PENSAMIENTO CRÍTICO
CLAVES del ejercicio 3.1 (correspondiente a la primera parte del apéndice 3:
los “casi argumentos”). CLAVES de 3.2, aquí
¿Cuáles de las siguientes frases no son argumentos? En los casos en que se trate de
“casi argumentos”, justifica brevemente por qué son informes de argumentos o
explicaciones.
1.
2.
3.
Me parece muy difícil actuar en público. Cuando era pequeño, mis
padres se vanagloriaban del niño prodigio que tenían, y se enfadaban
tanto cuando yo tocaba mal el piano que yo creía que me iban a
abandonar en medio del bosque o de un estacionamiento. Así que,
cuando tengo que actuar en público, aunque ahora soy un pianista
profesional y debería estar acostumbrado a estas cosas, siempre me
entra el terror de que voy a escapar una falsa nota.
La razón de que los impuestos locales suban cuando renueva su casa
es que son calculados según el valor de su propiedad. Cuanto más
valga ésta, más alto es el impuesto. Quizá no sea justo, pero así
funciona el sistema...
Nunca deberíamos apagar la computadora sin haber cerrado
adecuadamente todos los programas que hemos utilizado. Si no lo
hacemos así, corremos el riesgo de perder o malograr los últimos
datos de los ficheros en los que hemos estado trabajando.
PENSAMIENTO CRÍTICO
CLAVES del ejercicio 3.1 (correspondiente a la primera parte del apéndice 3:
los “casi argumentos”). CLAVES de 3.2, aquí
¿Cuáles de las siguientes frases no son argumentos? En los casos en que se trate de
“casi argumentos”, justifica brevemente por qué son informes de argumentos o
explicaciones.
4.
5.
El sistema de jurados en procesos criminales es estúpido. Cuando
sólo el juez determina si el acusado es culpable, la fiscalía tiene que
persuadir únicamente a una persona de ello; en cambio, cuando
hay todo un jurado el fiscal debe convencer a los doce miembros del
jurado. Imaginen que a uno de los doce le cae mal la policía, o le da
pena el reo, o es demasiado estúpido para poder comprender las
pruebas, por irrefutables que éstas sean. ¿Qué ocurre entonces?
¡Que el asesino es liberado, que es como si le premiasen por lo que
ha hecho y lo animasen a que mate a otros inocentes! El sistema de
jurados favorece a los delincuentes. Deberíamos abolirlo.
Mi abogado me ha aconsejado que, si se niegan a devolverme hasta
el último dólar, debería demandarlos por muchísimo más porque
ganaría sin problemas. Además, está seguro de que si presento una
queja al Ministerio de Industria, podrían perder la licencia.
1. Me parece muy difícil actuar en público. Cuando era pequeño,
mis padres se vanagloriaban del niño prodigio que tenían, y se
enfadaban tanto cuando yo tocaba mal el piano que yo creía que me
iban a abandonar en medio del bosque o de un estacionamiento. Así
que, cuando tengo que actuar en público, aunque ahora soy un
pianista profesional y debería estar acostumbrado a estas cosas,
siempre me entra el terror de que voy a escapar una falsa nota.
•Esto no es un argumento, sino una explicación de un estado del
alma (terror a actuar en público). El pianista podría estar
dándosela a su sicoanalista, por ejemplo.
•¿Se puede imaginar un contexto en que esta explicación tendría
una finalidad persuasiva?
•Por supuesto: cualquier enunciado puede tener una
finalidad persuasiva.
•Por ejemplo: el pianista no tiene ningún miedo, pero una
noche estaba borracho y tocó muy mal; para justificarse ante
la persona que le había contratado, inventó esa excusa.
2. La razón de que los impuestos locales suban cuando renueva su
casa es que son calculados según el valor de su propiedad. Cuanto
más valga ésta, más alto es el impuesto. Quizá no sea justo, pero así
funciona el sistema...
•Se trata de una explicación: por ejemplo, la que le da un
recaudador de impuestos a un propietario indignado por
tener que pagar tantos impuestos.
•Aun sin ser explícitamente un argumento, podría tener
un objetivo implícito persuasiva: que el propietario
considere que es racional que los impuestos sean
elevados, si no puede considerarlos justos
(concesión).
3. Nunca deberíamos apagar la computadora sin haber cerrado
adecuadamente todos los programas que hemos utilizado. Si no lo
hacemos así, corremos el riesgo de perder o malograr los últimos
datos de los ficheros en los que hemos estado trabajando.
•Esto sí es un argumento, pues se está instando a quienes reciban el
mensaje a actuar de determinada manera: apaguen sus computadora sólo
después de haber cerrado los programas.
•A menudo, un verbo en modo condicional implica que se busca influir
en el interlocutor.
•Es cierto que la razón dada (las premisas) consiste en una explicación
de lo que ocurriría (las consecuencias) si no procedemos así.
•Premisa implícita: Las computadoras que se apagan sin cerrar los
programas no guardan los últimos datos que hemos entrado.
•Premisa explícita: Si apaga la computadora incorrectamente, puede
perder esos datos.
•Conclusión: Apague su computadora sólo después de haber cerrado todos
sus programas.
•¿Finalidad argumentativa?
La compañía fabricante puede así prevenir posibles reclamaciones:
no me pidas indeminización por haber perdido tus datos, pues te
previne que no debías actuar así.
4. El sistema de jurados en procesos criminales es estúpido. Cuando
sólo el juez determina si el acusado es culpable, la fiscalía tiene que
persuadir únicamente a una persona de ello; en cambio, cuando hay
todo un jurado el fiscal debe convencer a los doce miembros del
jurado. Imaginen que a uno de los doce le cae mal la policía, o le da
pena el reo, o es demasiado estúpido para poder comprender las
pruebas, por irrefutables que éstas sean. ¿Qué ocurre entonces?
¡Que el asesino es liberado, que es como si le premiasen por lo que
ha hecho y lo animasen a que mate a otros inocentes! El sistema de
jurados favorece a los delincuentes. Deberíamos abolirlo.
•Como en el caso anterior, nos encontramos con un argumento, como lo
prueban las dos últimas frases, sobre todo el condicional: “Deberíamos
abolirlo (el sistema de jurados)”.
•El argumento funcionaría así:
•Premisa implícita: La justicia debe favorecer a las personas
honradas/víctimas.
•Premisa explícita: El sistema de jurados favorece a los delincuentes.
•Conclusión: Deberíamos abolirlo.
Ahora bien, la premisa explícita no es necesariamente admitida por todo
el mundo o por la mayoría de la gente: el criterio de aceptabilidad es
dudoso.
4. El sistema de jurados en procesos criminales es estúpido. Cuando
sólo el juez determina si el acusado es culpable, la fiscalía tiene que
persuadir únicamente a una persona de ello; en cambio, cuando hay
todo un jurado el fiscal debe convencer a los doce miembros del
jurado. Imaginen que a uno de los doce le cae mal la policía, o le da
pena el reo, o es demasiado estúpido para poder comprender las
pruebas, por irrefutables que éstas sean. ¿Qué ocurre entonces?
¡Que el asesino es liberado, que es como si le premiasen por lo que
ha hecho y lo animasen a que mate a otros inocentes! El sistema de
jurados favorece a los delincuentes. Deberíamos abolirlo.
•El criterio de aceptabilidad es dudoso. Por eso, para reforzar su
argumento, el locutor incluye una explicación de por qué el sistema de
jurados supuestamente favorece a los delincuentes. Y también esto, que
se presenta como una mera explicación, es un argumento, pues es
controvertible.
•Este subargumento funcionaría así:
•P1: Un asesino debe ser juzgado culpable.
•P2: Es más fácil que eso ocurra si una sola persona, con las
competencias adecuadas, lo juzga a que si lo juzgan doce.
•Conclusión: El sistema de doce (jurados) favorece a muchos asesinos.
¿Cuál es el problema de este argumento?
4. El sistema de jurados en procesos criminales es estúpido. Cuando
sólo el juez determina si el acusado es culpable, la fiscalía tiene que
persuadir únicamente a una persona de ello; en cambio, cuando hay
todo un jurado el fiscal debe convencer a los doce miembros del
jurado. Imaginen que a uno de los doce le cae mal la policía, o le da
pena el reo, o es demasiado estúpido para poder comprender las
pruebas, por irrefutables que éstas sean. ¿Qué ocurre entonces?
¡Que el asesino es liberado, que es como si le premiasen por lo que
ha hecho y lo animasen a que mate a otros inocentes! El sistema de
jurados favorece a los delincuentes. Deberíamos abolirlo.
¿Cuál es el problema de este argumento?
De manera implícita, asimila “acusado” y “culpable.” Sólo en el caso de
que todos los acusados fuesen culpables, el argumento tendría fuerza
lógica.
El sistema de jurados, precisamente al no fiarse en una sola persona (por
muy “experta” que sea), disminuye los riesgos de que se condene a
alguien injustamente.
Un principio fundamental de la justicia es, precisamente, asumir este
riesgo: en caso de duda, mejor arriesgarse a liberar a un culpable
que a condenar a un inocente. Por eso se considera un axioma la
presunción de inocencia: un acusado es inocente hasta que no se
demuestre lo contrario.
5. Mi abogado me ha aconsejado que, si se niegan a devolverme
hasta el último dólar, debería demandarlos por muchísimo más
porque ganaría sin problemas. Además, está seguro de que si
presento una queja al Ministerio de Industria, podrían perder la
licencia.
•Formalmente, esto es un informe de argumento: el
locutor se limita a citar lo que le ha dicho su abogado.
•En un contexto de enunciación particular (un
consumidor dirigiéndose a la compañía que le ha
vendido un producto defectuoso, por ejemplo), podría
verse aquí un argumento (con cita de autoridad) con
una conclusión implícita sobreentendida:
•les conviene devolverme hasta el último dólar.
Descargar

CLAVES de 3.1, aquí