Tema 14: Trastornos de la personalidad
1. Trastornos de Personalidad (TP)
Un trastorno de personalidad se define como experiencias y
comportamientos que difieren de las normas sociales y expectativas
Pueden tener alteraciones en la cognición, emotividad, funcionamiento
interpersonal o en el control de impulsos
Se diagnostican al 40-60% por ciento de los pacientes psiquiátricos, y representa
el diagnóstico psiquiátrico más frecuente
Suelen ser trastornos egosintónicos: el paciente no cree que esté enfermo o que
tenga un problema, sino que integra su conducta patológica en su personalidad.
(Egodistónico: el paciente se percata de que tiene un problema, su
personalidad no lo integra)
Los trastornos egosintónicos pueden ser más difíciles de tratar, porque el
paciente no los reconoce.
La aparición de estos patrones de comportamiento por lo general se
remontan al principio de la adolescencia y el comienzo de la edad adulta y,
en algunos casos, a la infancia
Debido a que el diagnóstico de los trastornos de personalidad se derivan de las
expectativas culturales dominantes, su validez es cuestionada por algunos
expertos
2. Tipos de TP.
Se suelen distinguir tres tipos de TP:
2.1. Trastornos excéntricos
Se caracterizan por:
- Tendencia desproporcionada a la sospecha y a percibir malas intenciones
en los demás
- Expresión y relación anormales (por ej. lenguaje extraño y aislamiento)
Trastorno paranoide
Característica esencial: desconfianza y suspicacia general
hacia los otros, de forma que las intenciones de estos son
interpretadas como maliciosas.
Suele comenzar al principio de la edad adulta
Piensan que los demás quieren aprovecharse de ellos.
Les cuesta mucho aceptar que se equivocan.
Aparentan mucha frialdad (como defensa), y son muy rencorosos.
Escasas relaciones sociales: recelan de todos, y provocan rechazo en los demás.
La paranoia es una psicosis, patología mental más severa que un trastorno
de personalidad, pero de síntomas en general semejantes.
Trastorno esquizoide
Gran distanciamiento de las relaciones sociales y restricción de la expresión
emocional.
Puede aparecer durante la infancia o la adolescencia aunque se suele diagnosticar en
la edad adulta. Su prevalencia se estima en menos del 1% de la población.
- Distanciamiento de las relaciones sociales
- Restricción de la expresión emocional.
- Preferencia por actividades solitarias.
- Escaso o nulo interés por las relaciones sexuales con otra persona.
- Indiferencia por halagos o críticas de los demás.
- Dan valor objetivo a sus ideas y no les importa enfrentarse a
todo el mundo.
- Fobia grupal.
Estas personas no sufren de ansiedad y pueden llevar una vida satisfactoria,
dentro de sus cánones. Pueden ser conscientes de su peculiaridad y de que
“se pierden algo”.
Trastorno esquizotípico de la personalidad.
- Déficit social o interpersonal.
- Distorsiones cognitivas y perceptivas (alucinaciones), y conducta
excéntrica.
- Malestar agudo, angustia, infelicidad.
- Suele comenzar a principios de la edad adulta.
- Pensamiento mágico-supersticioso desproporcionado
- Ansiedad social, temores paranoides (complots)
La esquizofrenia es una patología mental más grave que un TP, es una
psicosis, de síntomas semejantes a un TP esquizotípico.
2.2. Trastornos emocionales de la personalidad.
Se caracterizan por:
- Un patrón penetrante de violación de las normas sociales (por ej. comportamiento
criminal)
- Emotividad excesiva
- Comportamiento impulsivo
- Exteriorización incontrolada : rabietas, comportamiento
abusivo y arranques de rabia.
Trastorno antisocial de la personalidad (sociopatía)
El sujeto pierde la noción del a importancia de las normas
sociales (leyes, derechos individuales)
Suele manifestarse entre los 15-18 años.
- Causas: variedad de factores, desde los genéticos, hasta los
ambientales (especialmente importantes, suelen ser
desencadenantes), y las drogas.
- Ausencia total de empatía y remordimientos
- Visión de la autoestima distorsionada
- Constante búsqueda de nuevas sensaciones
- Egocentrismo, megalomanía, falta de responsabilidad, extroversión,
exceso de hedonismo, altos niveles de impulsividad, motivación por
experimentar sensaciones de control y poder
- Tendencia a evadir o evitar relaciones y/o contacto con las exigencias
sociales, aunque su atracción por las relaciones sociales es normal.
- Es difícil hacerles ver su trastorno, suele hacerse
externamente por fuerza (instituciones penitenciarias).
- El consumo de drogas (incluido el alcohol) lo agrava.
- Terapia grupal: que entiendan que pueden interactuar con los demás sin
necesidad de violencia
- Es un trastorno crónico, pero con el tratamiento adecuado (cognitivo-conductual
y farmacológico) puede controlarse bastante.
Trastorno límite de la personalidad (Borderline)
“Desregulación emocional, pensamiento extremadamente polarizado y relaciones
interpersonales caóticas»
http://www.youtube.com/user/dem
Inestabilidad generalizada del estado de
oona?feature=results_main
ánimo, de la autoimagen y de la conducta,
así como del sentido de identidad
- Sentimiento crónico de vacío
- Frecuente autolesión, conducta autodestructiva
- Es el más común de todos los TP
- Más frecuente en mujeres (3 a 1)
- Frecuente comorbilidad: asociado a otros trastornos
- Marcada labilidad y reactividad emocional (desregulación
emocional)
- Afecciones somáticas frecuentes: dolores de cabeza, estómago delicado,
sobrecarga neural.
- De un 21 a un 67% de las personas afectadas intenta acceder a substancias de
las que abusa
- Tienden a ver el mundo generalmente como peligroso y malvado y a verse a sí
mismos como impotentes, vulnerables. Por eso a menudo se vuelven
manipuladores, pero esto es una conducta defensiva.
Riesgo de suicidio
- Gravedad variable, entre la neurosis y la psicosis
- Se manifiesta antes de los 25, y su mayor virulencia es entre los 20 y 35 años.
Trastorno histriónico de la personalidad
Patrón general de excesiva emotividad y búsqueda de atención.
Personas vanidosas y egocéntricas, se sienten incómodas si no
son el centro de atención.
Expresan sus emociones de manera exagerada
Impulsivos, poco tolerantes a la frustración.
Tienden a verlo todo blanco o negro
Más frecuente en mujeres Causas desconocidas.
Busca reafirmar continuamente su autoestima
Muy envidiosos y competitivos con quien pretenda eclipsar su lugar
central de atención en un grupo.
Buscan continuamente seducir a los demás, piensan que todo el mundo les desea.
Les preocupa más el aspecto dramático de sus discursos que las argumentaciones
que usan, las cuales suelen ser bastante pobres.
Consideran sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad (muchos “queridos
amigos”).
En sus tareas buscan gratificaciones inmediatas, y las dejan si no las obtienen.
Falta absoluta atención a los detalles y de introspección.
Tratamiento cognitivo-conductual y farmacológico
Trastorno narcisista de la personalidad
Patrón general de grandiosidad y necesidad continua de
admiración.
Falta de empatía Exagera sus logros y capacidades
Se cree especial , y sólo se relaciona con personas o entidades que
cree especiales, de alto status
Tiende a explotar a los demás, a usarlos para sus propios
fines
Envidia a los demás, y le gusta pensar que es envidiado.
Baja tolerancia a las críticas y la frustración
Alta comorbilidad: suele estar asociado a otras psicopatías
2.3. Trastornos ansiosos o temerosos
Patrón penetrante de temores anormales, incluyendo relaciones sociales,
separación y necesidad de control
Trastorno de personalidad por evitación (personalidad fóbica, fobia social)
Patrón generalizado de inhibición social.
Sentimientos de inadecuación; hipersensibilidad a la evaluación negativa,
rechazo o desaprobación;
Comienza en la adolescencia o al comienzo de la edad adulta
A menudo se consideran socialmente ineptos, con escaso atractivo personal y evitan
la interacción social por temor a ser ridiculizados o rechazados
Creen que todo el mundo los está juzgando continuamente
Mayor riesgo si ha habido acoso escolar en la infancia.
Extrema timidez o ansiedad en situaciones sociales, a pesar
del fuerte deseo de intimar
Está permanentemente vigilando el entorno social en busca de
posibles amenazas
Experimentan rutinariamente tristeza, soledad, angustia. Cuando están más
angustiados describen sentimientos de vacío, desamparo, desolación.
Pueden aparecer tendencias al suicidio
Evitan el contacto físico
Muy baja autoestima
Autocríticos con su problema
Ansían ser aceptados y estar integrados.
Por su aislamiento social, carecen de una red de apoyo en caso de crisis
En casos extremos, agorafobia Les gusta la rutina y lo conocido. Hobbies
Carecen de criterios personales para juzgarse en forma
positiva. Se basan exclusivamente en cómo creen que les
perciben los demás
Acaban evitando cualquier cosa que les produzca ansiedad.
Desarrollan postergación (“mañana lo hago”)
La evitación es un continuum, de lo sano a lo patológico
Trastorno de la personalidad por dependencia
Individuos con una necesidad excesiva de que se ocupen de ellos.
Gran temor a las separaciones y a la soledad.
No toman decisiones por sí mismos.
Necesitan que otros asuman responsabilidades que le
atañen a ellos mismos.
Dificultades para iniciar proyectos por uno mismo
Cuando termina una relación importante, busca enseguida otra
Les angustia tener que cuidar de sí mismos.
Comienza al inicio de la edad adulta
Debe darse en diversos contextos.
Dificultad para expresar desacuerdo con los demás, por miedo a perder su apoyo
Caen en la profecía autocumplida: como dependen de otros, no desarrollan habilidades
personales, por lo cual siempre los necesitan.
Pesimistas e inseguros, tienden a ser dominados por los demás.
Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad.
Patrón general de preocupación por el orden,
perfeccionismo, control mental e interpersonal, a expensas de
la flexibilidad, la apertura y la eficiencia.
Falta de decisión, dudas y precauciones excesivas, que reflejan
una profunda inseguridad.
Preocupación excesiva por detalles, reglas, listas, orden, organización y horarios
Rectitud y escrupulosidad excesiva junto con preocupación injustificada por el
rendimiento, hasta el extremo de renunciar a actividades placenteras y a relaciones
personales. Rigidez y obstinación
Insistencia poco razonable en que los demás se sometan a la propia rutina y
resistencia también poco razonable a dejar a los demás hacer lo que tienen que hacer
Excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores
(no atribuible a la identificación con la cultura o la religión)
Incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso
cuando no tienen un valor sentimental.
Adopta un estilo avaro en los gastos para él y para los demás; el
dinero se considera algo que hay que acumular con vistas a
catástrofes futuras
Psicoterapia y fármacos.
test trastornos personalidad (recreativo, no
médico)
Descargar

Diapositiva 1