Dios Confía en Ti
Pastora Susie Fernández
Iglesia Casa de Oración y Adoración
19 de agosto del 2012
Hebreos 11:1-3
La fe
1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera,
la convicción de lo que no se ve.
2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio
los antiguos.
3 Por la fe entendemos haber sido constituido el
universo por la palabra de Dios, de modo que lo
que se ve fue hecho de lo que no se veía.
Hebreos 11:6
Pero sin fe es imposible
agradar a Dios; porque es
necesario que el que se acerca
a Dios crea que le hay, y que
es galardonador de los que le
buscan.
De la nobleza por adopción.
• Un israelita criado en un palacio egipcio. Sus
compatriotas eran esclavos, pero Moisés era
privilegiado. Comía a la mesa real. Fue educado en
las escuelas más refinadas. Pero la maestra que más
influyó no tenía título alguno. Era su madre.
• Una judía que contrataron para ser su nodriza.
"Moisés"- casi puedes escuchar como le susurra a su
joven hijo- "Dios te ha colocado aquí a propósito.
Algún día librarás a tu pueblo. Nunca olvides, Moisés.
Nunca olvides".
Éxodo 2:1-4
Nacimiento de Moisés
1 Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer
a una hija de Leví,
2 la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que
era hermoso, le tuvo escondido tres meses.
3 Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una
arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y
colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla
del río.
4 Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo
que le acontecería.
Éxodo 2:5-7
5 Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y
paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio
ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya
a que la tomase.
6 Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el
niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De
los niños de los hebreos es éste.
7 Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré
a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te
críe este niño?
Éxodo 2:8-10
8 Y la hija de Faraón respondió: Ve.
Entonces fue la doncella, y llamó a la madre
del niño,
9 a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este
niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer
tomó al niño y lo crió.
10 Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la
hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso
por nombre Moisés, diciendo: Porque de las
aguas lo saqué.
Moisés tuvo que huir.
• Moisés vio a un egipcio que golpeaba a un esclavo;
intervino y asesinó al egipcio. Al día siguiente Moisés
vio al hebreo. El esclavo en lugar de mostrar gratitud,
expresó enojo.
"¿Piensas matarme como mataste al egipcio?", le
preguntó. Éxodo 2:14
• Moisés supo que estaba en dificultades. Huyó de
Egipto y se ocultó en el desierto.
• Y así fue que un hebreo brillante y prometedor
comenzó a cuidar ovejas en las colinas. Del círculo
más refinado al cultivo de algodón.
Moisés quizás pensó que Dios
lo había abandonado.
• Quizás pensó que el cambio era permanente.
No existe evidencia, de que haya albergado
jamás, la intención de regresar a Egipto. Es
más, todo parece indicar que deseaba
permanecer con sus ovejas. De pie descalzo
ante la zarza, confesó:
"¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque
de Egipto a los hijos de Israel?". Éxodo 3:11
Éxodo 3:1-4
Llamamiento de Moisés
1 Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro,
sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y
llegó hasta Horeb, monte de Dios.
2 Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en
medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en
fuego, y la zarza no se consumía.
3 Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión,
por qué causa la zarza no se quema.
4 Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de
la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.
Éxodo 3:5-8
5 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies,
porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.
6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham,
Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió
su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.
7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi
pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa
de sus exactores; pues he conocido sus angustias,
8 y he descendido para librarlos de mano de los
egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena
y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del
cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo
y del jebuseo.
Éxodo 3:9-13
9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido
delante de mí, y también he visto la opresión con que
los egipcios los oprimen.
10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para
que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.
11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo
para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de
Israel?
12 Y él respondió: Ve, porque Yo estaré contigo; y esto
te será por señal de que Yo te he enviado: cuando hayas
sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este
monte.
Éxodo 3:13-14
13 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a
los hijos de Israel, y les digo: El Dios de
vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si
ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?,
¿qué les responderé?
14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL
QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de
Israel: YO SOY me envió a vosotros.
Me alegra que Moisés haya
hecho esa pregunta.
• Es una buena pregunta. ¿Por qué Moisés? O más
específicamente, ¿por qué envió a Moisés?
• El Moisés que vimos en Egipto era más temerario y
seguro. Pero el que encontramos cuatro décadas
más tarde era reacio y curtido. Si tú y yo hubiésemos
visto a Moisés allá en Egipto, habríamos dicho: "Este
hombre está listo para la batalla". Fue educado en el
sistema más refinado del mundo. Entrenado por los
soldados más hábiles. Contaba con acceso
instantáneo al círculo íntimo del Faraón. Moisés
hablaba su idioma y conocía sus costumbres. Era el
hombre perfecto para la tarea.
Moisés no habría ido.
• El no lo podía creer. Pero Dios sí y lo hizo. Dios
confió en el.
• Para empezar, "LA VIDA QUE PASO EN EL
DESIERTO". El Moisés de cuarenta años era uno
de la ciudad. El conoce el nombre de cada
serpiente y la ubicación de cada pozo de agua. Si
debe conducir a miles de hebreos en el desierto,
será mejor que conozca lo básico de la vida en el
desierto.
Moisés ha viajado con
• las familias durante cuarenta años, es posible que
le sea de ayuda comprender cómo actúan.
Contrae matrimonio con una mujer de fe, la hija
de un sacerdote madianita. Y establece su familia.
• Pero, aún más importante que la vida en el
desierto y la gente, "Moisés necesita aprender
algo acerca de sí mismo". Al parecer lo ha
aprendido. "Dios dice que Moisés está listo". Y
para convencerlo, le habla a través de un arbusto.
Era necesario que hiciese algo dramático para
captar la atención de Moisés!!!
Así como a Moisés, hay
algunos de nosotros
• que el Espíritu de Dios te está hablando. Tal vez
te está llevando al desierto, o te esta
instruyendo.
• No reniegues de lo que estás atravesando, tan
sólo aprende lo más que puedas de tu situación
preocupante. "Por más grave que parezca tu
problema, tómalo como un llamado de atención
de parte de Dios". No como un apercibimiento,
sino un llamado a ser otro Moisés. Hay muchos
"esclavos" que esperan por un Moisés.
Aprende a moverte en el espíritu.
• A salir de la rutina. A sonreír mas a
menudo.
• "CONFÍA EN DIOS. DIOS CONFÍA EN TÍ".
• Mantente en tu fe. Afina tu oído para
escuchar la voz de Dios susurrándote:
"Se acabaron las clases. Ha llegado el
momento de ponerse a trabajar".
2 Crónicas 7:11-12
Pacto de Dios con Salomón
11 Terminó, pues, Salomón la casa de Jehová, y
la casa del rey; y todo lo que Salomón se
propuso hacer en la casa de Jehová, y en su
propia casa, fue prosperado.
12 Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le
dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí
este lugar por casa de sacrificio.
2 Crónicas 7:15-16
15 Ahora estarán abiertos mis ojos y
atentos mis oídos a la oración en este
lugar;
16 porque ahora he elegido y santificado
esta casa, para que esté en ella mi
nombre para siempre; y mis ojos y mi
corazón estarán ahí para siempre.
Descargar

Dios_Confía_en_Ti