Mi tiempo en el tiempo de
la UAM
Dr. Rafael López Rangel / 2007
www.rafaellopezrangel.com
1.-Cuando y como tuve la primera
opinión calificada acerca de la
UAM.
A mediados de los años setenta, en
una reunión académica en la
Rectoria
de la Universidad
Autónoma de Puebla, en la cual yo
estaba presente, se discutía la
participación de esa institución en la
Anuies.
Ahí, uno los más
esclarecidos protagonistas de la
renovación de la institución poblana,
el Maestro Alfonso Vélez Pliego –
quien llegaría a ser rector de éstase refirió a la UAM, de reciente
formación, en términos de un
“centro educativo de excelencia”, y
sugirió la necesidad de conocer a
fondo sus principios y su estrategia
educativa.
UAP, Edificio Carolino
Alfonso Vélez Pliego
La UAM participa
en la XVI
asamblea de la
ANUIES, marzo
1975.
2.-Eran los tiempos de significativas transformaciones de la enseñanza superior en
nuestro país. Se estaba dando un vuelco al reconocerse la crisis del llamado
sistema mexicano. En connotadas instituciones de México protagonizados por
grupos sociales – similares a aquellos que Herbert Marcuse denominó la
intelligentzia al referirse al 68 francés- planteaban e iniciaban la construcción de
una nueva manera de pensar no sólo la enseñanza sino también la ciencia y en
consecuencia el país entero. Se iniciaría así el tiempo de vincularse y abrirse a las
problemáticas locales, regionales y nacionales que incluyesen a los numerosos
sectores relegados por el sistema.
Herbert Marcuse
Un manifestante en
París, 1968
3.- Mi segunda referencia de la
UAM, fue ya un punto de contacto
con
ella.
Me
encontraba
colaborando en la UAP, hacia la
cual me había trasladado desde los
talleres del “Autogobierno” de la
Escuela de Arquitectura de la
UNAM, cuando fui invitado a CyadXochimilco
para
analizar
el
programa de la carrera de
arquitectura. Tenía entonces en mi
haber la publicación de algunos
artículos críticos de la arquitectura y
el urbanismo funcionalistas de
México. En la UAP publiqué dos
libros
de
resonancia
latinoamericana: “Arquitectura y
subdesarrollo en América Latina” y
“Contribución a la Visión Crítica de
la Arquitectura”, así como un
cuadernillo
denominado,
“Asentamientos
Humanos,
Vancouver
y
la
política
gatopardesca del estado mexicano”
(1976) hecho a raíz de nuestra
asistencia a la célebre Conferencia
del Habitat de
las Naciones
Unidas cuya sede fue esa ciudad
canadiense.
4.-La invitación a participar en la UAM la recibí
del arquitecto José Blas Ocejo, coordinador de
la Carrera de Arquitectura de la División de
Ciencias y Artes para el Diseño de UAM-X.
También fueron invitados los arquitectos
Fernando Tudela, Ramón Vargas y José Priani,
así como algunos profesores de la carrera, de los
cuales se destacaban la arquitecta Tania Larrauri.
Parte medular de ese trabajo consistía en
constatar la compatibilidad de los programas con
el Sistema Modular. Se nos proporcionaron varios
documentos junto a los planes existentes de la
carrera. Uno de ellos, de un alto impacto: el
“Documento Xochimilco” cuyos autores son
Ramón Villarreal, Juan José García y José R.
Ferreira. El documento contiene una visión de la
enseñanza que vincula los principios piagetianos
acerca de la construcción del conocimiento las
problemáticas nacionales y metropolitanas. A
partir de sus grandes principios rectores
intentamos una interpretación de los textos de la
carrera; de la realidad en general y
específicamente los procesos de asentamiento y
la arquitectura como “objetos de transformación”.
Asimismo, la estrategia modular como una
estructura de problemas interrelacionados a
través de la transdisciplina. Pero sobre todo, el
valor del
contacto con la gente, con las
comunidades rurales, urbanas y periurbanas.
Instalación del
Colegio
Académico de la
UAM, 1975. En
primer plano el
Dr. Ramón
Villarreal
Jean Piaget
Comunidades
periurbanas de
la Cuenca de
México
Si bien este objetivo se nos presentaba novedoso y complejo, lo era más
la construcción del conocimiento y de la práctica en las aulas y en el
campo por parte del colectivo docentes-alumnos. De todos modos,
realizamos una propuesta detallada que fue entregada al arquitecto
Ocejo. Ya en lo personal, lo más significativo para mí era un agradable
sentimiento de participación (no obstante su brevedad y su carácter
tangencial), en la construcción de esa “Casa Abierta al Tiempo” que
representaba la Universidad Autónoma Metropolitana.
5.- Segundo tiempo. En 1979 recibí en mi domicilio de Puebla, una llamada
telefónica inesperada: la arquitecta María Teresa Ocejo, Jefe del Departamento de
Investigación y Conocimiento de CYAD-Azcapotzaco, me invitó a colaborar, en
calidad de profesor visitante, en esa dependencia. A partir de ese momento se me
abrió la puerta de la UAM de manera directa, ya no tangencial, pues a fines de ese
año y mediante un examen de oposición fui contratado como “profesor titular C”.
Supe después que la invitación inicial fue sugerida por dos ilustres teóricos e
historiadoras de prestigio internacional: Roberto Segre y Fernando Salinas; de
origen italiano-argentino, el primero, y el segundo un excelente teórico y crítico
cubano constructor de grandes conjuntos habitacionales y otros edificios
importantes como la sede de la Embajada de Cuba en México. Roberto Segre,
siendo ya residente en Isla de Martí llegó a convertirse en el difusor e historiador de
la arquitectura de la Revolución Cubana. Cabe decir que en la década de los
ochenta, Segre y yo fuimos coautores de varios libros sobre la arquitectura y las
ciudades latinoamericanas.
C onsolidación
U rbana 2000
C o ns o lida c ión U rb an a
N
Lim ite
N o C o n s olid a d o
D e le g a c ion a l
C o n s o lid ad o
M u n ic ip al
10 0 0 0 0 0
0
10 0 0 0 0 0
20 0 0 0 0 0
30 0 0 0 0 0 Kilo m e te rs
6.-En la década de los ochenta traspasó la UAM
su tiempo fundacional para asumir su
consolidación como ese centro universitario
público de excelencia que nos refería Vélez
Pliego. A partir de entonces tuve la oportunidad
en la Unidad Azcapotzalco primero y luego en
Xochimilco de experimentar el funcionamiento de
dos estrategias de la construcción del
conocimiento de la arquitectura. el urbanismo, y
en un ínterin, del Diseño de la Comunicación
Gráfica en UAM-X. O sea: fui coparticipe del
Sistema Eslabonario en Azcapotzalco
del
Modular en Xochimilco aún dentro de las varias
interpretaciones que se daban de los mismos.
Dada la naturaleza de la UAM, desde entonces
no he dejado de estar en contacto con la
problemática de numerosas comunidades del
país y sobre todo de la Zona Metropolitana de la
Ciudad de México. Al mismo tiempo la UAM ha
desplegado un desarrollo teórico polivalente que
llegaría a ser parte del perfil epistemológico de la
institución: en Azcapotzalco en CYAD
se
construían esquemas o modelos alrededor de la
categoría de la totalidad concreta dirigidos a los
múltiples ámbitos geográficos y culturales y en
Xochimilco se ha ampliado y profundizado la
epistemología piagetiana, que se ha puesto por
parte de algunos equipos de trabajo, en el
umbral del pensamiento complejo.
7.-La acción editorial se desplegó de
manera prolija en esa etapa: se abrió a
la
“base”
de
los
profesoresinvestigadores. Baste decir que publiqué
un libro al año entre 1981 y 1992. Estos
son algunos de los trabajos mas
relevantes: recién ingresé la Unidad
Azcapotzalco, coordiné una investigación
divisional (que se dio a conocer a través
de
dos
extensos
“reportes
de
investigación” acerca de la Historia del
Diseño en México. Se trataba de indagar
acerca de lo realizado en varios campos
del diseño, durante el siglo XX. El
profesor y diseñador de la Comunicación
Grafica, Arnulfo Aquino (uno de los
organizadores del Grupo Mira) coordinó
lo que correspondía a esta especialidad.
Roberto López, se encargó del Diseño
Industrial. Yo realicé el marco conceptual
del trabajo y coadyuvé a la construcción
de la historia de los procesos
arquitectónicos. Cabe subrayar que en
este trabajo, verdaderamente colectivo,
participaron un buen número de
profesores de la División. Son de
destacarse los arquitectos Vladimir
Kaspé y José Luis Benlliure.
8.- Otras publicaciones significativas, de mi autoría, realizadas por la UAM:
Planeación para los monopolios o planeación para el pueblo” (1979) UAM-X; “Los
orígenes de la arquitectura técnica en México” UAM-X (19); “La modernidad
arquitectónica mexicana. Antecedentes y vanguardias. 1900-1940” (premio a la
Investigación UAM 1989. Mención en la Bienal de Arquitectura, Quito, 1991).
“Problemas Metropolitanos y Desarrollo Nacional” (Premio Libro de Texto, UAM,
1992) “Arquitectura, Sociedad y Territorio en América Latina” (en coautoría con
Roberto Segre, Premio Casa de Las Américas, La Habana. Cuba 1992). “Enrique
Yáñez y la Arquitectura de México UAM-Az , 1991).
9.-Ahora bien, en términos del trabajo
implicado y solidario con la problemática
metropolitana son de recordarse las acciones
hacia los damnificados por los sismos de 1985
en cuanto al rescate de su hábitat. Señalar
también que esa tragedia generó otro vuelco
en nuestra concepción de la ciudad y puso en
evidencia el papel que debe representar la
universidad pública de nuestro país frente a la
problemática urbano-social de éste.
El espíritu “uamero”
-permítaseme este
término coloquial- nos permitió ver a los
sismos del 85 y a otras calamidades
“naturales” que se han venido presentando de
manera recurrente como la evidencia de la
vulnerabilidad de nuestras ciudades y
asentamientos no sólo en términos físicoconstructivos sino también desde los procesos
sociales, ambientales y energéticos, ya que
estos nos han colocado en el rebasamiento de
los límites de sustentabilidad integral. La
interlocución constante con los damnificados,
con los funcionarios públicos con los técnicos
y con los grupos solidarios posibilitó la acción
de la Uam, en sus mas diversos niveles con
una estructura mental apropiada para esas
situaciones emergentes.
¿emergentes? Esta pregunta se extendía a un enorme número de
casos, de tal manera que el arquitecto Hector Markovich, de Cyad –UAM
Xochimilco, nos decía que en materia de vivienda y servicios urbanos –
sólo le faltaba agregar medio ambiente- tendríamos que considerar al
país entero en un estado emergente. Yo considero, porque lo han
demostrado los hechos, que la estructura de la UAM estaba –y lo sigue
estando- constituida para responder a esta emergencia y tal hecho no le
resta estar consolidándose en cuanto a sus posibilidades para enfrentar
las ambivalencias de la globalización.
Colapso en la Unidad Nonoalco-Tlateloco, 1985
Hundimiento del Lago de Chapultepec 2006
y Fraccionamiento Villa de Fuente, Piedras
Negras 27 de abril 2007.
10.-Cabe decir que uno de los principios que hemos
sostenido y que es la continuidad cualitativa del de la
totalidad organizada (primero Kárel Kosik, luego Rolando
García) es el de la unidad compleja, hologramática,
planteada por E. Morin) de arquitectura, edificación e
ingeniería urbana con la ciudad en su sentido más amplio.
Es posible que por ello, cuando a principios de este siglo, al
solicitar mi traslado a la Uam Xochimilco, me ubicaron en la
carrera de Planeación Territorial en la cual, trimestre a
trimestre se ahonda en la problemática de los
asentamientos de la Zona Metropolitana de la ciudad de
México.
11.-Nos queda claro, en este
tiempo actual de la UAM de
que hemos cruzado el umbral
del siglo XX en busca de
nuevos paradigmas, impuesta
por la agudización de los
procesos globalizadores y
neoliberalizantes. No obstante
las presiones para alinearnos a
una cierta manera de ver las
redes
planetarias
de
la
competitividad, la excelencia, y
el desarrollo mismo del país,
que accedimos a la Casa
Abierta al Tiempo de la UAM
desde sus comienzos, y los que
analizan de manera crítica esas
nuevas
tendencias,
damos
constancia
de
que
la
construcción
de
nuevos
paradigmas puede no estar
reñida con las fortalezas que
nuestra
institución,
como
universidad pública, mostró en
sus primeros tiempos.
Asentamiento popular en la periferia de la Ciudad de México
Sector de alta inversión en el surponiente de la Ciudad de México
Pero también estamos convencidos de
que esas fortalezas no son estáticas:
se construyen
en
un
proceso
dialógico-disyuntivo
de
contínua
interlocución entre los diversos
actores de la universidad y con los
grupos sociales a quienes va dirigida la
acción universitaria. Y ya para terminar,
una muestra reciente, pescada al
vuelo. En la portada del Semanario
de la UAM del 16 de abril del 2007,
aparece una frase que tiene que ver
con
mi
ámbito
de
estudio:
“SUSTITUYEN INVERSIONISTAS A
ARQUITECTOS Y URBANISTAS EN
EL DISEÑO DE METROPOLIS”.
¿Se puede definir mejor una de las
tendencias más fuertes de nuestro actual
desarrollo urbano?
¿Y no es esta
aseveración una constancia de que
nuestra casa sigue abierta al tiempo?
Finalmente, no me queda sino agradecer
a todos aquellos que hicieron posible el
reconocimiento que se me hace ahora.
Muchas Gracias.
Descargar

Mi tiempo en el tiempo de la UAM