El Día de los
Muertos
Por: Señorita Boyle, Ms. Vazquez, and Mr.
Taveras
“Para el habitante de Nueva York, Paris o Londres,
la muerte es palabra que jamás se pronuncia porque
quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta,
la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno
de sus juguetes favoritos y su amor más permanente.
Cierto, en su actitud hay quizá tanto miedo como en la
de los otros; mas al menos no se esconde ni la esconde;
la contempla cara a cara con paciencia, desdén o
ironía”.
Octavio Paz
Dos Días
• Se celebra entre dos días
• Es una celebración principalmente mexicana
de origen indígena
• Primariamente una festividad mexicana y
centroamericana
• Se celebra también en muchas comunidades
de los Estados Unidos
Los orígenes
• Los orígenes de la celebración pueden ser trazados
hasta la época de los indígenas de Mesoamérica, tales
como los aztecas, mayas, purépechas, nahuas y
totonacas
• Los rituales que celebran la vida de los ancestros se
realizan en estas civilizaciones por lo menos desde
hace 3,000 años
Los orígenes
• En la era prehispánica era común la práctica de
conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante
los rituales que simbolizaban la muerte y el
renacimiento
• El festival que se convirtió en el Día de Muertos era
conmemorado el noveno mes del calendario solar azteca,
cerca del inicio de agosto, y era celebrado durante un
mes completo
Los orígenes continuada
• Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl
– conocida como la "Dama de la Muerte" (actualmente relacionada con
"la Catrina", personaje de José Guadalupe Posada)
– esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos
• Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y
las vidas de parientes fallecidos
• Cuando los conquistadores llegaron a América en el siglo XV,
se aterraron por las prácticas paganas de los indígenas, y en un
intento de convertir a los nativos americanos al catolicismo
movieron la fecha del festival hacia principios de noviembre
para que coincidiese con las festividades católicas del Día de
todos los Santos y Todas las Almas
La historia continuada
• Los españoles combinaron sus costumbres
con el festival similar mesoamericano,
creando de este modo el actual Día de los
Muertos
• En la actualidad, muchas personas han
reemplazado al Día de Muertos por el
Halloween estadounidense que se celebra
dos días antes, es decir el 31 de octubre
• Sin embargo, ambas tradiciones son
completamente diferentes, ya que en la
cultura sajona no existe una tradición similar
al día de muertos; el Halloween es el día de
las brujas
Los símbolos
•
•
•
•
Rimas. también llamadas "calaveras", que constan de versos donde la muerte
(personificada) bromea con personajes de la vida real, haciendo alusión sobre
alguna característica peculiar de la persona en cuestión. Finalizan con frases donde
se expone que se lo llevará a la tumba. Es muy común dedicar las "calaveritas" a
personajes públicos, en especial a políticos en el poder. En muchos casos la rima
habla del aludido como si estuviera ya muerto.
Calaveras de dulce, tienen escritos el nombre del difunto (o en algunos casos de
personas vivas, en forma de broma modesta que no ofende en particular al aludido)
en la frente, son consumidas por parientes o amigos.
Pan de muerto. Platillo especial del Día de Muertos. Es un panecillo dulce que se
hornea en diferentes figuras, desde simples formas redondas hasta cráneos,
adornado con figuras del mismo pan en forma de hueso y se espolvorea con azúcar.
Flores. Durante el período del 1 al 2 de noviembre las familias normalmente
limpian y decoran las tumbas con coloridas coronas de flores de rosas, girasoles,
entre otras, pero principalmente de Cempaxóchitl, las cuales se cree atraen y guían
las almas de los muertos. Casi todos los |panteones]] son visitados.
Símbolos
• Grabados: Litografías, generalmente de José Guadalupe Posada, que
aunque no dibujó específicamente para Día de Muertos, se usan en estas
fechas por sus alusiones a la muerte
 El altar y las visitas. Se cree que las almas de los niños regresan de visita el
día primero de noviembre, y las almas de los adultos regresan el día 2. En
el caso de que no se pueda visitar la tumba, ya sea por que ya no existe la
tumba del difunto, o porque la familia está muy lejos para ir a visitarla,
también se elaboran detallados altares en las casas, donde se ponen las
ofrendas, que pueden ser platillos de comida, el pan de muerto, vasos de
agua, mezcal, tequila, pulque o atole, cigarros e incluso juguetes para las
almas de los niños. Todo esto se coloca junto a retratos de los difuntos
rodeados de veladoras.
Los altares
•
•
•
•
•
Retrato de la persona recordada. El retrato del difunto, sugiere el ánima que
los visitará la noche del 2 de noviembre.
Pintura o cromo de las Ánimas del Purgatorio. La imagen de las ánimas del
purgatorio sirve para pedir la salida del purgatorio del alma del difunto por si
acaso se encontrara ahí.
Doce cirios. Aunque pueden ser menos, tienen que ser en pares, y
preferiblemente de color morado, con coronas y flores de cera. Los cirios, sobre
todo si son morados, son señal de duelo. Los cuatro cirios en cruz representan
los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta
encontrar su camino y su casa.
Cincuenta veladoras medianas (opcional). Estas veladoras servirán para
iluminar el camino de regreso a casa del alma.
Calaveras de azúcar. Las medianas en el nivel superior, son alusión a la muerte,
siempre presente. Las pequeñas y en un nivel bajo, son dedicadas a la Santísima
Trinidad, y una grande en el mismo nivel, al Padre Eterno.
El altar
•
•
•
•
•
•
•
•
Seis candeleros, con boca suficientemente ancha para ubicar los cirios.
Tres incensarios, pequeños anafres o braceros.
Copal (incienso de tiempos prehispánicos). El copal sirve para que su
humo limpie el lugar de malos espíritus y así pueda entrar el ánima a su
casa sin ningún peligro.
Carbón de madera.
Ceniza de leña. La cruz grande de ceniza sirve para que al llegar el
ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes. La cruz pequeña
de ceniza se pone por si el ánima se encontraba en el purgatorio,
ayudándole a salir de ahí para continuar su viaje.
Un lebrillo o aguamanil que tenga o no pedestal.
Jabón de pan.
Una toalla de cualquier calidad. El aguamanil, jabón y toalla se colocan
por si el ánima necesita lavarse después del largo viaje.
Altar
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Agua, jarra y vaso, preferiblemente de vidrio transparente para que se pueda
apreciar el contenido, que será agua natural. El agua en la jarra es para que se moje
los labios resecos por el viaje desde el más allá.
Cazuelas con comida. La preferida por el difunto cuando vivía.
Ocote en rajas.
Chiquihuite tortillero.
Licor, un caballito tequilero, un salero y un platito con un limón partido. El licor,
tequila preferiblemente, es para que recuerde los grandes acontecimientos
agradables durante su vida y decida visitar a los vivos.
Pan de muerto (Dos piezas medianas). La comida tiene por objeto deleitar al
ánima que nos visita.
Flores de cempaxóchitl, según las necesidades. Las flores sirven para adornar y
aromatizar el lugar durante el tiempo que esté presente el ánima.
Mesa, tablas, etcétera, para la base del altar.
Papel de china de cualquier color, dando preferencia al morado (luto cristiano) y
naranja (luto azteca), tantos pliegos como superficie se pretenda cubrir.
Los alteres continuado
Trabajos Citados
• Todas las fotos: www.google.com/images
• http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_
Muertos
• http://www.laprensasandiego.org/archieve/november01-02/dia.htm
Descargar

El D_a de los Muertos