Comisión de Lactancia
Secretaria de Salud
Municipalidad de General Pueyrredon
Sociedad Argentina de Pediatría
•Las madres del mundo producen 20.000.000 de toneladas métricas de
leche por año. Reemplazar este recurso natural por leche artificial
incrementaría las cabezas de ganado, la erosión y la deforestación del
suelo. Cada vaca consume 410 Kg. de vegetación por mes.
•En India se necesitarían 135 millones de vacas para sustituir la
lactancia.
•No desperdicia recursos naturales: La sobreproducción de leche vacuna
trae como consecuencia un mal aprovechamiento de la tierra: 2 acres de
tierra mantienen a 2 personas si se cría ganado, a 24 personas si se
cultiva trigo y a 61 personas si se cultiva soja.
•No requiere tratamiento térmico (para hervir 250 ml. de agua se
necesitan 200 gr. de madera, cada niño usa un mínimo de 73 Kg. de
madera/año), no gasta energía. Por lo mismo no es necesario destruir
ecosistemas creando más centrales hidroeléctricas o peligrosas usinas
nucleares.
•Producir un kilo de fórmula cuesta 12,5 m2 de bosque tropical.
•Si todo niño fuese alimentado con mamadera se necesitarían 86.000 Ton.
de estaño para producir 550 millones de latas etiquetadas con 1.230 Ton.
de papel.
•El 24% de la superficie terrestre se destina a la ganadería, el doble de los
destinado a cosechas y sustenta cerca de 3.000 millones de rumiantes de
los cuales la mitad son vacunos (1989).
•No contamina el medio ambiente ya que no utiliza energía en su producción
ni en su transporte.
•Por lo mismo no ayuda al calentamiento global del planeta.
•No requiere envases que luego hay que eliminar y que no son
biodegradables.
•No necesita utensilios para ser usada.
•No gasta agua, elemento escasísimo, indispensable para la vida.
LACTANCIA MATERNA Y
MEDIO AMBIENTE
•Desde los tiempos prehistóricos, las mujeres han amamantado a sus hijos. La Leche
Humana es el mejor alimento del mundo para los bebés y el más completo. Tiene todas las
grasas, minerales, vitaminas, proteínas y todo lo que el bebé humano necesita en las
cantidades adecuadas, y transmite protección contra gérmenes, parásitos y
microorganismos.
•
Con la llegada de la civilización, alrededor de 1879, fue inventada la
leche en polvo. Desde entonces, la leche podía almacenarse sin
estropearse y comenzó a aparecer en el mercado. La producción se
incrementó y los depósitos se llenaban, así que pronto estaban
buscando nuevos compradores. Entonces tuvieron una idea, buena
para ellos pero terrible para nosotros: transformar bebés humanos
en consumidores de leche de vaca.
Existen en la naturaleza 4.237 especies de mamíferos entre las que el ser humano constituye
sólo una más. Cada mamífero (por definición: ser vertebrado que se alimenta en la primera etapa
de su vida de la secreción láctea de su madre) posee la leche específica para su especie, rica en
los componentes nutricionales e inmunológicos que su particular crecimiento requiere.
Ningún mamífero sobrevive sin dificultades si es alimentado con leche de otra especie.
La leche de foca, por ejemplo, contiene grandes concentraciones de grasa que le brindan
protección contra el frío que deberá soportar; la de vaca posee altas cantidades de proteínas
que favorecen el rápido desarrollo muscular de su cría, con lo cual ésta puede sustentarse sobre
sus patas y caminar desde el nacimiento mismo.
•
Pero ¿cómo iban a convencer a las mujeres de que la leche de
vaca era mejor que su leche?. Con publicidad, mucha
publicidad, ellos trataron de debilitar la confianza de las
mujeres en sus habilidades para alimentar a sus propios bebés.
En sólo unas décadas casi destruyeron un hábito de miles de
años, que era parte de la naturaleza humana...
•
•
Sin embargo, la leche artificial para bebés no protege contra
enfermedades. Las madres pobres no tienen suficiente dinero para
comprar el alimento de sus bebés, así que lo diluyen. El agua utilizada
para preparar la leche artificial puede estar contaminada.
La Organización Mundial de la Salud estima que un millón y medio de
bebés mueren cada año por no ser alimentados con leche humana
•
La leche artificial para bebés, es también un gran enemigo del medio
ambiente por varias razones. La primera es la enorme cantidad de vacas
en todo el mundo, éstas reducen la capa de Ozono con sus gases que
contienen metano. En los Estados Unidos, por ejemplo, se producen ¡20
millones de toneladas de leche de vaca en un año! y una buena parte de
ésta es usada para leche artificial y otras comidas para bebés.
¿Por qué es importante resaltar que la
lactancia materna es un derecho?
•
Amamantar es el derecho de toda mujer y es esencial para satisfacer el
derecho de todo niño y de toda niña a una alimentación adecuada y a gozar
del derecho al más alto estándar de salud. La lactancia materna como un
derecho humano implica:
•
Los niños y las niñas deben tener adecuado acceso a los alimentos y
nutrición desde que nacen para asegurarles un sano desarrollo. Esto se logra
con la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida y
con alimentos complementarios hasta los 2 años y más.
•
Los gobiernos deben asegurar que las mujeres que deciden amamantar no
sufran obstáculos para hacerlo.
•
Las mujeres no deben padecer discriminación alguna por el hecho de
amamantar.
•
Las mujeres deben recibir adecuada información y el apoyo necesario para
lograr amamantar.
•
Las mujeres pueden exigir no estar expuestas a presiones indebidas por
parte de la industria de alimentos infantiles a través de la propaganda o de
cualquier otra forma de promoción.
•
Ahora, cada vaca consume 3 toneladas y media de vegetales en un año.
Para obtener la tierra para el ganado, millones de árboles son cortados a
diario. Bosques enteros son quemados y muchas especies de animales y
plantas son destruidos.
•
El proceso de producir leches en polvo y otras comidas para bebés,
requiere hervir a altas temperaturas, lo cual consume mucha
electricidad. Toda esta energía es producida por costosas plantas
hidroeléctricas que también alteran el ecosistema o centrales
nucleares que son dañinas al medio ambiente. ¡Y algunas veces son
muy peligrosas!...
•
Se desperdicia un inmenso volumen de papel, cartón, metal, plásticos,
etc... en empacar comidas para bebés y en la manufactura de biberones
y tetinas. Estos son raramente reciclados y continúan contaminando el
planeta. En los Estados Unidos, por ejemplo, los 550 millones de latas
que son vendidos cada año podrían dar una vuelta y media a la tierra si
fueran colocadas de una punta a la otra.
•
En las casas, en todo el mundo, una enorme cantidad de agua, gas,
electricidad y madera es desperdiciada preparando leche y
esterilizando biberones. Los vehículos usados para llevar las comidas
para bebés en todo el mundo desperdician millones de litros de
combustible y contribuyen a la contaminación del aire y al efecto
invernadero.
La leche de madre no desperdicia energía para ser producida. No causa
contaminación. No utiliza envases para su consumo, ni necesita ser
transportada, y está siempre lista para su uso, sin la necesidad de ser
calentada. Por todas estas razones y muchas más...
DAR EL PECHO ES LO NATURAL, Y ES UN ACTO ECOLÓGICO.
fin
Descargar

Diapositiva 1