Los fariseos y religiosos criticaban a Jesús
llamándole: comilón, bebedor y amigo de
pecadores.
Y ¿era o no era amigo de pecadores?
Existen refranes: “al que anda entre la miel algo
se le pega” o “dime con quien andas y te diré
quien eres”
¿es arriesgado lo que hizo Jesús y por eso no
deberíamos hacerlo? Al fin y al cabo Él es Él
En realidad el error sería: no hacerlo
Habiendo estado aislados relacionándonos solo
con cristianos, podríamos haber perdido la
capacidad de relacionarnos con no creyentes
Jesús rompió los patrones de la religiosidad
común… el no fue un religioso sino Misional y
Simple… así debemos serlo nosotros.
Los rumores eran ciertos… pero ¿que de malo
había en eso?
Las suposiciones eran falsas…
Las críticas eran cerradas…
Épocas diferentes, pero la religiosidad no
cambia. Si Jesús fue criticado, nosotros también.
Si estamos creciendo de forma natural,
involucrados con Dios, los no creyentes no nos
van a ganar, sino que nosotros los vamos a
ganar.
Muchos suponen que
la prioridad son los
hermanos de la
Iglesia, y no es asi, sin
dejar la importancia
de cada uno.
Un error de
discipulado moderno:
enfocarnos en que la
gente se sienta bien y
tenerlos en la iglesia.
Mat 9:10 -13 Y sucedió que estando El
sentado1 a la mesa en la casa, he aquí,
muchos recaudadores de impuestos2 y
pecadores llegaron y se sentaron3 a la
mesa con Jesús y sus discípulos. Y
cuando vieron esto, los fariseos dijeron
a sus discípulos: ¿Por qué come
vuestro Maestro con los recaudadores
de impuestos y pecadores? Al oír El
esto, dijo: Los que están sanos1 no
tienen necesidad de médico, sino los
que están enfermos. Mas id, y
aprended lo que significa:
“MISERICORDIA1 QUIERO Y NO
SACRIFICIO”; porque no he venido a
llamar a justos, sino a pecadores.
La figura que mas enamora es la del rebaño, y no el
de la pesca o el de la vid. Muchos feligreses pasan
pensando permanentemente que necesita un gran
pastor que los pastoree, y al no tenerlo, o aún
teniéndolo no se convierten en ganadores y
discipuladores de otros.
El discipulado de Jesús era: formar a hombres que
ganen y formen a otros…
1. PONIENDOLO COMO NUESTRA PRIORIDAD.
2. COMPARTIENDO LAS SITUACIONES
COTIDIANAS.
3. NO SIENDO RARO AL AISLARSE DE ELLOS.
4. ACEPTÁNDOLES A PESAR DE SUS PECADOS.
5. DESARROLLANDO UN VERDADERO APRECIO
POR ELLOS Y AMISTAD. Lc. 15:1-7
6. DÁNDOLES ESPERANZAS EN SU PROBLEMAS.
7. CUANDO ES ASÍ EL TESTIMONIO SALDRÁ
NATURAL.
Descargar

Mateo 28: