Moisés, Líder del Pueblo de Dios
Presentado por Sermons4Kids
Presentando el arte de
Henry Martin
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Cuando el faraón era el rey
de Egipto, temía a los hijos
de Jacob, los cuales eran
llamados israelitas.
“Los israelites están
demostrando ser muy
fuertes,” dijo. “Si llega a
haber una guerra, ellos
pueden pelear en contra
nuestra y derrotarnos.”
Para evitar que eso
pasara, el faraón los hizo
esclavos y los forzó a
trabajar fuertemente.
Pero no importaba cuan
fuerte fuera el trabajo, los
Israelitas continuaban
creciendo en número, así
que el faraón impuso una
ley muy cruel, ordernando
que todos los bebés
varones nacidos a los
Israelitas fueran ahogados
en el río Nilo.
Sucedió que nació en una
familia Israelita un bebé.
Su mamá sabía que tenía
que hacer algo para
salvarlo.
Ella hizo una canasta
grande con juncos que
crecían cerca del río. Ella
la selló con asfalto y brea
para que flotara.
Entonces puso al bebé en
la canasta y la echó en el
río cerca de la orilla. La
hermana, Miriam, se
paraba a cierta distancia y
velaba al bebé.
Esa tarde, la hija del faraón
fue al río a bañarse. Ella
notó una canasta flotando en
el río. “Trae esa canasta,” le
dijo a su criada. Cuando vió
al bebé, ella lo amó.
Miriam salió de su escondite
y le preguntó: “¿Deseas que
te consiga a una israelita que
cuide del bebé?”
“Sí, me gustaría,” contestó la
princesa.
Miriam corrió a su casa y le
contó a su mamá todo lo que
había ocurrido Entonces
llevó a su mamá a conocer a
la hija del faraón.
“Cuida del bebé y traémelo
cuando sea un poco
mayor” dijo la princesa.
La mamá se puso muy
contenta al poder reunirse
con su bebé y saber que
estaría seguro.
Cuando el niño fue
mayor, su mamá lo
entregó a la hija del
faraón y él vino a ser
su hijo. Ella le puso
por nombre Moisés
diciendo: “Lo saqué
del agua.”
Moisés aprendió
mucho mientras
crecía en el palacio
del faraón.
A pesar de que creció en
un palacio egipcio,
Moisés sabía que había
nacido israelita. Un día
él vió un egipcio dándole
a un trabajador israelita.
Con coraje, mató al
egipcio y escondió su
cuerpo en la arena.
El faraón supo lo que
Moisés había hecho y
declaró que Moisés
tenía que morir.
Moisés huyó de Egipto y
fue a la tierra de Madián.
Un día Moisés
estaba llevando
sus ovejas a
Horeb, también
llamado “el monte
de Dios,” cuando
un ángel se le
apareció en
medio de una
zarza ardiendo.
Moisés pensó que
era raro que la
zarza ardiera en
fuego y no se
quemara.
Entonces Dios le habló a Moisés de en medio de la zarza
ardiente. “Moisés, quítate tus sandalias, porque estás
parado en tierra santa.”
“Soy el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. He escuchado las
oraciones de mi pueblo en Egipto y te estoy enviando para
que lo saques de Egipto y los lleves a la tierra que fluye
leche y miel.”
“¿Quién soy yo para guiar a tu pueblo fuera de Egipto?,”
preguntó Moisés.
Dios le contestó: “Yo estaré contigo.”
“¿Quién diré que me ha enviado?” preguntó Moisés.
Dios contestó: “YO SOY EL QUE SOY. Les dirás YO SOY
me envió.”
Como el líder escogido por
Dios, Moisés vió muchos
milagros maravillosos hechos
por Dios. Uno de esos
milagros fue cuando los hijos
de Israel escaparon del
ejército egipcio a través del
Mar Rojo.
Dios separó las aguas para
permitir el paso de los
israelitas en forma segura por
terreno seco. Cuando el
ejército egipcio los siguió,
Dios juntó las aguas y todo el
ejército se ahogó en el mar.
Cuando Dios lo llamó para sacar el pueblo
de la esclavitud, Moisés preguntó:
“¿Quién soy yo para dirigir a tu pueblo?”
Dios le contestó: “Yo estaré contigo.”
Cuando Dios te llama, recuerda…..
¡Él estará contigo!
Derechos de autor © 2003 por
Sermons4Kids
y
Henry Miller
Se permite el uso, libre de costo, para ser
utilizado por el ministerio.
No es permitido el publicarlo o distribuirlo
para lucrarse.
Descargar

Moses, Leader of God`s People