DROGODEPENDENCIA Y
VIOLENCIA EN LA PAREJA.
Investigando la relación a establecer
FCO JAVIER RODRÍGUEZ DÍAZ, FCO JAVIER HERRERO DÍEZ,
VICTORIA E. NIEVES IGLESIAS, LUIS RODRÍGUEZ FRANCO,
SUSANA PAÍNO QUESADA, CRISTINA ESTRADA PINEDA Y
CRISTINA A. SÁNCHEZ MARTINEZ
II CONGRESO NACIONAL DE CRIMINOLOGÍA, BARCELONA 2005
‘Doctor, por favor, ayude a mi marido a dejar de
beber. Cuando los viernes recibe la paga semanal,
llega borracho a casa, se gasta todo el sueldo y
empieza a pegarme, a llamarme puta y a decirme
que me acuesto con medio barrio, y todo eso
delante de mi hijo, de cuatro años, que huye y se
esconde debajo de la cama.
Yo le intento calmar, le digo que no grite, que son
las tres y media de la madrugada y no son horas,
que vamos a despertar a los vecinos. El me sigue
insultando, me pega ´más fuerte, grita más:
“ahora se van a enterar todos de quién eres
tú”……’ ((Pascual Pastor, 2004)
PLANTEAMIENTOS
*El alcohol, la droga no agrede, pero forma parte del cóctel.
*La relación establecida puede diferir por el tipo de droga,
cantidad y modelo de utilización.
*Se plantea como desinhibición en cualquiera de los
maltratos considerados en la relación de pareja:
* Desencadenante (‘Se hace sufrir a quien más se quiere’).
* Asociado a transtorno de la personalidad (da fuerza y estimula
la falta de madurez personal) que lleva a maltratador a ser
víctima (se autoagrede o se mata) y donde el término ex no se
asume.
* Perfil habitual de la víctima (jóvenes de 21 a 29 y 40 a 59
separados, mantienen convivencia de hecho y en situación de
desempleo)
* Perfil habitual del agresor (18 a 29 años, con un nivel de
estudios medio- alto, desempleo temporal y nivel de ingresos
medios, con indicadores de problemas en el estado psíquico
emocional).
•La relaciones entre victimización y abuso de alcohol y droga no ha
sido claramente delimitado (se trata de una cadena de interacciones
entre el agresor y la víctima que se inicia cuando dos personas se
encuentran y que termina cuando una lastima y hasta destruye a la
otra).
*Factores de interacción a destacar son:
1)Características farmacológicas de las sustancias (Violencia
farmacológica no llega al 5%) y en la búsqueda de valor.
2)Características de los individuos que se predisponen al consumo y las
situaciones de éste (violencia social, tal como la sistemática –sistemas de
distribución sobre el 70%- o económica compulsiva –para obtener drogas
o dinero para ellas es inferior al 10%-).
3) Normas culturales referidas a factores como sexo o edad.
*Un papel facilitador lo desarrolla tanto la sensibilidad al dolor por la
frustración o la ausencia de la recompensa esperada como la
inhabilidad en la resolución de problemas, así como ambiente
aversivo, disciplina dura, agresión familiar, falta de supervisión
familiar y exposición a violencia y abuso de sustancia
* Papel del rol de la psicopatología (estudios de los rasgos de
personalidad de agresividad-impulsividad) y de la realidad cultural
‘seca’ y ‘húmeda’
REALIDAD DESDE LOS DATOS
(Boles y Miotto, 2003; Defensor del Pueblo, 1998; CIS, 2001; Chartas y
Culbreth, 2001; Medina Mora, Berenzon y Natera, 1999; Pascual Pastor, 2004;
Proyecto MALVA, 2002; Sánchez Lorenzo, 2004; Sanmartín, 2000; …)
*En cualquiera de los maltratos, la situación viene
caracterizada por el consumo de alcohol antes de la
agresión.
*Los datos epidemiológico rebelan la presencia de droga
entre cinco y siete de cada diez de las situaciones de
maltrato y un 69% de los agresores está desempleado.
*El maltrato a la mujer ha crecido alrededor del 20% en los
últimos años y la familia es la institución más violenta para el
ser humano después de la guerra.
* Las mujeres que acuden a centros de acogida atribuyen al
consumo excesivo de alcohol (el 59%) la situación de
maltrato.
* El riesgo de violencia es tres veces más alto cuando el
agresor está borracho que cuando no presenta consumo.
*Alrededor del 60% de los hombres unidades de tratamiento
de drogodependencia han realizado actos violentos hacia su
pareja, refiriendo el 75% de los alcohólicos daño físico.
*El alcohol puede ser visto como síntoma de victimización
o ser referido como una excusa por el agresor.
* Son consideradas como causas de maltrato: el 95, 8 por
abuso de alcohol, el 94,7 consumo de drogas y el 90,5
problemas psicológicos y mentales.
* El alcohol y, en menor extensión, las drogas ilícitas
(principalmente psicoestimilantes, tales como las
anfetaminas y la cocaína) están presentes tanto entre los
agresores como entre las víctimas en muchos eventos
violentos.
* Se mantiene la convivencia con el agresor en más del 70
por ciento: ¿miedo o codependencia?, ¿ Quién es la
víctima?- el dependiente (agresor – víctima) o el
codependiente (agredido – víctima) o la familia-
REALIDAD
ESTRATEGIAS





Históricamente los servicios de tratamiento de abuso de
drogas y violencia doméstica no están relacionados y el
tratamiento se focaliza principalmente en una problemática
específica.
Necesidad de incrementar los esfuerzos para conexionar los
servicios de atención al drogodependiente y la violencia
doméstica, así como su tratamiento.
Salvaguardar la integridad psíquica y física de la víctima
Reconstruir las condiciones de vida que se han dado al
margen de la normalidad social, es decir, favorecer el ‘volver a
formar parte de la realidad’ (personal, familiar, laboral y social,
donde se asuman tanto las responsabilidades que se han
rehuido como se recupere su autoestima en el propio medio
donde se le excluyo o le excluyo).
Utilización de estrategias desde diferentes modelos (éticojurídico, salud, psicosocial y sociocultural) y una perspectiva
integral
Descargar

DROGODEPENDENCIA Y MALTRATO A LA MUJER