PENSAMIENTOS
EVANG. Jn.
1
Por
MR
“Tanto amó Dios al mundo que le dio su
Hijo único, para que todo el que crea en
él no se pierda, sino que tenga vida
eterna” (Jn. 3,16).
“Dios no mandó a su Hijo al mundo para
condenar al mundo, sino para salvarlo. El
que cree en él no se pierde”. (Jn. 3,17-18).
“El que bebe de esta agua vuelve a tener
sed, pero el que beba del agua que yo
le daré, no volverá a tener sed;
porque el agua que yo le daré se hará
en él, manantial de agua que brotará
para la vida eterna” (Jn. 4,13-14).
“En verdad te digo: el que no nace del
agua y del espíritu no puede entrar en el
reino de los cielos” (Jn. 3,5).
“No hagáis de la casa de mi Padre
un mercado” (Jn. 2,16).
“Jesús les dijo: mi alimento es hacer la
voluntad del que me envió y llevar a cabo
su obra”. (Jn. 4,34).
. “El que no tenga pecado que tire
la primera piedra”. (Jn. 8,7).
“Yo soy la luz del mundo. El que me
sigue no caminará en tinieblas,
sino que tendrá la luz de la vida”.
(Jn. 8,12).
“Le preguntaron: ¿dónde está tu padre?
Jesús les contestó: vosotros no me
conocéis a mí ni tampoco a mi Padre; si
me conocierais a mí, conoceríais a mi
Padre”. (Jn. 8,19).
“El que me envió está conmigo y no me
deja nunca solo, porque yo hago
siempre lo que a él le agrada”. (Jn. 8,29).
“Si guardáis siempre mis palabras, sois
de veras mis discípulos; entonces
conoceréis la verdad y la verdad os hará
libres”. (Jn. 8,31-32).
“El que es de Dios escucha la palabra de
Dios; por eso vosotros no me
escucháis, porque no sois de Dios”.
(Jn. 8,47).
•"Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor
da la vida por las ovejas; el asalariado,
cuando ve venir al lobo, las abandona y
huye” (Jn. 10,11-12).
“Yo soy el pan vivo bajado del cielo: el que
coma de este pan vivirá para siempre y
el pan que yo daré es mi carne, para la
vida del mundo. (Jn. 6,51).
“Jesús dijo: yo soy la resurrección y la vida.
El que cree en mí aunque esté muerto,
vivirá; y el que haya creído en mí, no
morirá para siempre.” (Jn. 11,25-26).
“Yo y el Padre somos una misma cosa”.
(Jn. 10,30).
“Yo soy el buen Pastor: conozco las mías
y las mías me conocen a mí. Como me
conoce el Padre, también yo conozco al
Padre, y doy mi vida por las ovejas”. (Jn.
10,14-15
“Tengo otras ovejas que no son de este
redil. A ellas también las llamaré;
oirán mi voz y habrá un solo rebaño y
un solo pastor”. (Jn. 10,16).
Descargar

Diapositiva 1