EL DESAFIO,
LA PROMESA,
Y LA VICTORIA
Josué 1:1-9
1Después que murió Moisés, el siervo del Señor, habló el Señor con Josué,
hijo de Nun y ayudante de Moisés, y le dijo:
2“Como mi siervo Moisés ha muerto, ahora eres tú quien debe cruzar el río
Jordán con todo el pueblo de Israel, para ir a la tierra que voy a darles a
ustedes. 3Tal como se lo prometí a Moisés, yo les daré toda la tierra en
donde ustedes pongan el pie. 4Les daré el territorio que va desde el desierto
y la sierra del Líbano hasta el gran río Éufrates, con todo el territorio de los
hititas, y hasta el mar Mediterráneo. 5Nadie te podrá derrotar en toda tu
vida, y yo estaré contigo así como estuve con Moisés, sin dejarte ni
abandonarte jamás. 6Ten valor y firmeza, que tú vas a repartir la tierra a este
pueblo, pues es la herencia que yo prometí a sus antepasados. 7Lo único
que te pido es que tengas mucho valor y firmeza, y que cumplas toda la ley
que mi siervo Moisés te dio. Cúmplela al pie de la letra para que te vaya
bien en todo lo que hagas. 8Repite siempre lo que dice el libro de la ley de
Dios, y medita en él de día y de noche, para que hagas siempre lo que este
ordena. Así todo lo que hagas te saldrá bien. 9Yo soy quien te manda que
tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu
Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.”
Josue 1:1-9
3Tal como se lo prometí a Moisés, yo les daré toda la
tierra en donde ustedes pongan el pie.
5Nadie te podrá derrotar en toda tu vida, y yo estaré
contigo así como estuve con Moisés, sin dejarte ni
abandonarte jamás.
8Repite siempre lo que dice el libro de la ley de Dios,
y medita en él de día y de noche, para que hagas
siempre lo que este ordena. Así todo lo que hagas te
saldrá bien.
9Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza.
No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu
Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.”
1. Este libro relata el asentamiento de los hijos de
Israel en Canaán, “La Tierra Prometida”
2. Josué tiene el privilegio de ser el instrumento en
la manos de Dios para el cumplimiento de la
promesa.
3. Dios había hecho la promesa a Abraham al
sacarlo de Ur de los Caldeos. (400 años)
“Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, para ir a
la tierra que yo te voy a mostrar. 2Con tus descendientes
voy a formar una gran nación; voy a bendecirte y hacerte
famoso, y serás una bendición para otros. 3Bendeciré a
los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; por
medio de ti bendeciré a todas las familias del mundo.”
Gen. 12:1-3
4. Dios saca a su pueblo de la esclavitud en Egipto
para llevarlos a una tierra que fluye leche y miel.
“Claramente he visto cómo sufre mi pueblo que está en Egipto. Los
he oído quejarse por culpa de sus capataces, y sé muy bien lo que
sufren. 8Por eso he bajado, para salvarlos del poder de los egipcios;
voy a sacarlos de ese país y a llevarlos a una tierra grande y buena,
donde la leche y la miel corren como el agua.”
5. Encontramos a los hijos de Israel en una
situación muy especial
a. El gran líder Moisés había muerto
b. El pueblo estaba a la orilla del Jordán, la
frontera de la tierra prometida.
c. Un nuevo líder asume la responsabilidad
de introducirlos a la tierra que Dios ya les
había dado.
Constantemente estamos
enfrentando en la vida desafíos
que parecen inalcanzables.
Situaciones personales, en
medio de nuestro hogar, en el
trabajo, en la escuela.
Situaciones que necesitan ser
resueltas, pero … se nos hace
tan difícil que optamos por
rendirnos.
habló el Señor con Josué, hijo de Nun y ayudante de Moisés,
y le dijo: 2“Como mi siervo Moisés ha muerto, ahora eres tú
quien debe cruzar el río Jordán con todo el pueblo de
Israel, para ir a la tierra que voy a darles a ustedes.
¿Qué podemos hacer?
1. CREE QUE DIOS CUMPLE SUS PROMESAS
“8La hierba se seca y se marchita la flor, mas la palabra del
Dios nuestro permanece para siempre»” Isa. 40:8
Pedro nos dice que “Dios nos ha dado preciosas y
grandísimas promesas” 2Pe. 1:4
Necesitamos apropiarnos de cada una de estas promesas
y confiar que Dios cumplirá cada una de ellas.
2. CREE QUE DIOS SIEMPRE ESTARA A TU LADO.
“yo estaré contigo así como estuve con Moisés, sin dejarte ni
abandonarte jamás.”
1Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh
Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
2Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te
anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama
arderá en ti. 5No temas, porque yo estoy contigo; Isa. 43:1,2,5
3. SE OBEDIENTE A LA PALABRA DE DIOS
“8Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de
día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas
conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás
prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”
Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores
se ha sentado; 2Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche. 3Será como árbol plantado
junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su
hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. Sal. 1:1-3
4. SER VALIENTES.
(NECESITAMOS TOMAR LA INICIATIVA.)
“Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No
tengas miedo ni te desanimes …” 1:9
Dios anda en busca de hombres y mujeres valientes y esforzadas
“… no nos ha dado Dios
espíritu de cobardía, sino
de poder, de amor y de
dominio propio.” 2 Tim 1:7
¿Qué podemos hacer?
1.CREER QUE DIOS CUMPLE SUS
PROMESAS
2.CREER QUE DIOS SIEMPRE ESTARA A
NUESTRO LADO.
3.OBEDECER A LA PALABRA DE DIOS
4.SER VALIENTES.
(NECESITAMOS TOMAR LA INICIATIVA.)