Etología de la
sexualidad humana
Dr. Augusto J. CIRUZZI
Lo que hoy expongo es mi pensamiento.
Revolverá ideas preexistentes, podrá
ofender las opiniones de algunos, irritará
a muchos y sorprenderá a otros tantos,
pero todo eso no detendrá el seguir
pensando por este camino. Mi intención
no es ofender, sino exponer el
pensamiento de un biólogo que busca
obstinadamente su verdad.
Tomado y modificado de Pierre Grassé
Homo sapiens
Hay 193 especies de simios y monos. Sólo una de
ellas no tiene su cuerpo peludo. Esta rara
especie pasa gran parte de su tiempo
estudiando sus más altas motivaciones y una
cantidad igual ignorando conciezudamente las
fundamentales. Se muestra orgulloso del
tamaño de su cerebro, pero procura ocultar que
tiene también el mayor pene en relación a su
tamaño corporal.
Desmond MORRIS
ETOLOGÍA
Esta ciencia relativamente nueva puede ser
definida como el estudio de las conductas
animales genéticamente heredables.
Su desarrollo comienza en la década de 1910 en
Alemania, con Oskar Heinroth, y toma impulso
con su discípulos Konrad LORENZ, Nikko
TINBERGEN y Karl von FRISCH, que obtienen
el premio Nobel de Medicina del año 1973
DISCREPANCIA
Antes de nacer el cerebro de un feto de mono
alcanza el 70% de su tamaño adulto. Completa
su crecimiento al año de nacer, esto es 6 ó 7
años antes de alcanzar la madurez sexual.
En el Homo sapiens, en cambio, sólo alcanza al
23% al nacer, y sigue desarrollándose hasta los
23 años, 10 años después de adquirir capacidad
reproductiva.
Esta discrepancia explica muchos de los
problemas sociales que padecemos con
nuestros adolescentes.
La cultura trata de neutralizar estos efectos
indeseables, pero Natura suele
predominar.
Tenemos capacidad de reproducirnos
mucho antes de que nuestro cerebro esté
en condiciones de desarrollar una
maternidad y/o paternidad responsables
¡ALARMA!
Este último concepto constituye una de las
muchas evidencias de que Naturaleza y
Cultura suelen ser rivales. Estamos
empeñados en una lucha cuyo fin no
conocemos. Depende de nosotros lograr
armonizar ambas etapas evolutivas para
que no se aniquile la especie humana.
UNOS POCOS CONCEPTOS
BÁSICOS EN ETOLOGÍA

Estímulo:
Es cualquier objeto percibido por cualquiera de los
sentidos que es capaz de desencadenar una
conducta determinada. También puede ser una
imagen mental (memoria, imaginación)
Requiere la existencia de condiciones particulares
del individuo (sexo, estado hormonal, edad,
salud) preexistentes para poder actuar.
UNOS POCOS CONCEPTOS
BÁSICOS EN ETOLOGÍA

Hiperestímulo:
Es un estímulo aumentado en su intensidad.
Pocas veces se da espontáneamente en la
naturaleza, pero es habitualmente usado en
nuestra cultura (Ejemplo de la gaviota).
Tales son el uso de rellenos o implantes de
siliconas, vestimentas que realzan siluetas
(pantalones ajustados, hombreras y
charreteras), maquillajes.
UNOS POCOS CONCEPTOS
BÁSICOS EN ETOLOGÍA
 Conducta:
Es la serie de actos concatenados que
comienza a partir de la presencia de un
estímulo.
Esta concatenación puede ser frenada en el
comienzo, pero suele ser irrefrenable
hacia el final de la cadena.
UNOS POCOS CONCEPTOS
BÁSICOS EN ETOLOGÍA
Este tipo de conductas fijas son genéticamente
heredables, como lo demostrara Konrad Lorenz con su
famoso estudio sobre las conductas de cortejo de las
anátidas (patos).
En el Homo sapiens ocurre lo mismo: las conductas
heredables (entre ellas las sexuales) son exactamente
iguales en todas las razas, en todas las civilizaciones,
en todas las culturas y lo han sido a lo largo de la
historia, lo que demuestra que no son adquiridas.
Las conductas heredables son parcialmente modificables
mediante la cultura (represión, erotismo), pero el patrón
básico permanece inalterado.
ANATOMÍA
Repaso de los caracteres
sexuales secundarios
El tamaño de las
mamas, totalmente
innecesario para su
función lactogénica,
es un poderoso
estímulo visual y
tactil. Puede ser
apreciado aún bajo
la ropa, y suele ser
objeto de
falsificaciones
(rellenos en el
corpiño, prótesis,
inyecciones)
El ancho de la pelvis y la forma de las nalgas son
sexualmente incitantes, hecho que suele
vincularse a la buena capacidad reproductiva
apreciada subconscientemente
En la vida diaria somos
bombardeados por
estímulos sexuales como
medio para publicitar
productos, casi nunca
relacionados con lo
sexual. Las modas se
encargan de resaltar las
características corporales
de interés actual (pechos,
nalgas, cintura de avispa,
mirada sumisa en las
mujeres; musculatura,
ancho del tórax y
hombros, volumen genital,
mirada agresiva en los
hombres)
En el rostro varonil
suelen ser
apreciados ciertos
rasgos de dureza
y/o salvajismo, tales
como la mirada
dura, la barba, el
bigote, el cabello
desordenado.
Muy especialmente es
apreciada la
simetría del rostro
También son
apreciados ciertos
símbolos de status
social, como la
vestimenta a la moda,
la prolijidad o
elegancia.
Esto puede variar con
la identificación a
determinadas “tribus”
urbanas o no (hippies,
rurales, yuppies,
floggers, etc.)
DIFERENCIAS
En general, los hombres se fijan mucho más
en los caracteres sexuales secundarios, la
tersura de la piel, y la simetría del rostro.
La mujeres no dejan de contemplar estos
aspectos, pero a la hora de elegir pareja
dan más importancia a las características
conductuales: capacidad de liderazgo,
poder, dinero, símbolos de status.
EL SEXO EN EL HOMO SAPIENS
Nuestras conductas sexuales son tan
particulares en el reino animal, tan
únicas, que puede decirse están en la
raíz misma de nuestra civilización.
Nuestra especie es prácticamente la única
en el reino animal que puede tener sexo
en forma permanente, sin ciclos. Esta
aptitud parece ser un logro evolutivo
tendiente a mantener la estabilidad de la
pareja humana, hecho de gran
importancia para la crianza de la prole.
EL SEXO EN EL HOMO SAPIENS
La unión sexual pasa por cuatro fases:
1. Galanteo
2. Fase precopulativa
3. Cópula
4. Fase postcopulativa, en la que
intervienen algunos factores de orden
cultural
GALANTEO
Suele ser muy prolongado (meses o años) a
diferencia de otros animales.
Se inicia con conductas vacilantes por la
vergüenza, el miedo, la inexperiencia y las
represiones culturales, pero a medida que se
producen señales cada vez más fuertes por
ambos individuos, el proceso se encamina con
firmeza.
Las señales son faciales, olfativas, gestuales,
lingüísticas, corporales y verbales.
Prácticamente el individuo in toto participa en la
relación.
GALANTEO
SEÑALES FACIALES

Mirada: el macho la sostiene. Si la hembra acepta,
responde bajándola(“caída de ojos”). Sigue una
recorrida visual por todo el cuerpo.
 Cejas: el macho (y no siempre la hembra) las levanta
en un gesto de interrogación y reconocimiento.
 Nariz: suele fruncirse
 Labios: se enrojecen y aumentan de tamaño por
aumento de la circulación (rouge o colágeno =
quiero sexo; hiperestímulos)
 Orejas: el lóbulo aumenta su circulación y se hincha.
Aros.
 Rostro: enrojecimiento.
 Ojos: dilatación de la pupila, sostenimiento de la
mirada, mirada de adoración.
Galanteo
Señales olfativas

Nuestro sistema olfativo, a nivel cerebral, tiene
una importante presencia, a pesar de que la
mayoría de los aromas no llegan a nuestra
consciencia habitualmente.
 La hembra humana tiene un 75% más de
glándulas apocrinas en las axilas, los pezones y
la zona genital que el macho. Secreta una
feromona, la copulina, en los días de ovulación.
 Parece ser un rastro evolutivo conducente a ser
percibido por el macho y lograr con ello una
identificación e imprimación de “su” hembra. La
inhalación de copulina le produce un brusco
aumento de la increción de testosterona.
Galanteo
Señales olfativas
Nuestra piel está habitada por multitud de
bacterias, hongos y ácaros, que varían en
cada individuo y le dan olor. El sistema
inmunitario es el que permite que
determinadas bacterias vivan o no en la
piel.
En general preferimos personas que tengan
olor a flora bacteriana distinta de la
nuestra, lo que demuestra que buscamos
mejorar el sistema inmunológico de la
descendencia.
GALANTEO
SEÑALES TACTILES
Frecuentemente forman parte del galanteo
pequeños contactos tales como tomar la mano,
enlazar la cintura bailando, tomar el brazo para
caminar juntos, rozar las manos en presencia de
otros.
También el rozar la mejilla o el beso en la misma
se acompañan de sensaciones tactiles (y
odoríferas).
Tocar otras partes del cuerpo ya se acerca a la
fase siguiente.
GALANTEO
SEÑALES PARLANTES
La conversación adquiere ciertas inflexiones
cuando se trata de seducir.
La sabiduría popular dice que los enamorados
hablan tonteras.
Las insinuaciones verbales son parte
importante del cortejo en el Homo sapiens,
única especie que tiene una enorme
capacidad de comunicación no gestual.
GALANTEO
Señales gestuales
La forma comunicacional por medio de
gestos faciales también es
extremadamente importante durante la
conversación.
Intervienen las cejas, la mirada “de
adoración”, la posición de la cabeza, la
orientación del rostro, la posición del
cuerpo incluyendo la penetración dentro
de la zona de seguridad, las manos.
FASE PRE-COPULATIVA
En esta fase comienza el contacto físico
indisimulado.
Prácticamente siempre comienza con el beso en
la boca, que incluye el intercambio de saliva
(flora bacteriana, aroma corporal), característica
única en el Reino animal.
Se incluyen, por supuesto, la aproximación física,
el contacto cuerpo a cuerpo, el abrazo y las
caricias de intensidad progresiva.
FASE PRE-COPULATIVA
El beso en la boca incluye intercambio de flora
bucal, que pasará a habitar el tracto
digestivo de ambos integrantes de la pareja,
contribuyendo con ello a brindar una
identidad odorífera subconsciente
(especialmente si este acto es repetido y
frecuente). La saliva del macho excitado
contiene altas dosis de testosterona.
También, muy probablemente, se intercambian
sustancias excitantes sexuales segregadas
por ciertas células de las glándulas salivales.
FASE PRE-COPULATIVA
Seguidamente, las caricias se van haciendo
más intensas y se extienden a zonas
particulares del cuerpo. Simultáneamente,
siempre la pareja busca el aislamiento,
hecho único entre los animales. Si están
vestidos, se quitan la ropa.
El macho comienza acariciando los senos, la
pelvis, las nalgas y finalmente los genitales
externos. Frotar el clítoris es una
modificación cultural, generalmente
orientada por la hembra o aprendida de otras
fuentes.
La hembra acaricia el torso, el rostro, y
finalmente también los genitales del macho.
FASE PRE-COPULATIVA
CAMBIOS FÍSICOS
EN AMBOS INTEGRANTES:
Aceleración de la respiración y la frecuencia
cardiaca.
Rubor cutáneo, que comienza en la parte alta del
abdomen, se extiende hacia el pecho y el rostro,
y puede generalizarse.
Hipersalivación. Sudor.
Lubricación genital por glándulas específicas
(prenupcio)
Frotamiento de los cuerpos, entrelazamiento.
FASE PRE-COPULATIVA
CAMBIOS FÍSICOS
EN EL VARÓN:
Erección del pene, que llega a triplicar su
tamaño. Ocurre por acumulación de
sangre a presión.
Congestión del aparato genital, con
aumento de tamaño de los testículos,
acompañada de contracción de la piel del
escroto.
FASE PRE-COPULATIVA
CAMBIOS FÍSICOS
EN LA MUJER:
Congestión por acumulación sanguínea: el
clítoris aumenta de tamaño y sufre erección,
los labios vaginales aumentan de tamaño y
se tornan intensamente rojos.
La vagina se elonga casi un 30%.
Aparecen contracciones de la musculatura
vaginal y uterina.
Se relajan los músculos aductores del muslo
(Custodes virginitates)
FASE COPULATIVA
Comienza con la introducción del pene en la
vagina.
Hay tendencia a reducir los contactos
bucales y manuales.
H. Sapiens es el único mamífero que copula
frontalmente en forma habitual, aunque
suele adoptar variadas posiciones.
FASE COPULATIVA
El macho
Comienza con movimientos rítmicos
pelvianos que se van aumentando en
frecuencia e intensidad (en el coito frontal)
Llega al orgasmo mucho más rápidamente
que la hembra, situación que llama la
atención de los biólogos. Puede
alcanzarse el clímax simultáneo mediante
una prolongada excitación precopulativa
de la hembra (elaboración cultural)
FASE COPULATIVA
La hembra
Tarda mucho más tiempo y requiere más
estimulación previa para llegar al
orgasmo.
No hay evidencia que otras especies
animales tengan orgasmo femenino.
Es frecuente que existan varios orgasmos
durante una única penetración, y también
es frecuente que no haya orgasmo.
FASE COPULATIVA
Cambios físicos en ambos sexos





Aceleración cardiaca llega hasta 150
pulsaciones por minuto
Aumento de la presión arterial hasta cifras de
250 mm.
Aumento de la frecuencia e intensidad
respiratorias. Jadeo. Gemidos.
Cambios en la distribución sanguínea: rubor,
congestión pelviana y genital, aumento de
volumen de labios, mamas, lóbulos de las orejas
Sudoración y aumento de la secreción de
feromonas en glándulas apocrinas.
FASE POST COPULATIVA

Alcanzado el orgasmo, ambos integrantes de la
pareja entran en una fase de relajación
muscular generalizada, e incluso sueño.
 Culturalmente, existe tendencia a proseguir un
rato con caricias y parloteos amorosos.
 La hembra suele tener un ritmo más lento de
“des-excitación”, por lo que es ella quien exige
este “plus” de caricias.
SEXO Y EDAD
Si bien los niños suelen llevar a cabo juegos
sexuales, la verdadera actividad sexual no
puede darse hasta que ambos sexos tienen
capacidad reproductiva, es decir en las niñas
ovulación y en los niños posibilidad de eyacular.
La menarca se produce habitualmente entre los 10
y 15 años (con tendencia mundial a bajar estas
edades), y los varones adquieren la capacidad
eyaculatoria alrededor de los 11 años
SEXO Y EDAD
 El
hombre alcanza su máxima capacidad
orgásmica hacia los 20 años. La mujer lo
hace más tarde, hacia los 30.
 No es cierto que la menopausia produzca
disminución brusca de la capacidad de
goce sexual. Si ocurre en algún caso es
de orden psicológico.
 Adultos de entre 20 y 40 años tienen sexo
en promedio 3 veces por semana.
SEXO Y SUPERVIVENCIA
¿Qué importancia ha tenido nuestra
particular manera de relacionarnos
sexualmente en el éxito de la especie
humana?
¿Por qué somos tan “hiper” sexuales en
comparación con todas las demás
especies animales?
¿Qué ventajas evolutivas nos producen
estas conductas?
SEXO Y SUPERVIVENCIA
Somos quizá la especie más exitosa de este
momento geológico. Esto se debe
fundamentalmente a algunas
adaptaciones evolutivas, entre ellas y muy
principalmente nuestra intensísima
actividad sexual.
Ella es la base que permite mantener unida
a la pareja humana alrededor de sus
crías, que tienen un muy largo tiempo de
maduración hasta llegar a la
autosuficiencia.
SEXO Y SUPERVIVENCIA
El sexo permanente, a lo largo de todo el
año y todas las épocas de la vida de la
pareja, por este mismo carácter, no puede
ser considerado solamente reproductivo.
El goce sexual, desde el punto de vista de la
teoría de la evolución, es la base de
nuestra civilización, basada en unidades
familiares que se mantienen a lo largo de
la vida de las crías.
SEXO Y CULTURA
La cultura, en el más amplio sentido del
término, puede contribuir en mucho a
arruinar nuestras relaciones sexuales
mediante la represión o la pecaminización
del goce.
Pero también puede contribuir a mejorar
nuestro desempeño sexual dentro de la
pareja, proporcionando estabilidad y la
necesaria perdurabilidad de la misma.
SEXO Y CULTURA
Existe actualmente una grave tendencia a
emplear hiperestímulos sexuales,
especialmente en los medios de
comunicación masivos.
Esto constituye un peligro para los jóvenes,
que se ven hiperestimulados antes de
llegar a tener un nivel de maduración
psíquica suficiente para manejar su
sexualidad.
MUCHAS GRACIAS
TENGAN USTEDES BUENAS NOCHES
(Y BUEN SEXO)
ESTÁ ABIERTO EL DEBATE
Descargar

Etología de la sexualidad humana