Factores de Riesgo Modificables
Fernando Zumárraga López
2012-01-20
Consumo de alcohol
• Los estudios
demuestran que el
riesgo cardiovascular es
menor en las personas
que beben
cantidades moderadas
de alcohol que en las
personas que no
beben.
• Un consumo moderado de alcohol puede ser
favorable desde el punto de vista cardiovascular. Eso
sí, no deben tomar más de una bebida diaria como
whisky, vino o cerveza en el caso de las mujeres una
bebida o dos los hombres, según la Asociación
Americana del Corazón (AHA).
• El consumo excesivo de alcohol
puede presentar problemas
relacionados con el corazón,
tales como:
•
•
•
•
Hipertensión
Accidentes Cerebro-vasculares
Arritmias
Cardiomiopatía
• Además, una bebida típica tiene entre 100 y 200
calorías. Las calorías del alcohol a menudo aumentan
la grasa corporal, lo cual puede a su vez aumentar el
riesgo cardiovascular. No se recomienda que las
personas que no beben comiencen a hacerlo ni que
los que ya beben aumenten su consumo de alcohol.
Diabetes
• La diabetes aumenta
significativamente el
riesgo de enfermedad
cardiovascular y
cerebral. Un alto
porcentaje de las
personas con diabetes
mueren de las
complicaciones
cardíacas o cerebrales
• La Asociación Americana del Corazón
(AHA) calcula que el 65 % de los pacientes
diabéticos mueren de algún tipo de
enfermedad cardiovascular.
• Parece que la hiperglucemia puede inducir
directamente daño tisular, posiblemente a través de
la glicosilación no enzimática de diversa proteínas
que podrían lesionar el endotelio. La alteración en
la micro circulación, traducida clínicamente en
nefropatía y retinopatía, es más frecuente en la
diabetes tipo 1 que en la tipo II. Contrariamente la
afectación macro vascular y la enfermedad
coronaria son más frecuentes en la diabetes tipo II.
Los pacientes diabéticos presentan un
trastorno del funcionalismo plaquetario. Se ha
observado un aumento de la adhesividad y de
la agregabilidad frente a diversos agentes
inductores, así como de la activación
plaquetaria in vivo. También han sido
descritas alteraciones en los hematíes.
Sedentarismo
• La falta de actividad
física aumenta el riesgo
de enfermedad
coronarias.
Una ejercitación
moderada, de tipo
aeróbico es benéfica.
• El
ejercicio
quema
calorías, ayuda a controlar
los niveles de colesterol y
la
diabetes,
y
posiblemente disminuya
la presión arterial. El
ejercicio
también
fortalece el músculo
cardíaco y hace más
flexibles las arterias.
Las personas que queman activamente entre 500 y
3.500 calorías por semana, ya sea en el trabajo o
haciendo ejercicio, tienen una expectativa de vida
superior a la de las personas sedentarias. Incluso el
ejercicio de intensidad moderada es beneficioso si
se hace con regularidad.
Bibliografía:
• Espinoza Christián. Factores de Riesgo
Cardiovascular. Mayo 2009. Consultado en:
http://www.cnnchile.com/blog/?p=493
• Texas Heart Institute. Factores de Riesgo
Cardiovascular. Septiembre 2011. Consultado en:
http://texasheart.org/HIC/Topics_Esp/HSmart/ris
kspan.cfm
• Medtronic. Alcohol y Riesgo Cardio Vascular.
Consultado en:
http://masquecorazon.com/alcoholriesgo.html
Descargar

Factores de Riesgo Modificables - APS2PUCE