Por:
González Rodríguez Desireé 309066996
Segura Lira Laura Xochitl 309320656
Rueda Casales Moncerrat 309209663
Grupo: 609
Asesor: González Velez Guadalupe.
Sabemos de la época barroca se fundamentó después del Renacimiento, esta se caracterizó
por estar lleno de adornos en la arquitectura, literatura, etc. Por el énfasis en la retórica
clara-oscura, lo antitético y paradójico que podrían ser algunas obras.
Juana de Asbaje es el verdadero nombre de Sor Juana Inés de la cruz, ella nació en
Naucalpan en la época colonial, época en la cual se lleva la corriente barroca de la mano
con las muestras culturales y la cosmovisión de la sociedad. La época barroca en la
arquitectura se basa en el temor al vacío.
La décima musa, o sea, Sor Juana Inés de la Cruz fue una poetisa de las más importantes de
la época barroca, la cual, estaba en una etapa total de cambio. El movimiento barroco se
dio por los siglos VXVII XVIII , en ella surgen una serie de escritos que se caracterizan por
utilizar un lenguaje claro-oscuro lleno de adornos.
Sor Juana es considerada uno de los literatos más importantes de la época barroca y
también es muy importante en la actualidad.
Fue un periodo que abarca
desde el año 1600 hasta el año
1750 aproximadamente. Se suele
situar entre el Renacimiento y el
Neoclásico. Se caracteriza por
una evolución de las ideas y
aspectos temáticos y formales
del renacimiento.
El Barroco expresó nuevos
valores; en literatura es
abundante el uso de la metáfora
y la alegoría. Representa un
estado de ánimo diferente, más
cerca del romanticismo que del
renacimiento, aun cuando es un
movimiento que nace al mismo
tiempo que este último en
algunos países.
El barroco se caracteriza por
seguir las siguientes
tendencias: estoicismo,
esteticismo, moralización y
sátira.
El escritor pretende la noción
de mimesis o imitatio, era
muchas veces lo que
otorgaba al escritor su buena
factura y reputación.
Los poetas barrocos utilizan
lo paradójico, lo antitético, lo
contradictorio, lo exagerado,
lo mitológico, el impacto
literario, los efectos
tremendistas, las
descripciones sorpresivas, la
exageración. También hacen
juegos y caprichos literarios
como anagramas, emblemas,
laberintos y símbolos. El
gusto por la exageración
lleva al artificio o,
barrocamente diríamos,
viceversa.
Sor Juana Inés de la Cruz nació en la hacienda de San Miguel Nepantla, Estado de
México, el 12 de noviembre de 1648. Su nombre, antes de tomar el hábito, fue
Juana de Asbaje y Ramírez ya que fue hija natural de la criolla Isabel Ramírez de
Santillana y el vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje.
De ella se dice que aprendió a leer a los tres años de edad, que a los siete tenía
intenciones de ingresar a la universidad y a los ocho escribió una loa para la fiesta
de Corpus.
Primero entró al convento de San José de las Carmelitas Descalzas en 1667 pero
salió de ahí a los tres meses, por la severidad de la regla y el rigor de la orden.
Después ingresó a la, mucho más flexible, orden de las jerónimas, en el convento
de Santa Paula, donde por fin profesó el 24 de febrero de 1669.
En el convento, donde vivió lo que le quedaba de vida, hizo oficios de contadora y
archivista pero, más que nada, se dedicó al estudio y a la escritura. Dentro de su
celda - que era individual y espaciosa- llegó a poseer más de 4,000 volúmenes,
instrumentos musicales, mapas y aparatos de medición y a tener conocimientos
profundos en astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia,
teología, música y pintura, por citar solamente algunas de sus disciplinas favoritas.
Famosa, aun dentro del claustro, constantemente era llamada para escribir obras por
encargo: en 1689 se le encargó hacer el Arco Triunfal a la llegada a la capital de los
Marqueses de la Laguna y Condes de Paredes, obra que concluyó con éxito y que tituló
Neptuno Alegórico.
El primer libro publicado por Sor Juana fue Inundación Castálida, que reunió una buena
parte de su obra poética y fue publicada en Madrid, antes que en la Nueva España.
Durante mucho tiempo, Sor Juana no tuvo mayores problemas en su vida conventual
hasta que, como lo afirma Octavio Paz, escribió “una carta de más”. Esa misiva se
publicó con el largo título de Carta atenagórica de la madre Juana Inés de la Cruz,
religiosa profesa de velo y coro en el muy religioso convento de San Jerónimo que
imprime y dedica a la misma Sor Philotea de la Cruz, su estudiosa aficionada en el
convento de la Santísima Trinidad de la Puebla de los Angeles, y era una crítica a un
sermón del jesuita portugués Antonio de Vieyra, muy afamado teólogo de la época.
Esta crítica tuvo nefastas consecuencias aun cuando su publicación corrió a cargo de la
citada sor Filotea, que no era otro que el obispo de Puebla, Fernández de Santa Cruz,
que, finalmente, termina por reconvenirla y aconsejarle que se dedique a asuntos
menos profanos y más santos
Sor Juana murió el 17 de abril de 1695 contagiada de la epidemia que azotó al
convento de Santa Paula.
Entre su vasta obra poética
se destaca el Primero
Sueño una silva
descriptivo-filosófica de
unos mil versos y que
continúa la tradición de los
sueños de ascensión del
alma en busca de la
suprema verdad, Dios o el
supremo conocimiento.
La Décima Musa también es
autora de obras en prosa (la
famosa Respuesta a Sor
Filotea) y teatrales (Los
empeños de una casa y Amor
es más laberinto.
Entre sus obras se cuentan, para el teatro, tres autos sacramentales: El cetro de José, El
mártir del sacramento y El divino Narciso; dos comedias: Los empeños de una casa y Amor
es más laberinto; en prosa Explicación del arco, Razón de la fábrica alegórica y aplicación
de la fábula, las meditaciones del Rosario y la Encarnación, además de varios opúsculos y
manuscritos hoy extraviados como El equilibrio moral y un tratado de música, El caracol.
Al morir se editó el tomo que recopiló sus obras, Fama y obras póstumas.
Sor Juana Inés de la Cruz es su obra intitulada
“Romances filosóficos y amorosos”, hace un
reclamo a las necesidades fisiológicas y biológicas
de una mujer.
Así como la actitud eróticas del ser humano, al
plasmarlo como un ente social carente de amor y
de relaciones “carnales”, celoso, amante, orgullos,
antitético y metafórico.
En su prosa incluye a Fabio, al parecer ella lo
amaba pero su afecto no fue correspondido. Y lo
denotaba al mostrar en el primer soneto, juega
con lector invitándole a participar en su obra.
“Finjamos que soy feliz…” Lo que
refleja era la infelicidad que trae a
cuestas nuestra noble dama; en
los demás sonetos, conlleva a un
reproche sátiro de su bien amado,
dejando entintado su sentir
despojado de esperanzas e
ilusiones, la soledad con la cual
navega por este mundo terrenal
afectado de hombres incapaces de
razonar sobre el verdadero valor
de una mujer, la cual se entrega en
cuerpo y alma a él.
Controversial y apasionada mujer, no solo en el ámbito lírico, sino
también en su vida personal, tuvo muchos amantes, pero siempre
con esa seguridad de mujer y mejicana.
Una muestra de ello está en el verso 50:
…”No debiera; porque
cuando se oculta el nombre, es indicio
que no habéis querido ser
hombre de nombre conmigo…”
Después de la mencionada estrofa sigue una serie de argumentos,
aclarando que por entregarle su alma y corazón a Dios, no podría
entregárselos a nadie más, sin embargo, el amor todo lo podía
lograr y al proponérselo ella podría amarlo.
Hemos visto cómo la poetisa, además de reunir los aspectos más
importantes del tema renacentista del sueño que le da forma
global, organiza un conglomerado de usadísimos temas de la época
con el fin nuevo de explicar distintos aspectos de su aventura
intelectual, presentada como fuerza vital, no sólo de la vida de la
escritora sino del ser humano en general. Algunos de esos temas
que utiliza Sor Juana son concentración de los aspectos varios que
se les daba durante la época renacentista y barroca. Así es en el
caso del magisterio de la rosa, relacionado con el arte en el
maquillaje de la mujer, cuando al mismo tiempo la poetisa utiliza la
azucena y la rosa, refiriéndolas al colorido de la belleza femenina.
Tópico religioso e histórico
a) La torre de Babel
Inmediatamente después de la cita de las pirámides egipcias, aparece en el Sueño la visión de la Torre de Babel con
todo lo que representa de confusión, orgullo y derrota (vv. 4,12-422). Góngora tiene este tópico en una canción,
donde parece hacer resaltar lo que de soberbia representa (p. 572):
[...] que su espada por su Dios confunda
la nueva torre que Babel levanta.
Bartolomé L. de Argensola lo tiene en unos tercetos en los que identifica la corte con la confusión de la Torre de Babel
(p. 302):
Pues voy me a nuestra Corte, o a la torre
que edificó Babel, y de su traje
madama Hipocresía me socorre.
Jacinto Polo de Medina recalca muy claramente los rasgos de confusión y de soberbia (BAE, t. 42, p. 189):
¿Cómo no veis la insolencia
y Babel de confusión
destos críticos versistas,
sustitutos de Nembroth?
Hay en Trillo la alusión más parecida a la de Sor Juana en cuanto a la incomprensión entre los hombres, sin llegar él a
expresarlo en la forma aguda que la tiene la poetisa; es de la Neapolisea, Libro Cuarto (p. 489):
De alto rumor todas las cosas llenas
allí la torre de Babel mentia [...]
Ninguno de ellos la tiene en referencia expresa a la confusión de las lenguas como Sor Juana, atenta siempre a
subrayar lo mental que le da al —105→ hombre preeminencia sobre las otras especies y lo que, al mismo tiempo, lo
separa de sus semejantes cuando hablan distintos idiomas.
Todo indica que la Décima musa, o más bien, Sor Juana Inés de la Cruz
fue una de las literatas más reconocidas de toda la época barroca y aun,
según nuestro punto de vista, lo sigue siendo hasta nuestros días. Con
su gran inteligencia ella asombro y asombra a la gente embriagándola
con sus escritos complejos y llenos de gran filosofía. Es autora de
poesías sagradas y profanas, algunas de las cuales están inspiradas en el
más puro feminismo. En el género dramático reveló ingenio y
discreción. Sus profundos estudios se muestran en las obras ascéticas,
en las controversias teológicas y en las poesías líricas. Sus trabajos se
imprimieron en 1670 con el titulo de Poesías de la madre Juana Inés de
la Cruz. Es autora de varias obras de teatro y de las comedias: Los
empeños de una casa y Amor es más laberinto, así como los autores
sacramentales El cerco de Joseph, El mártir del Sacramento, San
Hermenegildo. También escribió una obra llamada Respuesta a sor
Philotea de la Cruz, donde defiende sus opiniones y relata hechos
importantes de su vida.
*http://www.mexicodesconocido.com.mx/sor-juana-ines-de-la-cruz-1648-16951.html
*http://www.mexicodesconocido.com.mx/la-literatura-barroca-en-la-nueva-espana.html
*http://es.wikipedia.org/wiki/Barroco
*http://www.euskalnet.net/tz/Barroco.htm
*http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12031638717823728987213/index.htm
*http://html.rincondelvago.com/barroco-en-mexico.html
*http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/12031638717823728987213/p0000007.htm#I
_29_
*http://www.angelfire.com/nv/filofagia1/sueo.html
Descargar

Presentación