Crecer sin agresión
Moisés Contreras Reinoso
[email protected]
Adolescencia = cambios
constantes
El aumento de 25 veces más la
testosterona en los varones y
falta de límites en la
adolescencia aumentan la
agresividad
Los cambios hormonales en
las mujeres provocan
diferentes comportamientos
Somos seres sociales, necesitamos
de los demás para sentirnos vivos.
Podemos hacer cualquier cosa
para sentirnos aceptados y
queridos.
Podemos hacer cosas divertidas
Podemos hacer buenos amigos
Podemos enojarnos y gritar
Podemos estar tristes
Podemos aventurarnos
a hacer cosas juntos
Pero también puedo ser
agresivo y lastimar a alguien
El acoso escolar o
BULLYING es
cualquier forma de
maltrato
psicológico, verbal
o físico producido
entre escolares.
El acoso escolar es una especie de
tortura, metódica y sistemática,
en la que el agresor agrede a la
víctima, a menudo con el silencio,
la indiferencia o la complicidad de
otros compañeros.



La persona maltratada queda expuesta física y
emocionalmente ante el sujeto que abusa de
el.
Es común que el acosado viva aterrorizado con
la idea de asistir a la escuela y que se muestre
muy nervioso, triste y solitario en su vida
cotidiana.
En algunos casos, la dureza de la situación
puede acarrear pensamientos sobre el suicidio.
Con mucha frecuencia el joven
que acosa a otro compañero suele
estar rodeado muy rápidamente
de una banda.
Cuando no se tiene un proyecto
común, (juntos para lograr…)
aumenta la agresión y la
competencia desmedida en los
grupos.




La violencia en los medios de
comunicación tiene efectos sobre la
violencia real.
Puede darse una imitación indiscriminada,
Se da un efecto insensibilizador,
Se crea una imagen de la realidad en la
que se exagera la incidencia de la
violencia.
Tipos de acoso escolar








Bloqueo social (29,3%)
Hostigamiento (20,9%)
Manipulación (19,9%)
Coacciones (17,4%)
Exclusión social (16,0%)
Intimidación (14,2%)
Agresiones (13,0%)
Amenazas (9,1%)
Hay muchas formas diferentes de
meterse con un compañero y
maltratarlo:







Lograr que el compañero maltratado haga cosas
que no quiere hacer y que le pueden traer
problemas;
Exigirle dinero;
No hacerle caso, consiguiendo que los demás
tampoco se relacionen con él o ella;
Insultarle, ponerle motes, burlarse, reírse de él;
Sembrar rumores, burlas; chismorrear;
Amenazarle verbalmente o por escrito (notas,
mensajes en el celular, en internet...);
Darle empujones, pelearse o pegarle.
Mejor pégale al balón
Se identifica en los
acosadores escolares la
existencia probable de una
educación familiar permisiva
que les puede haber llevado a
no interiorizar
suficientemente bien el
principio de realidad
Un joven con buena educación
utiliza el deporte como medio de
expresar su fuerza.
El joven mal
educado en la
familia
probablemente
reproducirá en
la escuela los
hábitos
adquiridos.
Con buenos amigos y disciplina
podrás llegar a las cumbres más
altas.

“Yo no lo hago pero sé quién lo
está haciendo… y quién lo
padece. Me gustaría que no lo
hicieran, pero no sé bien qué
hacer para ayudar al chico/a con
el que se meten”
En ocasiones el chico o chica con
el que se meten los demás puede
llegar a pensar que tiene la culpa
de lo que le ocurre.
Puede sentirse tan triste y
decepcionado de sus malas
relaciones con sus
compañeros que tendrá
problemas para concentrarse
y su rendimiento académico
bajará; incluso puede caer en
una depresión.
Cuando me siento aceptado y
respetado me animo a hacer
cosas extraordinarias
Los agresores cada
vez se sienten más
fuertes, se creen
más populares y se
ven poderosos, pues
se les tiene miedo.
Tu fuerza también la puedes utilizar
para participar en nuevas aventuras
Su falta de respeto por los otros y
su intolerancia hacen que le
vayan perdiendo el respeto a más
gente, pudiendo llegar a
convertirse en los agresivos de la
clase, a los que se les tiene miedo
y con los que -en el fondo- nadie
quiere estar.
Los que agreden son los que
tienen miedo de quedarse solos
Junto con otros (as) puedes
hacer grandes cosas.

“ALGUNOS COMPAÑEROS ME VEN
DIFERENTE (porque soy de otra
raza, país, religión o bien soy
diferente físicamente: más gordo,
más bajo, más alto, visto
diferente,...).
SIENTO QUE SOY CULPABLE DE
ALGO, ¿QUÉ ME PASA?”
Cada persona es diferente a
las demás.
 Todos somos diferentes y eso
enriquece a la Humanidad.

Toda persona tiene derecho a su
dignidad personal y ningún
compañero o compañera debe
ofender a otro o meterse con él
por estos signos externos o por su
diferencia de raza, religión o
cultura.
Cuando alguien se mete con otro,
una de las frases más usuales
para justificarlo es: “era una
broma”, o “siempre nos tratamos
así” entre compañeros, o “no es
para tanto”.
Aquello que te hace daño a ti
también hace daño a los otros.
A todos y todas nos gusta que los
demás nos comprendan y nos
traten con respeto.
Más juegos y menos agresiones
Cuando me respetas,
me gusta hacer cosas contigo.
Tus comentarios ofensivos me
hacen sentir que estoy muy
gorda y fea , ¡ya no quiero vivir!
Tus hijos pueden ser víctima, agresor u
observador de una situación de maltrato.
Si es víctima, desempeñará un papel
pasivo; si es agresor, un papel activo; y
si es observador, su papel es igualmente
activo o, al menos, permisivo, en cuanto
su actitud refuerza la actitud
intimidatoria del agresor hacia la
víctima.
Recomendaciones para el acosador
1. No hagas a los demás lo que no te gustaría
que te hicieran a ti.
2. A nadie le gusta que le tiren las cosas, que le insulten, que
se rían de él o que le llamen con apodos insultantes.
3. No juzgues a nadie por las apariencias
4. No excluyas a nadie de tus actividades
5. No digas mentiras sobre otros, no difundas rumores
6. Cuando tengas conflictos debes aprender a resolverlos sin
violencia.
7. El acoso no es solo un daño físico, eres también acosador,
cuando hieres con palabras, con insultos,
8. Aunque creas que eres el mejor, no tienes amigos que te
quieran, quizás sólo te teman.
9. Si utilizas ahora la violencia, ella te acabará utilizando a ti.
10. La violencia no parará aquí. Si la utilizas hoy, nunca será
suficiente, engendrará más y más violencia y puede arruinar
tu vida y tu futuro.

Se creativo, te
puedes divertir
con los demás,
no a costa de
los demás.
¡Goza a tus
compañeros!
Recomendaciones para el acosado
1. No eres culpable de nada.
2. Tú puedes ser diferente, todos tenemos derecho a ser
distintos,
3. Tú no tienes que hacer frente a esta situación sólo.
4. No eres inferior, ni cobarde, por no responder a las
agresiones, pero tienes que ser valiente para enfrentarte de
una vez a la situación. Es hora de actuar.
5. Si alguien te está haciendo daño y estás sufriendo, acude
siempre a personas que te apoyen.
6. Si sientes que no les puedes contar esto a tus padres,
cuéntaselo a otra persona
7. Habla con quien ha visto las agresiones, para que te apoye,
para que vaya contigo.
8. Haz que al adulto le quede claro que esa situación te afecta
profundamente.
9. Si sientes que no puedes hablar, que no te atreves,
escríbelo.
10. Pero sobretodo tienes que saber que no estás solo, que
siempre hay una salida.
Involúcrate en actividades donde te
respeten y te protejan.
Hay muchos lugares donde te aceptan
tal como eres.
Recomendaciones para el espectador
1. Si estás viendo que un compañero o compañeros abusan de
otro, tú debes actuar. Decir basta, no reírte, y ponerte del lado
de la víctima
2. Tu compañero está sufriendo un daño que a veces es irreparable
y tú puedes ser responsable aunque sólo sea como espectador.
3. Decirle a los adultos lo que sucede no es ser soplón. Ni ser
cobarde. Eres más cobarde si no actúas.
4. No son bromas. En las bromas nos reímos todos con todos. No
todos de uno.
5. Haz que la víctima se lo cuente a sus padres o a otro adulto, a
su profesor...
6. Si no se atreve, di que tú puedes hacerlo.
7. No es “su problema”, no son peleas igualitarias, están abusando
de una persona igual que tu, pero más débil.
8. Recuerda que tú, con el silencio y la pasividad estás alentando a
los agresores, ellos piensan que pueden ganar, y no es cierto.
9. La unión hace la fuerza. Involucra a todos los que puedas.
10. Ayuda al que lo necesite, y cuando tú necesites ayuda, alguien
te ayudará.
Somos
diferentes,
pero
podemos
respetarnos y
ser buenos
amigos.




Si tu hijo o hija tiende a tener
problemas con sus compañeros de
clase o muestra falta de seguridad en
sí mismo, recuerda:
Busca la comunicación con él/ella
desde edad temprana.
Genera confianza desde la escucha y el
acompañamiento.
Comienza con temas cotidianos e
intrascendentes; esto favorecerá la
comunicación cuando haya algo que
realmente le preocupe.


Dedícale a tu hijo el
mayor tiempo
posible.
Cuanto más tiempo
le dediques se
sentirá más
importante


A veces los chicos víctimas de sus
compañeros les duele mucho las
bromas.
Ayúdale a saber llevarlas y a
encauzarlas correctamente.

Enséñale a dar
respuestas
alternativas a su
forma habitual de
responder a aquello
que le resulta
incómodo.

Puede dar contestaciones elusivas,
manifestar su desacuerdo sin
enfadarse o irse a otra parte cuando
el ambiente se haga demasiado
tenso.
Refuerza la
autoestima
valorando sus
buenas
cualidades y
potenciándoselas.

Dale apoyo y seguridad con tu
presencia y tu escucha, muestra
interés por sus necesidades.



Intenta que se desarrolle todo lo
posible por sí mismo.
No le sobreprotejas, permítele que
afronte los dilemas y conflictos con
sus compañeros de acuerdo con sus
capacidades.
Mantente cercano e intervén si
consideras que puede correr algún
riesgo importante.

Enséñale a defenderse con la palabra
y a exponer con decisión aquello que
le esté causando desasosiego.


En caso de peligro,
señálale que debe
buscar protección en
otros compañeros o en
los adultos y que no ha
de correr riesgos
innecesarios.
Si está solo se hace
más vulnerable a
posibles agresiones.

Indícale que no lleve objetos
costosos o muy llamativos al
colegio (celulares, juguetes
caros, dinero, ropa de
marca,...), ya que pueden
causar envidia y propiciar
robos o amenazas para
conseguirlos.

Recuérdale que siempre ha de tener la
suficiente confianza como para pedir
ayuda a un adulto o un compañero si
la necesita.

¿CÓMO PUEDO AVERIGUAR QUE MI
HIJO O HIJA ESTÁ SUFRIENDO ACOSO
O MALTRATO POR PARTE DE SUS
COMPAÑEROS?




Cambios en el estado de ánimo: parece triste.
Se muestra extraño y huidizo.
Parece nervioso; estado que se refleja en miedos
nocturnos, micción en la cama, tics nerviosos,
irritabilidad, etc.
Se muestra distraído, absorto en sus
pensamientos, olvidadizo, asustadizo, etc.





Finge enfermedades o intenta exagerar sus
dolencias: dolores de cabeza, de estómago, etc.
Presenta moratones, heridas, etc.
Rehúsa ir a la escuela, expone objeciones
varias, simula malestar.
Falta al colegio y da explicaciones poco
convincentes cuando se le pregunta el porqué o
adónde fue.
No tiene amigos para su tiempo de ocio.

¿QUÉ PODEMOS HACER CUANDO
NUESTRO HIJO ESTÁ INVOLUCRADO
EN UNA SITUACIÓN DE MALTRATO
EN LA ESCUELA?
En caso de que su hijo
esté involucrado en una
situación de Bullying,
tenga tranquilidad y,
sobre todo, escuche la
información vaya
averiguado sin
trivializarla.
Se pueden dar los
siguientes pasos:


1. Escuchar y mostrar interés por el asunto,
sin menospreciarlo; no debemos
considerarlo “cosa de chicos”.
2. Indagar si realmente ha ocurrido lo que
nos cuenta, y no es fruto de su imaginación.


3. Ponerse en contacto con la
escuela y solicitar la intervención y
cooperación del profesorado.
4. Si lo anterior no funciona
podemos dirigirnos directamente a
organizaciones que asesoren y
ayuden de manera profesional


5. Fijar una estrategia de intervención para
detener inmediatamente el daño que se está
produciendo.
6. Favorecer una solución adecuada y ajustada
a la intensidad de la falta y al daño ejercido.
SI SU HIJO ES VÍCTIMA:



Investigue si realmente se está dando la
situación de maltrato. Observe los síntomas que
puedan indicarle lo que está ocurriendo.
Actúe en cuanto tenga confirmados los indicios
de que su hijo está siendo agredido.
Apóyelo y dele compañía y seguridad de forma
incondicional.


Exprese confianza en él y en los cambios que se
van a producir para mejorar su situación.
Solicite que le cuente lo que le está pasando y
asegurarle que siempre se va a contar con él, que
se le va a consultar, antes de emprender alguna
acción.


Busque darle oportunidades de entablar
nuevas amistades fuera del colegio, en otras
actividades donde pueda interactuar con
chicos y chicas de su edad y crear vínculos
de afecto.
Propicie que amplíe su grupo de amigos del
colegio, facilitándole actividades sociales en
las que quiera participar


Mantener una comunicación
continua y fluida con el
profesorado del colegio.
Contactar con las instituciones
convenientes, si no cesa el
maltrato hacia su hijo y la
respuesta de la escuela no es
suficiente.
SI SU HIJO ES AGRESOR:

Algunas familias se sienten culpables cuando
descubren que su hijo está actuando como
agresor en situaciones de maltrato entre
compañeros.

Más allá del sentimiento de culpabilidad,
es importante trabajar en familia y
eliminar la conducta agresiva de su hijo.

La agresividad de un
adolescente no es
atribuible a factores
familiares en todos los
casos, por lo tanto,
observe si su hijo
presenta rasgos de
tendencias agresivas.
Observe:


Si su actitud hacia los diferentes miembros de
la familia es agresiva.
Si muestra conductas agresivas y violentas
hacia sus amigos o si le hemos visto actuar de
forma violenta en ocasiones.


Si es excesivamente reservado, si es casi
inaccesible en el trato personal.
Si tiene objetos diversos que no son suyos y
cuya procedencia es difícil de justificar.



Si a menudo cuenta mentiras para justificar
su conducta.
Si parece no tener sentido de culpa cuando
hace daño.
Si dice mentiras acerca de ciertas personas,
mentiras que les pueden perjudicar y causar
daño.


Si otros padres nos han contado que su hijo
agrede a otros niños.
Si percibimos que ciertos compañeros se
mantienen silenciosos e incluso rehúyen la
presencia de su hijo.

Si observamos con cierta frecuencia
varios de estos comportamientos en
los hijo es muy posible que pueda
estar involucrado en situaciones de
abuso.
En tal caso:

Actúe con urgencia y firmeza, manteniendo una
comunicación y supervisión cercanas e
indicándole con toda claridad que el maltrato no
es lícito ni admisible y que valore el respeto a
las otras personas como clave de la convivencia
en la sociedad.

Los agresores suelen desmentir la
acusación que se les atribuye, no
bastará sólo con preguntarle a él y a
sus amigos, sino que investigue por
otros medios para aclarar los hechos
y actuar inmediatamente.

Hable con su hijo o hija, muéstrele su
disposición a ayudarle en todo lo
éticamente posible e indíquele que, en
caso de ser culpable de malos tratos,
deberá asumir su responsabilidad.

Habrá que ayudarle a entender cómo se
puede estar sintiendo la víctima y
preguntarle cómo se sentiría él o ella si
algo así le ocurriera.

Muestre confianza y
apoyo para el
futuro, valore
cualquier muestra
de arrepentimiento
que observemos.

Hable con los directivos de la escuela
con toda rapidez.

Es importante que
mostremos sincero
interés en que se
averigüe la verdad y
que su hijo asuma
su responsabilidad.
SI NUESTRO HIJO ES OBSERVADOR:


Si su hijo está viendo lo que le ocurre a un
compañero, se convierte en espectador,
en observador.
En tal caso tome en cuanta que el papel
de los observadores es esencial para que
pare el maltrato.

Si el conjunto del grupo clase entiende el
problema y actúa conjuntamente para
apoyar al compañero que está siendo
tratado y agredido injustamente,
tomando una postura firme y en grupo
ante los agresores, el maltrato cesará.

El mensaje transmitido
por los adultos no
puede centrarse nunca
en eximir de culpa o en
justificar los malos
tratos, apelando a la
ética del más fuerte.

Si su hijo es consciente de lo que está
ocurriendo, hágale saber que no hay
justificación posible, que los conflictos se
abordan desde el diálogo y la
comunicación y mostrar su discrepancia
con dichos actos y, en ningún caso,
reforzar la conducta de los agresores con
risas y complicidades.

Apoye a su hijo en el camino hacia la
madurez y reforzar su ética personal.

Es preciso que les enseñemos a romper
la conspiración del silencio y a dar cabida
a la posibilidad de contar, cuando se
observen injusticias entre compañeros.

El silencio, tan fuertemente instaurado
entre nuestros niños y adolescentes, se
basa sobre todo en no quedar etiquetado
de “chismoso”.
No desperdiciemos tiempo.
¡Hagamos más amigos!
Unidos, alegres,
divertidos y
creativos,
podemos crear
un mundo
mejor.
El BULLYING no es un juego.

De las familias depende la
educación en la PAZ