En el caso de las ensaladas, no es adecuado pinchar sus ingredientes de la fuente para comerlos
directamente. Debemos servirnos antes en nuestro plato… ¡y no pinzar la lechuga con los dedos! El pan
se puede servir en una panera ya cortado. Nunca se corta en la mesa. La fruta y repostería se pueden
servir en una fuente para que cada persona pueda tomar lo que desee.
En el caso de que comamos solos, es muy recomendable tomarse este momento con calma y
disfrutarlo. Preparar alimentos sanos, comer despacio, sentarse cómodamente y degustarlos en la
sobriedad de una mesa de diario nos aporta una mejor calidad de vida. Si, además, podemos
compartir este momento con familiares y amigos, comer con buena educación y en unas condiciones
mínimas, favorecerá que el momento de la comida sea un momento muy especial y reconfortante
entre la vorágine diaria.
EL COMPORTAMIENTO EN LA MESA
Cualquier acto importante de nuestra vida se centra en algo tan cotidiano como sentarnos alrededor
de una mesa: una boda, un bautizo, un cumpleaños, cualquier fiesta religiosa, una comida de trabajo,
etc. En todas las culturas, la alimentación va asociada a un acto social, a un ritual que integra la
nutrición y el mantenimiento de vínculos afectivos con todos los participantes. Esto es así, tanto en
las comidas diarias en familia, a las que no atribuimos ninguna trascendencia, como en las
celebraciones.
•
Es muy importante el comportamiento en la mesa, pues es aquí donde se conoce realmente a
las personas. Es importante comportarnos correctamente en cada ocasión, para que el objetivo del
encuentro se cumpla y se establezcan relaciones positivas con nuestros compañeros de mesa. Cuando
nos sentamos a una mesa multicultural es muy importante conocer los hábitos de los demás. Sin
embargo, es difícil respetar las costumbres ajenas si no seguimos ni conocemos las que rigen en
nuestro país.
• Temas
de conversación. Si nos reunimos para compartir una comida, es porque esto
favorece la comunicación: importantísimo, pues, comer o cenar (mejor si podemos hacer las
dos cosas) con nuestra familia. Es el momento ideal para intercambiar opiniones, explicar
experiencias del día, pulsar el estado de ánimo de los chicos, negociar con ellos, etc.
¡Siempre con el televisor apagado!
• En el caso de una celebración más formal, debamos evitar los temas de política, religión y
fútbol. Absolutamente prohibido hablar de enfermedades, detallar exhaustivamente
nuestras dolencias, detenernos en temas groseros…
• ¿De qué podemos hablar, pues? Las posibilidades son infinitas: de viajes, de cine, de libros,
de gastronomía, de aficiones que nos apasionan, de nuestra tierra de origen, etc. Se trata
de tener una conversación agradable y distendida acerca de cualquier tema que nos permita
estrechar los lazos con los demás comensales. Esto nos permitirá conocer mejor a estas
personas y evitaremos posibles discusiones o enfrentamientos que no tienen lugar en una
celebración importante.
•
•
•
•
Colocación de los comensales. En una cena formal, la anfitriona (o anfitrión) decide cómo sentar a
los invitados. Para ello tendrá en cuenta dos normas básicas: las parejas no se sientan juntas y se
alternará hombre y mujer.
Si queremos ser corteses, primero se sentarán las señoras (no está pasado de moda ayudarlas) y
después los caballeros. La anfitriona es la que da por empezado el ágape al ponerse la servilleta en
las rodillas y empezar a comer.
Uso de los cubiertos y copas. Los cubiertos están colocados en el orden de utilización. La cuchara
y el cuchillo a la derecha del plato, y el tenedor trinchante y el tenedor de pescado a la izquierda. Si
nos sirven sopa o consomé, llevaremos la cuchara a la boca (no la boca a la cuchara) y tomaremos
el contenido sin hacer ningún tipo de ruido.
En cuanto a los cubiertos de pescado, la pala nunca se lleva a la boca: se utiliza sólo para cortar,
separar las espinas y acompañar los alimentos hacia el tenedor. Los cubiertos de carne se utilizan
como los de pescado.
En ambos casos debemos tener en cuenta que los movimientos con los cubiertos deben ser los
mínimos. Es de mala educación y peligroso hablar efusivamente y gesticular con los cubiertos en
la mano. Al acabar se dejan en paralelo en "las cinco y media" o en "las cuatro y veinte" sobre
el plato.
•
•
•
Los cubiertos de postre están colocados entre las copas y el plato. Normalmente están ya
preparados desde el principio, para deslizarlos sobre el mantel y para ocupar su sitio al lado del
plato de postre. Para la mayor parte de frutas y quesos, será cuchillo (derecha) y tenedor
(izquierda). El pastel se puede comer con cuchara de postres o con tenedor. Para el helado existen
unas cucharitas especiales, con el extremo cuadrado.
Respecto a las copas. Importante: limpiarse la boca siempre antes de beber y coger la copa por el
cuello. Levantar el dedo meñique al beber resulta bastante ridículo. Al servir, nunca se llenan
completamente las copas.
Servilletas. Absolutamente inadmisible es colocarse la servilleta en el cuello. La servilleta se debe
poner, doblada por la mitad, encima de las rodillas. En caso que tengamos que abandonar la mesa
momentáneamente, la dejamos al lado del plato. Si nos manchamos, evitaremos el espectáculo de
mojar la servilleta en la copa de agua y frotar enérgicamente la zona del desastre. Lo mejor, en
estos casos, es solicitar la ayuda de los anfitriones.
A lo largo de una comida o cena pueden ocurrir muchas cosas que pondrán en evidencia nuestra
educación y la cortesía con que tratamos a los demás. Por esta razón es muy importante no reservar
los buenos modales para las ocasiones especiales sino integrarlos en nuestra actitud diaria para que
no representen ningún esfuerzo.
•
•
•
El tono de voz nos delata. Hablar muy alto, gritar, reírse a grandes y sonoras carcajadas o
discutir no es señal de una educación refinada, precisamente. Deberíamos mantener un volumen muy
moderado y, sobre todo, nunca perder el control de nuestras reacciones en la mesa, ni por alegría ni
por ira. Podemos reír discretamente durante la comida, pero siempre procurando taparnos la boca, y
nunca llegar a mostrar los alimentos masticados a punto de ser engullidos.
Compartimos mesa…...y, por lo tanto, esperaremos a que todo el mundo esté servido para
empezar a comer. Si hay una ensalada o cualquier alimento servido en una fuente, no se puede picar.
Los huesos de las aceitunas nunca se dejan sobre el mantel, tampoco en un cenicero. Lo correcto es
dejarlos en el propio plato. El panecillo del pan se coloca a la izquierda por lo que debemos tener
cuidado de no "robar" el pan de nuestro comensal de la derecha.
La forma de sentarse. La única forma correcta de sentarse es adoptando forma de 4: los dos pies
en el suelo, piernas sin cruzar, espalda recta y cabeza alta. Los codos deberían quedar fuera de la
mesa, pero podemos apoyarnos en ella con el antebrazo. Tanto al hablar como al cortar los
alimentos o comer, debemos procurar no levantar el codo para no molestar a nuestros vecinos.
•
•
Servir a los demás y a uno mismo. La cortesía se demuestra con la atención que tenemos hacia los
demás. A la hora de servirnos, primero ofreceremos la fuente a nuestros compañeros de mesa. De
igual manera, ofreceremos la bebida primero a los vecinos y, en último lugar, nos servimos nosotros.
Es de buena educación ofrecer también las vinagreras u otros utensilios de la mesa antes de usarlos
nosotros. Importante: si algo en la mesa nos queda lejos, no pasaremos el brazo por delante de
nuestro compañero, invadiendo su espacio personal, sino que solicitaremos por favor que nos lo
acerquen.
Levantarse de la mesa. Toda la vida hemos visto a la madre de familia levantarse constantemente
de la mesa porque tenía que retirar los platos, servirlos, retirar el guiso de los fogones. En una casa
donde no había servicio, siempre era la mujer quien realizaba estas tareas. Los cambios de rol en
nuestra sociedad conllevan cambios en las costumbres diarias. En muchas familias se establecen
turnos para poner la mesa, incluso para quitarla. Pero pocas veces para servir, lo que sería altamente
recomendable para llegar a un auténtico equilibrio y para que los más jóvenes aprendan las pautas
básicas de conducta. Tanto niños como adultos no deben levantarse de la mesa si no es para
ayudar en las tareas. ABANDONAR LA COMIDA SIN MOTIVO, AUNQUE SEA
MOMENTÁNEAMENTE, ES UNA FALTA DE RESPETO HACIA LOS DEMÁS.
CÓMO COMEMOS...
•
Espaguetis.
No se cortan ni se absorben. Se enrollan con el tenedor y se comen. Procure darse tiempo a la hora
de enrollar la pasta en el tenedor. Es mejor tardar un poquito para que no queden colgando. Algunas
personas se ayudan de una cuchara para que la tarea sea más sencilla, sobre todo cuando están
acompañados de escurridizas salsas. En Italia, cuna de la pasta, utilizar cuchara es una grave ofensa
para su gastronomía. No obstante en el resto de países se impone la costumbre de ayudarse con la
cuchara.
•
Huevos fritos.
Se toman sólo con el tenedor, ya que son muy blandos y no se necesita el cuchillo. Si quiere mojar un
poco de pan en la yema, aunque no es muy recomendable, mejor hágalo pinchando el trocito de pan en
el tenedor.
•
El pan.
Se sirve en un cesto, además del plato individual que tendrá cada comensal a su lado izquierdo. El
pan se rompe con los dedos y nunca se corta con el cuchillo. Si nos han servido panecillos, nunca
los morderemos directamente ni jugaremos para distraernos con las migas, queda muy feo.
Cortaremos trocitos pequeños que nos ayuden a empujar la comida.
•
•
•
•
Sopas. Las sopas, caldos y consomés, se toman con la cuchara. Si le sirven el consomé en su taza,
con asas, puede optar por beberlo en vez de tomarlo con la cuchara, pero ésta nunca se deja dentro
del recipiente, sino en el plato que le acompaña. Los platos como purés, cremas y texturas similares
también se toman con la cuchara.
Verduras. Los guisantes, se cargan con el tenedor, pero no se pinchan. Nos podemos ayudar con el
cuchillo para empujar, pero nunca llevándose el cuchillo a la boca. Las zanahorias crudas y verduras
duras pueden necesitar del cuchillo para ser troceadas. El resto de verduras y ensaladas, se toman
todas con el tenedor.
Pescados y mariscos. La mayor parte de los pescados se toman con la pala y tenedor de pescado.
Cuando se sirven enteros, se le quita la cola, las espinas y la cabeza, y luego se toma con el tenedor
de pescado. Si la pieza se sirve limpia, solamente utilizaremos el tenedor de pescado tanto para
comer como para trocear. El pulpo se come con el tenedor, aunque en determinadas ocasiones (si el
trozo es muy grande) habremos de auxiliarnos con el cuchillo.
Los moluscos de cáscara (almejas, mejillones…) Se despegan de la concha utilizando el tenedor y
se llevan a la boca con él. En determinados casos, es factible llevarse el molusco a la boca con la
cáscara, introduciendo ligeramente, como la cuchara, la cáscara en la boca, pero sin sorber.
•
•
•
Carnes. Todas las carnes se toman con cuchillo y tenedor. Y se trocean a medida que se
va comiendo y no toda la pieza de golpe. (solo se trocea la comida en su totalidad a
niños pequeños y a personas muy mayores o incapacitadas).
Postres La mayor parte de los postres se toman con los cubiertos de postre. Unos con la
cucharilla de postre (helados, sorbetes, cremas, mousses, macedonias...) y otros con el
tenedor de postre (tartas, bizcochos, frutas cocidas ...).
Las croquetas. Se trocean y toman con el tenedor.
•
Aperitivos
Depende de la situación. Es decir, en cócteles, lunchs y actos en los que permanecemos de
pie, se suelen tomar con la mano. Si estamos sentados a la mesa, los fritos y otros
aperitivos se toman con el tenedor.
•
Aceitunas.
Las aceitunas se toman con la mano, aunque también se puede utilizar el tenedor.
•
Las gambas, los langostinos y similares.Se pelan con los cubiertos y si no estamos muy diestros podemos utilizar las manos.
Si nos la sirven peladas, se toman con el tenedor de pescado.
•
Quesos.
La mayor parte de los quesos se toman con los cubiertos de postre. En el caso de quesos cremosos o cremas de queso, estos se
untan como el paté.
•
Manzanas.
Se comen con tenedor y cuchillo, dividiendo la pieza de fruta en cuartos. Cada cuarto se pela por separado y se va cortando y
comiendo en porciones.
•
Melón.
Se sirve en rodajas y sin pepitas. Se utiliza el cuchillo y el tenedor para cortar en trozos y separar de la piel.
•
Naranja.
Esta fruta se come con cuchillo y tenedor. Se cortan los dos polos para sujetarla bien. Se le practica en la piel unos cortes
verticales y se quita la piel. Ya pelada, se corta. También se puede dividir en cuatro cuartos y cada uno se separa de la piel, al
tiempo que se corta ya en trocitos pequeños.
•
Pera.
Esta fruta se come igual que las manzanas, con tenedor y cuchillo, dividiendo la pieza de fruta en cuartos. Cada cuarto se pela por
separado y se va cortando y comiendo en porciones.
•
Plátano.
Se sujeta con el tenedor y se le cortan los extremos. Se le hace una incisión a lo largo y se le separa de la piel. Para acabar, se
corta en trozos con el cuchillo y el tenedor, según vamos comiendo.
¡¡APRENDAMOS A
COMER!!
AKELA Y BAGHEERA
Descargar

¡¡APRENDAMOS A COMER!!